Estrella de hojaldre con Nutella

dsc08195

  ¡Qué levante la mano quien haya hecho postres rápidos con masa fresca de hojaldre y Nutella! Con la de veces que la he hecho yo y nunca había escrito un post sobre ella. Es de las cosas más fáciles y lucidoras que he hecho para desayunar un domingo y además en un pis pas. En mi casa triunfa, y no dejan ni las migas. Masa fresca de hojaldre (dos) y Nutella, nocilla o crema de avellanas. Y el resultado es bonito, sencillo, delicioso y rápido. ¿Qué más se puede pedir? En YouTube hay muchos tutoriales y además no hay que limitarse a una sola forma, aunque la estrella queda de lo más bonita.  Yo ya he hecho una corona y un árbol de Navidad. Os dejo unas fotos del paso a paso:

thumb_img_3568_1024

De todas las marcas de hojaldre esta es mi favorita, con extra de mantequilla.

Estrella de hojaldre y Nutella

INGREDIENTES (para 4-6 personas):

– 2 masas frescas redondas de hojaldre

– Nutella al gusto

– Huevo batido

– Azúcar glas

untitled

  Con la masa que más me gusta hacerla es con la de Lidl con extra de mantequilla, queda riquísima. Precalentar el horno a 200ºC. Colocar una masa redonda de hojaldre, untar con Nutella y cubrir con otra del mismo tamaño. Colocar en el centro un vaso y hacer unos 16 cortes con un cuchillo desde el borde del vaso hacia afuera como si de radios de una bici se tratase. Girar cada porción por dos veces retorciéndola y luego emparejar de dos en dos. Pintar con huevo batido y hornear durante unos 20 minutos hasta que se dore la superficie. Sacar del horno y a disfrutar. Puedes espolvorear con azúcar glas o dejar tal cual. Sencillo ¿verdad? Pues no te limites a una única forma. Usa tu imaginación.

dsc08192

También podéis dejar las puntas estiradas y separadas o bien …

thumb_img_3570_1024

juntarlas todas. Así queda de lo más bonita.

thumb_img_3480_1024

O incluso hacer una corona. En este caso he utilizado una sola masa rectangular.

thumb_img_3640_1024

Queda de lo más bonita también.

untitled2

  Os dejo el paso a paso a petición de mi amiga, y también bloguera, Noelia, no os perdáis su delicioso blog.

dsc07550

O bien un árbol de Navidad. ¿Te apuntas? Es muy fácil.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Anuncios

Coca de pasas y nueces valenciana

DSC08281

  Mmmmmmm cómo huele la casa a bollería recién horneada. El año pasado me quedé con las ganas de hacer Coca de pasas y nueces pero este año me he resarcido y he hecho ya varias. En Semana Santa, en Valencia, es muy típico comerlas en el campo, en el río o en el Antiguo Cauce del río Turia que es una zona verde de unos 10 kilómetros de largo con jardines, parques, campos de fútbol, y la famosa Ciudad de las Artes y las Ciencias de Santiago Calatrava.  Junto con las Monas de Pascua y la longaniza de Pascua son lo más popular. Y ya sabéis que me gusta seguir las tradiciones gastronómicas al pie de la letra jeje. Hoy hemos ido de picnic, aprovechando la ocasión he estrenado cesta nueva y termo para el chocolate a la taza.

DSC08284

  La tradición es comer la Coca con chocolate, bien a trozos o untada en chocolate a la taza bien espeso y si es Valor aún mejor. Hoy me siento más valenciana que nunca, ¡me encanta! Por aquí decimos de la terreta (de la tierra). Pero como no sólo de dulce vivo yo he preparado una bandeja de barro de arroz al horno, también muy típico valenciano. Que no sólo sabemos hacer paella con el arroz, por aquí al arroz le damos muchos usos diferentes. Este plato típico valenciano lleva arroz, garbanzos, costilla de cerdo, panceta y morcilla, tomate, pimentón y una cabeza entera de ajos, todo al horno y hecho con caldo de cocido. Delicioso. Aunque esté mal que yo lo diga me sale de muerte.

DSC08264

  Pero bueno centrémonos en la Coca de hoy. La masa parecida a la de la mona de Pascua con alguna variante. Y es la misma masa para dos especialidades valencianas: si la chafamos un poco antes de hornear la rellenamos y cubrimos de pasas y nueces, nos saldrá una Coca de pasas y nueces o como decimos aquí Coca de panes i nous. Suele ir horneada sobre una oblea. Si la dejamos bien levada sin chafar y sin nada más que un poco de azúcar la llamamos Panquemado o Panquemao, porque se deja la superficie que se dore más, como si se hubiera quemado. Yo he hecho las dos versiones para ver la diferencia y en realidad no sé con cuál quedarme. Misma masa dos bollos, me encanta. La naranja que lleva la receta si es valenciana mejor, podéis añadir además del zumo la ralladura, yo esta vez no lo he hecho. Si es una naranja grande quizás luego tengáis que añadir un poco más de harina a la masa. La harina ha de ser de fuerza (un 13% de proteína, yo utilizo la de Harimsa). El aceite de oliva que sea suave para que no predomine el sabor. La nuez si es ibérica mejor, mi suegro me trajo un tarro de nueces de Viver. Las pasas las maceré con un poco de brandy y zu,o de naranja y el sobrante lo utilicé para humedecer el azúcar para la superficie de la coca. Queda aún más olorosa a cada bocado.

  La masa se inicia con un prefermento o masa de arranque. Para mantener la esponjosidad hay que respetar los tiempos de levado que son 3 en total. Puedes preparar la masa de arranque por la tarde y dejarla toda la noche en la nevera. Al día siguiente formar la masa y dejar levar de manera natural o exprés (con el horno a 30ºC) hasta que doble su volumen. Son 2 levados más. En este punto la puedes hornear o dejar en la nevera bien tapada con film aceitado y dejar para hornear al día siguiente. Así se le dedica menos tiempo, y en 5 minutos pintamos con huevo y colocamos las pasas y las nueces de fuera y luego horneamos 25-30 minutos. Delicioso desayuno recién hecho sin pegarse un madrugón. Yo la he hecho de las dos formas y está igual de buena.

  La receta original la podéis encontrar en esta página, os la recomiendo. Tiene recetas tradicionales de las de toda la vida.

  Para esta receta he utilizado levadura fresca prensada de esa que venden en cubos de 25 gr. cada uno (por aquí la suelen vender en pacos de 2). Los 10 gr. sería la mitad y un pelín menos. Si tenéis una cucar-báscula desde luego es más preciso. Pero como veis no es imprescindible. Para facilitar el preparado de la masa y el amasado he utilizado la K.A. pero no es imprescindible, facilita mucho el trabajo pero también se puede hacer a mano. Ingredientes naturales, de calidad y obtendréis bollería sana y casera. ¿Os animáis?

DSC08267

Por esta miga hago cualquier cosa, cual-quier co-sa.

Coca de pasas y nueces valenciana

INGREDIENTES (1 coca grande y 2 medianas):

Prefermento o masa de arranque

– 125 gr. de harina de fuerza

– 125 gr. de agua mineral

– 10 gr. de levadura fresca prensada (ó 3,5 gr de levadura seca de panadero)

Masa

– 125 gr. de azúcar

– 2 huevos M (reservar parte de la clara para pintarla por fuera)

– 40 gr. de aceite de oliva suave

– Zumo de 1 naranja (mediano)

– 1 pizca de sal

– 10 gr. de levadura prensada (ó 3,5 gr de levadura seca de panadero)

– 375 gr. de harina de fuerza

– Prefermento anterior

– Pasas

– Nueces

– Coñac o mistela para macerar las pasas

DSC08230     DSC08231

  Preparamos lo primero la masa de arranque o prefermento (Levado 1º). Mezclar la harina, el agua tibia y la levadura desmenuzada. Ojo, si está fría puede desactivar el efecto de levado. Sin apenas trabajar la masa la colocamos en un bol mediano y la tapamos con film. Lo ideal es dejarla una noche entera en el frigorífico. Y en un bol también en la nevera las pasas con brandy.

DSC08251     DSC08252

  Al día siguiente sacamos el prefermento de la nevera y formamos la masa mezclando: la harina, la sal, el azúcar, el prefermento, los huevos, el aceite, el zumo de naranja (podemos añadir un poquito a las pasas maceradas con el brandy) y la levadura desmenuzada. Con todo ello amasamos un poco y formamos una bola. Dejar reposar en un bol grande, tapar con film y un trapo en un sitio templado hasta que doble su volumen (levado 2º).

DSC08257     DSC08255

  Sacar la masa y desgasificar, amasar durante unos minutos y dar forma. Yo reservé la mitad en la nevera otra noche bien tapada con film. La otra mitad la rellené con parte de las nueces y pasas y la coloqué en la bandeja sobre tapete de silicona (puede ser papel de horno). Cubrir con film aceitado, dejar reposar y levar de nuevo hasta doblar el volumen (levado 3º). Precalentar el horno con calor arriba y abajo a 180ºC. Pasado el tiempo de levado chafar un poco con la mano la masa, pintar con huevo batido, adornar con más pasas y nueces, espolvorear con azúcar y montoncitos de azúcar humedecido en el brandy con un poquito de zumo de naranja. Hornear a media altura a 180ºC durante 25-30 minutos. Si se dora demasiado, pasados los primeros 20 minutos tapar con papel de aluminio y seguir horneando.

DSC08259     DSC08261

El resultado es espectacular!!!!!! Me la llevé al trabajo y voló en un pis pas.

DSC08262

  A diferencia de la Mona de Pascua, esta masa queda menos maleable. A la masa de la Mona de Pascua se le da formas más diversas, no lleva nada en su interior y se corona con un huevo duro o de chocolate.

DSC08268     DSC08269

  Con la otra mitad de masa esta mañana he horneado dos cocas medianas, una con pasas y nueces y otra sin nada, tipo Panquemado. Sin madrugones he preparado unas cocas para el picnic.

DSC08270

Una masa más planita (chafada un poco al colocar las pasas y nueces) y otra más henchida.

DSC08273     DSC08274

Misma masa dos variantes, con y sin tropezones.

DSC08279

Picnic con mi familia, buenos amigos y buena comida, ¿qué más se puede pedir?

DSC08287

En Alberich son famosos los Panquemaos y llevan un moño de clara de huevo arriba.

DSC08289

Me encanta morder la Coca y encontrar trozos de pasas y nueces dentro no sólo fuera.

DSC08290

El Panquemao es más alto, los alveolos de la masa más grandes y más esponjoso.

DSC08292

¿Qué? ¿Vale la pena o no hornear unos de estos bollos típicos de Pascua?

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Mi primer roscón de Reyes

DSC02420

  El año pasado hice mi primer roscón. Yo a las fiestas siempre llego tarde, y no me refiero a un evento. Me refiero a que hago un postre para el día de la fiesta, no hago roscón de Reyes para el día 20 de diciembre, por ejemplo. Así que el año pasado hice mi primer roscón de Reyes pero después de hacerlo, fotografiarlo y degustarlo llegaba tarde para publicarlo en el blog. Ya habían pasado las Navidades, por eso lo publico ahora. Por eso y porque aún no sé si este año lo voy a volver a hacer. No tengo amasadora, y hacerlo a mano me da una pereza, que no sé si repetiré. Pero desde luego no será por el resultado, porque este es EL ROSCÓN con mayúsculas. Después de visitar montones de blogs pensé que la mejor receta era la del pastelero Luis Olmedo. Cuando Belén de Cupcakes a Gogó publicó un post comparando las mejores recetas de roscones de la blogosfera y eligió este como el mejor me di cuenta de que había hecho una muy buena elección.

  No creo que pueda explicar el proceso del amasado del roscón mejor que Luis así que sin que sirva de precedente hoy os remito al blog My European cakes y que sea el maestro pastelero el que os lo explique. Paso a paso, con fotos de todo el proceso. Este roscón se hace en tres días. No me malinterpretéis, no estaréis tres días amasando sino respetando tiempos de levado, incorporando ingredientes y formando el roscón. Yo os pongo mi propio paso a paso en fotos y los ingredientes y el resto de la receta los podéis encontrar aquí. Yo estoy deseando hacer alguno de sus cursos de pastelería en La Tallerería.

  He utilizado harina de fuerza de la marca Harimsa con 13 g de proteína, agua de azahar Luca de Tena que podéis comprar en farmacias, una pizca de levadura fresca de panadero y he confitado mi propia naranja. Toda una delicia. El resto de la receta lo encontraréis en el blog de Luis. Es importante seguir sus instrucciones, respetar los tiempos de amasado y levado si queréis obtener el mejor de los roscones.

DSC02408

Planning del roscón:

  • Día 1: prefermento de 15 a 20h.
  • Día 2: masa principal de 20 a 20:30h y primer levado hasta las 23:30h y a la nevera toda la noche.
  • Día 3: formado del roscón a las 8h y segundo levado hasta las 13h. Hornear, enfriar, rellenar y decorar.

DSC02349 DSC02350 DSC02351 DSC02352

DSC02357 DSC_3178 DSC02071 DSC02109

DSC02359 DSC02360 DSC02363 DSC02364

DSC02365 DSC02366 DSC02367 DSC02368

DSC02369 DSC02370 DSC02373 DSC02382

DSC02383 DSC02384 DSC02386 DSC02396

Después de todo este proceso …

DSC02387

obtenemos un rico, oloroso y delicioso roscón de Reyes con la mejor miga del mundo.

DSC02393     DSC02400

Rellenamos nuestro roscón al gusto, yo de nata montada casera.

DSC02416

  Decoramos con fruta confitada, azúcar humedecido en agua de azahar y almendra en láminas. Et voilà, EL ROSCÓN.

DSC02428

La miga increíble.

DSC02433

Y al corte ya veis, una maravilla.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Lussekatter o bollos de Santa Lucía

DSC07413

  El día 13 de diciembre fue el santo de mi hija mayor, Lucía. Así que, que mejor excusa para hornear. Y hacer otra receta de mi libro sueco Fika, The Art of the Swedish Coffee Break, de Anna Brones & Johanna Kindvall. Muy bien explicado y con diferentes ilustraciones de las formas más típicas que se les da a estos bollos suecos de azafrán, sí, azafrán. Yo hasta ahora sólo se lo echaba a la paella o a la fideuá pero también saboriza y da color a dulces como bollos y macarons !!!!!

DSC07410

  Es curioso como muchos platos típicos escandinavos no se podrían haber preparado sin las maravillas que vinieron de Oriente, y no me refiero a los Reyes Magos, sino a las especias. El azafrán, el cardamomo, la canela, el clavo, el jengibre son tan comunes en su gastronomía que a veces nos parece que sean autóctonas. Y sin embargo, ese sabor tan escandinavo, se lo deben a las especias traídas de tierras lejanas. Ya sabéis que yo soy un poco norteña. En fin, eso me gusta pensar, mi madre es gallega, dice que provenimos de los Celtas y que por eso en su familia ella, mi abuela, mi bisabuela, casi todos tenían ojos azules y pelo claro, que yo he heredado y he transmitido a mis dos hijas. Aunque el cabello con los años se nos oscurece a castaño y sólo el tinte lo mantiene tan claro. En fin, que me voy por los cerros de Úbeda, leyendas celtas o mi afán por tener una conexión con las tierras del norte.

  La celebración navideña de Santa Lucía en Suecia se celebra el 13 de diciembre. En ese día miles de doncellas ataviadas con túnicas blancas, sujetando un candelabro y luciendo en sus cabezas una corona de velas iluminan el invierno sueco. Se las conoce como “Lucía” (la que porta luz) y van encabezando una procesión de damiselas y “chicos estrella”: también ataviados con largas túnicas blancas y capirotes adornados con estrellas doradas. Cerrando la procesión van unos niños disfrazados de duendecillos. Además es tradición escuchar a estos niños cantar villancicos en completa oscuridad y ver después acercarse paulatinamente la luz de sus velas. Lucía y sus doncellas reparten a su paso bollos de azafrán o lussekatter y pepparkakor, galletas de jengibre, a la muchedumbre allí congregada. Es una escena realmente conmovedora con un auténtico espíritu navideño. Esta tradición de 400 años de antigüedad suele tener como escenario iglesias, escuelas, hospitales y lugares de trabajo de todo el país, y tal es su importancia que la Navidad en Suecia no sería lo mismo sin esta ceremonia.

vestidos

El origen de esta tradición, como otras muchas, no se sabe a ciencia cierta. En realidad, Lucía era una santa procedente de la ciudad italiana de Siracusa y existen numerosas versiones acerca de la historia de su vida y de cómo la tradición llegó a Suecia. Lo que sí es cierto es que fue la clase alta de la sociedad sueca quien se apropió de la tradición, haciendo que la mayor de sus hijas desempeñara el papel de Lucía y sirviera el desayuno a sus padres en la cama la mañana del 13 de diciembre. Esta solía ser la costumbre aproximadamente a mediados del siglo XVIII. No obstante, Lucía no acabó de calar realmente en Suecia hasta el siglo XX, cuando en 1927 un periódico de Estocolmo decidió celebrar el primer concurso de Lucías en el que los lectores podían votar a su propia Lucía.

10_7_lena%2bgranefelt-lucia%2bcelebration-1051

  En un contexto más familiar la tradición señala que la hija mayor encarnara a Santa Lucía vistiéndose con alguna bata blanca en la mañana y con una corona de velas así, ofrecerá acompañada de hermanas o hermanos un desayuno en la habitación a sus padres con ricos bollos, café o vino caliente con especias.

DSC07433

  Y qué mejor que acompañar estos bollos tan típicos de la repostería escandinava que de un buen Glögg. Es un vino especiado sueco que se sirve caliente o templado y que acompaña a los dulces típicos del mes de diciembre o de fechas navideñas. Es una de las mejores cosas que te puede ofrecer un sueco si vas invitado a su casa.

DSC07429

  Pues estos Lussekatter o Lussebullar o bollos de azafrán además de en la festividad de Santa Lucía se hornean también en Navidad. La forma clásica es en forma de S o julgalt (traducido literalmente como cerdo navideño) pero hay muchas más formas que también se han convertido en tradición: gullvagn (vagón dorado), Prästens hår (el pelo del cura), lussekatt (gato de Lucía), julkuse (caballo de Navidad), lindebarnet (el pequeño bebé), lyran (la lira), … Un sinfín de formas posibles. Yo he hecho unas cuantas variadas. Éso sí, como mucha otra bollería, hay que consumirla recién horneada si no endurece enseguida. Yo lo que hice es guardar masa después del primer levado, envuelta en papel de film en la nevera y continuar la receta con el resto de masa. Al día siguiente saqué la que había guardado en la nevera  y la dejé en el banco 30 minutos para que se atemperara. Luego desgasifiqué y volví a amasar a mano 5 minutos, le di forma de melena, la coloqué en la bandeja de hornear y tapé con film. Al horno a 30ºC durante 45 minutos para el segundo levado y luego a hornear como explico más abajo. Y mirad ¡qué miga! madre mía. Mis hijas la devoraron para merendar y cenar. También responde bien si la congelamos recién horneada aún caliente y la colocamos en una bolsa zip dentro de un tupper en el congelador. Desayuno de fin de semana navideño o de Santa Lucía preparado 1 ó varios días antes. Para que luego no digáis que os da pereza.

  Y ahora vamos con la receta. Recordad, ingredientes a temperatura ambiente. Es preferible utilizar el azafrán en hebras, calentarlo un par de minutos en una sartén y molerlo en un mortero, y añadirle un pelín de brandy. Eso hará que se intensifique su sabor. Yo he utilizado levadura seca de panadero liofilizada (active dried yeast) , esa que parecen mini bolitas, no la levadura en polvo tipo Royal o polvo de hornear, esa no vale. También podéis utilizar levadura fresca (unos 15 g equivaldría de levadura fresca). La receta original utiliza harina de uso común, yo puesto que hablamos de masas levadas, utilizo harina de fuerza para bollería. Las pasas van tanto en la masa como en la superficie para adornar pero a mi hija pequeña no le gustan así que yo sólo las he puesto por fuera para que a quien no le guste las quite. Podéis dejarlo a vuestro gusto.

DSC07444

Lussekatter o bollos de Santa Lucía

INGREDIENTES (para unos 20 bollitos en forma de S y un gran Prästens hår):

– 1/2 cucharadita o TSP de hebras de azafrán.

– Una pizca de brandy, coñac o whiskey.

– 170 gr de mantequilla sin sal

– 100 g de azúcar

– 480 ml de leche

– 7 gr ó 2 cucharaditas o TSP de levadura seca de panadero

– 1 huevo para la masa y 1 huevo para pincelar

– 1 cucharadita o TSP de sal

– 920 g de harina de fuerza (yo he utilizado harina con 11g de proteína)

– Un buen puñado de pasas sultanas sin pepitas para adornar.

12390953_954344811315406_8353204381663443592_n

  En un cazo derretimos la mantequilla y añadimos la leche. Calentamos hasta que esté a unos 43ºC más o menos. En un cuenco pequeño separamos 2 ó 3 cucharadas o TBSP de la mezcla y disolvemos la levadura . Recordad que la mezcla debe estar a esa temperatura, en líquidos fríos este tipo de levadura se inactiva y luego la masa no sube. Removemos bien y dejamos reposar tapando la mezcla durante 10 minutos o hasta que empiece a formar burbujas.

DSC07381     DSC07384

  En una pequeña sartén ponemos a calentar un poco, un par de minutos, las hebras de azafrán. No queremos que se tuesten en exceso pues amargarían. Una vez pasados 2 minutos, moviéndolas de vez en cuando, las colocamos en un mortero y molemos. Añadimos un chorrito pequeño de brandy y dejamos que intensifique el sabor del azafrán. Ponemos las pasas a hidratar con un poco de glögg o vino especiado. O en su defecto mostela o algún vino dulce.

DSC07382     DSC07383

  En un bol grande batimos el huevo y añadimos el azúcar, la sal y la mezcla de azafrán. A continuación agregamos la mezcla restante de mantequilla y leche y la levadura disuelta e integramos bien todos los ingredientes.

DSC07385     DSC07386

  Añadimos la harina, las pasas si las queremos en la masa y trabajamos con la ayuda de una cuchara de madera o robot de cocina con gancho amasador.

DSC07387     DSC07388

  Formamos una bola de masa y la colocamos en una superficie ligeramente enharinada como la encimera. Amasar y golpear durante unos 5 minutos. La masa todavía estará un poco pegajosa pero sin adherirse a los dedos. Si hace falta amasar más sin llegar a añadir gran cantidad de harina porque las proporciones varían y la masa queda más densa, dura y seca. El secreto está en amasar, amasar y amasar. Cuando al cortar la masa veamos pequeñas burbujas de aire dentro es que ya estará lista para el primer fermento o reposo.

DSC07390

Lo que más les gusta a mis hijas de la repostería, amasar.

DSC07391     DSC07392

  Devolvemos la masa al bol y cubrimos con papel de film y un paño y dejamos reposar al menos una hora o hasta que doble su volumen.

DSC07393     DSC07396

  Volvemos a colocar la masa en la encimera y desgasificamos y amasamos unos minutos, la masa ha de estar elástica, nada pegajosa y debe haberse formado la malla de gluten. Troceamos la masa en pedazos de unos 50 g, formamos bolas y estiramos en forma de bastón al que curvaremos los extremos formando una S.

DSC07394     DSC07395

  Colocamos la masa en una bandeja de horno con papel antiadherente, silpat o silicona. Dejamos separación de al menos 4 cm entre un bollo y otro. Podemos formar diferentes figuras como os indicaba al principio del post.

DSC07398     DSC07399

  Tapamos con film y un trapo y dejamos levar de nuevo durante 30 ó 45 minutos. Recordad que los tiempos son orientativos, dependerá del clima de cada zona, la humedad y temperatura de nuestra cocina. Si queréis acelerar el proceso colocar en el horno a 30ºC  30 minutos y veréis como se acelera. Precalentar el horno a 215ºC. Pincelar la superficie con huevo y adornar con las pasas en el centro, donde se enrolla el bollo. Luego hornear cada bandeja por separado a media altura a 200-210ºC durante unos 10 minutos, recordad que es orientativo, cada horno es un mundo. Hasta que estén doraditos por la superficie. Sacar del horno y dejar que se enfríen un poco, cubrir con un paño.

DSC07401     DSC07404

DSC07420

Yo espolvoreé con un poco de azúcar.

DSC07423 DSC07426 DSC07427

Este es el paso a paso del “pelo del cura” o prästens hår, fijaos en el efecto del levado.

DSC07432

Realmente parece una melena ¿no os parece?

DSC07436

Como veis, la miga quedó así de esponjosa y con ese tono amarillo tan bonito.

DSC07448

Mi hija Lucía estaba feliz, hicimos galletas de jengibre y Lussekatter, en su día especial.

  Los que me seguís por Facebook sabéis que haciendo estos bollos tuve un pequeño accidente con mi robot de cocina Bosch MUM, mi gran herramienta de trabajo. Se precipitó de la encimera al vacío. Evidentemente no sobrevivió, así que en los próximos días se va al traste mi plan de hornear pannetones a cascoporro. A Papá Noel le voy a pedir un robot de cocina nuevo, y como he sido una niña buena espero que me traiga uno muuuuuyyyyyy bonito que deseo desde la primera vez que lo vi. Sueño con una Kitchen Aid,esa es la pura verdad. Dudaba entre pedir una K.A. o una Kenwood Kmix, pero cada vez lo tengo más claro.

  Quizás, quién sabe, se cumplan mis sueños esta vez.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Cinnamon buns o rollos de canela americanos

    
DSC04339

  Como veis me cundió el fin de semana, hemos merendado, desayunado y vuelto a merendar rollos de canela y aún tengo congelados para seguir con la semana del cinnamon bun, skillingsroller, kanelbullar, kanelsnurrer, … Lo llames como lo llames, delicioso, el rollo de canela de mis amores. No sé con cuál quedarme, mi marido y mi hija Lucía se quedan con esta versión, la americana. El rollo está muy molloso, esponjoso, alto y con un sabor, mmmmm. El kanelsnurrer tiene la miga más prieta y baja pero esponjosa, es más pequeño, el cardamomo molido en la masa le da su punto a Escandinavia.

  Creo que aún haré una receta intermedia. Al igual que en los kanelsnurrer he consultado muchas recetas. La que más me ha convencido es la de Joy of baking, un referente en la repostería americana. Es la receta que utilizó Alma Obregón también, así que yo me he ido al original. Pero eso sí, el vídeo de Alma en Cupcake maniacs es muy bueno, os lo recomiendo. Si queréis ver el vídeo original en inglés de Stephanie de Joy of baking clica aquí. El blog funciona desde 1.997 y se ha convertido en todo un referente en USA, con multitud de premios.

  He visto un blog americano, Oh Sweet Basil, que le añade lecitina de soja líquida para que queden más esponjosos. Yo la verdad que no lo he probado pero si os fijáis en las etiquetas de la repostería industrial muchos productos la llevan. En realidad es un aminoácido con muchas propiedades. Aunque si probáis esta receta os daréis cuenta de que no lo necesitan. Se trata de hacer repostería casera no industrial en casa, no es preciso añadir estos ingredientes.

  Cuando estuvimos en Nueva York hace unos años me di cuenta de que allí la textura de los rollos al paladar no era la misma. Han modificado un poco la receta escandinava, le han puesto más azúcar, más huevo y queda tan esponjoso y sube tanto que parecen una nube. Éso sí el resto de ingredientes son muy similares en cantidad y el sabor es muy parecido. Quizá como os he dicho saben más a cardamomo los rollos nórdicos porque se lo añaden a la masa directamente no sólo al relleno. Me gustan más de sabor pero los americanos me han conquistado con el volumen del bollo. Oh my God!!!!!! Creo que las voy a fusionar, volumen USA con sabor más escandinavo, jejejeje.

DSC04347

  Hace tiempo que quería hacer la versión USA desde que vi a Alma en su programa pero entre unas cosas y otras no los había horneado. Craso error!!!!!! Ahora ya no podré dejar de hornearlos de vez en cuando. Porque además he descubierto que si los congelas no pierden miga ni textura asía que definitivamente serán mi perdición!!!!!!!

  Y ahora vamos con la receta. Comparando con la anterior de los kanelsnurrer veréis que varían ligeramente los ingredientes, no mucho, pero sí la forma de presentación y el horneado. Esta vez haré una especie de tarta de rollos de canela. No hace mucho, Nordic Ware ha sacado un molde que imita esta forma, el Cinnamon Bun Pull-Aparts.

DSC04338

  Utilizo harina de fuerza (Harimsa 13% de proteína) aunque la receta habla de harina de trigo de todo uso. Pero a mí para bollería me gusta más de fuerza. Podéis utilizar levadura fresca, yo esta vez he optado por levadura liofilizada seca o de panadero y el resultado es igualmente bueno. No valdría la típica de Royal o polvo de hornear (sobre rojo de Royal). Para el relleno en lugar de usar sólo canela he utilizado la mezcla de especias que tanto me gusta y que lleva canela, cardamomo, jengibre, clavo, pimienta de Jamaica y nuez moscada. Además se le podría añadir trocitos de almendras, pasas, … Como cobertura admite azúcar perlado, almendra crocante, laminada, pasas, … Como siempre ingredientes a temperatura ambiente a no ser que indique lo contrario. Leed bien la receta antes de empezar. Es muy importante el amasado tanto a mano como con gancho amasador de robot de cocina. Mantened los tiempos de levado, eso os asegurará el tener unos rollos esponjosos y no densos.

  Una vez formados los rollos en la tartera se puede refrigerar toda la noche en la nevera para sacarlos al día siguiente para desayunar. Una media hora antes los sacamos de la nevera. Precalentamos el horno y un delicioso desayuno nos espera. Como veis tienen una pinta espectacular. Como es la tercera receta de rollos de canela que publico en el blog he puesto fotos directamente de la masa formada, si queréis más paso a paso consultad el resto de recetas de cinnamon rollskanelsnurrer o skillingsboller.

DSC04346

Cinnamon Rolls

INGREDIENTES (para 8 buns tamaño XXL)

Masa

– 650 gr de harina de fuerza (yo uso Harimsa con 13% proteína)

– 7 gr de levadura liofilizada seca o de panadero (active dried yeast)

– 250 ml de leche entera

– 75 gr de mantequilla sin sal

– 75 gr de azúcar (yo he usado Caster sugar)

– 1/ cucharadita o TSP de sal

– 3 huevos tamaño L

Relleno

– 160 gr de azúcar moreno (mejor si es light brown sugar)

– 35 gr de harina de todo uso

– 1 cucharada o TBSP de canela (yo he usado la mezcla de especias)

– 115 gr de mantequilla fría cortada en dados

Glaseado

– 40 gr de azúcar glas

– 2 cucharadas o TBSP de nata líquida

  En un bol grande (puede ser el del robot de cocina) mezclar la mitad de la harina con la levadura de panadero y dejar reposar. En un cazo calentar la leche, el azúcar, la mantequilla y la sal sin dejar de remover y sin dejar que hierva, hasta más o menos unos 50ºC o hasta que se derrita la mantequilla. Retirar del fuego y con cuidado añadir al mezcla de harina y levadura batiendo a baja velocidad con el batidor o pala (si lo hacéis sin robot, con varillas). Una vez integrado ir incorporando los huevos uno a uno para después batir unos 3 minutos a velocidad más alta. Cambiar al garfio amasador (o cuchara de madera si es a mano) e incorporar el resto de la harina poco a poco. Una vez agregada toda obtendréis una masa aún pegajosa. Amasar durante unos 5 minutos a velocidad media (o a mano sobre una superficie enharinada) hasta que la masa se vuelva elástica y no pegajosa. No añadáis más harina. Bolear y colocar en un bol aceitado, cubrir con film y un trapo de cocina. Dejad en un sitio templado fuera de corrientes, por ejemplo, el horno apagado, hasta que doble su volumen (entre 1½h ó 2h). Mientras preparar el relleno.

  Mezclar todos los ingredientes en un bol y con la ayuda de 2 cuchillos o una espátula amasad hasta que se integre todo, no hace falta derretir la mantequilla previamente pues eso hace que luego engrase nuestra masa demasiado. Podéis dejarlo en textura de nocilla o tipo curable (así se deshace menos durante el horneado).

  Una vez tengamos lista nuestra masa lo primero es desgasificarla, eso se consigue introduciendo el puño un poco enharinado en el centro, bajará su volumen y podremos manejarla mejor. Después la amasaremos 10 minutos más en una superficie un poco enharinada o en el robot de cocina con el garfio amasador y dejaremos que repose unos minutos para que se relaje. Si la trabajáis recién sacada del bol sin amasar al extenderla parece que se retrae. De esta manera que os explico la domaréis mejor.

  Una vez elástica y sin estar pegajosa formaremos un cuadrado. Lo ideal es que sea de unos 30 x 30 cm.

   Extender el relleno por toda la masa con la ayuda de nuestras propias manos.

DSC04272     DSC04273

  Sin apretar demasiado y tampoco demasiado poco ir enrollando la masa empezando por la parte central y luego la de fuera hasta llegar al final que sellaremos con un poco de leche o nata líquida. Si apretamos mucho la masa luego al hornear se hincha mucho el centro. Si lo dejamos muy flojo se abre la espiral. Primero cortar por la mitad luego otra mitad así es más fácil que a ojo hacer 8 porciones. Lo mejor es utilizar un cuchillo con sierra.

DSC04274     DSC04276

  Colocar las porciones en una tartera de cerámica o cristal untada con mantequilla o aceite desmoldante y chafar un poco en el centro. También hay quien prefiere ponerlos en porciones individuales sobre una bandeja de horno. Cubrir con papel film y dejar que leude 1 h más hasta que doble su volumen.

DSC04275     DSC04327

Cómo veis suben y mucho.

  Luego precalentamos el horno a 190ºC. Podéis pintar la superficie con un poco de nata y hornear de 25 a 30 minutos. Mientras preparar el glaseado mezclando azúcar glas tamizado con nata líquida. Cuando los rollos estén listos pintar con un poco más de nata líquida y repartir sobre la superficie el glaseado. Dejar que pierdan un poco de calor colocando la tartera o bandeja sobre una rejilla. Y a disfrutar!!!!!!

DSC04330

  El olor a canela y especias que sale del horno es increíble. Con la ayuda de un cuchillo los rollos se separan fácilmente. Como veis hice 7 juntos en una tartera y otro a parte.

DSC04350     DSC04353

Solo o con el glaseado por encima están de muerte.

DSC04357

A la americana significa tamaño XXL, con este rollo meriendan dos personas.

DSC04363

Esponjoso es decir poco.

   SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Kanelsnurrer o rollo de canela escandinavo hecho un nudo

DSC04288

  Desde que estuvimos en Stavanger el otoño pasado quería haber hecho los “rollos de canela anudados” típicos de allí, allí les llaman Kanelsnurrer. Ya había probado los de Bergen pero en Stavanger son un poco diferentes por la forma. Después de haber comido al menos un Kanelbuller al día la semana que estuvimos allí me gustaron aún más.

  Los rollos de canela aunque muy de moda ahora por la repostería americana son originarios de Escandinavia. En USA los llaman Cinnamon buns. En Noruega los hay por todo el país, en Bergen tienen una versión, los Skillingsboller y les añaden pasas y almendras, en Stavanger, Kanelsnurrer y los enrollan formando un nudo. En Dinamarca los llaman kanelsnegler. También en Finlandia los hornean con el nombre de korvapuusti en diferentes tamaños y en forma de tarta (Bostonkakku o Boston cake) como en el próximo post que publicaré. En Islandia los llaman möndlusnúdar y los rellenan con pasta de almendras. Sea como sea he leído datos sobre los rollos de canela que demuestran que en Escandinavia los comen como churros.

  Estos rollos son muy populares en Escandinavia. Se supone que fueron los suecos los primeros en hornearlos y hasta tienen el día 4 de octubre como Día del rollo de canela que llevan celebrando desde 1.999. En Suecia consumieron en el año 2.010 unos 316 rollos de canela por persona, ahí es nada. Lo que no sé es dónde lo meten, bueno sí, hacen mucho ejercicio, porque si no no me explico de dónde salen esos cuerpos porque suelen ser altos y más bien delgados, los hay robustos pero pocos obesos.

  Y como “noruega de corazón” que soy, no podía dejar de hornearlos en este ataque bollo que me ha dado últimamente con las monas de Pascua. No en vano el día de mi Santo es el 17 de marzo, el día Nacional en Noruega. Es oír Escandinavia y se me ponen los pelos como escarpias. ¡Qué le voy a hacer, soy muy nórdica! En el orden, las normas, la ecología, un poco fría sí. Mi madre y mis antepasados son gallegos. Siempre me decía que tenía sangre de los Celtas y de ahí los ojos azules que tengo yo, mi madre, mi abuela, mi bisabuela, y que han heredado mis hijas. En fin, eso es lo que me gusta también pensar a mí. Pero, a pesar de todo, que no me quiten mi sol de Valencia. Me encanta ir a Noruega, pero de vacaciones. Bueno, bueno, que me disperso. Vamos a por la receta.

DSC04292

  He consultado muchos blogs, revistas y libros (Call me cupcake, Trines matblogg, Kokblog, Serious Eats, Thanks for the food, The trasplanted baker, revista noruega Bake, libro Fika, Great Scandinavian Baking book de Beatrice Ojakangas, Morten Schakenda’s Om Boller Brød og Tilfeldigheter de Bakeriet i Lompágina oficial de Suecia, …). Como veis me he documentado bastante bien. Esta semana he alternado estas lecturas con el libro de Henning Mankel que me estoy leyendo, como veis todo queda en Escandinavia, jejejeje. Después de ver docenas de recetas me di cuenta de que en muchas recetas nórdicas originales de libros y blogs que he consultado, no utilizaban huevo en la masa o muy poca cantidad, o sólo para pintarlos, así que he adaptado mi receta de Skillingsboller de Bergen. En unas utilizan 25 g de levadura fresca para 1 kg de harina, en otras 50 g. En unas harina de fuerza, en otras de todo uso. Es muy importante respetar los tiempos de levado y de amasado para que se desarrolle la malla del gluten y queden esponjosos. Aunque la textura no es como una ensaimada, para que me entendáis, pero aunque por fuera no lo parezcan tanto por dentro sí son esponjosos. También os recomiendo que no añadáis harina a la masa si al principio está pegajosa, es un error muy común que tenemos los principiantes. Para que la masa se vuelva elástica y manejable el truco está en amasar y amasar y amasar. Os lo digo por práctica. Sólo un poquito para enharinar la superficie.

  La característica que más diferencia los rollos de canela nórdicos de los americanos es que en USA le ponen más huevo a la masa y queda más “hinchada”, y normalmente no suelen utilizar cardamomo ni azúcar perlado. Los suecos le añaden cardamomo a la masa también no sólo al relleno, le añaden menos azúcar. La masa resulta menos dulce, menos pegajosa y más especiada. En los hogares lo suelen hornear siempre de manera individual, no en forma de “tarta” y el horno está mucho más caliente y se hornea mucho menos tiempo de manera que queda crujiente por fuera y esponjoso por dentro. El azúcar perlado es otro punto diferente que le añaden los escandinavos.

DSC04281

Cardamomo entero, semillas sin la vaina y molido, en todas su variantes.

  También hay un poco de controversia entre rellenar con mantequilla derretida, pomada o fría. Azúcar moreno o mezclado con blanco. Esta vez me han convencido para hacerlo con mantequilla fría para que no altere la masa sobre la que reposa al absorberla ésta un poco.

  He tenido tantos dilemas y tesituras que al final los he hecho a mi libre albedrío y ya está. He puesto la mitad de cantidad de ingredientes porque al mismo tiempo he preparado los Cinnamos rolls versión americana según la receta de Joy of baking. Como veis fin de semana oficial de los rollos de canela caseros.

  Otra opción es hacer con el doble de cantidad y congelar una vez horneados y fríos. Para descongelar dejar 30 minutos a temperatura ambiente y calentar a unos 175ºC con aire caliente en 3-4 minutos. ¡Y como recién horneados de nuevo! Yo aún poniendo la mitad de cantidad he podido congelar 4!!!!! Así que esta semana desayunaré, almorzaré, merendaré rollos de canela, …

  Para esta receta he utilizado levadura fresca. Quizá con la mitad de cantidad sea suficiente pero me daba miedo poner poca y que no quedaran bien. Tal vez la próxima vez le ponga la mitad a ver qué tal. Para trabajar con la levadura fresca es imprescindible disolverla en un líquido templado, en este caso leche. La temperatura ideal es 37ºC. Si la disolvéis en un líquido frío se inactiva.

DSC04245

  Tened en cuenta que la levadura, la de verdad (no la química de tipo Royal de polvos blancos) son microorganismos vivos alterables fácilmente. La diferencia entre la fresca y la seca o de panadero es que la que venden en bloque se guarda refrigerada, tiene un tiempo de caducidad corto y normalmente la disolvemos en un líquido y se deja reposar unos 10 minutos. La granulada, liofilizada o seca no precisa nevera y su caducidad es mucho mayor. Normalmente se añade directamente en la harina y se deja unos 10 minutos mezclada en reposo. Para más información de las equivalencias consultad aquí.

Levaduras frescas

15 gr de levadura fresca o prensada = 7’5 gr de levadura seca de panadero o active dried yeast (liofilizada) = 5 gr de levadura seca instantánea o instant yeast o easy bake (liofilizada)

  Ya os he hablado otras veces de la canela y el cardamomo, ésa especia tan común en la cocina escandinava, como el pimentón en la española. Si queréis saber más sobre esta especia, consultad mi Dulcepedia.

  En el caso de alérgicos al huevo esta receta es ideal, sólo tendríais que sustituir el huevo batido para untar los nudos por mantequilla derretida et voilá! Un delicioso bollo apto para alérgicos al huevo. Además lleva muy poco azúcar.

  El azúcar que se utiliza para decorar los rollos de canela escandinavo es el pearl sugar. Yo no tenía pero machaqué unas figuritas de azúcar duro de Navidad y da el pego. Así reciclo, que todavía no he visto este azúcar en tiendas. Le podéis poner almendras crocante, azúcar humedecido como en el roscón o Demerara sugar.

  Recordad que si no pongo lo contrario ingredientes a temperatura ambiente. Esta receta se puede hacer amasando a mano pero es mucho más cómodo si tenéis un robot de cocina con garfio amasador. Si no, a hacer bíceps!!!!!! Para que se desarrolle bien la malla de gluten y queden así de esponjosos:

DSC04311

  A mí no se me da especialmente bien hacer nudos así que podéis ver el vídeo de este panadero que lo explica muy bien. Si queréis hacerlos más grandes podéis cortar tiras más largas así. Yo como he hecho la mitad de cantidad me han salido tiras más cortas, por eso las he cortado de dos en dos dejando un hueco en medio para estirar y hacer el nudo.

DSC04307

Kanelsnurrer 

INGREDIENTES (para 9 nudos medianos):

Masa

– 75 gr de mantequilla sin sal

– 50 gr de azúcar (he usado Caster sugar)

– Una pizca de sal

– 1 cucharadita o TSP de cardamomo (mejor si es recién molido)

– 250 ml de leche

– 25 gr de levadura fresca

– 420 gr de harina de fuerza (yo uso Harimsa con 13% de proteína)

Relleno

– 90 gr de mantequilla sin sal fría y cortada en pequeños dados

– 45 gr de azúcar moreno (el ideal es light brown sugar)

– 1 TBSP de canela en polvo

– 1/4 de cucharadita o TSP de cardamomo recién molido (un poco más si el es molido comercial)

Cobertura

– Huevo batido ( si sois alérgicos pintad con leche o mantequilla derretida)

– Azúcar perlado, pasas, almendras troceadas o en láminas.


DSC04248     DSC04249

  Con la ayuda de un termómetro de cocina, calentar la leche hasta 37ºC añadir la levadura fresca, remover hasta que se disuelva, retirar de la fuente de calor y dejar reposar 10 minutos. Mezclar con varillas la mantequilla con el azúcar, la sal y el cardamomo hasta que esté cremoso. Luego cambiar al garfio amasador (si lo hacéis sin robot con cuchara de madera) e ir incorporando la harina poco a poco. una vez agregada toda obtendréis una masa aún pegajosa. Amasar durante unos 10 minutos, bolear y colocar en un bol aceitado, cubrir con film y un trapo de cocina. Dejad en un sitio templado fuera de corrientes, por ejemplo, el horno apagado, hasta que doble su volumen (entre 1½h ó 2h). Mientras preparar el relleno.

DSC04253     DSC04259

  Mezclar todos los ingredientes en un bol y con la ayuda de 2 cuchillos o una espátula amasad hasta que se integre todo, no hace falta derretir la mantequilla previamente pues eso hace que engrase nuestra masa del rollo demasiado.

DSC04271

Mientras leva la masa podéis preparar el relleno

DSC04256      DSC04257

  Una vez tengamos lista nuestra masa lo primero es desgasificarla, eso se consigue introduciendo el puño un poco enharinado en el centro, bajará su volumen y podremos manejarla mejor. Después la amasaremos 10 minutos más en una superficie un poco enharinada y dejaremos que repose unos minutos para que se relaje. Si la trabajáis recién sacada del bol sin trabajar al extenderla parece que se retrae al extenderla. De esta manera que os explico la domaréis mejor.

DSC04258     DSC04260

  Una vez elástica y sin estar ya pegajosa formaremos un rectángulo. Lo ideal es que sea de unos 40 x 50 cm. Yo como utilicé la mitad de cantidad me quedó más pequeño. Depende de si queréis nudos muy voluminosos o no, mucha cantidad de bollería o la justa para un desayuno y merienda. Para mí 20 nudos eran demasiado.

DSC04261     DSC04262

  El relleno queda como una especie de novilla gruesa. Pues bien lo extendemos por toda la masa con la ayuda de nuestras propias manos. En este caso me busqué una pinche de cocina, mi hija Martina. Luego no se come los rollos pero le encanta hacerlos.

DSC04263     DSC04264

  Plegar la masa sobre sí misma en dos dobleces. Mi pliegue como era más estrecho lo corté como podéis ver en la foto, con un cortapisas se hace muy bien. Estirar la masa y retorcerla sobre sí misma, luego liarla entre los dedos a modo de nudo. En este vídeo lo veréis muy claro. Contra más larga es la tira más voluminoso queda.

DSC04265     DSC04266

DSC04267     DSC04269

  Una vez formados los nudos los colocamos en una bandeja de horno dejando un poco de espacio para que crezcan, tapados con film y un trapo hasta que doblen su volumen. Dependiendo de la estación, clima y humedad de vuestra población tardarán más o menos tiempo. No crece una masa igual en invierno que en verano. Dejar reposar 1h más o menos o hasta que doble su volumen.

DSC04277

 

  Una vez crecidos precalentar el horno a 225ºC.  Con huevo batido o leche o mantequilla fundida y la ayuda de un pincel pintar la superficiede los nudos y espolvorear azúcar perlado sobre ella. Luego hornear durante 10-12 minutos según su tamaño. El aroma que envolverá vuestra cocina es indescriptible. Estoy por meterlo en un tarro. Recién hechos están de muerte. Si os sobran una vez tibios podéis congelarlos sin problema. Quedarán un poco dorados por fuera y esponjosos por dentro. Deliciosos es decir poco.

DSC04285


DSC04293

Si queréis aseguraos un desayuno o merienda o pausa para el café (fika, en sueco) ya sabéis

DSC04319

 

  En mi taza noruega de nudos un latte machiato con canela para hacer compañía a mi kanelsnurrer. Si los horneáis no podréis parar de comer. Abstenerse si estáis en la operación biquini. Os lo digo en serio.

  La próxima entrada será la versión americana, Cinnamon buns, aún más esponjosos. Hoy he descongelado uno para la merienda con mis comáis del hospital y se han quedado muertas, mmmmm.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Mona de Pascua tradicional valenciana

DSC04160

  Sí, sí, ya sé que en algunas zonas de España hace ya una semana que ya se acabó la Semana Santa pero aquí en Valencia aún estamos de fiesta.  Y hemos podido degustar panquemaos, tortas de panses i anous (de pasas y nueces), panouets, longanizas de Pascua y por supuesto las tradicionales Monas de Pascua.

  Los que me seguís por Facebook sabréis que he estado todo el mes un poco ocupada haciendo el curso online de fotografía culinaria con Sonia de ¿A qué saben las nubes?. Ha sido mi primer curso y la verdad es que me ha encantado. La plataforma online de La Tallerería lo prepara muy bien y ha sido una delicia trabajar con Sonia, es una fotógrafa maravillosa y tiene mucha paciencia. No sólo he aprendido unas bases de fotografía sino que ahora le saco más partido a mi cámara. Espero que se note en los post un poco más de calidad fotográfica. Si tuviera más tiempo ya hubiera empezado otro de los muchos cursos que imparten.

  Luego con la Pascua y las vacaciones familiares en el parque Warner también he estado entretenida. Después de los cupcakes de nidos de Pascua cierro el capítulo pascuero por este año con las tradicionales Monas de Pascua.

DSC04167

  Y ahora vamos a lo que nos ocupa, ya sabéis que entre todos los postres y dulces la bollería es una de mis favoritas. Sin cremas ni chocolates ni nada. Un buen bollo bien levado, bien horneado, con aromas naturales, … es mi perdición. Después de los Skillingsboller o rollos de canela noruegos, el Panettone y el roscón de Reyes que hice estas Navidades (por cierto ¡no subí el post!) ahora le toca el turno a la mona de Pascua.

  La mona de Pascua históricamente simboliza el fin de la cuaresma y su abstinencia. En la Comunidad Valenciana, Cataluña, Aragón y Murcia es tradición que el domingo de Resurrección o al día siguiente, el lunes de Pascua, se tome la tradicional Mona de Pascua. En Cataluña la tradición es que los padrinos de bautizo regalen a sus ahijados la mona de Pascua que allí ahora es más como una escultura de chocolate. Recuerdo que en mi niñez mi madre y yo íbamos a Tortosa a ver a mis tíos y mis primos y me quedaba embobada mirando los escaparates de las pastelerías, era impresionante.

  Aquí, en Valencia, es como un bollo de masa tipo brioche, muy esponjoso con aroma cítrico y anisado. Antiguamente se hacía coronando la masa con un huevo duro que posteriormente se cambió a un huevo de chocolate o incluso un huevo Kinder para los más pequeños. Yo de pequeña me comía la Mona y estampaba el huevo duro en la frente de alguien para cascar mi huevo, era la tradición. Y como a mí esas tradiciones me gustan las he horneado con su huevo duro, como no. Que para eso vamos luego a ver si en Viver han venido los conejitos de Pascua y nos han dejado escondidos huevos de chocolate. La globalización es así, unos hornean Cross hot buns, otros Semlor … Yo este año me decanto por lo tradicional: las torrijas, la leche frita y las monas de Pascua. Pero cuando estuvimos hace 3 años en Nueva York, coincidiendo con la Semana Santa, me encantó ver a los niños por Central Park con sus cestas buscando huevos de chocolate. Esta es la tercera Pascua que en el pueblo de Viver donde mis suegros tienen una casa, salimos en Pascua al campo y hacemos suelta de huevos por el campo que mis inocentes niñas se encuentran muy ilusionadas. Es todo un espectáculo que les encanta. Y nos llevamos a casa un pequeño tesoro.

DSC04243

  Por esta zona también comemos Pan quemao y tortas de pasas y nueces, que yo tengo que hornear, claro. Aunque la masa es muy similar cambia la forma: bollo redondo con moño o en forma de torta, menos hinchada y con tropezones (pasas y nueces). En el caso de las monas de Pascua la diferencia es que se le suelen dar formas diferentes. Ahora veréis las que yo he horneado. He preparado 2 hornadas una para el lunes de Pascua y otra para el lunes de San Vicente, o sea hoy.

  Después de buscar y buscar y probar y probar, creo que he encontrado la receta que más me ha convencido de todas cogiendo de aquí y de allá. Primero probé la de Corteza y miga, de sabor valenciano total, pero el bollo no tan esponjoso como a mí me gusta (igual es que soy especializa jejejeje) y al día siguiente me pareció más chicle. Muy muy buenas si las consumes en el día, eso sí.  Luego hice la de Vicky de Sucreart que está basada en los Sockerkringla unos bollos suecos que Atina de mundorecetas puso de moda hace unos años y que hicieron furor en la red. De esta receta me quedo con la textura del bollo, esponjoso incluso al día siguiente, pero el sabor, mmmm, le falta algo, no es el de la mona típica valenciana claro es un bollo sueco. También cotorreé la de Thermomix con masa madre pero como no tengo Thermomix y eso de meter la masa madre en agua, qué sé yo, no me hacía. Al final hice mi propia versión basándome en todas ellas. Por cierto os recomiendo sus blogs, son una delicia. Lástima que Atina no tenga blog propio, sería increíble.

  Cualquiera que sea la receta que utilicéis en bollería es muy importante respetar los tiempos de levado si no la masa no quedará esponjosa sino una masa densa con una miga prieta. Hay que dejar que se desarrolle la malla del gluten, tanto en el amasado como en el levado. La diferencia si no es abismal. Luis de My european cakes lo explica muy bien en su blog.

  Las monas típicas tienen un toque anisado y yo además de los anisetes quería utilizar aroma natural de anís. En lugar de comprarlo lo que he hecho es infusionar la leche con estrellas de anís y dejar reposar unos 10 minutos cubriendo el cazo con una tapa. Luego dejamos que se temple antes de añadirla al resto de ingredientes. La harina que utilizo en este tipo de bollería es la de fuerza, yo compró la de Harimsa de 13% de proteína. En lugar de utilizar pasta o aroma de vainilla me he decantado por el azúcar avainillado porque no quería que la intensidad de la vainilla restara aroma a los cítricos y al anís, sólo necesitaba un matiz a vainilla. En este caso he utilizado Caster sugar, más fino, en lugar del azúcar normal que sólo lo he empleado para espolvorear por encima.

DSC04093

  Recordad que cuando ralléis cítricos no tenéis que apurar y rallar la parte blanca sino sólo la parte amarilla o naranja. Si no lo hacéis así corréis el riesgo de que os amargue la mezcla. Ya sabéis, ralladura de color sí, blanco no.

  Como yo no tengo Thermomix la he hecho batiendo a mano y con la ayuda de mi robot Bosch en el amasado pero se puede hacer todo a mano. Si queréis utilizar huevos duros coloreados podéis hacerlo también. Vicky Ortiz de Sucre Art lo explica muy bien. También podéis hacer como explica Joana Verdú de Corteza y miga y retirar el huevo duro y cambiarlo por uno de chocolate después. Aunque entonces no debéis taparlo ni hundirlo mucho para no hacer un destrozo al retirarlo.

  En mis primeras monas utilicé huevos duros normales, en las últimas hornadas compré huevos coloreados en el súper Vidal con un veteado muy bonito.

  Así que con todas estas premisas, vamos allá con la receta. Con esta cantidad salen unas 12 monas individuales. Se pueden congelar recién hechas envueltas en papel de film si no se van a consumir todas y sacarlas el día que queramos.

 

Mona de Pascua tradicional valenciana

INGREDIENTES:

– 550 gr de harina de fuerza

– Una pizca de sal

– Ralladura de 1½ limón y de ½ naranja

  – 120 gr de azúcar (a mí me gusta dulce)
  – 110 ml de aceite de girasol
  – 150 ml de leche infusionada con 4 estrellas de anís
  – 50 ml de zumo de naranja
  – 1 ½ sobre de azúcar avainillado (12 gr)
  – 25 gr de levadura fresca
   – 2 huevos M
Para decorar:
 – Huevos duros y huevos de chocolate
 – Anisetes para decorar
– Azúcar para espolvorear
DSC04090 DSC04096 DSC04098 DSC04100
 DSC04101 DSC04102 DSC04103 DSC04104
 DSC04105 DSC04107 DSC04109 DSC04110
 DSC04111 DSC04112 DSC04113 DSC04114
  Lo primero que hay que hacer es hervir los huevos que queramos para decorar hasta que queden duros y dejar enfríar. Tamizar las harinas junto con la sal y dejar en un bol aparte. Luego rallar los cítricos y reservad. Preparar la leche infusionada como he explicado arriba y exprimir el zumo de naranja. Desleír la levadura en un poco de agua tibia (nunca fría) y dejar reposar 10 minutos. Preparar un bol grande y mezclar las ralladuras con el azúcar. Luego añadir el aceite, el zumo de naranja, la leche infusionada y el azúcar avainillado mezclando bien después de incorporar cada ingrediente antes de añadir el siguiente. Agregar la levadura disuelta y los huevos batiendo después de añadir cada uno de los ingredientes. Por último incorporar la harina tamizada de nuevo y remover con una espátula. Una vez obtengáis una masa que os cueste trabajar es el momento de batir 10 minutos a mano o con la ayuda del robot con garfio amasador. Queremos que forme la malla de gluten para que quede muy esponjosa.
  La masa es un poco pegajosa si batís a mano podéis untar con aceite un poco la superficie de trabajo y vuestras manos para ayudaros a trabajarla. Ahora toca reposar y dejar levar la masa mínimo 6 h (yo la he dejado toda la noche) en un ambiente cálido cubierta por film y un trapo o mantita. Deberá doblar su volumen. En verano levará antes que en invierno claro. En verano podréis prescindir de la manta.
  Al día siguiente sacamos la masa del bol y la trabajamos en una superficie impregnada con un poco de aceite de girasol (y también nuestras propias manos) y amasamos y doblamos en varios pliegues para retirar el exceso de gas. Luego pesamos la masa. La mía pesaba unos 700 gr. Con cuidado separamos en bolas de unos 100 gr (o al gusto) y les damos la forma deseada (tortuga, serpiente, bicho, redonda, en forma de marco de espejo, trenzada, …).
DSC04151     DSC04157
¿Veis como dobla su volumen?
 DSC04116     DSC04115
Podéis darle muchas formas diversas a la masa.
DSC04152     DSC04153
  Una vez modeladas las colocamos en una bandeja de horno dejando distancia entre las figuras. Luego cubrimos nuestras monas con papel de film untado con un poco de aceite, que aplicaremos con la ayuda de un pincel, para que no se pegue. Dejaremos levar de igual manera que la anterior durante unas 4h. Si tenéis prisa podéis cubrir con film y un trapo y dejar en el horno a 30ºC durante 1h u 1½h.
  Una vez doblado su volumen precalentad el horno a 250ºC y untad con huevo batido mezclado con un chorlito de leche y un poco de azúcar glas, espolvorear con azúcar grueso o azúcar humedecido o anisetes y hornead durante 8-10 minutos. Si veis que a los 5 minutos comienza a dorarse abrir rápido el horno y colocad papel de aluminio encima y volver a cerrar. Quedarán muy esponjosas y el olor, mmmmmm, delicioso. Si vais a tardar un rato en comerlas dejar que se enfríen y cubrir con papel de aluminio o film con cuidado.
DSC04190
Lo mejor de las monas de Pascua es ir al campo con los amigos y familia a comérsela.
DSC04216
Ver los cerezos en flor.
DSC04183
Ver a mis hijas jugar en el campo.
DSC04226
¿Hay algo mejor que un día en el campo?
  Yo el año que viene repito, ya no compro monas de Pascua, a partir de ahora caseras. ¿Os apuntáis? Y como prenda, las monas 2.016. Porque yo ya no compro monas de Pascua:
DSC08496
Mis niñas prefieren la forma de tortuga.
DSC08499
Preparadas para que las devoremos en un momento.
DSC08503
En Valencia es tradición ir al río a comerse la mona de Pascua el lunes.
DSC08504
Como veis tengo todo preparado.
DSC08508
  A mis hijas les gusta seguir la tradición de estampar el huevo duro en la frente para cascarlo.
DSC08510
Y si las acompañas de una taza de chocolate a la taza bien caliente …
DSC08511
mmmmmm simplemente cierra los ojos e imagina el sabor y cómo se deshace en la boca.
  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.