Filloas de leche

  La verdad que se puede decir que me he tomado el verano con tranquilidad. Disfruté de la primera tanda de vacaciones en Ibiza. La vuelta al trabajo después no fue traumática pero me  tomé esos días como si todavía estuviera de vacaciones. Es lo que tiene trabajar de lunes a viernes sólo por las mañanas y estar a 12 minutos andando de la playa. Con las niñas en casa mi día a día se redujo a pensar ¿qué hacemos esta tarde? Me he relajado en la cocina, los que me seguís en Instagram habéis visto que este verano he estado menos activa. En Valencia, en verano,  hace mucho calor, la humedad es pegajosa y el aire acondicionado este año funcionó a todo tren. No apetecía estar mucho rato en la cocina, ni encender el horno, todo cansa con el calor. El verano es que te pone en modo OFF y claro me daba pereza hasta sentarme al ordenador a escribir, y no será porque no tengo pendientes, más de una docena de recetas. De nuevo he  disfrutado de una de mis pasiones, viajar. Esta vez volvimos a viajar los cuatro juntos, en familia, aunque con una recién estrenada adolescente es un poco más peculiar 😅😅😅😅. Pero bien merece la pena este viaje. Ya sabéis mi pasión por Noruega, pero nunca había estado allí con mis hijas. Los últimos viajes fueron a Stavanger y Oslo, mi marido y yo solos. A la ciudad de Bergen hace 13 años que no volvía, y lo recuerdo bien porque estaba embarazada de mi primera hija. Pero eso se merecerá un post a parte con receta noruega incluida.

  Pero hoy es una tarde perruna, hemos pasado la gota fría, y me he hecho el ánimo. Os traigo un delicioso dulce que no precisa encender el horno. Soy medio gallega así que la receta de hoy proviene de mis orígenes. Unas sencillas tortitas que se preparan en un pis pas.

  Como decía mi madre, corre sangre celta por mis venas. Ella era gallega y además mi abuela portuguesa. Es curioso que aunque muchos veranos los pasé en la aldea de mi abuela Beatriz y tengo muchos recuerdos para lo pequeña que era, desgraciadamente no tengo recuerdos gastronómicos. Me hubiera encantado tener recuerdos de ella preparándome unas filloas de matanza o unas de leche con anís. Probablemente mi abuela sí lo hizo, pero yo era demasiado pequeña como para recordarlo. Aún así tengo recuerdos de los veranos en la aldea de Orense, del campo, de la humilde casona de pueblo, del ganado, de los conejos, de las gallinas, de la matanza, del lavadero donde acompañaba a mi abuela a lavar la ropa, de los chapuzones de verano en las pozas … Como fotogramas de un pasado muy lejano.

  Así que hoy os traigo estas filloas que preparé este verano para quitarme esa espinita. La receta que os traigo es de esas tradicionales. En Galicia, Asturias y León son tantos sus nombres como las pequeñas variantes en su receta. Filloa, filloga, fullado, feixó, fisuelu, … La filloa se elabora como postre en buena parte de Galicia, con leche, azúcar y a veces canela, o cubiertas de miel. En otros lugares, lo tradicional es la filloa salada, elaborada con caldo de lacón o carnes, y se toma como acompañamiento al cocido y otras comidas. Otras se preparan con sangre de la matanza. Actualmente las dulces pueden encontrarse rellenas con membrillo, chocolate o castañas cocidas.

  Para los que no las conozcáis son un tipo de tortitas cuyos ingredientes básicos son harina, agua, caldo o leche, y opcionalmente sangre, huevos y azúcar o miel que se preparan en una sartén. Algunos atrevidos dirán que son como las crepes francesas pero son más finas, no llevan mantequilla, llevan tocino y aunque solemos conocerlas como dulces algunas no lo son y como he dicho llevan caldo de carne de cerdo o simplemente agua, sangre de cerdo, o en su versión dulce leche. En cuanto a la harina se suelen hacer con harina de trigo pero también con harina de maíz blanco autóctono, centeno e incluso harina de avena.

  Es una preparación típica del Entroido, el Carnaval gallego, que se celebra en febrero o para la matanza en noviembre. Antaño las filloas se preparaban en un utensilio, la filloeira, con tres pies, una plancha de hierro de forma redonda que además permitía hacer varias a la vez y también en una piedra plana caliente. En algunos sitios se siguen utilizando. En Lestedo, en A Coruña, celebran la Fiesta de la filloa de filloeiro de ferro o de tixola para la exaltación de este producto desde 1984. Utilizan una filloeira de casi 7 metros de diámetro.

  En casa si no tenéis este utensilio de hierro podéis prepararlas en una sartén antiadherente a la que añadiréis un poco de manteca de cerdo o un trozo de tocino blanco sin salar para darle ese sabor característico de las filloas.

  Las más típicas son finísimas y quebradizas como un pergamino como las filloas da piedra de A Baña que sólo llevan agua, harina y huevo. También las hay más gruesas, elásticas y esponjosas.

  La receta, en esta ocasión, es del libro  La Cocina Española de José Mª Campos y Joan Masats.

Filloas de leche

INGREDIENTES (para unas 12 filloas finas):

– 6 huevos M

– 250 g de harina común

– 500 ml de leche

– Un chorrito de anís

– Tocino o manteca de cerdo para engrasar la sartén

  En un cuenco batir todos los ingredientes. Si hace falta dar un golpe de túrmix para dejar la masa sin grumos. Se deja reposar la masa batida al menos una hora cubriendo el bol con un trapo. La harina se hidrata y la masa coge cuerpo. Pasado ese tiempo procedemos a hacer las filias. Calentad una sartén al fuego y cuando esté bien caliente pasar un trozo de tocino o 1/2 cucharadita de manteca de cerdo y verter la cantidad suficiente de masa con la ayuda de un cucharón para cubrir el fondo. Dejar cocer 1 minuto, dadle la vuelta y cocer por el otro lado. Para evitar que se resequen id pilando las tortitas y cubrid con un trapo.

Servir calientes y espolvorear azúcar, canela, o servir con un poco de mermelada o miel

Sencillas y deliciosas.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

 

Anuncios

Cheesecake Dulce de Leche

  Hoy os traigo una receta muy pecaminosa. Sí, mato por una Cheesecake del tipo que sea y con el topping que sea. Tengo una debilidad, bueno muchas, pero esta es una de ellas. Desde que descubrí el libro Junior’s Cheesecake Cookbook, este es mi libro de cabecera cuando horneo una Cheesecake estilo americano. Y es que Junior’s es un sitio legendario en New York donde comerse una buena tarta de queso. Lástima que cuando estuve por allí hace unos años no lo conociera.

  La receta la he hecho a veces con la clásica base de galleta y otras con un fino bizcocho como hacen en Junior’s. Siempre sin sobrebatir los ingredientes, con queso crema Philadelphia o mezclando con Mascarpone y con baño María en el horno, primero un punto fuerte de horno y luego a fuego bajo sin prisas. Queda siempre lisa, sin grietas perfecta, no es muy densa así que se ha convertido en mi Cheesecake americana de cabecera. Hoy os traigo una versión con Dulce de leche Mardel. La receta original que publiqué con nueces la encontraréis aquí. Está simplemente deliciosa. He preparado 2, una para compartir esta tarde en familia con los amigos y otra para llevar al trabajo.

Esta receta de Junior’s sirve para cualquier topping.

Y el corte es mmmmmmm pecaminoso.

  La receta de esta New York Style Cheesecake es del libro Nueva York, las recetas de culto de Marc Grossman que a su vez es la receta de Junior´s toda una institución de las tartas de queso en la Gran Manzana.

  El Swirl es de Dulce de Leche Mardel y lo he hecho con la boquilla 1M de Wilton.

No me diréis que no es apetecible ¿eh?

Podéis ver el vídeo de cómo he hecho la espiral de dulce de leche en mis historias destacadas de IG.

¿Os animáis a hacerla?

 

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Batido de fresas

  Lo único que me apetece ya son cosas fresquitas. En Valencia ya empieza el caloret. Así que me pongo en modo verano desde ahora mismo. Y estos batidos de fresas que os traigo los he preparado muchas veces pero hasta ahora no los había publicado así que antes de que se acabe la temporada de fresas ya tenéis receta, es la excusa perfecta.

Los ingredientes son básicos y sencillos.

Mi vicio es acompañarlos de pastelitos Pantera Rosa, me transportan a mi infancia.

  Hoy voy directa al grano con la receta. Lo he preparado tanto con helado de vainilla casero como el comercial. El que más me gusta por calidad-precio es el de Lidl. De la marca Gelatelli, con aroma natural de vainilla y viene en un gran envase con 2,5 l de helado. Si compras un helado con poco sabor a vainilla puedes añadir el azúcar avainillado o un chorrito de un buen extracto de vainilla. Si quieres potenciar el sabor a fresa también puedes utilizar un buen helado de fresa. El color de estos batidos es natural, si lleva batido de fresa queda un poco más rosado.

Batido de fresas

INGREDIENTES (para 2 batidos grandes o 4 pequeños):

– 500 g de fresas

– 2 cucharadas soperas o TBSP de azúcar

– 250 ml de leche entera

– 500 ml de helado de vainilla o de fresa

Vierte todos los ingredientes en una batidora de vaso y tritura hasta que no queden trozos. Verter sobre los vasos y coronad con un poco de nata montada alguna fresa troceada, sirope, …

Si tenéis una batidora de vaso es muy fácil y cómodo de preparar.

El chocolate también casa muy bien con las fresas ¿eh?

¿Os animáis a prepararlo?

 

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Galletas para maestras

  Hace un año que mi hija mayor por estas fechas estaba a punto de cerrar otra etapa en su vida, acabar la Educación Primaria, para empezar una nueva, la ESO. Los cambios son bonitos y duros al mismo tiempo. Necesarios, pero un poco estresantes. La infancia de mis hijas pasa por delante de mis ojos muy rápido, más de lo que me gustaría. Y eso que he podido dedicarles mucho tiempo y eso hoy día es una suerte. He podido acoplar mi horario al suyo escolar para estar ahí SIEMPRE y no perderme nada de lo que pasaba en sus vidas. Pero hoy en día todo más rápido, se exige más, se corre más, la sociedad va demasiado deprisa y es difícil ir a contracorriente. He pasado de ser el centro de atención en su vida, su guía, su heroína a ser una mera espectadora, esperando poder meter baza sin ofender. Es duro, no lo voy a negar. Una no nace preparada para ser madre y menos aún de una preadolescente. Pero capearemos esta etapa como todo en la vida, con amor y comprensión y esperando no desesperar demasiado y que este tiempo SÍ pase rápido. Pero sigo pensando que todo va muy acelerado, que la inocencia dura poco, cuando vas descubriendo el mundo real, algunas cosas dejan de ser tan bonitas y duelen. Entiendo cuando mi hija pequeña dice que no quiere hacerse mayor, es un timo, lo bonito es soñar y no crecer como en El País de nunca Jamás.

Poder utilizar un rotulador de tinta comestible a mis hijas les encanta.

  Pero bueno, no quiero ponerme triste ni melancólica. Vamos cerrando unas puertas y abriendo otras. Y hoy os traigo ideas por si queréis preparar un bonito regalo a los profesores y profesoras de nuestros pequeños tesoros que se llenan de paciencia y cariño para guiar a nuestros hijos en ese maravilloso camino que es el aprendizaje, la educación. A todos ellos van dedicadas estas galletas.

 

  Unas para sus profes de siempre, sus tutoras, otras para la profe de música, de inglés, … Un pequeño regalo para endulzar su rutina diaria en el colegio, ese sitio que yo recuerdo con tanto cariño. Que siempre formará parte de sus recuerdos.

  Las recetas, las de siempre: galletas básicas de mantequilla para decorar y glasa real. Os dejo un pequeño paso a paso del proceso.

Después mi hija tuneó sus propias galletas añadiendo texto a los “cuadernos”.

Hicimos unas cuantas ¿eh? Las profes quedaron encantadas.

Hubieron paquetitos para todos sus profes.

  Veréis que además, cuando cortaba la masa aproveché para hacer unas galletas con forma de mariposa. Una para una buena amiga y compañera del hospital que le encantan las mariposas y otra para una de las mejores amigas de mi pequeña. Os enseño también el resultado. Espero que os guste, aquí utilicé la técnica wet on wet. Creo que el efecto queda muy bonito ¿no os parece?

Ya he utilizado esta técnica otras veces, es muy fácil y queda genial.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

 

 

Batido de galletas Lotus

 

  Dos recetas en un solo día, no os quejaréis ¿eh? Esta receta es fácil y  rápida. Como el batido de Oreos pero de galletas Lotus. Me chiflan esas galletas, las he utilizado como base de cheesecakes de calabaza, he preparado pasta casera de estas galletas, Angel Food Cakes, macarons, cupcakes, muffins, … Tengo pendiente hacerlas caseras. Bueno, pues en batido están de vicio. Lo podría tomar por litros. Y si tenéis batidora de vaso, Thermomix o cualquier otro robot de cocina se hace en un pis pas.

  Yo preparo los batidos en mi robot Monsieur Cuisine Plus de Lidl, en un momento está hecho.

Batido de galletas Lotus

INGREDIENTES (2 raciones grandes):

Batido

– 8 galletas caramelizadas como Lotus (guarda unas migas para el topping)

– 4 bolas de helado de vainilla

– 75 ml de leche

– 25 ml de nata líquida 35,1% mat. grasa

Topping

– 2 galletas Lotus enteras

– Nata montada para coronar batido

– Un buen chorro de pasta de galletas Lotus

  Picamos las galletas Lotus y reservamos una cucharadita de las migas. Añadimos las bolas de helado, la leche y la nata. Batir hasta que quede cremoso y sin tropezones, lo justo. Verter sobre vasos de altos o jarras o botellitas. Coronáis con nata montada, las migas de galleta, un buen chorro de pasta de galleta que podéis calentar unos segundos en el microondas y una galleta entera. Y listo !!!!!! Es muy vistoso además de que está riquísimo.

Se acerca el tiempo de batidos y este es brutal.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Tarta maleta Vintage

  Sabéis que no preparo muchas Tartas de fondant pero cuando me pongo se desata mi parte más creativa. Si un buen amigo de mi marido se jubila lo primero que se me ocurre, conociéndolo y apreciándolo como es el caso, es prepararle una Tarta especial por su jubilación. Así que pensado y hecho, me lo visualicé en un momento, es una tarta que tenía muchas ganas de preparar.

  La receta estaba clara: bizcocho de calabaza infalible (x6) y ganache de chocolate (x4) pero en cantidades industriales jejeje. El fondant que utilicé es de la marca Sodifer (2 kg en color chocolate) y esta vez para que quedar más realista imprimí unas etiquetas vintage, un pasaporte y una tarjeta de embarque en tinta comestible sobre papel de azúcar en mi tienda de cabecera, FormyCake.

  En el diseño de la maleta me he inspirado en la maleta que hizo Yolanda Gamp de How to Cake it. Aunque yo quería que fuera menos moderna, más Vintage así que luego acoplé el diseño a lo que yo iba buscando. Quería más etiquetas, un pasaporte y por su puesto una tarjeta de embarque. Para hacerlo al máximo detalle utilicé el papel de azúcar con impresión comestible, queda increíble. El fondant que he utilizado es de la marca Sodifer y me ha encantado trabajarlo, el resultado es profesional.
En tartas tan grandes y pesadas como esta no utilizo una base de tarta normal sino de un material llamado compacto fenólico de @polyrey_wilsonart para apoyar la tarta. Para los que no conocéis el compacto fenólico de Monochrom @polyrey_wilsonart os diré que es un material apropiado para encimeras de cocina por lo que no hay problema en utilizarlo con fines alimentarios. Y como es muy resistente aguanta kilos de tarta sin problema para trasladarla. Además tiene un diseño rugoso espectacular.

Os muestro un pequeño paso a paso, si queréis hacer una maleta en tarta al detalle y tenéis alguna duda no dudéis en preguntarme.

 

  Y como soy generosa os dejo las plantillas que he utilizado por si queríes hacerla.

Plantilla de tarjeta de embarque.

Plantilla de etiquetas Vintage para maleta.

Plantilla de banner.

Plantilla de pasaporte.

 

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Huevos de Pascua con sorpresa

  Llevaba mucho tiempo queriendo hacer este postre desde que se lo vi hacer a Amaury Guichon en IG. Veía el vídeo y me quedaba embobada. Claro que a mí no me sale con tanta soltura y gracia pero creo que sinceramente, ha quedado bastante bien. Es un huevo de Pascua con sorpresa, un trampantojo.

  Algo parecido he querido hacer también en honor a Mey Hofmann, la chef con 1 estrella Michelín creadora de la Escuela, restaurante, taberna y pastelería Hofmann. Desde que lo vi en la Pastisseria Hofmann del barrio del Born en Barcelona pensé en hacerlo. Si vais a Barcelona os la recomiendo encarecidamente, es un lujo de sitio de productos y de puesta en escena de sus postres.

Bueno pues la creación que hoy os traigo es un homenaje a esas Monas de Pascua tan típicas de Cataluña que son verdaderas esculturas y obras de arte de chocolate.

 

  La cáscara del huevo está hecha con chocolate blanco atemperado vertido sobre las cavidades de un molde de silicona con forma de medio huevo de Silikomart. Con la ayuda de un poco de alcohol alimentario, un poco de tinte alimentario negro y un cepillo de dientes cree el efecto de las motas de la superficie del huevo. Primero lo hice en el molde antes de verter el chocolate pero puse pocas y luego una vez formado el huevo le añadí más. 

  El interior del huevo que imita la clara es un cremoso de vainilla y la yema tiene dos partes, una esfera exterior con puré de mango gelatinizado y el interior con trozos de pulpa de mango también gelatinizada. Para hacer la yema usé el molde de cakepops de Kitchen Craft que ya utilicé para hacer las Bolas de Dragón de la Tarta de Son Goku.

  La receta original del interior del huevo la podéis encontrar aquí.

 

  La receta original utiliza pulpa de mango y añade azúcar, yo he utilizado mango en almíbar así que no he añadido azúcar extra. Al triturarlo y verterlo veréis que queda alguna hebra, es normal, el mango tiene hebras. En el caso de la compota de mango del interior de la esfera sólo añadí un poco de glucosa, obvié de nuevo el azúcar. La receta original utiliza pectina pero es difícil de conseguir y cara, se puede hacer casera pero es laborioso. Opté por utilizar agar-agar que también gelatiniza, es barato, viene en prácticos sobres y se puede encontrar la marca Vahiné en supermercados. Según la receta el cremoso de vainilla hay que dejarlo enfriar en la nevera durante 5h. Pero si queréis que la superficie quede más lisa al rellenar las mitades de huevo de chocolate yo sólo esperaría a que se enfriara a temperatura ambiente y lo colocaría directamente en las mitades de huevo. Después añadís las semiesferas y a la nevera. A continuación os dejo el paso a paso. Si queréis ver el vídeo del corte del huevo pasaros por mi cuenta de Instagram, está en destacados.

Huevos de Pascua con sorpresa

INGREDIENTES:

Cáscara de huevo

– 400 g de chocolate blanco cobertura

– 1/2 cucharadita o TSP de alcohol alimentario

– Una pizca de colorante negro en pasta o gel

Semi-esfera de mango

– 100 g de puré de mango en almíbar

– 1 ó 2 cucharaditas o TSP del almíbar del mango

– 2 g de Agar-agar (1 sobre de Vahiné)

Interior de las esferas

– 100 g de mango en almíbar cortado en trozos pequeños

– 10 g de glucosa (en su defecto sirope de maíz, Kyro)

– 1 ó 2 cucharaditas o TSP del almíbar del mango

– 2 g de Agar-agar (1 sobre de Vahiné)

Cremoso de vainilla

– 170 g de chocolate blanco derretido (usaremos el que sobró de las cáscaras)

– 10 g de glucosa

– 115 g de leche entera

– 2 hojas de gelatina hidratadas en agua fría

– 20 g de agua

– 200 g de nata líquida 35,1% de materia grasa

Nidos de Buttercream de chocolate intenso

– 55 g de mantequilla sin sal

– 210 g de icing sugar

– 40 g de cacao puro en polvo sin azúcar de Valor

–  50 ml de leche semidesnatada

  Derretir el chocolate y atemperar. Después verter sobre el molde de silicona totalmente limpio y seco. Es necesario llenar del todo las cavidades para repartir de manera homogénea, luego vaciar una parte sobre un bol grande para rescatar el sobrante. Después colocar boca abajo para que el chocolate se reparta bien por los bordes sin que se acumule en el centro. Dejar unos minutos y refrigerar al menos 30 minutos. Repetir de nuevo la operación para que no quede una capa demasiado fina y frágil.

  Mientras se refrigera la segunda capa preparamos las esferas de mango. Trituramos la pulpa del mango en almíbar escurrido y calentamos en un cazo hasta que alcance los 40ºC. Calentamos la TSP de almíbar y disolvemos en ella 1 sobre de 2 g de agar-agar y lo añadimos al puré de mango a 40ºC. Dejamos que la mezcla hierva durante 30 segundos y luego vertemos en moldes esféricos. Reservamos en la nevera y preparamos la compota del interior de las semiesferas. Cortamos el mango en almíbar escurrido, en trocitos pequeños. Disolvemos el agar-agar en la TSP de almíbar un poco caliente y mezclamos, lo añadimos a la macedonia de mango y calentamos un poco en un cazo. A continuación añadimos la glucosa y mezclamos. Con esta mezcla rellenamos las semi-esferas y refrigeramos.

  Mientras se gelatinizan las semiesferas preparamos el cremoso de vainilla.  Hervir la leche e infusiones con vainilla. Agregar las hojas de gelatina hidratadas y escurridas y la glucosa. Añadir al chocolate derretido. Incorporar la nata líquida y triturar. Cuando se enfríe verter sobre las cáscaras de huevo de chocolate, añadir las semi-esferas de mango. La preparación debe llegar al borde de las cáscaras de huevo, sin rebosar para poder luego cerrarlo y sin aquedaros cortos para que quede bonito al corte. Luego refrigerar (yo los dejé toda una noche en la nevera). Después pegad los bordes de los huevos con la ayuda de un poco de chocolate blanco derretido y afinad los bordes. Colocad sobre nidos de chocolate, podéis utilizar la boquilla césped para imitarlos, el buttercream queda espeso para que no pierda la forma.

  Para ver cómo se preparan los nidos de los huevos clica aquí.

  Si queréis con la mousse y las semi-esferas que os sobran podéis rellenar unas hueveras y hacer unos divertidos “huevos pasados por agua”.

 

Como veis me quedé un poco corta con el moteado así que luego le añadí más motitas.

El tamaño de los huevos es el de los de oca, y la “yema” vendría a ser de tamaño natural

Otra opción es hacer “huevos pasados por agua”.

Quedan de lo más vistosos.

Y apetecibles. Mmmmmmmm. ¿Os animáis a prepararlos?

 

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.