Bizcocho de calabacín y arándanos

thumb_IMG_0394_1024

  Hasta ahora había hecho bizcochos con remolacha, calabaza y zanahoria. Pues ya tenía ganas de hacerlo con otra verdura. Esta vez le ha tocado el turno al calabacín. Sólo os diré que queda un bizcocho jugoso y muy rico, y que no sabe a verdura para nada. Y si además lleva un buen puñado de arándanos ¿qué más se puede pedir?

thumb_IMG_0387_1024

  Cuando vi la receta en el blog de I am baker me sedujo y lo hice esa misma semana. Pero en lugar de hacerlo como un cake pensé que tipo loaf (con molde plum cake) y así le daba otro aire. Mi hija la pequeña no es muy amiga de las verduras ni de los arándanos ni de los pasteles. Sabiendo esto le hice un bizcocho a parte sin arándanos ni crema de limón y dijo sin dudarlo “Mami, este es el mejor bizcocho que has hecho”. Pues si ella le da el aprobado …

thumb_IMG_0392_1024

  Como en muchas recetas americanas he reducido la cantidad de azúcar y aprovechando que lleva verdura he mezclado a partes iguales harina blanca con harina integral de trigo y el azúcar blanco lo he cambiado por integral. Igual de bueno, más jugoso y esponjoso y con más nutrientes. Pero si preferís podéis hacerlo con harina y azúcar blanco. El molde podéis utilizar tanto uno circular más plano (reduciendo tiempo de horno) como el que he utilizado yo. Rallad el calabacín fino y escurrid un poco, no hace falta quitarle toda el agua, eso le dará jugosidad.

thumb_IMG_0389_1024

  Podéis cubrirlo con la crema de limón o dejarlo al natural, aunque el limón combina muy bien con los arándanos.

DSC09169

  En épocas de escasez alimentaria se tendía a utilizar hortalizas en los pasteles ¿por qué no probarlo ahora también? Otra manera diferente de comer verduras para los niños y mayores. A mí con la cantidad de la receta me ha dado para hacer un bizcocho tipo loaf grande y 2 pequeños que hice en moldes pequeños desechables para un detalle que le hicieron mis hijas a sus profesoras. La cantidad de  buttercream da para cubrir 2 loaf. Recordad, ingredientes a temperatura ambiente.

thumb_IMG_0399_1024

Bizcocho de calabacín y arándanos

INGREDIENTES (16 raciones):

Bizcocho

– 3 huevos XL

– 375 g de azúcar moreno

– 240 ml de aceite de oliva suave

– 2 TSP o cucharaditas de extracto de vainilla

– 375 g de calabacín rallado y escurrido (1 calabacín grande y medio)

– 375 g de harina (1/2 blanca, 1/2 integral)

– 1 TSP o cucharadita de levadura o polvo de hornear

– 1 TSP de sal

– 1/4 TSP o cucharadita de bicarbonato sódico

– 280 g de arándanos frescos o congelados

Buttercream de limón

– 145 g de mantequilla sin sal, pomada

– 250 g de icing sugar

– Una pizca de sal

– 1 TBSP o cucharada de ralladura de limón

Para adornar

– Un puñado de arándanos

– Tiras de cáscara de limón

thumb_IMG_0368_1024     thumb_IMG_0369_1024

  Preparamos un molde alargado untado con mantequilla o aceite desmoldante. Yo además lo forro con papel sulfurizado. Lavar y secar los arándanos. Rallar y escurrir un poco el calabacín y reservar.

thumb_IMG_0370_1024        thumb_IMG_0374_1024

  Precalentar el horno a 175ºC. Tamizar juntos las harinas, sal, bicarbonato y polvo de hornear. Batir los huevos con el azúcar hasta que quede una mezcla cremosa. Añadir el aceite en chorro fino y continuo sin dejar de batir. Agregar el extracto de vainilla y el calabacín rallado. Luego añadir la mezcla de ingredientes secos y mezclar sin sobrebatir.

thumb_IMG_0375_1024     thumb_IMG_0378_1024

Con harina y azúcar blancos

thumb_IMG_0615_1024     thumb_IMG_0617_1024

Con harina y azúcar integral.

  Verter la mezcla en el molde. Añadir los arándanos en dos tandas, hundir un poco la primera tanda y dejar la segunda asomando en la superficie. Así no se van todos al fondo. Hornear a media altura a 175ºC durante 45 minutos o hasta que al introducir un palito salga limpio. El tiempo es orientativo, si el molde es más plano, menos profundo, con 35 minutos sería suficiente.

thumb_IMG_0380_1024     thumb_IMG_0382_1024

  Los moldes desechables individuales son perfectos para regalar. Mientras se hornea preparamos la buttercream. Batir la mantequilla pomada hasta que blanquee. Añadir el icing sugar tamizado y seguir batiendo hasta obtener una mezcla cremosa. Añadir una pizca de sal y la ralladura de limón. Reservad tapado con film en la nevera.

thumb_IMG_0625_1024     thumb_IMG_0384_1024

  Una vez horneado dejar en el molde unos minutos y luego desmoldar. Enfriar en una rejilla por completo.

thumb_IMG_0386_1024

Tal cual, sin crema también está delicioso, pero el limón le da un punto …

thumb_IMG_0390_1024

Como veis queda una buena miga, jugoso y delicioso.

thumb_IMG_0395_1024

Para rematar decoramos con la buttercream de limón, unos arándanos y ralladura.

thumb_IMG_0401_1024

Espectacular al corte.

thumb_IMG_0402_1024

  Aún me quedan un par de raciones del que hice el fin de semana, se me hace la boca agua sólo de pensarlo. Mañana desayuno bizcocho casero.

thumb_IMG_0404_1024     thumb_IMG_0405_1024

  Una vez fríos los bizcochos de los moldes pequeños envolvemos en papel de plata para no manchar nuestro envoltorio.

thumb_IMG_0406_1024

Envolvemos con papel de estraza o similar y una bonita cinta de “Hecho en casa” y listo.

thumb_IMG_0627_1024

  Este más alto, sirvió de merienda con unos amigos para una tertulia de domingo tarde. Una horchata fresquita, un buen bizcocho y un surtido de macarons. Familia, amigos y dulces son mi combinación favorita.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Anuncios

Fresas decoradas con chocolate

DSC09149

  Hoy os traigo un postre que hice hace unas semanas. El post de hoy va teñido de rojo fresa. Los que me seguís en Facebook ya la habréis visto. En realidad hoy no os traigo una receta, os traigo una presentación. Una manera diferente de decorar esas fresas de temporada. Sólo necesitaréis derretir chocolate en el microondas, bañar, refrigerar y decorar las fresas con la ayuda de una cuchara o de un cucurucho de papel de horno. Nada más, es sencillo y muy lucidor.

DSC09156

  Si os digo que hace más de diez años que quería hacerlas y nunca encontraba el momento o simplemente no me acordaba. ¿No os pasa que a veces os acordáis de una receta cuando su ingrediente principal ya no está en temporada? Pues éso. Hace años estuvimos mi marido y yo en Bruselas y en una de sus bombonerías, Godiva, en el escaparate había una fuente de chocolate y un pastelero bañaba y  decoraba las fresas con chocolate como si les estuviera poniendo sus mejores galas. Me encantó. Al cabo de unos años fuimos a Nueva York y en la Quinta Avenida pasamos por Godiva de nuevo. Esta vez vendían las fresas a modo de cucurucho de papel lleno de fresas decoradas con chocolate formando rayas. Y volvió a mi memoria esta decoración tan simple pero tan lucidora. Eso y que me quedaba un poco de chocolate de cobertura 50% en gotas de Valor.

DSC04621

  Todos en algún momento en casa hemos derretido chocolate y hemos untado o bañado esas deliciosas frutas rojas ¿verdad? Pues hoy os propongo entreteneros solo un poquito y vestirlas de gala.

DSC09126

Las fresas y los frutos rojos son mi perdición. Bocado jugoso.

DSC09155

Fresas decoradas con chocolate

INGREDIENTES (para 4 personas):

– 500 g de fresas lavadas y secas

– 100 g de chocolate blanco

– 100 g de chocolate negro

  El procedimiento es muy sencillo, troceamos el chocolate o colocamos las gotas o cobertura en un bol cada sabor (yo he utilizado cobertura gotas Valor 50%). En el microondas a golpes de 30 segundos a un máximo de 400W lo vamos derritiendo (o al baño María). Repetimos el proceso 2 ó 3 veces hasta que se derrita, sin que llegue a quemarse, de ahí el calentar poco a poco y a baja temperatura. Yo con el blanco siempre tengo problema, utilicé el de postres de Nestlé y para que no se me hicieran grumos le añadí una puntita de manteca de cacao y listo.

DSC09119     DSC09130

DSC09131     DSC09132

  Una vez derretido el chocolate bañamos la fresa en él. Podéis pincharla con un tenedor o bien, como hice yo sujetar la fresa por el rabito. Vais colocando las fresas bañadas en un papel de horno sulfurizado. A mí me gusta el de Consum que ha cambiado el formato y la verdad que me da muy buen resultado y es barato. Una vez bañadas todas, la mitad en blanco y la otra mitad en negro, a la nevera y a esperar una media hora a que se endurezca bien.

thumb_IMG_0312_1024     thumb_IMG_0313_1024

  Hacemos un pequeño cucurucho con un triángulo de papel de horno, rellenamos con el chocolate derretido cortamos un pelín la punta.

DSC09137     thumb_IMG_0321_1024

  Vertemos líneas de izquierda a derecha y listo. Podéis ver un par de vídeos que hice y colgué en mi Facebook.

DSC09140    thumb_IMG_0318_1024

  Para decorar las fresas como si llevaran frac cogemos las fresas bañadas en chocolate blanco ya refrigeradas y las volvemos a bañar, esta vez en el chocolate negro pero dejando un hueco en medio. Las bañamos de lado haciendo una línea diagonal por un lado y por el otro. Luego con un cucurucho relleno de chocolate negro hacemos tres puntitos a modo de botones y la pajarita. Podéis ver un vídeo aquí. Las metemos de nuevo a la nevera y en media hora listas. No diréis que no quedan lucidoras ¿eh? Y son sencillas de hacer, lo complicado es no hincarles el diente durante el proceso. Una para la nevera otra para mí …

DSC09144

Como veis se pueden hacer postres baratos, fáciles y resultones en un momento.

DSC09145

Podéis combinar chocolate blanco y negro creando rayas bicolores.

DSC09150

Lo crujiente de la superficie combina con lo jugoso del interior.

DSC09151

Un placer para los sentidos.

DSC09162

  Otra opción es bañar en chocolate y luego en frutos picados como almendra  o pistacho y refrigerar. Quien dice frutos secos dice confites de azúcar, non pareils, … Echadle imaginación!!!!!!

thumb_IMG_0324_1024

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Macarons italianos con pasta de cacao

DSC09183

  Hoy os traigo por fin una receta de macarons. Muy contenta de haber aprendido a hacer estos pequeños diablillos después de asistir a dos cursos online con mi sensei Belén, el curso básico y Le Must o curso avanzado. Los únicos cursos que he hecho son los de la plataforma de La Tallerería. Muy recomendable si queréis aprender de verdad, con paciencia, con mimo, con tutoriales, documentación, recetas de macarons con merengue francés, italiano, rellenos clásicos, innovadores, … , en fin, a hacer de verdad macarons y a saber por qué salen y por qué no. Además del dinamismo y la camaradería que he respirado en todos y cada uno de los cursos de La Tallerería, Belén te lleva de la mano, te enseña y te da armas para que en adelante te apañes solito.

  Pues bien hoy os traigo por fin una receta de macarons, esta vez del maestro Pierre Hermé. Si sabéis un poco de macarons sabréis que este gran maestro pastelero es uno de los máximos exponentes de la pastelería francesa y concretamente de los macarons. ¿Cómo una mezcla de almendra, azúcar y merengue puede traer tantos quebraderos de cabeza? Pues porque en la técnica de realización de los macarons estriba su secreto. Además de Belén de Cupcakes a Gogó os recomiendo esta otra página de Luis Olmedo pastelero al frente de My European Cakes. Aquí encontraréis una base de física y química aplicadas a la repostería, Teoría de los macarons.

DSC09179

  Hace unas semanas una amiga mía me trajo pasta de cacao de Chocolates Valor. Ya sabéis lo mucho que me gusta esta marca española de chocolates, si además me traen directamente de fábrica alguno de sus maravillosos productos no puedo hacer otra cosa que utilizarlos. Pues pensé que sólo me valdría para decorar tartas o platos pero resulta que mirando este libro gran formato de Hermé, me encuentro con una receta de macarons de chocolate que utiliza pasta de cacao. Lo que viene siendo pasta pura de cacao, sin azúcar ni manteca. Vamos que no te la comes a bocados cual chocolate puro al 7o%. No sirve para degustar pero sí para hacer unos macarons maravillosos.

thumb_IMG_0465_1024

  Ya sabéis que los macarons no son ni una galleta ni un bizcocho, son ligeramente crujientes por fuera y más blandos por dentro. Tienen un inconfundible sabor a almendra, a veces enmascarado con algún aroma, y pueden rellenarse de un sinfín de cremas.

DSC_0026

  Además encontré en el libro algunos de los trucos que por ejemplo no explica Ladureé en su libro de macarons. En ese caso es bastante escueto pero Hermé da un paso a paso del formado de los macarons muy útil. La diferencia básica entre estos dos libros es que Hermé utiliza el merengue italiano y Ladureé el merengue francés. Además de hacer 2 cursos de macarons, de haberme leído 2 libros de Hermé, 2 de Laureé, Macaron Fetish, Macarons Chic & Delicious,  y además he estudiado detenidamente los procedimientos de Linda Lomelino, Su de Webos Fritos, Luis Olmedo de My European Cakes, Patricia Arribálzaga, Peggy Porschen, …, vamos que como veis me he formado. Tengo más libros de macarons de los que pudiera imaginar. Y lo que es más importante, he experimentado, he horneando docenas y docenas de macarons. Me han salido desde churros a maravillas, he jugado con formas, colores, sabores, texturas, decoraciones, … Y como hasta ahora os había enseñado mis creaciones sin subir ninguna receta, hoy vamos a remediarlo, de la mano del maestro Hermé.

thumb_IMG_0479_1024

Para hacer esta receta necesitaréis un robot de cocina o varillas eléctricas para montar el merengue, un termómetro de azúcar, mangas pasteleras y boquillas, una báscula y una picadura. Esta receta está hecha con pasta de cacao que se obtiene directamente del cacao sin añadir azúcar ni manteca de cacao. No serviría el puro Valor ni postres ni ninguno parecido. Es pasta de cacao pura. Próximamente pondré una receta de macarons de chocolate con cacao. Yo no he utilizado colorante pero podéis hacerlo, un poco de marrón en gel, pasta o en polvo. Por eso lo he puesto como opcional. Yo esta vez he preferido dejar el color natural del macaron.

DSC09172

El bocado exquisito, tanto de ganaché de chocolate como de buttercream de fresa.

DSC09182

 

Macarons de pasta de cacao de Pierre Hermé.

INGREDIENTES (unas 2 docenas de macarons):

Macarons

– 100 g de almendra cruda molida sin piel

– 100 g de azúcar glas

– 36 g de clara de huevo

– 40 g de pasta de cacao puro (sin azúcar ni manteca de cacao)

– 100 g de azúcar blanquilla

– 25 g de agua mineral

– 36 g de clara de huevo

– Colorante marrón (opcional, yo he preferido dejar el color natural de la pasta de cacao)

thumb_IMG_0518_1024

Relleno

Ganache de chocolate

Buttercream de fresa y mermelada de fresa

Untitled

 

  1. Lo primero de todo es poner unas claras a envejecer en la nevera, es decir, haremos que se deshidraten para que sea más fácil hacer un merengue más estable. No es imprescindible pero es muy recomendable. Colocaremos la cantidad de claras que marca la receta en un recipiente semicerrado al menos 3 ó 4 días, según el maestro Hermé entre 5 ó 7 días.
  2. Prepara 2 mangas pasteleras con una boquilla, una para rellenar (con boquilla al gusto del decorador) y otra para verter la masa del macaron (con una boquilla lisa de 1 cm de diámetro). Podéis recortar la punta de la manga y directamente introducir la boquilla.
  3. Prepara una bandeja grande de horno con un papel de horno al que habréis dibujado círculos de unos 3,5-4 cm de diámetro a tresbolillo (en filas paralelas de manera que entre el hueco de dos círculos de la primera fila coloquemos los círculos de la segunda y así sucesivamente). Podéis descargaros una plantilla que hizo Su de Webos Fritos aquí, marcarla con rotulador y colocar la hoja como plantilla debajo de vuestro papel sulfurizado, tapete u hoja de teflón. Luego con cuidado la retiráis.
  4. Pesar las cantidades de almendra molida y azúcar en polvo o glas y mezclar bien ambos ingredientes. Picar con la ayuda de un robot o picadora todo junto y pasar por un tamiz fino (que os cueste tamizar) para homogeneizar la mezcla. A esta mezcla se le llama TPT (del francés, tant pour tant).
  5. Añadir al TPT una de las claras, mezclar un poco y reservar cubiertas por un paño para que no se seque. En este punto se le puede añadir el colorante, yo prefiero hacerlo en este punto que en el merengue. En el caso de los macarons de pasta de cacao calentamos al baño María la pasta y reservamos.
  6. En un cazo pequeño ponemos el azúcar granulado y el agua para hacer el almíbar, colocamos un termómetro de azúcar o sonda a fuego medio hasta que alcance los 100ºC.
  7. En ese momento vertemos la clara restante en el bol y montamos a punto de nieve. Empezaremos a poca velocidad e iremos subiendo poco a poco hasta obtener unas claras casi montadas. En este punto, cuando el almíbar alcance los 117-118ºC bajamos la velocidad del robot de cocina y verteremos el almíbar con cuidado de no quemarnos (no hay nada en la cocina que se pegue más a la piel que el azúcar líquido). Se ha de verter en forma de chorrito constante y fino en un lateral del bol sin tocar las varillas y evitando salpicaduras. Seguimos batiendo aumentando un poco más la velocidad hasta que al tocar el bol lo notemos menos caliente, unos 50ºC. Para saber que nuestro merengue italiano está en su punto nos fijaremos en que brille, esté liso y al sacar las varillas veamos que se forma un pico de águila bien firme. Un merengue muy duro o poco consistente influirá en el resultado final. En el caso de estos macarons de pasta de cacao mezclamos parte del merengue con la pasta de cacao y el resultado lo vertemos sobre el TPT, luego
  8. Con la ayuda de una espátula incorporamos el resto del merengue a nuestra mezcla. Os recomiendo que la espátula con la que mezcléis sea bien firme, no de esas blandas pues cuesta trabajar la mezcla. Esta es la fase de Macaronage. Se trata de dar movimientos envolventes hasta que la mezcla pastosa se vaya relajando y haciendo más fluida sin llegar a licuar. No es una masa batida, no debe quedar como la masa de un bizcocho. Llevamos la masa del macaron del fondo hasta los bordes. Desde punto lava a punto cinta (o de correa) sería lo ideal, sin pasarse. Es decir, si cogemos un poco de masa con la espátula y la dejamos caer irá plegándose sobre sí misma pero le costará un poco. Lo mejor es no excederse. Si os quedáis cortos puede quedar una superficie más basta pero si os pasáis ya no tiene solución. No hay que desesperar, es fácil pasarse así que las primeras veces merece la pena quedarse corto. Poco a poco se le coge el punto. En teoría la masa que cae tarda 30 segundos en integrarse, ese es el momento en que está lista. Se trata de sacar parte del aire que hemos introducido al hacer el merengue, dejando parte en la mezcla. Si te parece muy complicado verás que con práctica no lo es tanto. Si la masa aún no está lista un par de vueltas más y así hasta encontrar el punto exacto.
  9. Ya teníamos lista la manga pastelera con la boquilla, la colocamos en un vaso ancho y alto cual cucurucho y vamos pasando la mezcla al interior de la manga. De este modo evitamos que el calor de nuestras manos ablande la masa, sobre todo en verano. La cerramos sobre sí misma intentando que no quede aire en el interior.
  10. Y ahora viene el escudillado, es decir, con la manga en posición vertical presionamos ligeramente hasta rellenar los círculos. Yo cuento hasta cinco con cada círculo y más o menos me quedan todos iguales. Podemos hacer un ligero giro de un cuarto de vuelta al finalizar para evitar que se forme pico. Si la masa está en su punto ideal este pequeño pico desaparecerá solo. Si no luego lo ayudaremos un poco. Escudillamos hasta terminar la masa en la bandeja o en 2 bandejas. Si hemos colocado una plantilla debajo es el momento de retirarla.
  11. En el banco o mesa de la cocina colocamos un trapo o salvamanteles y golpeamos con firmeza la bandeja para retirar el exceso de aire y dejar uniforme la superficie del macaron.
  12. A continuación viene la fase de secado o croutage. Dependiendo de la temperatura y humedad de la zona donde vivamos puede ser entre 30 minutos y una hora aproximadamente. Intentaremos que sea en una zona de la casa lo más seca y caliente posible. Evidentemente en verano secará antes que en invierno o en un día lluvioso. Se trata de formar una película o costra en la superficie del macaron. De esta manera cuando el calor del horno haga subir la masa las burbujas de aire no romperán la parte superior del macaron y el calor buscará escape por los laterales formando ese característico pie del macaron. La superficie quedará ligeramente abombada. Cuando al tocar la superficie del macaron por un lateral veamos que se ha formado la costra y que no se nos pega el dedo entonces estarán listos. Pero ya sabéis, son muy delicados y si os pasáis quedará muy plano y con un pie excesivo.
  13. Otro gran amigo o enemigo de los macarons es el horno, cada uno es un mundo así que aunque en líneas generales los macarons se secan de 140 a 150ºC a media altura unos 13-15 minutos en mi horno dependiendo del tamaño, quizá el vuestro caliente más arriba que abajo, no esté bien calibrado o caliente en exceso y tengáis que bajar la temperatura o regular la altura o abrir un par de veces el horno al final del secado porque acumula mucho vapor.
  14. Una vez listos los sacamos y dejamos que se enfríen un poco, yo personalmente, los dejo enfriar en la bandeja por completo y luego con cuidado los voy retirando. Una vez listos es importante refrigerarlos 24-48h en un tuper para que asienten y tengan la consistencia perfecta.
  15. Rellenar al gusto con ganachés, buttercreams, merengues, cremas, mermeladas, queso crema, lemon curds, fruta fresca … Las posibilidades son infinitas. Hasta los he rellenado de foie, queso de cabra, salmón ahumado, … Tened en cuenta eso sí que si el relleno es muy húmedo debéis prepararlo para comerlo en breve y dejarlo en la nevera hasta antes de servirlo.

thumb_IMG_0548_1024

Estos van rellenos de buttercream de fresas y mermelada de fresas. Otros de ganache.

DSC09177

Con el merengue italiano la superficie de la coquille parece una cáscara de huevo, lisa.

DSC09178

Con delicioso chocolate por dentro. Superchocolateados.

DSC09180
Irresistibles, mmmmmm

DSC09246

  ¿Os acordáis de la caja de macarons que me traje de Oslo recorriendo tiendas de repostería? Pues al fin la he podido llenar de montones de macarons, tantos he horneado esta última semana que he hecho un popurrí de colores y sabores.

DSC09250

  Pues bien, hoy me la he llevado al trabajo y como adivinaréis me la he traído de vuelta … vacía!!!!!!!

DSC09252

  Si me descuido me quedo hasta sin caja. Han triunfado y mucho. Ya sabéis próximamente macarons de limón, fresa, café y de Spéculoos. Simplemente deliciosos, y como son pequeños con este postre el pecado es pequeño pero intenso, y se puede repetir.

DSC09239

  Si no tienes cajitas para macarons y quieres improvisar una para media docena de macarons ¿por qué no una huevera? Ideas baratas y DIY para cajas de macarons. Si quieres imprimirte tu propia caja puedes utilizar alguna de las plantillas que encontrarás en este otro post que publiqué de macarons.

DSC09257

  También podéis comprar cajitas básicas como estas con huecos para macarons. Estas las compré en Formycake, las de 8 macarons cuestan sólo 1 euro y las de 12 son 1,25 euros. Desde luego son ideales para proteger y transportar los macarons. Y hacen pedidos online.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.