Cookies con lacasitos

DSC09260

  Hola!!!! ¿cómo va el verano? Yo de vacaciones, de nuevo, este año las he fraccionado y estirado como un chicle. Así que me pongo al día con algún post atrasado. Hace ya unas semanas que hice estas galletas para el almuerzo de despedida del cole de mis hijas. Cada mamá o papá llevaba algo y nosotras hicimos cookies. La cosa es que mi hija  me dijo a las 19h de la tarde que tenía que llevar algo para el almuerzo del cole, AL DÍA SIGUIENTE!!!! Así que nos pusimos manos a la obra. No sólo me ayudó mi hija mayor Lucía a hacerlas sino que se fue al cole toda orgullosa con su bandeja de galletas. Si quieres hacer feliz a unos niños con un dulce sencillo este sin duda es el más indicado. No sólo están riquísimas sino que además son muy llamativas. Entran por los ojos. Vamos, que triunfas seguro. Y no necesitas tener robot de cocina, ni moldes, ni mangas pasteleras ni nada. Se pueden hacer perfectamente a mano, yo me ayudo de mi Kitchen Aid pero en este caso no sería preciso. Y si tienes hijos, sobrinos, amiguitos, les encantará participar en el proceso amasando bolas de galleta y pegando lacasitos. Sí, ya sé que da pereza encender el horno pero son tan resultonas!!!! Y en algo hay que entretener a los niños que tienen vacaciones durante más de 2 meses y medio ¿no? Y las que somos madres sabemos que a veces se hacen muuuuuuyyyyy largas.

DSC09262

  La receta esta vez me la ha dado mi buena amiga Isabella, que además de ser una gran cocinera es una gran repostera. Ya os digo que aunque veis en las fotos que he utilizado mi Kitchen Aid, se puede hacer a mano con la ayuda de un bol y una cuchara de madera. Yo hice la cantidad de la receta + 1/2 para que salieran en la clase a una galleta por niño. Con la cantidad que os pongo salen unas 20 galletas grandes más o menos. Yo he utilizado lacasitos pero perfectamente podéis decorarlas con M&M’s también. La gracia es que sean coloridas. No te pierdas estos consejos para hornear cookies.

thumb_IMG_0689_1024

No les hace falta un cartel de cómeme ¿verdad? Entran por los ojos.

DSC09264

Cookies de lacasitos

INGREDIENTES (para unas 20 cookies grandes):

– 100 g de azúcar moreno

– 100 g de azúcar blanco

– 1 cucharadita o TSP de extracto de vainilla

– 175 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

– 1 huevo y 1 yema

– 300 g de harina

– 1 pizca de sal

– 1 cucharadita o TSP de bicarbonato sódico

– unos 200 g de lacasitos o M&M’s

thumb_IMG_0668_1024 thumb_IMG_0669_1024 thumb_IMG_0670_1024

  Precalentamos el horno a 180 º C y forramos 3 bandejas de horno con papel de hornear, SILPAT o teflón. En un bol amplio, ponemos los azúcares, la vainilla y la mantequilla, y lo batimos. Primero a velocidad lenta, y luego más rápido, hasta que la crema esté integrada y esponjosa. Añadimos un huevo y una yema, y batimos de nuevo hasta integrar.

thumb_IMG_0671_1024     thumb_IMG_0675_1024

  Agregamos la harina mezclada con el bicarbonato y la sal, y con una espátula, mezclamos lo justo para integrar la harina. La mezcla resultará un poco pegajosa, pero se trabaja bien con las manos.

thumb_IMG_0676_1024     thumb_IMG_0678_1024

  Dividimos la masa en 20 porciones, y hacemos bolitas con cada una de ellas. Las vamos depositando en las bandejas, bastante separadas entre sí, porque las galletas se expanden bastante al hornear. Y cuando digo bastante, es bastante, fijaos en las fotos. Con la palma de la mano, aplastamos ligeramente cada bolita para formar una especie de “hamburguesa”. Colocamos 7 lacasitos sobre cada galleta: uno en el centro, y otros seis alrededor. Los colocaremos muy juntitos, se separarán al hornear las galletas. Introducimos las galletas en el horno, en la parte media, y horneamos unos 10-12 minutos, hasta que los bordes estén ligeramente tostados. Retiramos del horno, dejamos enfriar unos minutos en la bandeja, y transferimos a una rejilla para que terminen de enfriar. Es importante que sólo se doren ligeramente porque al enfriarse endurecen un poco y de estar muy buenas pueden pasar a estar muy tostadas, resecas y duras.

thumb_IMG_0679_1024

Como veis no faltaron cookies para los peques, hechas con nocturnidad y alevosía.

thumb_IMG_0680_1024

En su bandeja listas para llevar al cole.

thumb_IMG_0690_1024

Qué mejor merienda que acompañarlas de un buen vaso de leche bien fresquita.

thumb_IMG_0691_1024

Una cookie, un niñ@ feliz.

thumb_IMG_0682_1024

Os aguantarán varios días en una lata hermética, aunque en mi casa no duran tanto jejeje.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Anuncios

Peanut butter kisses

  Este nombre esconde unas galletas hechas con mantequilla de cacahuete y coronadas con unas chocolatinas americanas a las que llaman Kisses, de la conocida marca de chocolates americana Hershey’s. Estas galletas se les conoce como Peanut butter KissesPeanut butter Blossoms. Esto me recuerda un monólogo de El club de la comedia, de Eva Hache. Y es que en España a los típicos dulces de cada pueblo les ponen unos nombres que sólo con decirlos dan ganas de no comprarlos. Como dice Eva bien podrían llamarse Boñigas de Garrucha, Zurullitos de Honrubia, … Pues si estas galletas fueran españolas no se llamarían ni besos ni flores como les llaman los americanos, se llamarían tetillas de … seguro, vamos. Pero es que los americanos para eso son muy finos, y las tetas ni las enseñan ni las nombran.

DSC07580

  En fin, toda la vida viendo películas americanas donde se comían sus sandwiches de mantequilla de cacahuete con mermelada (la de fresa es la más popular). El llamado: PB&J (peanut butter & jam), que me parecía la cosa menos apetecible del mundo y más insana y aquí estoy haciendo postres con esa pasta tan americana. Que vendría a ser nuestro equivalente con la nocilla.   Tiene hasta un día en su honor, el 24 de enero es el día nacional de la Peanut butter. Pronto se convirtió en el favorito de los niños y al ser tan energético fue uno de los productos clave para la alimentación de los soldados durante la Primera Guerra Mundial.

  No es el primer postre que hago con mantequilla de cacahuete, podéis ver unas cookies que hice aquí, y descubrir el origen de esta pasta tan americana. Pues mira por dónde a pesar de ser muy calórica está hecha prácticamente de cacahuetes por lo que tan insana como yo pensaba no es, siempre y cuando no se le añada mucho aditivo por parte de las marcas comerciales.   Existen dos variedades en cuanto a textura: la crunchy, con trocitos de cacahuete, y la creamy o smooth, sin ellos. En cuanto al sabor las hay saladas, dulces, con jarabe de arce, con chocolate, con canela y pasas, con chocolate blanco, … La marca Jif es la que más se vende en USA en la actualidad.

DSC07562

  La crema de cacahuete (o maní) es una pasta hecha de cacahuetes que han sido tostados y molidos, se le añade sal y, algunas veces, azúcar para mejorar el sabor. También estabilizadores para evitar la separación de los aditivos aceitosos y sólidos. En las cremas de cacahuete naturales, los aceites y sólidos pueden separarse sin el uso de estabilizadores. Sería el equivalente español a la crema de avellanas en cuanto a popularidad.

  La crema de cacahuete tiene un alto contenido en calorías. Cada cucharada de esta deliciosa crema nos aporta una gran cantidad de nutrientes. Contiene proteínas y grasas saludables monoinsaturadas, que proporcionan energía. Además, tiene otros nutrientes como por ejemplo fibra, fósforo, vitamina B3, B7, vitamina A, hierro, resveratrol, triptófano y manganeso.

  La crema de cacahuete se utiliza untada en pan, galletas, frutas o forma parte de recetas de comidas y postres. Los americanos se la ponen hasta a las palomitas. Sellada, la crema de cacahuete se puede guardar entre 9 a 12 meses.

  Los bombones que he utilizado son de la marca Hershey’s que podéis encontrar en la tienda de productos americanos Taste of America o a veces en el club del gourmet de El Corte Inglés. Aquí encontramos 3 ó 4 variedades a lo sumo. En América hay un sinfín de  variedades: chocolate negro, chocolate con leche, con leche rayado con chocolate blanco, relleno de crema de caramelo, con una almendra dentro, con una avellana, de cookies ‘n’ cream, recubiertos de chocolate naranja y con sabor especiado de calabaza que comercializan en Halloween y también ediciones especiales en Pascua, Navidad, San Valentín.

  Y dicho esto vamos con la receta. Podéis encontrar la receta original aquí. Aunque sigo a Bakerella desde hace mucho tiempo por las redes sociales nunca había hecho una receta suya. Llegué a su receta a través del maravilloso blog de La chica de la casa de caramelo. Es una delicia, tengo que preparar uno de esos maravillosos picnics que prepara.

  Esta vez estaba perruna y he preparado la receta con la medida de cup o taza americana. Os pongo la cantidad en gramos. He combinado azúcar blanco y moreno. Ya sabéis que si encontráis una receta con medidas en cup o taza podéis pasarla fácilmente a gramos aquí.

DSC07581

Peanut butter kisses.

INGREDIENTES para unas 40 galletas:

– 190 g de harina
– 3/4 de cucharadita o TSP de bicarbonato sódico
– 1/2 cucharadita o TSP de sal
– 115 g de mantequilla pomada
– 230 g de mantequilla de cacahuete
– 200 g de azúcar (1/2 blanco, 1/2 moreno) + un poco de azúcar blanco para rebozar las bolas de masa
– 1 huevo
– 2 cucharaditas o TSP de esencia de vainilla
– Chocolatinas Kisses de Hershey’s

DSC07567

Preparamos nuestros ingredientes.

DSC07570

  En un bol mezclar y tamizar juntos la harina, el bicarbonato sódico y la sal. Con la ayuda de un robot o una cuchara de madera batir las dos clases de mantequilla hasta obtener una mezcla cremosa. Agregar el azúcar e integrarlo todo. Luego añadir el huevo y la vainilla. Agregar la mezcla de ingredientes secos e integrar todos los ingredientes. Precalentar el horno a 175ºC.

DSC07571     DSC07573

  En una bandeja con papel sulfurizado o similar ir colocando bolas de masa de unos 3 cm de diámetro aproximadamente o de unos 18-20 g de masa. Rebozar las bolas de masa en azúcar blanco y colocar en la bandeja dejando separación entre ellas, unos 4 cm al menos.

DSC07574     DSC07575

  Hornear a media altura, a 175ºC durante unos 10-12 minutos o hasta que bajen un poco. Sacar del horno y al momento colocar un bombón en el centro de cada galleta empujando un poco para formar esas grietas tan características. Luego pasar las galletas a una rejilla para que se enfríen un poco. Veréis que el bombón de chocolate se pone brillante por el calor, es el momento ideal para comérselas.

DSC07577
Mi hija Martina me ayudó a hacer las galletas.

DSC07586

  Una vez frías podéis guardarlas en una lata y se mantienen en buen estado durante varios días.

  ¿Habéis notado algo diferente en las fotos? Sííííííí, por fin tengo el anhelo de mis deseos, una KITCHEN AID !!!!! Debo de haber sido muy buena en 2.015 porque los Reyes Magos me trajeron el sueño de toda repostera, una Kitchen Aid en rojo imperial. ¡Ainnnnssssss qué bonita! ¡Y qué ilusión! Enamorada de una máquina. Sí, sólo es un objeto pero no me extraña que en Estados Unidos la tengan en un museo. Había soñado con ella, por éso no me podían haber traído otra. Estoy FELIZ, FELIZ, FELIZ. Adiós a mi Bosch MUM básica que tan buenos momentos me dio, bienvenida K.A., mi nueva “ayuda en la cocina”. Creo que vamos a ser grandes amigas. Ya he montado nata, hecho merengue, macarons y cookies. Como si la hubiera utilizado desde siempre. Sí, se merece un post aparte. ¿A qué sí?

995310_967034740046413_4580720942059500323_n

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Trucos para hornear galletas

  A medida que pasa el tiempo y horneo más galletas me doy cuenta de lo importante que es en la repostería los pequeños detalles. Con la ayuda de mi experiencia y de los mejores blogs de galletas he recopilado una serie de consejos útiles por si os estáis iniciando en el horneado de estos pequeños manjares. Para hacer algo tan sencillo como una galleta o cookie os vendrá muy bien una serie de trucos que no debéis pasar por alto:

DSC02786

– Elige una buena receta. Puede parecer una tontería pero si la receta no es buena no saldrá bien, hagas lo que hagas.

– Utiliza ingredientes frescos, de buena calidad y adecuados a la receta, eso repercutirá en el resultado final. Habitualmente los ingredientes estarán a temperatura ambiente.

– Pesa siempre los ingredientes de manera precisa, la repostería es pura física y química. La improvisación déjala para otras preparaciones. Es importante la proporción de grasa y harina, si os pasáis con la grasa estarán muy blandas, si os pasáis con la cantidad de harina estarán muy duras. Si la receta lleva levadura química o bicarbonato sódico tener especial cuidado de no sobrepasar la cantidad indicada. Mezcla la harina con los impulsores de manera homogénea. Usa el tipo de harina que se indique, tamiza sólo si lo especifica la receta. Es importante que la mantequilla esté a temperatura ambiente, que no esté fría sino blanda, que no es lo mismo que derretida ojo. Si has olvidado sacar la mantequilla antes de la nevera córtala en dados pequeños y así al aumentar la superficie se ablandará antes que en bloque. También podéis rallarla. Suele utilizarse mantequilla sin sal porque cada marca lleva una cantidad diferente de sodio. Es mejor añadirla aparte para equilibrar el sabor del dulce. Los huevos suelen ser de tamaño grande, si habéis olvidado sacarlo antes de la nevera puedes templarlo en un recipiente con agua caliente (del grifo) unos 10 minutos. Si lo utilizas frío puede que la masa quede como cuajada, cortada. El azúcar que se suele utilizar depende de si la galleta queremos que se expanda o no. Las cookies americanas suelen llevar en la masa azúcar granulado, las de mantequilla para decorar suelen llevar icing sugar o azúcar en polvo que al llevar almidón de maíz previene que la galleta se expanda. Si utilizáis azúcar blanco la galleta será más crujiente si es moreno será más jugosa (los americanos las llaman chewy). También se pueden combinar ambos. Si utilizas aromas o vainilla que sean naturales y de calidad.

– Emplea utensilios adecuados empezando por las bandejas de horno. Lo ideal es tener dos para no tener que esperar a que se enfríe para volverla a llenar. El color de la bandeja también es importante. Las más adecuadas son las de aluminio (claras), pero si las tuyas son las de horno negras de toda la vida puedes arreglarlo bajando la temperatura 15ºC de lo que indique la receta para evitar que se tuesten, el color negro retiene más el calor. También es importante que sean lo más planas posibles. En bandejas profundas el calor no se reparte igual y no se hornean de manera uniforme, utiliza bandejas lo más planas posibles.

– Coloca una lámina de papel de horno sobre la bandeja o un tapete de silicona que no pierda la forma. Este paso no es imprescindible, puedes colocar la masa de galleta directamente en la bandeja y cuando las saques del horno moverlas un poco aún calientes para que no se adhieran a la bandeja. Pasados 5 minutos con la ayuda de una espátula las pasaríamos a la rejilla de enfriar.

– La bandeja estará siempre fría, no coloques masa en una bandeja caliente. Así se ablandan y pierden definición los bordes.

– Es importante refrigerar la masa para poder cortarla mejor y que la grasa no se expanda. Al trabajarla con las manos se calienta y resulta difícil cortar con los moldes o hacer bolas. Algunas recetas incluso recomiendan congelarla con un papel de horno arriba y abajo y envuelta en film. Si te quedan sobrantes de masa los puedes reutilizar hasta dos veces, no más, pues pierde calidad la masa.

– En el caso de masas como las galletas de mantequilla para decorar que utilicen cortantes o moldes, es importante extender la masa con la ayuda de un rodillo que tenga medidas de grosor regulables para que la superficie quede uniforme o bien tablillas laterales. Yo utilizo el de Joseph & Joseph.  Si por lo que sea la masa te ha quedado muy pegajosa y grasa y se te pega el rodillo prueba a enharinar un poco el rodillo y si aún así no hay manera coloca otro papel de horno sobre la masa y amasa por encima del mismo (a mí este truco me vino muy bien para una masa de galletas de jengibre). Con la ayuda de este rodillo me salen galletas uniformes, todas tienen el mismo grosor. Una vez hecho esto colocaremos un segundo papel de horno sobre las galletas y las refrigeraremos al menos 45 minutos ó 15 minutos en el congelador en una superficie plana para que no se arrugue ni deforme. Cuando la saques cuidado al cortarla porque si está demasiado fría se puede agrietar. Puedes cortar y capturar cada forma y pasarla a otra bandeja o bien cortar y dejar en la misma bandeja retirando luego el sobrante. Si la masa se pega al cortante enharinado un poco y retira los restos que queden adheridos al molde o cortante. Si los cortes son limpios quedará una forma más definida. Una vez cortadas y colocadas en la bandeja se deben refrigerar 15 minutos para que no pierdan la forma. Lo ideal es que quepa la bandeja en la nevera.

DSC01051

– En el caso de las típicas cookies americanas o aquellas masas de galleta que no requieran cortantes sino una bola de masa, es conveniente pesar cada bola o tomar la medida con una cuchara de helado para que sean uniformes (las hay de varias medidas). Si os enharináis las manos un poco os será más fácil hacer la bola con las manos. Colocad las bolas en el papel de horno separadas unas de otras al menos 5 cm para evitar que al crecer se peguen unas a otras. Podéis chafar la bola ligeramente con la ayuda de un culo de vaso enharinado. Si las queremos crujientes aplastar más, si las queremos blanditas aplastar sólo ligeramente. Algunas blogueras americanas recomiendan hacer las galletas en cápsulas de muffins o cupcakes ya que al no estar engrasadas y tener una superficie acotada evitan que la galleta se extienda mucho. Si os decantáis por esta opción tendréis que tenerlas un par de minutos más en el horno porque saldrán un poco más gruesas. Otra opción es utilizar un molde de whoopies. De todos modos sin moldes salen también muy bien, directamente en el papel de la bandeja. Si quieres que se vean bien los ingredientes de unas cookies (chips de chocolate, frutos secos, alguna fruta…) abrir rápidamente el horno a la mitad de su cocción, y colocar algunos más sobre su superficie.

DSC02725     DSC02708

– Deja espacio suficiente entre una galleta y otra para que no se peguen entre sí. Así además se repartirá el calor adecuadamente y se hornearán de manera uniforme.

DSC02698     OLYMPUS DIGITAL CAMERA

– Precalentar el horno de 10 a 15 minutos antes de hornear las galletas y controlar la temperatura, cada horno es un mundo. En unos las galletas estarán perfectas en 16 minutos, en otros en 17. Vigilar el vuestro. Si tiene ventilación podréis hornear dos bandejas de galletas al mismo tiempo, una en el tercio superior y otra en el inferior. Si no colocad la bandeja en el centro. Yo siempre las horneo de una en una, me funciona mejor.

– Hornead las galletas sin añadir tiempo de cocción. La mayoría de galletas se sacan del horno aún blandas y acaban de endurecerse una vez frías. Si te pasas con el tiempo de horno se resecarán y tostarán cambiando por completo su sabor y textura.

– Una vez pasado el tiempo de horneado sacar del horno y dejar enfriar 5 minutos en la bandeja para pasarlas a continuación a una rejilla con la ayuda de una espátula o del mismo papel de horno deslizándolo, y dejaremos que se enfríen.

 DSC_2693    DSC02700

– Una vez frías estarán listas para hincar el diente o para guardar en un recipiente hermético como una caja de latón de toda la vida. Según la receta elegida habrá que consumirlas antes o podremos guardarlas unos días o incluso semanas. No se deben mezclar galletas de aromas o consistencia diferente en el mismo tarro.

DSC02720     DSC02792

– Si las vais a decorar dejad que se enfríen adecuadamente, e incluso que pasen un par de días para que asiente la grasa.

DSC01072     OLYMPUS DIGITAL CAMERA

– Para decorar las galletas con glasa necesitaría otro post.

DSC01085     DSC01145

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Galletas de mantequilla de cacahuete

DSC02824

  ¿Mantequilla de cacahuete? Y éso que no me gusta. Pues sí mira me ha dado por ahí. Desde que vi la receta en el libro de Bea Roque me dieron ganas de hacer estas galletas, compré un tarro de Peanut butter en Taste of America e incluso pensé en probar los sellos para galletas que tengo desde hace meses y aún no había estrenado.

DSC02772

  La crema de cacahuete (o maní) es una pasta hecha de cacahuetes que han sido tostados y molidos, se le añade sal y, algunas veces, azúcar para mejorar el sabor. También estabilizadores para evitar la separación de los aditivos aceitosos y sólidos. En las cremas de cacahuete naturales, los aceites y sólidos pueden separarse sin el uso de estabilizadores. Sería el equivalente español a la crema de avellanas en cuanto a popularidad.

  La crema de cacahuete tiene un alto contenido en calorías. Cada cucharada de esta deliciosa crema nos aporta una gran cantidad de nutrientes. La crema de cacahuetes contiene proteínas y grasas saludables monoinsaturadas, que proporcionan energía. Además, la crema de cacahuete tiene otros nutrientes como por ejemplo fibra, fósforo, la vitamina B3, B7, vitamina A, hierro, resveratrol, triptófano y manganeso.

  La crema de cacahuete se utiliza untada en pan, galletas, frutas o forma parte de recetas de comidas y postres. Los americanos se la ponen hasta a las palomitas. Sellada, la crema de cacahuete se puede guardar entre 9 a 12 meses.

DSC02787

  La mantequilla de cacahuete es muy consumida en norteamérica. Siendo el cacahuate originario del territorio sudamericano, se han encontrado en vasijas, tumbas y decoraciones alusivas al maní, de hace 3.500 años como alimento para la próxima vida así como pinturas que muestras que desde aquel tiempo, ya se cosechaba. Las antiguas civilizaciones precolombinas ya utilizaban pasta de cacahuete para elaborar salsas.

  Según cuentan, fue a finales del s. XIX cuando George A. Bayle Jr., comenzó a vender pasta de cacahuetes molido como un suplemento alimenticio vegetariano y proteínico, para personas sin dentadura. La invención real de mantequilla de maní, su proceso de fabricación y la maquinaria utilizada para hacerlo, se puede acreditar a varias personas. En 1.884 Marcelo Gilmore Edson de Canadá patentó la pasta de cacahuetes, el producto final de la molienda cacahuetes tostados entre dos superficies calientes. En 1895, el Dr. John Harvey Kellogg (el de los cereales) creó una variedad de manteca de cacahuete para alimentar a sus pacientes en el Battle Creek Sanitarium de Battle Creek, Michigan. Kellogg, junto a su hermano, Will Keith Kellogg, patentaron un proceso para la elaboración de mantequilla de cacahuete, donde se usaban cacahuetes vaporizados en lugar de tostados. Otra versión dice que fueron los australianos quienes inventaron la mantequilla de cacahuete tal y como la conocemos hoy en día por Edward Halsey, el 29 de Mayo de 1.899 para la empresa Sanitarium Health Food Company, poniéndose a la venta en Junio.

  En 1.904 en Estados Unidos, se presentó el producto en “La Feria Mundial de Saint Louis”, mismo lugar donde se dio a conocer y popularizó el hotdog, la hamburguesa y el famoso cono de helado. Cuatro años después, en 1.908, la empresa estadounidense Krema Products Company de  Benton Black comenzó la producción masiva de la mantequilla de cacahuete, manteniendo su venta hasta la fecha. La marca Jif es la que más se vende en USA en la actualidad.

  Tiene hasta un día en su honor, el 24 de enero es el día nacional de la Peanut butter. Si hay un sándwich famoso en USA es el PB&J (peanut butter & jam), es decir, mantequilla de cacahuete con mermelada (la de fresa es la más popular). Pronto se convirtió en el favorito de los niños y al ser tan energético fue uno de los productos clave para la alimentación de los soldados durante la Primera Guerra Mundial. En España conocíamos de su existencia gracias a las películas americanas.

  Yo con lo que ha sobrado en el bote lo he probado con mermelada casera de moras y he de reconocer que está muy bueno. Y viendo la cantidad de propiedades que tiene … Aunque ojo porque tiene muchas calorías, como los frutos secos, buenos pero sin abusar.

  Existen dos variedades en cuanto a textura: la crunchy, con trocitos de cacahuete, y la creamy, sin ellos. En cuanto al sabor las hay saladas, dulces, con jarabe de arce, con chocolate, con canela y pasas, con chocolate blanco, …

  Ahora vamos con la receta, ingredientes a temperatura ambiente, a excepción de la mantequilla normal que ha de estar derretida pero tibia cuando la incorporemos.

DSC02792

Galletas de mantequilla de cacahuete

INGREDIENTES (salen unas 25 galletas):

– 220 g de harina de todo uso

– 1/2 cucharadita o TSP de levadura química o polvo de hornear

– 1/2 cucharadita o TSP de bicarbonato sódico

– 1/2 cucharadita o TSP de sal

– 125 g de mantequilla derretida

– 315 g de mantequilla de cacahuete (yo usé la versión crunchy)

– 100 g de azúcar moreno (en concreto light brown sugar)

– 130 g de azúcar

– 1 huevo tamaño L

– 1 cucharadita o TSP de extracto de vainilla

  Primero tamizar la harina junto al resto de ingredientes secos (levadura, bicarbonato, sal) y reservar. En un bol batir ambas mantequillas hasta que queden cremosas, luego incorporar los azúcares y mezclar hasta que todo esté integrado.

DSC02767     DSC02768

Luego añadir el huevo, batir y agregar la mezcla seca de harina y remover con una cuchara de madera o espátula.

DSC02769     DSC02770

Obtendremos una rica pasta de galleta. Como es un poco oleosa yo primero la tapo con film tal cual y la refrigero una hora, así luego se trabaja mejor pero este paso no es imprescindible.

DSC02771

Con la ayuda de una cuchara de helado de unos 5 cm de diámetro formar bolas más o menos iguales (también podéis pesar las bolas de masa).

DSC02773     DSC02777

  Coloco un cortador redondo con bordes rizados y con la ayuda del culo de un vaso aplasto la masa. Luego si tenéis un sello con mensaje lo colocáis sobre la galleta y apretáis. Como al apretar se desparrama un poco la masa la recorto de nuevo con la ayuda del molde rizado. Este es el aspecto de las galletas antes de hornear. Para que al hornear no pierda la forma las congelo así durante 1h y luego las horneo en la parte media del horno sobre el papel sulfurizado en una bandeja a media altura a 180ºC. Lo ideal es utilizar bandejas de aluminio color claro pero yo aún no me las he comprado, me apaño con las dos que tengo del horno. Podéis hornear 2 bandejas al mismo tiempo utilizando la ventilación.

DSC02778     DSC02781

  En mi horno a 180ºC con calor arriba y abajo están en exactamente en 14 minutos pero depende de cada horno y del grosor final de la galleta. Han de estar blandas (que no crudas) al salir del horno y fuera se endurecen. Si te pasas con el tiempo se tostaran demasiado y quedarán duras. Obtendréis unas delicias como estas. Entre dulce y salado, jugosas, por la mantequilla y si os decantáis por las crunchy, mmmmmmm, deliciosas.

DSC02786
  También he estrenado cortadores de galletas, vienen en un pack de varios tamaños con dos bordes, uno liso y otro rizado, me han dado muy buen resultado.

DSC02798

  Otra manera de hacer un regalo gastronómico original, horneas las galletas, las guardas en un tarro hermético con una bonita cinta, cuerda, una etiqueta que describa el producto o un mensaje.

DSC02800

  Como éste que hice utilizando un sello de caucho que compré en Lidl: “Hecho con amor”.

DSC02827

“Precaución: el contenido de esta bolsa puede llevar a la adicción de un gran sabor”.

DSC02828

  Me encantan las galletas con mensaje: baked with love (horneado con amor), eat me (cómeme), home made (hecho en casa).

DSC02829

  Un kit perfecto para irse de merendola con una cesta y una manta al antiguo cauce del río Turia, zona ajardinada de Valencia que tenemos muy cerquita. Un poco de zumo, leche, unos batidos e incluso una mistela (vino dulce valenciano).

DSC02789

  Con un sabor entre dulce y salado y con los trocitos de cacahuete, realmente diferente y delicioso.

DSC02833

Éstas son las que se hicieron mis hijas, se las llevaron al cole para almorzar.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Red Velvet cookies de San Valentín

DSC02719

  Si hay un color típico de San Valentín ése es el rojo. Estas galletas son de un rojo subido aunque saben a chocolate, de lo más deliciosas. Si no queréis hacerlas con colorante estarán igualmente buenas y al estilo americano “chewy” por dentro, le llaman así a la textura chicle, gomosa, crujiente por fuera blandita por dentro. Llevo una semana horneando cookies a partir de 2 buenas recetas. Intentando cogerles el punto. No es la primera vez que las publico pero es que esta vez les he cogido el truco. Las de Sallys Baking Addiction son mis favoritas y están más chocolateadas, son las que publiqué hace unos meses. No es la primera vez que las hago pero esta vez me ha gustado más la forma como me han quedado. Las de Cooking Classy también muy buenas, menos gomosas, más crujientes y menos chocolateadas porque suaviza el chocolate blanco.

DSC02723

  ¡Semana oficial de cookies americanas! La primera vez que las hice quedaron muy buenas de sabor pero la masa se me extendió demasiado, poco a poco les he cogido el truco. Eso sí, después de tostar algunas, dejar otras demasiado blandas, unas más pequeñas, otras tamaño maxi. Si queréis que os queden perfectas, del mismo grosor y diámetro pesad las bolitas para hacerlo equitativo y utilizad un molde de whoopies de Wilton, es bajito, no muy oscuro y retiene la masa. Quedan unas cookies perfectas. Pero tampoco es preciso si no lo tenéis. Yo tampoco tengo bandejas de horno de aluminio claro. Siempre he horneado las galletas y las cookies americanas en las bandejas negras del horno y ni se me queman ni nada, salen estupendas. Y se supone que es el primer mandamiento de las reposteras galleteras pero es que tengo dos bandejas negras de horno y ya no me caben más gadgets en casa. Aunque a lo mejor un día me compro una pequeña para ver si encuentro alguna diferencia porque de momento me apañan las que tengo.

DSC02704

  Yo en lugar de “abusar” del colorante rojo he jugado a sustituir la mitad de la cantidad que recomienda de colorante rojo por puré de remolacha, como hice en los cupcakes Red Velvet superesponjosos. Si queréis poder probarlo así o bien usar el colorante o simplemente dejarlas al natural con su color chocolateado. También hay un polvo de remolacha, un tinte natural, si alguna vez lo consigo lo utilizaré, aquí en España es difícil pero en USA es más común. Así quedan con poco colorante combinado con puré de remolacha, con más colorante y remolacha, y sólo con colorante rojo en gel. De un granate a un rojo vivo. O si lo preferís podéis hacerlas al natural.

DSC02696 DSC02697 DSC00248 (Copiar)

  Vamos con las recetas, recordar, ingredientes a temperatura ambiente. Como veréis ambas recetas son muy similares.   Como la receta es bien sencilla no os voy a poner muchas fotos del paso a paso esta vez.

DSC02720

Red Velvet chocolate chips cookies

– 198 g de harina de todo uso

– 21 g de cacao puro en polvo (yo usé Hershey’s)

– 1 TSP de bicarbonato sódico

– 1/4 de TSP de sal

– 115 g de mantequilla sin sal pomada

– 150 g de azúcar moreno (mejor si es light brown sugar) + 50 gr de azúcar blanco

– 1 huevo tamaño L

– 1 TBSP ó 15 ml de leche

– 2 TSP de extracto de vainilla (mejor en pasta)

– 1 1/2 TBSP de colorante rojo en gel (yo usé sólo 1 TSP, el resto completé con

puré de remolacha, el sabor no se nota)

– 180 g de pepitas de chocolate (también utilicé las de Hershey’s) y unas pocas para

después de hornear)

 Red Velvet white chocolate chips cookies

 – 198 g de harina de todo uso + 1 TSP de maizena

– 12,5 g de cacao en polvo (Hershey’s)

– 3/4 de TSP de levadura química o polvo de hornear

– 1/4 de TSP de sal

– 113 g de mantequilla sin sal pomada

– 200 g de azúcar (yo usé Caster sugar)

–  1 huevo tamaño L

 – 1 TSP de vinagre de vino blanco

 – 1 1/2 TSP de extracto de vainilla (mejor en pasta)

– 1 1/2 TSP de colorante rojo en gel (yo usé sólo 1 TSP, el resto completé con puré de remolacha, el sabor no se nota)

 – 130 gr de pepitas de chocolate blanco (también utilicé las de Hershey’s) y unas pocas para  después de hornear)

  Precalentar el horno a 180ºC, con ventilación si puede ser. Tamiza los ingredientes secos en un bol y reserva. En otro bol grande con varillas eléctricas bate a velocidad alta la mantequilla hasta que esté cremosa, durante 1 minuto. Añade el azúcar y bate a velocidad media hasta que se integre. Luego añade el huevo, la vainilla, la leche (en la primera receta) y el vinagre (en la segunda) a velocidad media asegurándote con la ayuda de la espátula que no se queda toda la mantequilla pegada a los bordes del bol. Una vez mezclado todo añade el colorante (la primera receta necesita más que la segunda). Mezcla bien y añade los ingredientes secos tamizados (harina, cacao, sal impulsor químico, …) y remueve esta vez con la ayuda de una espátula o cuchara de madera. Luego añade los chips de chocolate reservando unas cuantas para después del horneado.

  Tapad con film el bol y refrigerar durante 1 ó 2 horas. Pasado ese tiempo sacar de la nevera y formar bolitas de masa. Si váis a dejar la masa más de un día en la nevera no hay problema pero aseguraos de sacar la masa 45 minutos antes de la nevera por cada día que haya pasado refrigerada (pueden estar 7 días en nevera o hasta 2 meses en congelador, necesitan en este caso una noche entera en nevera para atemperarse). Para formar las bolas podéis ayudaros para medir de una TBSP o de una cuchara de helado o bien pesándolas para que sean uniformes. Para hacer las bolitas simplemente enharinar vuestras manos y formar la bola entre las palmas de las manos.

DSC02698     DSC02699

  Yo no dejo pepitas de chocolate por fuera, las oculto dentro de la bolita y luego añado algunas para decorar después del horneado. Colocarlas en una bandeja con papel de horno o esterilla de silicona. No coloquéis más de 9 de una vez, hay que dejar espacio entre ellas para que crezcan y no se peguen. Unos recomiendan dejar así la bola, otros chafarlas un poco con el culo de un vaso para que no se desparramen mucho. Yo he hecho varias pruebas y queda mejor si chafas un poco la bola con el culo de un vaso enharinado. Hornead entre 10 y 11 minutos según el grosor y según cada horno. Al sacarlas no han de estar crudas pero sí aún blandas. Se acaban de endurecer fuera del horno. Dejad que se enfríen un poco en la bandeja, unos 5 minutos, y presionar con la mano la superficie si queréis esa superficie como rota o cuarteada típica de las ccokies americanas y colocad unas chips sobre ellas, aún tibias, para decorar. Ponedlas en una rejilla para que acaben de enfriarse y a comer se ha dicho, o bien guardar en un recipiente hermético.

DSC02700     DSC02701

Como veis el color varía del granate al rojo pasión.

DSC02718     DSC02711

  La medida de la masa de estas galletas es de 1 TBSP y las hice con el molde de los whoopies, como veis quedan más redondas y de un tamaño medio.

DSC02708

  Estas son versión maxi, medida de la masa 1 1/2 TBSP y también quedan redondillas y más gruesas. Con un sabor a chocolate mmmmmm.
DSC02725
  Con chips de chocolate blanco o normal están igualmente deliciosas.
  Estas no llevan chips de chocolate añadidas por fuera. Para mi gusto también quedan bonitas, la verdad. Están hechas en la bandeja y chafando ligeramente la bolita de masa.
DSC00266 (Copiar)
Así de atractivas por dentro, rojo pasión, San Valentín.
DSC02729
Ideales para regalar.
  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Red velvet cookies

DSC00265 (Copiar)

  ¿Ya os pensabáis que había terminado con la fiebre Red Velvet? Pues aún se pueden hacer más postres de terciopelo rojo, como estas galletas. No están buenas están de muerte. Me comería una hornada entera!!!!!!!!!! Oh my God. En realidad son cookies de chocolate con chips de chocolate y con colorante. Aunque yo le cambié un poco la proporción añadiéndole una cucharada de puré de remolacha para no poner tanta cantidad de colorante. Podéis obviar esta parte y ponerle sólo colorante o no ponerle nada y hacerlas naturales, de chocolate. En cualquier caso os encantarán.

  Tengo más recetas de cookies pero creo que tengo que mejorar la textura todavía para que queden un poquito más altas. Para ser las primeras no están mal, además os encantará el sabor. Cuando hice esta receta no encontraba light brown sugar así que utilicé el moreno normal. El cacao debería ser el americano (Hershey’s), no el de proceso holandés (Valor). Las chips de chocolate también las utilicé de Hershey’s. Vamos con la receta, recordad, ingredientes a temperatura ambiente. La receta original la podéis encontrar aquí, es una web fantástica. Esta vez una de mis hijas me hizo de pinche, ¿o era yo su pinche?

DSC00252 (Copiar)

Red Velvet chocolate cookies

INGREDIENTES (salen unas 12 cookies):

– 200 g de harina de todo uso

– 20 g de cacao puro en polvo (americano, yo usé Hershey’s)

– 1 cucharadita o TSP de bicarbonato sódico

– 1/4 cucharadita o TSP de sal

– 115 g de mantequilla sin sal

– 150 g de light brown sugar (o dark brown)

– 50 g de azúcar blanco

– 1 huevo L

– 15 ml o 1 TBSP de leche

– 2 cucharaditas o TSP de extracto o pasta de vainilla

– 1 y 1/2 cucharada o TBSP de colorante rojo (o remolacha en polvo)

– 180 g de chips de chocolate

  Primero tamizamos en un bol la harina, el cacao, el bicarbonato y la sal y reservamos. A continuación batimos la mantequilla durante un minuto hasta que se quede cremosa y añadimos los azúcares hasta que estén bien mezclados. Luego incorporamos el huevo batido, la vainilla y la leche. Después de agregar cada ingrediente nos asegurarnos de que se integra antes de verter el siguiente. Luego añadimos los ingredientes secos y las chips y mezclamos un poco hasta que la mezcla quede bien integrada. Por último verter el colorante si las queréis Red Velvet. Dejar reposar la masa en un bol envuelta en papel film al menos 1 hora en la nevera.

DSC00239 (Copiar)     DSC00240 (Copiar)

 

DSC00241 (Copiar)     DSC00242 (Copiar)

DSC00243 (Copiar)     DSC00244 (Copiar)

DSC00245 (Copiar)     DSC00247 (Copiar)

DSC00248 (Copiar)     DSC00249 (Copiar)

  Una vez pasado el tiempo de reposo en el frigorífico sacamos el bol, preparamos una bandeja de horno con papel sulfurizado y tomando una cuchara y media como medida formamos bolas que moldearemos con la ayuda de las manos. Colocar 4 ó 5 chips en la parte superior de la bola bastante juntas y colocad un máximo de 9 por bandeja en filas de 3 3n 3. Hornead a media altura a 180º durante unos 10 minutos.

DSC00250 (Copiar)

  ¡Buenas a cualquier hora! Pero para desayunar o merendar, no podrás dejar de comértelas. Este fue un fin de semana de cookies a mogollón!!!!!! Si os fijáis en la foto veréis que hice estas mismas cookies en versión chocolate, sin añadir colorante ni puré de remolacha y quedaron más formadas, más firmes y gruesas pero igual de buenas.

DSC00262 (Copiar)

Prometo subir nuevas fotos de cookies cuando consiga que me salgan aún más gorditas.

DSC00266 (Copiar)

    SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.