Libros de repostería

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DSC_3412

  Siempre me han gustado los libros de cocina. Los primeros libros de repostería que cayeron en mis manos cuando yo era pequeña no eran de tapas duras, encuadernaciones bonitas, con el paso a paso y montones de fotos, no. Eran coleccionables de cocina de los que vienen con las revistas, algunos traían fotos, otros no; algunos explicaban muy bien el procedimiento, a otros tenías que echarles imaginación. Había en mi casa un libro muy antiguo, “El cocinero español” un pequeño libro de cocina del año 1.959, en el que algunas recetas traían los ingredientes en onzas, ríete tú ahora de los libros americanos. Todavía lo conservo. Ésos fueron mis comienzos. De uno de esos coleccionables fue la primera receta que publiqué y que le da nombre a mi blog. Además fue una interpretación ad lib, con los años, ya adulta me di cuenta que no era tal y como yo la hacía pero en realidad me encantaba así, y ya no la cambio. Desde que nacieron mis hijas me he volcado más en la repostera que llevo dentro y ya he publicado unas de 140 recetas. Muchas de ellas no se quedan en la anécdota sino que regularmente las vuelvo a hacer, como cocas, bizcochos, magdalenas, cheesecakes … Otras son mis favoritas para forrar tartas de fondant en los cumpleaños o tartas o pasteles para ocasiones especiales.

  Con los años he ido comprando nuevos libros, sobre todo en formato digital en mi tablet de Samsung, tengo unos 90 (Martha Stewart, Nigella Lawson, Xavier Garriga, Betty Crocker, Hershey’s, Williams-Sonoma, Hummingbird bakery, Peggy Porschen, Pierre Hermé, Debbie Brown, libros de repostería escandinava, de decoración con fondant, cake pops, cookies, cupcakes, libros paneros, manuales de repostería españoles, veganos, …). Pero me resisto a perder el tacto del papel, el olor, la curiosidad de pasar las páginas sin necesidad de baterías, el encanto de leer “a la antigua”. Si bien es cierto que no tendría tantos libros físicos como ebooks, por falta de espacio. Hay algunos que son como Biblias y los quiero ahí, en el estante, a mano, para hojear.

 

DSC02680

  Unos son clásicos ya en la cocina o repostería, como el manual de Cocina español (de toda la vida) o como el de la Escuela francesa de cocina Le Cordon Bleu o un manual básico de Repostería. Los de Bea Roque y Alma Obregón, esas dos maravillosas blogueras que nos han familiarizado en masa con las recetas americanas y europeas, los tengo siempre cerca. O el clásico moderno de Ladureé que parece un libro joya de bonito y delicado que es. Nueva York, Recetas de culto, es uno de esos libros que me encanta hojear, yo es que soy de formato grande, y es un libro muy atractivo. United cakes of America lo conocí gracias a Bea Roque y decir que es bonito es decir poco, bien encuadernado, ilustraciones atractivas, recetas llamativas no sólo por su formato sino luego en la práctica buenísimas, bien estructurado, colorido. Un clásico de Bundts de Nordic Ware del que aún no he horneado ninguna, pero todo se andará … La colección de Pastelería creativa, que es como un curso para iniciarse y zambullirse en la parte más artística y con recetas clásicas infalibles. Y así unos cuantos libros más, pero sobre todo si hay uno que es como la Biblia de esta humilde repostera es este:

DSC02689

  Primero lo compré en versión digital en inglés, “Ilustrated step by step Baking” de Caroline Bretherton, y esta semana lo encontré por casualidad en El Corte Inglés en castellano. Me lo llevé al instante y sólo por 30 euros. Versión XXL, gran formato, a todo color, con 1.500 fotografías y el paso a paso (como digo yo para tontos), con trucos y consejos de recetas clásicas europeas y americanas que no defrauda. Ya os he enseñado muchas recetas que he horneado con este libro, y lo que te rondaré morena.

DSC02690

DSC02691

DSC02692

 

  Está muy bien estructurado en: recetas de pasteles para todos los días, para celebraciones, pastelillos, hojaldres, masas dulces y saladas, pastas, galletas y porciones, merengues y soufflés, pasteles de queso, tartas y empanadas dulces, tartas y empanadas saladas, panes clásicos y artesanales, panes planos y panes rápidos y masas. Como veis no le falta detalle. sólo le pongo una pega, la receta de churros bien podría haber puesto otra foto porque parecen más bien finges de queso, pero por lo demás es increíble, 544 páginas sin desperdicio, a un precio increíble.

  Si no queréis comprar ni acumular tantos libros podéis simplemente esperar a que os llegue un nuevo post de este blog, Tarta de manzana. Como ya sabéis no soy repostera profesional, no he estudiado cocina, no he hecho cursos, como muchas blogueras soy autodidacta, aprendo poco a poco, sobre la marcha, sin prisas, disfrutando de esas creaciones con mi familia y amigos. Y compartiendo con vosotr@s todo lo que voy aprendiendo en libros, blogs, a mi ritmo, porque además soy madre, esposa, enfermera, amiga.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Anuncios

Bizcocho de arándanos azules y limón

DSC02668

  Sí, sigo con la fiebre de bizcochos y frutos rojos. Hoy he repetido el bizcocho de ayer pero con arándanos azules. Dios mío qué bueno!!!!!!! A este paso la operación biquini la empiezo en otoño jejejejeje. Como en mi casa no se tira nada ya le he dado salida a todas las claras que tenía en la nevera. Receta de aprovechamiento de mis sobras.

  Con los postres me pasa como con los libros, de repente me da por la novela negra y engancho uno con otro, o de novela histórica, o la racha de novela erótico-festiva tipo Las 50 sombras de Grey. Qué le voy a hacer, soy así. Manías que tiene una.

DSC02662

  A los arándanos rojos les va bien la naranja para suavizar su acidez. En cambio a los arándanos azules les va mejor el limón porque ya son bastante dulces, y menos ácidos. En molde redondo, alargado, cuadrado, como queráis, y sin yemas (por los que cuidan su colesterol). Aunque he enharinado los arándanos esta vez se me fueron un  poco al fondo, son más blandos que los rojos y “manchan” más la masa. Suelen ir mejor en este caso los congelados pero yo tenía prisa.

  La receta de hoy es bien sencilla, os costará más pesar los ingredientes que hacerla. Es exactamente igual que la que publiqué ayer pero combinando esta vez los arándanos azules con limón, aromático, esponjoso y delicioso. No os resistáis, si os gustan los frutos del bosque os encantará. Para ver más fotos clica en el enlace del bizcocho de arándanos rojos.

DSC02664

Bizcocho de arándanos azules

INGREDIENTES (para 8 raciones):

– 125 gr de harina de repostería + 15 gr ó 2 TBSP o cucharadas extra para preparar los arándanos

– 200 gr de azúcar blanco

– 2 cucharaditas o TSP de levadura química o polvo de hornear

– ½ cucharadita o TSP de sal

– 120 ml de leche entera

– 3 claras de huevos tamaño L (unos 120 gr)

– 2 cucharaditas o TSP de zumo de limón

– 1 cucharada o TBSP de ralladura de limón

– 90 gr de mantequilla sin sal, pomada

– 170 gr de arándanos azules frescos

  Precalienta el horno a 180ºC con ventilación (a 170º sin ella) y prepara un molde untado con mantequilla o aceite desmoldante o forrado con papel de horno. En una jarra o bol mediano mezcla las claras, la leche, el zumo y la ralladura, mezcla y reserva. En un bol grande (o utilicé el robot batidor de Bosch) mezclar la harina tamizada, el polvo de hornear, la sal y el azúcar a velocidad lenta.

  Añadir la mantequilla pomada, se formarán como migas. Agregar la mitad de la mezcla de claras, leche y demás a alta velocidad, unos 30 segundos. Remover con una espátula el fondo y repetir añadiendo la otra mitad, volver a batir durante otros 30 segundos a velocidad media-alta. Preparar los arándanos azules en un bol mediano mezclándolos con las cucharadas de harina para evitar que se vayan al fondo (aunque esta vez a mí no me ha funcionado del todo). Añadir sobre la mezcla anterior y mezclar con espátula.

  Verter el contenido en el molde y hornear unos 30-40 minutos o hasta que al introducir un palito este salga limpio o los bordes del bizcocho se separen del molde. Dejar enfriar sobre una rejilla y a disfrutar con los cinco sentidos.

DSC02675

  Ya han caído 2 trozos en la merienda!!!!!

DSC02677

Delicioso y refrescante.

DSC_3407

Mañana dos amigas recibirán un paquete muy especial…

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Bizcocho de arándanos rojos

DSC02660

  Los que me seguís sabéis que tengo pasión por los frutos rojos. He probado muchos y muy buenos pero es  la primera vez que compro arándanos rojos frescos, no son fáciles de conseguir en Valencia. En Navidad vi un post de un bizcocho típico de USA por esas fechas, supongo que por el color porque en realidad no tiene un sabor muy navideño. Así que cuando vi la bandeja de arándanos rojos en el supermercado de El Corte Inglés me acordé inmediatamente del bizcocho. Se veía jugoso y apetitoso. Y aquí lo tenéis, es de los bizcochos más buenos que he hecho, y ya he probado unos cuantos. Si no tenéis arándanos rojos también se podría hacer con arándanos azules, más fáciles de encontrar. Aunque son menos ácidos, más dulces, por lo que os recomiendo combinarlos en lugar de con naranja con limón (su zumo y ralladura) en esta receta. En Consum y Lidl tienen casi todo el año.

DSC02637

  El arándano rojo es un arbusto pequeño que crece en toda Norteamérica y las zonas frías del hemisferio norte como Escandinavia y Rusia. Esta baya tiene una larga historia de uso por las tribus de Indios Nativos Americanos principalmente para el tratamiento de enfermedades urinarias. El jugo y extractos de la fruta (bayas) se usan con fines medicinales. Es inicialmente blanco, pero se vuelve rojo intenso al madurar. Es comestible, con un sabor ácido que puede enmascarar su dulzor.

  El 95% de los arándanos rojos se procesan en productos como zumos, salsas, mermeladas, o se desecan y endulzan para su consumo. El 5% restante se vende fresco para su consumo directo. Los arándanos rojos destinados al procesado se suelen congelar poco después de la cosecha. Cuando se obtiene fresco, el fruto se suele usar en la elaboración de compotas o jaleas caseras que se sirven como acompañamiento de carnes asadas, (p. ej. la salsa inglesa de arándanos al vino de Oporto Tracklements). También es habitual usarlos en repostería (p. ej. muffins, pasteles, tartas, mermeladas), pero se considera demasiado ácido para comerlos crudos.

  El arándano rojo es una fuente de polifenoles antioxidantes, sustancias beneficiosas para los sistemas cardiovascular e inmunológico. Son ricos en fibra, potasio, hierro, calcio y vitamina C. El arándano rojo se usa más comúnmente para la prevención y el tratamiento de las infecciones del tracto urinario. El jugo de arándano rojo parece ayudar a prevenir las infecciones urinarias, pero hasta el momento no parece ser eficaz para el tratamiento de las mismas.

   La receta original la podéis encontrar aquí, yo he hecho dos pequeñas variaciones a la fuerza. No tenía los 170 gr de arándanos, tenía menos y no me quedaban naranjas así que lo he hecho con mandarina. Ha salido increíble. Más que recomendado que horneéis este bizcocho si os gustan los frutos rojos. He utilizado un molde redondo de 23 cm de diámetro de 5 cm de altura. De esta receta me ha llamado la atención que no use las yemas de los huevos, suerte que tenía claras sobrantes en la nevera. Y también el orden de los ingredientes, diferente, pues bien os recomiendo seguir las instrucciones.

DSC02651

Bizcocho de arándanos rojos

INGREDIENTES (para 8 raciones):

– 125 gr de harina de repostería + 15 gr ó 2 TBSP o cucharadas extra para preparar los arándanos

– 200 gr de azúcar blanco + 12 gr ó 1 TBSP o cucharada extra para preparar los arándanos

– 2 cucharaditas o TSP de levadura química o polvo de hornear

– ½ cucharadita o TSP de sal

– 120 ml de leche entera

– 3 claras de huevos tamaño L (unos 120 gr)

– 2 cucharaditas o TSP de zumo de naranja

– 1 cucharada o TBSP de ralladura de naranja

– 90 gr de mantequilla sin sal pomada

– 170 gr de arándanos rojos frescos

DSC02642     DSC02643

  Precalienta el horno a 180ºC con ventilación (a 170º sin ella) y prepara un molde untado con mantequilla o aceite desmoldante o forrado con papel de horno. En una jarra o bol mediano mezcla las claras, la leche, el zumo y la ralladura, mezcla y reserva. En un bol grande (o utilicé el robot batidor de Bosch) mezclar la harina tamizada, el polvo de hornear, la sal y el azúcar a velocidad lenta.

DSC02644     DSC02645

  Añadir la mantequilla pomada, se formarán como migas. Agregar la mitad de la mezcla de claras, leche y demás a alta velocidad, unos 30 segundos. Remover con una espátula el fondo y repetir añadiendo la otra mitad, volver a batir durante otros 30 segundos a velocidad media-alta. Preparar los arándanos rojos en un bol mediano mezclándolos con las cucharadas de harina y azúcar para reducir su acidez. Añadir sobre la mezcla anterior y mezclar con espátula.

 

DSC02646

  Verter el contenido en el molde y hornear unos 30-40 minutos o hasta que al introducir un palito este salga limpio o los bordes del bizcocho se separen del molde.

DSC02649

  Dejar en el molde unos 5 minutos, pasar un cuchillo o espátula por los bordes, desmoldar sobre una rejilla y dejar que se enfríe. El olor es increíble.

DSC02652

Y al corte se ve la jugosidad del bizcocho y el corte de los arándanos.

DSC02656

Podéis comerlo a cualquier hora, en casa duró un día, vinieron unos amigos y triunfó.

DSC02661

  Mientras hago este post me estoy comiendo el último trozo, es una mezcla de dulce y ácido maravillosa. Fresco  y esponjoso, mmmmmmm. Simplemente delicioso. Esta semana como encuentre arándanos rojos frescos lo repito.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.










Bizcocho de harina de chufa y horchata

DSC02626

  Otra rica receta valenciana 100 %, esta vez con horchata y harina de chufa. Después de hacer varios intentos modificando mi receta de coca de llanda valenciana, añadiendo o quitando cantidades, por fin lo he conseguido. Un bizcocho de horchata de Valencia y harina de chufa delicioso, suave al paladar y con la cantidad justa de harina de chufa para que no quede correoso al paladar. Este sí me convence. Entre medias mi marido ha tenido que comer unos cuantos trozos, él y algunos de nuestros amigos. Gracias a mi marido, a Carlos y a Javi. Jejejejeje, son mis conejillos de Indias.

DSC02612

  El día que buscaba las zanahorias ecológicas para hacer la Carrot cake encontré un paquete de harina de chufa y para estrenarlo qué mejor que un bizcocho, porque la horchata y el invierno pueden llevarse bien, en el horno. Si queréis comprar harina de chufa en Valencia os recomiendo el supermercado ecológico Ecorgánic. También podéis encontrar azúcar de caña integral natural (no el refinado blanco mezclado después con la melaza que venden), panela en polvo o en pilón, harinas de todo tipo, … Esta harina de chufa es D.O. de Valencia de la marca Balensya.

DSC02596

  Como bien relataba el Comidista en su blog de El País hay unas cuantas buenas marcas valencianas además de Balensya, como Món Orxata, Tiger Nuts, que están explotando el filón de las propiedades de la horchata con productos de chufa como harina, aceite, cerveza, chocolate, …, incluso en cosmética.  En el Antiguo Egipto se le habían dado multitud de usos a la chufa. Se han encontrado restos en sarcófagos de las primeras dinastías egipcias. Además de la leche de chufas elaboraban aceite de chufas, que empleaban para uso culinario y cosmético. También molían las chufas para obtener una harina sin refinar, que se mezclaba con miel y en ocasiones con dátiles, para la elaboración de pasteles. Las chufas también se empleaban para hervirlas en cerveza de cebada, y además de aportar su sabor a la cerveza, eran consumidas en crudo después de ser hervidas. La causa más probable de esa alta estima de los egipcios por la chufa sería su agradable dulzor del que, según el testimonio de Herodoto, disfrutaban consumiéndola una vez tostada en el horno. El cultivo de este tubérculo se desarrolló en una amplia región que abarcaba territorios de Egipto y Sudán, principalmente en un área conocida como Chuf, extendiéndose posteriormente hacia Mesopotamia entre los ríos Tigris y Éufrates. Ya veis, pasando por los egipcios, a los árabes y a las civilizaciones más modernas, la chufa ha venido para quedarse no sólo como una bebida a consumir sólo en la época estival.

DSC00824 (Copiar)

  Ya he hecho magdalenas de horchata, pudín de horchata (Pan de Alboraya), y ahora bizcocho o coca de llanda de horchata. La próxima receta será horchata casera, pero eso lo dejo para el verano. Ahora vamos a por el bizcocho de horchata. Como veréis la receta es una variante de la coca de llanda que ya publiqué aquí. Os recomiendo que tamicéis la harina de chufa y luego desechéis el sobrante. Podéis poner más cantidad al gusto, restando esa cantidad de la de trigo. A mí me gusta muchísimo la horchata pero la harina en exceso resulta correosa al paladar. Si os resulta muy difícil encontrar harina de horchata podéis obviarla y poner toda la harina de trigo, aunque el sabor a chufa será menor también estará bueno. La horchata líquida que sea de la buena, de horchatería de Alboraya o, en su defecto, la de Maestro Horchatero de Chufi, es la más parecida en textura y sabor a las de Alboraya que se puede encontrar en grandes superficies como Carrefour o El Corte Inglés. El resto de marcas blancas en sabor son como un sucedáneo. Otra opción es hacerla casera, para ello clica aquí. El molde a utilizar lo dejo a vuestra elección, yo lo he hecho en molde de coca de llanda grande (tipo rustidera, hondo) y en moldes medianos de plum cake (da para dos). También lo podéis hacer en molde redondo.

DSC02627

Bizcocho o coca de llanda de chufa

INGREDIENTES (para 8 personas):

– 325 gr de harina

– 75 gr de harina de chufas

– 3 sobre dobles de gaseosa (o en su defecto 2 TSP de levadura química o polvo de hornear)

– 3 huevos L

– 175 gr de azúcar granulado

– 150 ml de aceite de oliva suave o girasol

– 250 ml de horchata líquida

– Azúcar para espolvorear (si lo queréis con costra si no no)


DSC02597    DSC02541

  Precalentar el horno a 180º. Tamiza la harina de trigo con la levadura o gaseosas. Luego tamiza la de chufa, te recomiendo tirar el sobrante. En un bol batir los huevos hasta que espumen.

DSC02599     DSC02600

  Añadir el azúcar y batir enérgicamente. Luego añade el aceite y mezcla.

DSC02605     DSC02606

  Agrega la horchata y mezcla. Añade la harina tamizada y las gaseosas y mezcla bien con la ayuda de una espátula sin sobrebatir. Veréis que en seguida hace burbujas la masa. Preparad vuestro molde y al horno.

DSC02608    DSC02615

  Hornead durante unos 45 minutos a 180º a media altura o hasta que al introducir un palito (tipo pincho de barbacoa) salga limpio. Saca del horno y en 10 minutos desmolda y deja enfriar en una rejilla. Recién hecha está buena, al día siguiente más, la miga asienta y sabe más a horchata, el sabor es sutil pero delicioso.

DSC02617

Otra deliciosa manera de tomar horchata en invierno, ¿te apuntas?

DSC02634

Nosotros nos lo hemos tomado hasta en la nieve.

DSC_3378

Hemos pasado el día en Javalambre y nos ha venido de perlas para almorzar.

IMG-20150124-WA0022

Con mi pequeña Martina.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Cupcakes de limón y merengue

DSC02559

  Estos son de esos cupcakes que llevo tiempo queriendo hacer pero no encontraba la excusa. Como me pasaba lo mismo con la Carrot cake he matado dos pájaros de un tiro. El fin de semana tuve merendolas en casa y para contrarrestar el sabor dulce y especiado de la Carrot cake pensé que para aligerar le iría bien algo ácido. Y da la casualidad que tenía limones y un tarro de Lemon curd buenísimo, así que no me lo pensé. Primero vi una receta de Alma Obregón que me gustó, pero el bizcocho era de vainilla!!!! Vainilla, pero si es de limón, pues no, no me hizo esta vez su receta. Pensé que mi receta de muffins de limón y amapola esponjosos quedaría bien, esta vez sin semillas de amapola. ¿Por qué no hacerlos en tamaño cupcake? Pues eso hice. quedan muy esponjosos y no crecen en exceso. Si le añadimos el Lemon curd (una especie de mermelada de limón) y un merengue italiano aromatizado con jugo de limón tenemos unos cupcakes refrescantes y deliciosos. Para el merengue sí he utilizado la receta de Alma Obregón.

DSC02594

  Para tostar el merengue pensé que me haría falta uno de esos sopletes pero la verdad es que unos minutos bajo el grill y hace el mismo efecto. Y ahora vamos con la receta:

DSC02555

Cupcakes de limón y merengue

INGREDIENTES (15 cupcakes medianos):

Bizcocho

– 60 gr de mantequilla sin sal

– 220 gr de harina

– 1 cucharada sopera o TBSP de levadura en polvo

– ½ cucharadita o TSP de sal fina

– 110 gr de azúcar extrafino o Caster sugar (si no tenéis utilizad el de toda la vida)

– 1 huevo tamaño L a temperatura ambiente

– 1 cucharadita o TSP de extracto de vainilla

– 250 ml de leche a temperatura ambiente

– La ralladura de un limón y su zumo

Relleno

– Unas cucharadas de Lemon curd

Merengue italiano

– 3 claras de huevo

– 180 g de azúcar

– 100 ml de agua

– 1 cucharada o TBSP de sirope de maíz (yo uso la marca Karo, también podéis usar glucosa líquida o Golden Syrup)

– Un poco de zumo de limón o extracto de limón para aromatizar

  Para empezar, como siempre,  precalienta el horno, esta vez a 220ºC. La primera advertencia es que no utilicéis batidor eléctrico, hacedlo a mano. Rallad y exprimid un limón. Calentad la mantequilla en un cazo a fuego bajo-medio. Tamizad la harina junto con la sal y la levadura. Añadid el azúcar al bol donde habéis colocado la harina. Haced un hueco en medio de los ingredientes secos. En otro bol batid el huevo y mezclad con la mantequilla derretida, la vainilla y la leche. Mezclad hasta que estén incorporados los ingredientes y añadís la ralladura de limón y el zumo. Mezclad bien los ingredientes hasta que estén integrados y añade la mezcla en el hueco de los ingredientes secos. Con una espátula mezclad los ingredientes hasta que estén bien integrados, sin batir en exceso u os quedarán duros. Preparad las cápsulas y rellenadlas con la masa, podéis utilizar 2 cucharas soperas para verter la masa o haced como muchas reposteras, repartid la con una cuchara de helado. Hornead durante 15-20 minutos aproximadamente o hasta que el palito salga seco. Sacad del horno y pasados 5 minutos sacad del molde, con cuidado sin quemados, y dejad enfriar en una rejilla. Una vez fríos

  Mientras están en el horno podéis preparar el merengue italiano. Mezclar el azúcar con el agua y el sirope y calentar hasta 115-120ºC o hasta que al echar una gota del preparado en un vaso de agua fría forme una bola (punto bola de azúcar). Con la ayuda de unas varillas eléctricas o robot montar las claras a punto de nieve. Una vez tenemos listo nuestro almíbar echarlo poco a poco sobre las claras montadas sin dejar de batir y con cuidado de no quemarnos ni de verterlo fuera o sobre las varillas de la batidora. Seguir batiendo hasta que se vea un merengue brillante y aromatizar con extracto de limón o un chorrito de zumo de limón, al gusto.

DSC02550     DSC02551

  Una vez fríos los cupcakes, descorazonáis un trozo de cupcake de la parte central, en forma de cilindro. Yo lo saco entero y vuelvo a meter la mitad, relleno con el lemon curd y coloco la otra mitad. Luego a decorar con la ayuda de la manga pastelera y una boquilla redonda grande. Podéis hacerlo según más os guste.

DSC02552     DSC02553

Quedan muy resultones ¿no?

DSC02554

Unos minutos de grill superior y os ahorráis el soplete de cocina, un trasto menos.

DSC02570

    Para la ocasión compré unas cápsulas con letreros a juego que quedaban la mar de chulas (de Birkmann).

DSC02568

  Ya sabéis, si vistéis mi anterior post de la Carrot cake  que también preparé Coca de llanda de calabaza, pudding de horchata y unos bagels de salmón (que olvidé incluir en la foto).

DSC02590

¿Qué? ¿Os animáis a preparar una merienda dulce?

DSC02588

Con estos cupcakes triunfáis fijo.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Carrot cake

DSC02578

  Mira que la Carrot cake es una de mis tartas favoritas y nunca hasta ahora la había preparado, y eso que he probado un montón diferentes en Vera bakery, Dulce de leche, Cocotte & Co, … Pues la excusa ha sido que este fin de semana nos hemos reunido con buenos amigos. Primero vinieron tres de mis mejores amigas y compañeras del hospital a casa y preparé una supermerendola. No solo preparé la Carrot cake, también coca de llanda de calabaza, pudding de horchata, bagels de salmón y cupcakes de limón y merengue. Esos saraos en casa que tanto me gustan. Todo un éxito, charramos, nos pusimos al día, nos reímos y merendamos de lujo. Qué más se puede pedir: buenas amigas, súper merienda y un vino dulce de Enguera que quita los sentidos, el Verdil de Gel.

  Como el frío da para estar en casa acompañados de familia y amigos de tertulia, el domingo repetimos merienda con otros de mis mejores amigos, Carlos y Paqui, y Javi e Isa (gran cocinera también) con sus respectivos peques. Ellos juegan a la Wii y nosotros charlamos. Como veis ha sido un fin de semana completo.

  Pues ya no puedo decir que no haya horneado nunca un bizcocho de zanahoria, delicioso, jugoso y con una buttercream de queso y naranja de muerte.

DSC02572

  Hablemos un poco más a fondo de la carrot cake y de las zanahorias.

DSC02532

  La zanahoria es una hortaliza cuyas raíces son comestibles. Se cultiva desde hace siglos (600 a.C.) y procede de la zona de Irán y Afganistán. En su origen era púrpura (por la presencia de antocianinas) o amarilla y con raíces bifurcadas. Posteriormente los holandés crearon una variedad naranja más rica en carotenos para reivindicar el color oficial de la casa Orange-Nassau holandesa. También existen otros colores, como el blanco, amarillo, rojo y púrpura. Esta tarta tan jugosa desciende de los antiguos budines que se preparaban en Europa en la Edad Media. La falta de azúcares hacía que se prepararan postres a base de zanahoria y calabaza que por su sabor dulce les hacía las veces de azúcar natural. Las primeras referencias escritas de estos budines datan del s. XVI. Es en s. XIX cuando realmente se empieza a hacer referencia escrita a la Carrot cake. La primera publicación de la versión moderna de la Carrot Cake aparece en una publicación de 1.929, The Twentieth Century Bride’s Cookbook, en un libro publicado por un club de mujeres de Wichita, Kansas en USA. En 1.960 se introduce el glaseado de crema de queso en USA y realmente es cuando empieza su popularidad que se extiende por todo el mundo. A los americanos les encantan las leyendas y el patriotismo, y aún con su corta historia como país tienen muchas, se dice, se comenta, que el 25 de noviembre de 1.783 George Washington se tomó un trozo de Carrot cake en la mítica Fraunces Tavern  en el Bajo Manhattan, el día de la evacuación británica, en la Guerra de la Independencia americana. En fin, eso dicen.

  Las zanahorias se pueden consumir de muy diversas formas. Se suelen trocear, y se consumen crudas, cocidas, fritas o al vapor y se cocinan en sopas, guisos, pasteles, jugo, así como en comidas preparadas para bebés y animales domésticos. Y por su puesto en repostería también.

Fuente Wikipedia

  Es un alimento excelente desde el punto de vista nutricional gracias a su contenido en vitaminas y minerales.   Entre los muchos nutrientes que poseen las zanahorias destacan: agua, hidratos de carbono (disminuyen tras la cocción y aumentan con la maduración),vitaminas y sales minerales. Su característico color naranja se debe a la presencia de carotenos, entre ellos el beta-caroteno o pro-vitamina A, un compuesto antioxidante que se transforma en vitamina A la cual sirve para la vista una vez que entra en nuestro organismo. Asimismo, es fuente de vitamina E y de vitaminas del grupo B como los folatos y la vitamina B3 o niacina. En cuanto a los minerales, destaca el aporte de potasio, y cantidades discretas de fósforo,magnesio, yodo y calcio. Ayuda a limpiar los dientes y estimula la secreción de saliva, algo que contribuye indirectamente a una buena digestión.

  La deficiencia de vitamina A dificulta ver bien por la noche ya que el nervio óptico se nutre de esta vitamina y una proteína llamada “opsina”, razón por la cual la zanahoria siempre se ha relacionado con la mejora de la visión. Aumenta la producción de melanina, el pigmento que le da color a la piel y la protege de las radiaciones solares nocivas (UVA y UVB).

  La Carrot cake se ha hecho popular en España gracias a las blogueras (Alma Obregón y Bea Roque) que nos han descubierto estas típicas recetas americanas .

DSC02587

  Y ahora pasemos a la receta de este suntuoso pastel de zanahoria. Ingredientes a temperatura ambiente. Yo quería encontrar las típicas zanahorias de Bugs Bunny con su rabo verde y como recién sacadas del huerto. Como no tengo huerto la única manera de encontrar sabrosas y vistosas zanahorias así es yendo a un mercado central o de barrio (como el del Cabañal) o, en mi caso, que trabajo siempre de mañanas ir a un mercado ecológico que hay en Blasco Ibáñez, Ecorgánic, y además de buen sabor y aspecto son ecológicas. Entre los muchos libros de repostería que tengo tenía tantas recetas que no sabía cuál elegir. Al final piqué de aquí y allá partiendo de la receta de mi libro de cabecera de repostería Ilustrated Step-by-step Baking, en inglés. Receta que hago receta que no falla. Vi muchas recetas de Carrot cake, la base en todas con nueces, zanahoria rallada y especias pero algunas incluían pasas, coco, manzana, … Esta me convenció más pero hice unas pequeñas variaciones: sin pasas y en lugar de harina integral de trigo utilicé harina integral de espelta, y en lugar de sólo 3 especias yo le añadí mi mezcla de especias infalible, todo un acierto. También podéis utilizar nueces pecanas, pero la verdad para lo que valen me gustan más las españolas o las californianas. Mi amiga Isa que hace una repostería espectacular, sobre todo las delicias de su país, Rumanía, repitió y todo.

  Aunque no es imprescindible hacerlo yo os voy a recomendar dos trucos que vienen muy bien para esta receta: primero tostar y pelar un poco las nueces, luego os explico cómo. Me encantan las nueces pero a veces dejan un regusto amargo, correoso, por la piel, nunca había pelado nueces y resulta que es francamente fácil. Segundo, una vez ralladas las zanahorias es conveniente escurrirlas un poco, así sigue quedando un bizcocho húmedo pero sin perder la miga, no queda tan húmedo. He probado muchas Carrot cakes y algunas paran secas y otras demasiado “mojadas”. Este bizcocho tiene el punto perfecto. Aquí está pues mi receta infalible de Carrot cake.

DSC02586

Carrot cake

INGREDIENTES (para 8-10 personas):

BIZCOCHO

– 150 g de nueces peladas y troceadas

– 190 gr de harina de repostería

– 65 g de harina integral de espelta (o de trigo integral)

– 2 TSP o cucharadita de Pumpkin spiced pie mix

– 1/2 TSP o cucharadita de sal

– 2 TSP o cucharaditas de levadura o polvo de hornear

– 250 g de zanahoria rallada y un poco escurrida

– 3 huevos tamaño grande o L

– 1 TSP o cucharadita de extracto o pasta de vainilla

– 275 g de light brown sugar (en su defecto integral o moreno)

– 175 ml de aceite de oliva suave

FROSTING

– 120 g de mantequilla

– 300 g de icing sugar (azúcar goas muy fino)

– Una TBSP o cucharada de leche

– 125 g de queso crema tipo Philadelphia o Mascarpone

– Una TBSP o cucharada de ralladura de naranja

DECORACIÓN (opcional)

– Fondant naranja

– Fondant verde

– Un poco de agua como pegamento

DSC02525     DSC02526

  Tostar en el horno a media altura a 180ºC las nueces durante 5 minutos. Después aún calientes colocarlas en un trapo limpio y frotar entre sí hasta que pierdan gran parte de su piel, luego pasar por un tamiz o colador para eliminar las pieles más pequeñas, trocear y reservar.

DSC02528     DSC02531

  Como veis en la foto quedan prácticamente sin piel. Tamizar juntos la harina blanca, la integral de espelta, la sal, la levadura en polvo y la mezcla de especias y reservar.

DSC02532     DSC02535

Pelar las zanahorias.

DSC02536     DSC02537

Rallarlas y colocar en un trapo limpio y seco.

DSC02539     DSC02540

  Preparar el molde que vayamos a utilizar e impregnar de mantequilla o aceite desmoldante. Según queráis presentar la tarta en molde redondo grande, en tres moldes redondos más pequeños si la queréis por capas alternando con el glaseado o frosting de queso crema, o layer cake. Yo utilicé un molde rectangular mediano. Precalentar el horno a 180ºC. Escurrir el sobrante de agua de las zanahorias ralladas, no hace falta dejarlas secas, sólo un poco menos húmedas, tienen mucha agua.

DSC02541     DSC02542

  En un bol grande batir los huevos hasta que espumen y añadir la vainilla.

DSC02543     DSC02545

  Añadir el azúcar y seguir batiendo. Cuando esté bien integrado añadir el aceite poco a poco y seguir batiendo.

DSC02546     DSC02547

Agregar en dos tiempos la zanahoria rallada y las nueces peladas y troceadas.

DSC02548     DSC02549

  Agregar los ingredientes secos tamizados y mezclar con la ayuda de una espátula para no sobrebatir. Verter en el molde y hornear a media altura durante unos 45 minutos o hasta que al pinchar con un palillo el centro salga limpio. Veréis el olor que impregna vuestra cocina, mmmmmmmm. Mientras se hornea preparad el frosting de queso crema: batir la mantequilla pomada, agregar el icing sugar y batir, añadir la leche para facilitar que liguen los ingredientes, primero despacio y luego a velocidad máxima. Después añadir el queso crema tibio y batir de nuevo, primero despacio y luego más rápido. Para aromatizar el frosting añadir una cucharada de ralladura de naranja. Queda sedoso, fresco y delicioso.

  Una vez horneado el bizcocho desmoldar y dejar enfriar por completo sobre una rejilla. El mío queda alto, unos 5 cm. A mi parecer menos pesado que una porción entera de tarta, teniendo en cuenta que preparé una merienda con más cosas.

DSC02574

Poner una generosa capa de frosting sobre el bizcocho, trocear y servir.

DSC02571

Un bizcocho jugoso y espaciado, con un frosting fresco y aromatizado de naranja.

DSC02565

Simplemente delicioso.

DSC02564

Si lo probáis repetiréis seguro.

DSC02563

  Como veis este bizcocho no estaba solo, preparé algo más para el ágape: pudding de horchata, bizcocho de calabaza, perlas de chocolate Valor rellenas de una almendra entera, cookies de avena y chocolate de Ikea (adictivas, las tengo que hacer un día).

DSC02556

Y cupcakes de limón con merengue (próximamente en el blog).

DSC02568

Como veis una merendola en toda regla, todo ello acompañado de vino dulce o cafés según el día.

IMG-20141121-WA0011

  Y unos deliciosos bagels de salmón ahumado y Philadelphia que saqué más tarde: una buena capa de Philadelphia, cebolla tierna y cebollino bien picados, y salmón noruego ahumado en abundancia. Así le damos el punto salado a la merendola.

DSC02581

  Si queréis darle un toque especial podéis modelar unas pequeñas zanahorias de fondant. Es muy fácil, modelar un trozo de fondant naranja en forma de cono y hacerle un agujero y unas rallas con un palillo. Modelar una bolita verde hoja, chafarla, dibujar estrías con la ayuda de un palito o stencil y dejar una parte más redondeada que pegaréis con la ayuda de un poco de agua e introducir en el agujero de la zanahoria. Queda de lo más vistoso.

DSC02587

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Bizcocho de algarroba y almendras

DSC02495

  No, no me he vuelto una-abanderada-de-la-agricultura-bio-ecológica-de-repente, pero una vez al año no hace daño. Y ya sabéis que me gusta probarlo todo. Comer sano está a la orden del día, ya lo decía Hipócrates:

    “Que la comida sea tu alimento, y el alimento tu medicina”.

  Pues bien un amigo mío, Álex,  me pidió que hiciera un bizcocho de algarroba. Sí, ya sabéis, ese árbol que tiene unas vainas que se llaman algarrobas. Pues si me dicen que iba a hacer un bizcocho con algarrobas molidas no me lo hubiera creído.

  Lo que sí es cierto es que comer sano a la larga se nota y repercute en nuestra salud. Y no me refiero a extremismos, no hay que alimentarse sólo de tofu, alfalfa, quinoa y couscous, soja y avena. En fin lo que viene siendo la dieta mediterránea, sin abusar de fritos, dulces, harinas blancas y azúcares blancos. Cocinar con aceite de oliva, comer legumbres, frutas, verduras, pescado, no abusar de carnes las rojas, … Si un día te pasas un poco compensa con otro. Todo en su justa medida, los extremos no son buenos. No hace falta ser crudivegana para convivir con la naturaleza. Se puede comer de todo, “abusando” de aquellos alimentos más recomendables. Hay algunos de los que se puede abusar todos los días y otros sólo de vez en cuando.

  Pues bien, como los ingredientes ecológicos y harinas más específicas no son fáciles de encontrar en supermercados, me fui a la Herboristería Navarro. Ya os digo que hacer este tipo de repostería además no es barata, en España consumir productos ecológicos o bio es caro en comparación con otros países. No voy a entrar en la discusión de si es realmente útil y recomendable prescindir de la química y la ingeniería alimentaria en pro de la naturalidad de los alimentos y si eso verdaderamente contribuye a mentar la calidad del producto. Allá cada cual con su modo de vida. Todo es respetable.

  Hoy os traigo una receta diferente, con más nutrientes de lo habitual. ¿Sabiáis que se puede utilizar la harina de algarroba como sustituto del chocolate? Evidentemente no es chocolate, es un sucedáneo, pero si eres intolerante o alérgico al chocolate ya tienes una solución.

carob-pods-powder-5767

  La algarroba es una leguminosa, de ahí su forma de vaina, que crece en el árbol del algarrobo, originario del Mediterráneo oriental. El fruto, la algarroba, una vez maduro, puede consumirse crudo, debiendo tenerse un poco de cuidado de retirar o no morder las semillas porque son muy duras. Por aquí le llamamos garrofer o garrofera. Las semillas, de tamaño y peso notoriamente uniformes, fueron el patrón original del quilate, la unidad de peso utilizada en joyería fina. Su vaina contiene una pulpa gomosa de sabor dulce y agradable que rodea las semillas. Se utiliza en la cocina y se muele obteniendo una harina. Su sabor es parecido al del cacao pero mucho más dulce y contiene menos grasa. No contiene excitantes como el cacao o el café. También se utiliza para hacer bebidas similares al chocolate a la taza. En su composición destacan los carbohidratos en un 40 ó 50% (fructuosa, glucosa y sacarosa), proteínas, minerales (calcio, hierro, fósforo, magnesio, zinc, silicio, potasio y bajo contenido de sodio), vitaminas (A, grupo B, D), fuente de fibra, taninos, … Como veis todo son ventajas. Se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, antirreumáticas, antimicrobianas, antioxidantes, anticancerígenas, laxantes, …

  Los ingleses y americanos también la utilizan en sus postres, la encontraréis con el nombre de Carob powder o carob flour.

  Ahora vamos con la receta. En este caso es de Juan Mari Arzak, uno de los mejores cocineros de este país. Encontré aquí la receta, en la página de Karlos Arguiñano, otro crack de la cocina. Aunque la receta lleva almendras picadas, también podéis ponerle nueces y trozos de dátiles, sale muy rico. Al día siguiente está aún más bueno.

DSC02519

Bizcocho de algarroba

INGREDIENTES:

– 125 g de harina de trigo

– 40 g de harina de algarroba

– 1 sobre de levadura o polvo de hornear (16 g)

– Una pizca de sal

– 2 huevos L

– 50 de azúcar

– 60 ml vaso de aceite de oliva

– 1 cuajada

– 50 gr de almendras picadas

 

  Precalentar el horno a 180ºC. Preparad un molde y untar con mantequilla o aceite desmoldante. Tamizar juntos la harina de trigo, de algarroba, la levadura y la sal, reservar. Batir en otro bol los huevos.

DSC02481     DSC02482

Añadir el azúcar y seguir batiendo. Incorporar el aceite poco a poco sin dejar de batir.

DSC02483     DSC02484

  Cuando esté integrado añadir la cuajada y continuar batiendo. Agregar los ingredientes secos y remover lentamente, hacerlo en dos tiempos. Batir sólo lo justo para homogeneizar la masa, no sobrebatir.

DSC02486     DSC02488

  Añadir las almendras troceadas y verter sobre el molde, yo reservé unas pocas para espolvorear sobre la masa. Hornear la masa a 180ºC durante 30 minutos o hasta que al introducir un palito en el centro salga limpio.

DSC02489

  Como podéis ver en la foto hice dos diferentes, uno con harina de espelta integral, leche de avena, harina de algarroba, dátiles y nueces, y miel pero creo que mi paladar no está hecho a ese sabor, demasiado fuerte, además sin azúcar. Aunque la harina de algarroba sea más dulce a mi parecer necesita un poquito de azúcar. La receta es de Ernest Subirana, como veis hoy os traigo cocineros profesionales, yo soy de andar por casa, jejejeje. Aunque su receta no me haya convencido por ser demasiado diferente de sabor si me ha gustado mucho la textura y la miga del bizcocho. Quizá con ingredientes menos integrales me sepa más rico al paladar. La próxima vez que haga otra tanda de bizcochos lo volveré a hacer pero a mi manera, y será pronto. Prefiero en este caso la receta de Juan Mari Arzak.

DSC02494

  Como veis esta vez envolví los bizcochos para regalo. ¿Recordáis que hablábamos de los regalos gastronómicos para Navidad? Pues que mejor regalo que un bizcocho hecho en casa. Si queréis hacerlo así necesitaréis papel, cinta o cuerda y una etiqueta.

DSC02496     DSC02499

  Et voilà! Queda de lo más bonito. Álex me preguntó que por qué no cogía pedidos, quién sabe, a lo mejor algún día. de momento estas cosas se quedan para familia y amigos.

DSC02498

  La verdad es que parece un bizcocho de chocolate. No os preocupéis, aunque este sea sano y bueno, otra opción más, no puedo vivir sin mi chocolate puro Valor!!!! Por cierto hoy he probado la variedad de Valor de Tarta de manzana y sabe a manzana de verdad!!! Increíble, está hecho para mí.

DSC02516

  Espero que os animéis a hacer este bizcocho tan saludable que además está muy rico, como veis lo natural no está reñido con la repostería.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.