Financiers de chocolate


DSC04788

  Cada vez que hago un postre que sólo utiliza las yemas del huevo pienso ¿y ahora qué hago con las claras? Por estas fechas suelo hacer una Pavlova de merengue y frutos rojos para aprovechar los restos. Pues bien, esta vez después de hacer la Tarta Fraisier y quedarme un excedente de claras en plan pues_no_las_voy_a_tirar_algo_tendré_que_hacer_con_ellas … Me puse a hojear el libro que me regalaron en Chocolates Valor: Chocolate, las mejores recetas caseras, de Stephan Lagorce. ¡Es un libro de pecado mortal! Todo de chocolate … Y no hay otro chocolate como el de Valor. Todavía no lo había estrenado, con las ganas de hacer algo chocolatero, madre mía otra vez al garete la operación biquini. Y casualmente hoy 27 de mayo es el día nacional del celíaco.

10553750_838724806210741_9109907914827751776_o     1909371_838724842877404_306367635370023188_o

  La celiaquía es una enfermedad producida por una inflamación del intestino delgado que provoca un déficit en la absorción de nutrientes debido a una intolerancia al gluten, una proteína, presente en algunos cereales (trigos, cebada, centeno, …). Sus síntomas sobre todo se presentan a nivel gastrointestinal (dolor abdominal, diarrea, estreñimiento, náuseas, vómitos, …). Se desconoce su causa, afecta más a mujeres que a hombres y más a la raza blanca europea. Se puede manifestar en cualquier momento de la vida de una persona. Además los que padecen esta enfermedad son más propensos a padecer otras enfermedades. Como veis es una enfermedad bastante molesta pero puede controlarse consumiendo productos libres de gluten. Tan fácil pero tan complicado al mismo tiempo pues el precio desorbitado de estos productos y la presencia de cereales en muchos alimentos preparados hace difícil su manejo.

  Pues bien, dicho esto, con las claras de huevo que me sobraron de la Tarta Fraisier hacemos una masa sin gluten. ¿Y qué nos da? Unos maravillosos financiers de chocolate sin gluten. Porque últimamente os he demostrado que se pueden hacer postres ricos para intolerantes o alérgicos. Pues ya os digo que cuesta más escribir este post que hacer la receta. Además este postre es de esos que puedes preparar la masa la noche antes, dejar en la nevera y al día siguiente o a los 2 días hornear y disfrutar de un postre típico francés. Con este reposo el pastelito gana en esponjosidad.

DSC04795

  Si os soy sincera la primera vez que vi este postre por la red pensé que era un bizcochito típico catalán, pero no, resulta que es francés. Los financiers son unos pasteles de origen francés especialmente sabrosos. Estos bizcochos cuyo nombre se traduce por financiero, dice la leyenda que nacieron en 1.890 en París, creados por una pastelería, Lasne, que estaba situada cerca de la Bolsa de Valores parisina. El nombre, dedicado a la mayoría de sus clientes, financieros que necesitaban satisfacer su necesidad de algo dulce, compacto y fácil de comer sin mancharse las manos. Y por la riqueza de estos poderosos financieros se hornearon con forma de lingote de oro.

DSC04791

  Se dice también que originalmente fueron las monjas de la orden de las Visitandines (Orden de la Visitación de Santa María) en Nancy, en la región de Lorena las que cocinaban desde la Edad Media estos pequeños pasteles ovales y suaves con un delicioso sabor a almendra. Estos pequeños pasteles se hicieron ya sea para compensar el consumo de carne en conventos o para no perder las claras de los huevos que utilizaban la yema como fijador para su pintura al temple.  Pero, como la mayoría de los pasteles de almendra, desaparecieron después el Renacimiento. Esto ocurrió por la similitud en el olor entre la almendra y el arsénico. Este veneno se ofrecía a menudo en la corte francesa (sobre todo Catalina de Médici, que además sentó las bases de la gastronomía francesa) camuflado en alimentos que contenían almendra. Por este motivo durante siglos dejó de utilizarse la almendra en dulces.  Los financiera se confeccionan a base de huevos, mantequilla, azúcar y de polvo de almendra. Las variantes se hacían añadiendo pieles de cítricos, frutos rojos, chocolate, vainilla, pistachos … Su textura blanda y su sabor hacen de estos pastelitos los compañeros ideales para disfrutar de un té o café. Deliciosos también acompañados de una crema inglesa, de una espuma de chocolate o de unas natillas para compensar las yemas sobrantes.

  Y después de entrar en la historia de los financiers vamos con la receta. Mantequilla, claras de huevo, azúcar en polvo, almendra molida y en lugar de harina de trigo común he utilizado maicena para hacer esta receta apta para celíacos. En su origen los financiers no llevaban cacao pero he querido darles el punto chocolatero, y ha sido todo un acierto. En el libro de Ladurée recomiendan utilizar 2/8 de cucharadita o TSP de levadura, vamos lo que viene siendo un par de pizcas. Me he tomado esa licencia, pero si no queréis podéis obviarla. Si sois celíacos aseguraos de utilizar un polvo de hornear o levadura química libre de gluten.

DSC04789

  Para hornear estos pastelitos he utilizado unos moldes de silicona especiales, uno en forma de lingote y otro alargado. Si no tenéis podéis hornearlos en cápsulas de magdalena tipo valenciana, alargada, o de otras formas si preferís. La idea es que el grosor no sea superior a 3 cm. Yo a algunos les he añadido almendra en lámina, podéis hacerlos sin nada o añadir frutos secos picados o en trozos, al gusto. También combina muy bien con frutos rojos.

DSC04781

Financiers de chocolate

INGREDIENTES (unos 18 pastelitos de grosor medio):

– 55 gr de maicena

– 2 cucharadas o TBSP de cacao en polvo puro Valor

– 2 pizcas de levadura química sin gluten (opcional)

– una pizca de sal

– 150 gr de mantequilla sin sal

– 5 claras (unos 150 gr)

– 230 gr de azúcar glas

– 140 gr de almendra en polvo

DSC04751     DSC04753

DSC04754     DSC04757

DSC04758     DSC04759

DSC04760     DSC04762

DSC04764     DSC04766

  Precalentar el horno a 180ºC y preparar los moldes si vamos a hornearlos sin reposo en nevera. En un bol mediano tamizar juntos la maicena, el cacao, la sal y la levadura. Con la ayuda de unas varillas eléctricas o robot de cocina batir las claras con el azúcar impalpable durante unos 5 minutos. Añadir la almendra molida fina y tamizada y batir bien. Calentar la mantequilla en un cazo hasta que se funda y dejar que hierva unos 3 ó 4 minutos hasta que se torne dorada y dejar enfriar unos segundos. Agregar a la mezcla los ingredientes secos (harina, cacao, levadura, sal) tamizados y batir hasta homogeneizar la mezcla pero sin sobrebatir. Por último añadir la mantequilla e integrar.

  En este punto es recomendable refrigerar en un recipiente hermético 1 ó 2 días para tener unos financiers más esponjosos. Una vez refrigerada la masa verter sobre los moldes individuales y hornear a 180º C a media altura entre 10-12 minutos si son muy finos y unos 15-17 minutos si son un poco más gruesos, que es este caso.

DSC04768

DSC04769

  Con la ayuda de un palito comprobar si sale seco, no antes de los 10 primeros minutos. Sacar del horno dejar en el molde unos minutos y luego desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla. Recién hechos caliente están deliciosos. En un contenedor hermético una vez fríos aguantan 2 ó 3 días sin problema.

DSC04771

  Un pequeño bocado dulce, nutritivo, sin gluten y delicioso. ¿Qué más se puede pedir? Yo hoy lo he acompañado de un “café merengado” (café con leche con canela y limón bien fría).

DSC04777

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Anuncios

Tarta Fraisier



DSC04718

  Ya es tiempo de fresas. He encontrado unas fresas de esas que van en cajas, todas iguales, muy jugosas, sabrosas y de foto. Así que no me he podido resistir. Y qué mejor que inaugurar la temporada con esta fabulosa tarta de fresas y crema muselina. Y diréis, si hace semanas que hay fresas, sí, pero es ahora cuando están realmente buenas y bien de precio. Hoy os traigo otro clásico de la repostería francesa de la mano de una de las mejores pastelerías del mundo, Ladurée, y de mi pastelero-bloguero favorito Luis Olmedo. La receta está sacada del libro Ladurée Sucré the recipes, ya sabéis que he hecho varias recetas de este libro (en concreto cuatro más ) y siempre acierto. En lugar de hacer la crema muselina aromatizada con pasta de pistacho que no me va mucho he utilizado pasta de fresas Home chef por darle ese bonito color rosado. Si la hacéis sola también está muy buena. Yo tengo la versión del libro la tengo en inglés. Desde que estuve en esta pastelería parisina no me canso de reproducir esas pequeñas joyas en forma de pasteles. Si queréis saber más de esta institución francesa del macaron y otras exquisiteces, pinchad aquí y os mostraré mi visita a Ladurée y su historia.

DSC04621

  Como en el libro las instrucciones son más bien escuetas, deben guardarse sus secretos claro, me he guiado de Luis Olmedo un repostero profesional que si no conocéis os recomiendo, su blog My European cakes es uno de mis favoritos. Lo explica todo al detalle, con fotos paso a paso, tartas y postres impecables y contando los entresijos de la física y química pastelera en un lenguaje sencillo. En realidad los ingredientes básicamente son os mismos variando las cantidades, y el procedimiento muy similar también, siendo una receta clásica no es de extrañar. Así que basándome en ellas os traigo mi versión.

DSC04711

  La tarta Fraisier es todo un clásico de la repostería parisina, aunque no se sabe a ciencia cierta su origen. La ubican sobre el año 1.860 en París como otras tartas como la Ópera. Su traducción sería fresero y es un postre muy consumido en Francia en ocasiones especiales. Consta de una capa de bizcocho genovés de 1 cm de alto más o menos, embebida en almíbar de kirsch, sobre el bizcocho se coloca una tira de fresas cortadas por la mitad cubierta de crema muselina que sobresale 1 ó 2 cm como mucho de las fresas, otra capa de bizcocho emborrachado y un poco más de crema muselina para que se adhiera la fina capa de mazapán de unos 2mm. Aunque he visto tartas Fraisier incluso totalmente cubiertas de pasta de almendras o de fondant, esta es la versión que más me gusta. Vi otea versión en el blog de Iñaqui de Jaleo en la cocina que también me gustó. Se trata de poner una capa de fondant en la parte superior con una lámina de chocotransfer. Incluso compré las lámina de chocotransfer, casualmente encontré la misma en Casa Viva. Pero un error de cálculo falló a última hora. Para transferir esa lámina al fondant hay que refrigerar en nevera 3h según fabricante y yo no lo hice y se me echaba el tiempo encima. Así que guardaré el chocotransfer para otra ocasión. Por cierto el blog de Iñaqui no tiene desperdicio, os lo recomiendo. Él también utilizó la receta de Luis Olmedo.

DSC04716

  Los que me seguís en Facebook sabréis que hace unos meses compré mazapán en pasta en Lidl. Pues bien, por fin le he dado salida. En lugar de hacerlo casero esta vez he jugado con ventaja. Me he saltado un paso. Cuando estuvimos en Noruega os enseñé los productos reposteros que encontré en un súper corriente, como el cardamomo en polvo. Pues bien allí también consumen mazapán habitualmente, en pasta y en formato enrollado, como si fuera fondant, listo para cubrir una tarta. A mí personalmente no me gusta ni una cosa ni otra pero por hacerla tradicional me he decantado por el mazapán que lo tenía a mano, lo único que he hecho es colorearlo. Si queréis hacerlo casero os aconsejo seguir los consejos de Luis Olmedo, siempre explica trucos para no fallar. No tiene precio.

DSC_2849     DSC04688

  Vamos con unos cuantos consejos sobre la preparación y montaje de la tarta. Yo la tarta la hice en un sólo día, la dejé refrigerar toda una noche ya montada a falta sólo de colocar la pasta de almendras coronándola. Pero si queréis podéis preparar el bizcocho genovés un día y guardar envuelto en film en el horno o un recipiente hermético y también preparar la primera parte de la crema muselina. No es una tarta difícil de preparar pero lleva muchos pasos y varias preparaciones. Yo ya os digo que me salté la parte de preparar la pasta de almendras casera comprando el Marzipan de Lidl. Realmente vale la pena hacer el esfuerzo porque esta tarta es bonita porque sí, por ella misma, no necesita grandes estilismos, su montaje la convierte en una obra de arte nada más verla. Con las cantidades que os he dado sale un tarta mediana para 8 raciones y con el sobrante hice una más pequeña muy coqueta ella.

DSC04691

  Para hacer esta tarta viene bien tener un aro de repostería de aluminio de unos 16 x 7 cm. Yo no tengo así que me apañé con el aro desmontable de un molde redondo que utilizo para las cheesecakes. Con el molde montado (las 2 piezas) colocar un círculo de esos desechables en el interior. Pongo ese círculo porque la tarta es frágil y prefiero transportarla con facilidad para hacer las fotos y servirla sin accidentes. Luego forrar las paredes con mantequilla antes de colocar papel de horno sulfurizado un poco más alto que el molde.

DSC04669

  Cuando hagáis la crema muselina es importante seguir todos los pasos y cocinarla bien para que luego la textura de la crema sea firme y después del montaje no se desparrame. Utilizar la mantequilla fría cuando ha de estarlo y blanda o en pomada cuando lo requiera. Yo le he añadido la pasta de fresas pero podéis obviarla, está muy rica sin ella también, o utilizar pasta de pistacho como hacen en Ladurée. Yo quería darle el toque personal y que fuera de fresas en todo su conjunto. La receta original lleva aguardiente de cerezas o kirsch pero si tenéis algún otro licor de frutas lo podéis utilizar, o no ponerlo también. Hay que hacer una primera parte y refrigerar un mínimo de 4h. Luego pasado este tiempo después de obtener una crema de textura tipo natillas se le añade la mantequilla pomada, el kirsch y la pasta saborizante al gusto. Ya la tendremos lista para el montaje.

DSC04697

  Mientras la crema está en su primera parte refrigerándose en la nevera, aproveché para hacer la plancha de bizcocho genovés. Es la primera vez que hago un bizcocho sin levadura que sube y queda esponjoso. En este caso utilicé la receta de Ladurée que incorpora en la masa almendra molida, que va muy bien en el conjunto. Para hacer el bizcocho hay que batir las yemas con el azúcar hasta punto de cinta (montee au ruban, en francés) o punto de letra, esto lo he aprendido en el blog de Luis. Se hace preferiblemente con varillas eléctricas o robot de cocina porque hay que batir a velocidad alta durante 8-10 minutos y mi brazo no tiene la potencia del de Popeye.

  Como explican muy bien en el blog Gastronomía & Cía. al batir las yemas con el azúcar durante un tiempo prolongado (se hará más rápido si se bate con varillas eléctricas), se consigue un cambio de consistencia, además de en el color. Las yemas se tornan más blanquecinas, y el punto de cinta se comprueba cuando el batido está liso y al levantar el batidor, éste cae de forma uniforme y fluida, como si fuera una cinta. Además del punto de cinta, existe el punto de letra, para la mayoría significa lo mismo, pero se explica que para comprobar que se ha obtenido el punto de letra, el batido no sólo tiene que caer de forma fluida, lisa y homogénea, además debe poderse ‘escribir’ o ‘dibujar’ con él y que se mantenga, es decir, que no se integre rápidamente en el resto. La definición de batir a punto de cinta también se utiliza a menudo cuando se habla de batir huevos enteros, es decir, las yemas y las claras juntas. Es más, el punto de cinta o au ruban se utiliza incluso cuando se habla de masas batidas, pues al final, muchas masas para bizcocho también deben ser masas lisas y fluidas. Ver la masa caer como si fuera una cinta, sin que se corte o sin que caiga a borbotones, nos indica que está en ese punto.

DSC04698

  Me encantan estas curiosidades porque al no haber estudiado nunca cocina ni repostería resulta curioso y práctico el saber el por qué de las técnicas.

  Luego mientras se enfría la plancha podemos aprovechar para cortar las fresas. Las que compré venían en una de esas cajas de madera y eran todas más o menos del mismo tamaño por lo que queda muy uniforme la decoración.

  Para el almíbar también se utiliza licor de cerezas, como veis el conjunto sabe a fresas y el licor queda muy difuminado, no se nota mucho.

  Si queréis hacer la pasta de almendras casera pinchar aquí. No os asustéis, en serio, la tarta tiene muchos pasos pero no es complicada. Recordar que si no pongo lo contrario, ingredientes a temperatura ambiente.

DSC04699

Tarta Fraisier con crema muselina de frambuesas

INGREDIENTES (para 8 raciones):

Crema Muselina de frambuesas:

– 500 ml de leche entera

– 120 gr de azúcar blanco (separamos mitad y mitad, yo usé Caster sugar)

– 1 cucharadita o TSP de azúcar avainillado

– 4 yemas de huevo L ( grandes )

– 30 gr de harina de respotería (9 g de proteína)

– 30 gr de harina de maíz (maizena)

– Una pizca de sal

– 275 gr de mantequilla sin sal (150 gr fría + 125 gr)

– 30 ml de aguardiente de cerezas o kirsch

– 2 cucharadas o TBSP de pasta de fresas (opcional)

Bizcocho genovés de almendras:

– 30 gr de mantequilla sin sal derretida y enfriada

– 3 huevos L (grandes)

– 100 gr de azúcar (usé Caster sugar, de grano más fino)

– 75 gr de harina de repostería (9 g de proteína)

– 25 gr de almendra molida muy fina

– Una pizca de sal

Almíbar de kirsch

– 50 gr de agua

– 50 gr de azúcar

– 20 ml de aguardiente de cerezas o kirsch

Para decorar

– Pasta de almendras

– Un poco de tinte rojo en gel (opcional)

– Fresas al gusto (yo utilicé unos 600 gr)

 

DSC04601

Cómo hacer la crema Muselina de frambuesas:

1ª parte: en un bol mezclar y tamizar las harinas. En un cazo mediano calentar la leche con la mitad del azúcar, el azúcar avainillado y la pizca de sal. No debe llegar a hervir, remover constantemente hasta que se deshaga el azúcar por completo. Reservar. En un bol batir las yemas con el azúcar hasta que queden cremosas.  Incorporar las harinas y la sal tamizadas. Mezclar más lentamente para no perder aire. Incorporar la mitad de la leche caliente al bol y mezclar. Volver a calentar la leche del cazo y cuando esté a punto de hervir añadir la mezcla cremosa al cazo. Calentamos a fuego medio batiendo con varillas manuales hasta que espese. Una vez empiece a espesar bajar el fuego un poco y dejar un par de minutos más para que termine de cocerse la harina y no quede un sabor crudo. Luego añadir la mantequilla fría (150 gr) y remover hasta que se integre. La mezcla ha de quedar espesa tipo natillas. Una vez así pasarla a un bol hermético y refrigerar desde 4h mínimo a toda una noche.

DSC04603     DSC04605

DSC04606     DSC04607

DSC04608     DSC04609

DSC04610     DSC04611

DSC04612     DSC04613

DSC04614     DSC04615

DSC04617     DSC04618

  Mientras se enfría en nevera podemos aprovechar para hacer el almíbar y el bizcocho. Luego acabaremos de preparar la crema como indico a continuación.

2ª parte: pasado el tiempo de enfriamiento sacar la crema de la nevera y dejar atemperar un poco. Batir con varillas eléctricas o robot de cocina e incorporar la mantequilla pomada (125 gr). Cuando la mezcla esté uniforme batir a velocidad media-alta unos 10 minutos para que coja cuerpo. Luego añadir el kirsch y batir bajando un poco la velocidad. Luego aumentar de nuevo la velocidad. Repetir la misma operación si queréis añadir pasta de fresas. Le da un sabor como a Petit Suisse pero menos dulce.

DSC04670     DSC04671

DSC04672     DSC04680

Cómo hacer el almíbar de kirsch:

  En un cazo pequeño calentar el agua con el azúcar hasta ebullición. Cuando veamos que se ha hecho grueso, después de unos minutos, añadir el kirsch y calentar un par de minutos más. Reservar y dejar enfriar.

  Precalentar el horno a 180ºC para hornear el bizcocho.

Cómo hacer el bizcocho genovés con almendra:

  Preparar la plancha de horno (yo utilicé la bandeja) impregnando con aceite o mantequilla y papel de hornear tal y como muestro en la foto. Calentar la mantequilla en el microondas y dejar enfriar. Batir los huevos con el azúcar durante 10 minutos a velocidad alta con la ayuda de un robot de cocina con varillas. Así llegamos a obtener una mezcla a punto de cinta o de letra. Añadir la harina tamizada y mezclar con la ayuda de una espátula con movimientos envolventes para no perder volumen ni aire de la masa. Recordad que este bizcocho no lleva levadura y queremos que suba. Luego verter la mantequilla a la mezcla e integrar. Verter la mezcla sobre la plancha e igualar la superficie con la ayuda de una espátula. Hornead a media altura unos 10 minutos, vigilar que no quede muy dorada la superficie. Dejar enfriar y cubrir con film o con otra bandeja para que no se reseque. Ahora preparar la 2ª parte de la crema muselina.

DSC04661     DSC04662

DSC04663     DSC04664

DSC04665     DSC04666

DSC04667     DSC04668

DSC04674

Montaje de la tarta:

  Con la ayuda del aro del molde cortar 2 círculos de bizcocho de esa medida con la ayuda de un cuchillo fino. Extender la pasta de almendras tintada sobre dos papeles sulfurizados y alisar dejando un grosor de unos 2 mm, yo utilizo el rodillo de Joseph & Joseph y reservar. Preparar el molde como indico arriba. Colocar una capa de bizcocho y con la ayuda de un pincel embeber con el almíbar. Cortar las fresas, más o menos de la misma altura y grosor, por la mitad a la larga y colocar bien juntas según veis en la foto. El resto de fresas que van en el interior también están cortadas por la mitad pero las volví a colocar juntas para que al cortar las porciones quedará más bonita la sección. Y funcionó. Ahora rellenar con la crema muselina, han de quedar todos los huecos cubiertos, con la ayuda de una espátula pequeña acodada o el culo de un vaso en su defecto dejar la superficie lisa y más o menos nivelada. Esta capa quedará 1 cm por encima de la altura de las fresas. Luego poner la otra capa de bizcocho con el almíbar y un poco de crema muselina para que se adhiera la pasta de almendras que corona la tarta. Adornar con una fresa en abanico, varias fresas o al gusto.


 
DSC04675     DSC04677

DSC04678     DSC04681

DSC04683     DSC04684

DSC04689     DSC04690

Repasamos:

– Capa de bizcocho

– Almíbar

– Fresas cortadas por la mitad en círculo con la parte lisa junto al molde y luego rellenar el resto del interior del molde.

– Crema muselina cubriendo todo, 1 cm por encima de las fresas.

– Segunda capa de bizcocho

– Almíbar

– Fina capa de crema de muselina

– Pasta de almendras o mazapán

– Fresas para decorar

DSC04696

Esta tarta no necesita adornos, ella sola es la fotogenia en persona

DSC04740

  Como veis no es complicada pero tiene muchos pasos. Un clásico en la repostería al alcance de todos. ¿No me digáis que no es bonita? A mí me parece increíble.

DSC04703

Deliciosa esa hilera de fresas, tan sugerente.

DSC04736

Pequeña porción de suave crema, bizcocho y fresas coronada con mazapán, mmmmmmm

DSC04727

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Bizcocho sin huevo ni lácteos

DSC04648

  Tengo la suerte de no tener en casa intolerancias alimentarias. Bueno a mi hija Lucía a veces le salen unas mini ronchas en la cara cuando come arándanos pero ahí queda todo. ¿Os imagináis lo que debe ser tener alergia o intolerancia al huevo, a la lactosa o al gluten? Además de por la salud es un fastidio para un niño o adulto no poder tomar cantidad de alimentos que contienen estos productos. Y para los padres es muy costoso porque los alimentos libres de estas sustancias son muy caros, casi un artículo de lujo en lugar de un producto de primera necesidad. Los niños con estas patologías han de aprender desde pequeños a leer etiquetas de alimentos y a decir que no a lo que le ofrecen en el colegio, sus amigos, en un cumpleaños, siempre preguntando si lleva esto o aquello. No sólo es peligroso tomar estos alimentos en caso de alergia sino que además en caso de intolerancia la cosa no es de vida o muerte pero se también con cuadros de dolor y distensión abdominal, gases y flatulencias, diarrea, cólicos, …

DSC04637

  Luego está el tema de ofrecer productos atractivos a la vista y al gusto sobre todo a los niños. He probado alguno y, no es lo mismo. Mi amigo Charlie, que me ayuda a manejar el blog y fue el que creo la plantilla y la estructura tiene una sobrina alérgica al huevo. Pues bien llevaba tiempo queriendo hacer un bizcocho que estuviera realmente bueno, rico, sabroso, esponjoso, vamos, delicioso, pero libre de huevo, lácteos y productos animales. Lo que antes era vegetariano ahora se llama vegano. Además de la moda de productos los ecológicos. Bueno la cosa no va por ahí, uno puede elegir qué comer pero cuando es una necesidad vital, un tema de salud, la cosa cambia. No es una moda pasajera o un modo de vida o creencia que pretende ser repetuoso con el medio ambiente por elección sino SALUD.

  Con el precio que tienen los productos de panadería, bollería o repostería “libres de” desde luego sale a cuenta hornear en casa. A mí la comida me entra por los ojos, como a la mayoría de las personas. He visto muchos postres veganos y lo que se dice muy atractivos no son. He probado alguno y qué queréis que os diga, pues no. Cuando vi este bizcocho en Pinterest pensé, madre mía qué miga más esponjosa, nadie diría que no lleva huevos, ni leche, ni mantequilla. ¡Qué pinta! Así que como era uno de esos pendientes que quería hacer por fin le he hecho un hueco.  Quería comprobar si realmente era así. Pues no me ha defraudado para nada. De hecho ya he horneado 3 bizcochos haciendo variaciones a partir de esta receta del blog Las recetas de la familia Tartufo.

DSC04638

  En este caso he variado la receta: en lugar de margarina he utilizado aceite de oliva suave, he preferido utilizar nuestro oro líquido porque las margarinas no me van mucho. Algunas tienen añadidos aceites de palma, colza o coco que no son tan buenos en calidad. Pero bueno quien quiera es una opción. El azúcar en lugar de blanco esta vez lo he cambiado por azúcar mascavado, un azúcar más oscuro, apenas refinado, sin centrifugar y con un sabor como a regaliz, más intenso y con cantidad de nutrientes que no tiene el blanco. Le da un tono amarronado al bizcocho. También se puede utilizar integral natural de caña o azúcar de coco. Como chocolate he utilizado puro Valor en tableta 70% cortado en trocitos pequeños y gotas de chocolate negro 70% postres. El chocolate y el plátano son muy buenos compañeros pero si a alguien no le gusta tanto el sabor a plátano puede utilizar compota de manzana en lugar del puré de plátano. La leche de coco evidentemente no contiene lactosa, también se podría utilizar bebidas de soja, avena o arroz. Yo es la primera vez que uso leche de coco y me ha encantado porque no saboriza tanto como puede parecer. A mí es que no me gusta el coco rallado pero su leche sí. Si en lugar de chocolate o dátiles queréis ponerle trozos de frutos secos o frutos tipo arándanos, frambuesas, … , admite muchas variantes.

DSC04647

  Si además queréis utilizar harina y levadura libre de gluten o harinas integrales también se puede. En Ecorganic  podrás encontrar harinas y productos sin gluten y también la leche de coco, azúcares integrales y moscovados para hacer esta receta.

  Y ahora vamos con la receta de este esponjoso y delicioso bizcocho. Si os gusta el plátano ponedlo si no os gusta tanto utilizad compota de manzana.

DSC_0004

Bizcocho sin huevo ni lácteos

INGREDIENTES:

– 300 g de harina de todo uso (puede ser sin gluten)

– 16 g de polvo de hornear sin leche (p. ej. Dr. Oetker, no valdría levadura Royal)

– una pizca de sal

– 175 g de azúcar mascabado o integral

– 100 ml de aceite de oliva suave

– 2 plátanos maduros

– 125 ml de leche de coco

– 100 g de chocolate puro sin leche cortado en trozos o en gotas o pepitas (yo usé Valor)


DSC04584     DSC04585

  La preparación es sencilla. Primero precalentar el horno a 180ºC y preparar un molde redondo de unos 24 cm con aceite desmoldante, yo he utilizado uno desechable. En un bol mediano tamizar la harina, la levadura y la sal y reservar. Con la ayuda de una batidora hacer el puré de plátano. En un bol grande batir el azúcar con el aceite.

DSC04586     DSC04587

Luego añadir el puré de plátano. Después agregar la leche de coco.

DSC04588     DSC04589

  A continuación, añadir la mezcla de harina y con la ayuda de una espátula remover sin sobrebatir hasta que la harina esté integrada. Por último verter las pepitas o trozos pequeños de chocolate.

DSC04590

  Llenar el molde con la masa y alisar la superficie (el de la foto es con plátano y azúcar moreno). Hornear a media altura a 180ºC durante 45-50 minutos o hasta que los bordes del bizcocho se despeguen ligeramente del molde o al pinchar el centro con un palito este salga limpio.

DSC04597

  Esta masa lleva azúcar blanco y compota de manzana (¿veis el color más claro?)

DSC04657

  El sabor del bizcocho hecho con compota de manzana queda más suave y la miga un poco más compacta, muy rico.

DSC04655

  El de plátano queda más intenso de sabor y con la miga más suelta, igualmente delicioso.

  Pues ya sabéis si tenéis niños en casa con intolerancia o alergia al huevo o a los lácteos ya no tenéis excusa para hacer un postre delicioso. Menudo desayuno o merienda más rica. Lo sano no está reñido con lo sabroso.

Editado 17/01/16: como muy bien ha indicado una persona en los comentarios, la levadura de la marca Royal no valdría para este postre si lo que queremos es que no lleve lácteos. Como bien indica la etiqueta de dicha marca contiene leche. Podríamos cambiar la levadura Royal por el polvo de hornear de Dr. Oetker o las gaseosas dobles (la equivalencia sería 3 gaseosas dobles).

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Pancakes o tortitas de requesón y limón

DSC04560

  Decir que me gustan las tortitas para desayunar se queda corto. Me chiflan, me encantan. Pancakes, panqueques o tortitas como las queráis llamar, me tiro en plancha por una. Desde que vi la receta de Lemon Ricotta pancakes de Linda Lomelino de Call me cupcake tenía ganas de hacerlas. Pues hoy era un buen día para hacer tortitas, sí. En lugar de utilizar ricotta que es un típico queso italiano, yo me he decantado por nuestro queso español primo hermano, el requesón. ¡Qué acierto! Deliciosas, refrescantes por el toque de limón y el requesón. Perfectas para esta época. Solas o acompañadas harán la delicia de los niños y es un desayuno sano y muy nutritivo.

  Ya he probado muchas recetas de Pancakes, todas las que he publicado, me encantan. Me gustan esponjosas, pero no en exceso, y sobre todo con arándanos y sirope de arce. Desde que tengo la sartén especial para tortitas con 3 huecos las hago más a menudo porque están hechas en un momento. Si no tenéis podéis utilizar una sartén grande normal, bien caliente y con una capa antiadherente con mantequilla o aceite vegetal y hacer 3 al mismo tiempo aunque no queden exactamente iguales. Las he hecho con leche, buttermilk, calabaza y ahora requesón, pues no sabría con cuál quedarme, están todas deliciosas y esponjosas.

DSC04553

  Aunque me he fijado en la receta de Linda por la combinación de ingredientes elsta vez la he hecho a mi antojo. Le he añadido un poco de azúcar porque a mí me gustan con un puntito dulce, más requesón y estas llevan harina normal no son libres de gluten. La preparación también es diferente. Esta receta es de Tarta de manzana 100%. Salen exactamente 12 tortitas de 10 cm de diámetro y 1/2 cm de espesor. Para guiarme utilizo una medida de 1/4 de cup o taza para cada tortilla (unos 60 ml de masa). Yo le añado arándanos porque me encantan pero si no os gustan podéis obviarlos. Estos que he comprado son especialmente grandes, deliciosos. Fuente de antioxidantes 100%. No diréis que no os traigo un desayuno rico y sano.

DSC04550

  Como veis hoy voy directa al tema. ¿Queréis hacer un desayuno especial de fin de semana? Pues haced la lista de la compra. Es sencilla. Seguro que tenéis de todo, sólo tendréis que añadir una tarrina de requesón y un limón. El requesón que utilizo es de la marca Granja Rinya, lo compro en Consum. Me encantan los productos lácteos de esta marca. El requesón está compacto pero se desmenuza muy fácilmente y no tiene un grano grueso por lo que se integra inmediatamente en la mezcla.

 DSC04538

  Recordad que los ingredientes han de estar a temperatura ambiente. Por lo de separar yemas y claras para montarlas a punto de nieve que no os frene, quedan mucho más esponjosas las tortitas, es uno de los trucos a la hora de hacer pancakes. Como veréis no tiene ninguna complicación.

DSC04558

Lemon ricotta pancakes o tortitas de requesón y limón

INGREDIENTES (para 12 tortitas de 10 cm de diámetro):

– 90 gr de harina de todo uso

– 1 1/2 cucharadita o TSP de polvo de hornear

– Una pizca de sal

– 30 gr de azúcar glas (opcional)

– 200 requesón

– 3 huevos L separando yemas de huevos

– 120 ml de leche entera

Para acompañar (opcional):

– Arándanos al gusto

– Sirope

– Crema agria


DSC04539     DSC04540

  En un bol grande mezclar el requesón con las yemas y la ralladura de limón. En otro bol más pequeño tamizar la harina con la levadura, la sal y el polvo de hornear.

DSC04541     DSC04542

  Una vez batida la mezcla de requesón añadir la mezcla de harina y batir hasta integrar los ingredientes.

DSC04543     DSC04544

  Montar las claras a punto de nieve con la ayuda de varillas eléctricas o un robot de cocina, primero a velocidad media y luego añadir unas gotas de limón o vinagre y batir a velocidad alta. Una vez formados los picos de nieve incorporar a la mezcla con movimientos envolventes con la ayuda de una espátula o de una cuchara. Así evitaremos que baje mucho la mezcla. No sobrebatir, nos interesa que estén esponjosas.

DSC04545     DSC04547

En mi vitrocerámica, de 11 posiciones la pongo al 6 al principio y luego bajo a 5.

DSC04552     DSC04566

Unos 3 minutos por la primera cara y 1 minuto por la otra y a disfrutar.

DSC04562

Con un poco de crema agria por encima y unos arándanos, mmmmmmm.

DSC04564

Dan ganas de comerse todo el montón de tortitas, en serio.

DSC04565

Esta es la tortita que se preparó mi hija Lucía.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Buckle de arándanos

DSC04523

  Parece que me voy poniendo al día con recetas que tenía pendientes de hacer. Ya sabéis lo mucho que me gustan los arándanos y los frutos rojos en general. En Consum encuentro frambuesas y arándanos prácticamente todo el año, de producción española, concretamente de Huelva, que me han hecho feliz como una perdiz.  Sí ya sé que lo mejor es consumir productos de temporada pero es que los frutos rojos sacan antojos de mí incontrolables. Así que cuando vi las tarrinas de arándanos esta semana pensé en este postre que había visto en la colección Pastelería creativa.

  El Buckle blueberry es un cake hecho de una sola capa de una masa batida, amarillenta, con bayas, generalmente arándanos azules, y en su parte superior va cubierta de un crumble o masa desmigada tipo streusel. Esto le confiere una textura suave y crujiente al mismo tiempo con un sabor afrutado. A mí me ha encantado, no es excesivamente dulce y en esta época no resulta tan pesado como otro tipo de bizcochos más otoñales o de invierno. Los arándanos frescos le dan un toque afrutado delicioso.

  Buckle, Betty, Crisp, Crumble, Grunt, Slump, y Sonker son nombres antiguos atribuidos a este tipo de dulces también conocidos como Cobbler. Este postre es originario de las primeras colonias británicas en América, cuando los colonos no podían hacer sus puddings debido a la falta de equipos de cocina e ingredientes. Se creó un método de cubrir un relleno de fruta cocida con una capa de masa de galleta cruda desmigada (no tenían rodillos para extender la masa y hacer un típico “pie” inglés) y el resultado gustó tanto que pasó a ser un socorrido postre. El nombre del plato proviene seguramente del aspecto de la superficie del postre, como una calle adoquinada (en inglés cobble street) o quizá del hecho de preparar todos los ingredientes juntos (preparar, mezclar ingredientes en una comida en inglés también es cobble).

DSC04511

  Como veis hoy traigo un postre poco conocido pero muy fácil de preparar. Si no tenéis arándanos frescos también se puede hacer con la versión congelada dejándolos descongelar sobre papel de cocina para que absorba el agua sobrante aunque el sabor de los frescos es mucho mejor claro está. También se podrían utilizar otros frutos como frambuesas, moras, fresas, …, incluso melocotón, manzanas, …

  En lugar de mezclar los arándanos en la masa yo he colocado la masa batida primero y luego los arándanos por encima en forma de segunda capa cubriendo finalmente con el crumble. Pero si queréis podéis mezclarlo en toda la masa como hice yo en el bizcocho de arándanos rojos y el de arándanos azules. Otra opción es doblar la cantidad de arándanos y hacer otra capa más abajo, o alternar con frambuesas o arándanos rojos. La verdad es que estos bizcochos afrutados son de lo más primaveral y tienen muchas posibilidades.

  Había probado a hacer crumble otras veces pero no con los resultados que quería, la verdad. Eso de trabajar la masa con dos cuchillos no queda igual y desmigarla con los dedos tampoco porque el calor de la piel deshace la mantequilla y se va quedando blanda. Así que decidí comprarme uno de esos gadgets de cocina, esta vez fue todo un acierto. Se llama estribo por la forma que tiene y es un mezclador de pastelería con cinco hojas de acero inoxidable con un práctico asa que se utiliza para incorporar mantequillas o mantecas a una masa. Y con este utensilio sí he conseguido hacer una bonita masa desmigada. Ya os digo que no es imprescindible pero viene muy bien.

DSC04495

  Si no tenéis preparada la mezcla de especias que utilizo muy habitualmente podéis poner sólo canela. Yo además le añadí un poco de cardamomo molido extra. Me encantan las especias. Podéis preparar el crumble primero y dejarlo en la nevera cubierto con film mientras hacéis la masa del bizcocho.

  Este postre se puede hornear en un molde redondo, cuadrado, rectangular o incluso en moldes individuales tipo ramequín o cazueltias individuales. Esta vez he utilizado un molde redondo de 24 cm de diámetro desechable que encontré en una de esas tiendas mastodónticas de productos chinos que hay en la zona de Alfafar y me ha resultado muy útil porque además lleva un pespunteado para retirar el borde superior. Además 3 moldes por 1’50 euros. Han visto el filón de la repostería y ahora tienen de todo. La calidad no siempre es buena pero hay algunas cosas que por precio merece la pena.

DSC04506

  Otra cosa que me ha gustado de esta receta es prepara sin robot de cocina, a la antigua, con cuchara de madera y un bol, simple, como los primeros colonos americanos.

  En este post estreno el stand que compré en Alma’s cupcake, la tienda online de Alma Obregón. La verdad es que es taaaaan bonito, es como un maniquí antiguo de alambres. Me encanta. Por cierto que en su tienda, en Amazon y en María Lunarillos es donde más compras he hecho online de productos relacionados con la repostería. Eficiencia y calidad. Como veis hay que saber buscar.

DSC04504

  Y ahora vamos con la receta, si no especifico lo contrario ya sabéis, ingredientes de calidad a temperatura ambiente.

DSC04527

Buckle de arándanos

INGREDIENTES (para 10-12 raciones):

Bizcocho

– 175 gr de azúcar

– 1 huevo

– 55 gr de mantequilla sin sal (textura pomada)

– 1 cucharada o TBSP de pasta o extracto de vainilla

– 225 gr de harina de repostería (200 gr de harina normal + 25 gr de maicena)

– 2 cucharaditas o TSP de levadura o polvo de hornear

– 1/2 cucharadita o TSP de sal

– 110 ml de leche entera

– 200 gr de arándanos frescos

Crumble

– 80 gr de azúcar

– 55 gr de harina

– 1/2 cucharadita o TSP de mezcla de especias

– 1/4 de cucharadita o TSP de cardamomo molido (opcional)

– 55 gr de mantequilla sin sal fría cortada en pequeños dados

DSC04495     DSC04497

  Lo primero preparar el curable mezclando todos los ingredientes en un bol y mezclando con el utensilio especial o con la ayuda de un par de cuchillos. Dejar cubierto con film en la nevera.

DSC04484     DSC04485

  Engrasar un molde redondo de unos 24 cm de diámetro o similar y precalentar el horno a 190ºC. En un bol pequeño mezclar la harina con el polvo de hornear y la sal, tamizar y reservar. En un bol grande mezclar el huevo con el azúcar y luego agregar la mantequilla pomada. Remover bien con la ayuda de una cuchara de madera y añadir la vainilla.

DSC04486     DSC04487

  De manera alterna agregar al bol grande 1/3 de la mezcla de harina y 1/3 de la leche alternando y mezclando bien después cada vez hasta agotar todos los ingredientes.

DSC04492     DSC04498

  Echar la mezcla en el molde, es un poco pastosa así que con la ayuda de una espátula alisar la superficie. Luego añadir los arándanos que podéis dejarlos en la superficie o empujarlos al fondo o mezclarlos previamente con la masa. Finalmente el crumble que teníamos reservado en la nevera.

DSC04500

 Si lo hacemos así durante la cocción estallarán los arándanos y dejarán la superficie así de bonita.

DSC04499     DSC04501

  Hornear a media altura a 190ºC durante 45-50 minutos o hasta que al introducir un palito en la masa salga limpio. El aroma es … mmmmmm.

DSC04521

Como veis queda una combinación de texturas perfecta.

DSC04513

Y al corte atractivo.

DSC04514

Hoy meriendo este delicioso bizcocho de arándanos y crumble espaciado ¿y tú, te apuntas?

DSC04515

¿O quizá para desayunar?

DSC04525

  Este postre se puede servir aún caliente con una bola de helado de vainilla sobre el trozo de buckle, con nata o natillas. O simplemente acompañado de un té o café como desayuno o merienda. Lo mires por donde lo mires delicioso. Lo podéis guardar en un contenedor hermético o tartera. Al día siguiente también está delicioso, yo he congelado unos trozos para el fin de semana que viene.

DSC04530

  Doy fe de que dos días después de hacerlo, el bizcocho de arándanos está igual de esponjoso y el crumble igual de crujiente, pero si le añadimos una bola de helado de vainilla y un chorlito de sirope de arándanos rojos, mmmmmmmm. Si los congelamos al descongelar también está muy bueno. Delicioso, refrescante. Menuda merienda. Con el helado cremoso como a mí me gusta, derritiéndose y diciendo CÓMEME!!!!!!! Pecado mortal.

DSC04537

  Como me ha gustado tanto este dulce típico americano lo he vuelto a hacer en versión mini, en cazuelitas. Y además también con frambuesas, simplemente se deshace en la boca.

DSC04832     DSC04835

  Esta vez he puesto dos capas de frutos rojos y he combinado arándanos azules y frambuesas. Delicioso de todas las maneras.

DSC04834

¡Qué color tan bonito tienen las frambuesas! Alegran cualquier plato.

DSC04836

En versión maxi o mini, podéis elegir.

DSC04837

¿Arándanos azules …

DSC04839

… o frambuesas?

DSC04845

Como veis una miga esponjosa.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Chocolate marble cheesecake o tarta de queso marmolada

DSC04471

  Hace una semana fue mi cumpleaños. Junto con la Navidad son las celebraciones que más me gustan del año, me encantan. Pero ahora que me acerco a los temidos 40 ya no sé si me gustan tanto. El caso es que me hace mucha ilusión cumplir años, todavía. Mi dilema era ¿y de qué me hago la tarta? El año pasado me hice para mi cumpleaños una tarta de Mascarpone y fresas que quitaba el sentido. Este año no lo tenía muy claro. Como tengo tantos postres pendientes de hacer pensé en hacer una_de_esas_tartas_que_tengo_pendientes_de_hacer_sí_o_sí. Así que me decidí por esta Chocolate marble cheesecake o tarta de queso marmolada. Ya hice algo parecido en versión Brownie cheesecake. Esta vez quería tarta. Todo en cheesecake. La tarta de queso junto con la de manzana son mis favoritas. Quería añadirle a la cheesecake un poco de chocolate porque toda no me atrevo a hacerla, creo que sería muy pesada. No me gusta tanto el chocolate. Y lo primero es que yo cocino cosas que sé que a mí me van a gustar. Si la base de cheesecake es normal y el chocolate sólo “se lo dejo caer estratégicamente” entonces será más de mi gusto. Pues en efecto fue todo un acierto. Como otras muchas que he horneado, para repetir con cualquier excusa. Y ya he hecho 3 en una semana, una para mi cumple, otra para el día de la madre y otra para los compañeros de trabajo de mi marido. Cada una con algo diferente.

DSC04476

  Ya he horneado unas cuantas cheesecakes y he combinado ya algunos sabores diferentes. De hecho voy a tener que hacer una sección a parte para ellas. La versión americana original habla de Graham crackers pero son difíciles de conseguir aquí. He utilizado varios tipos de galletas para la base y hasta las he hecho sin base. En mis primeras tartas de queso utilizaba la típica base de galletas María y mantequilla. Luego le añadí azúcar moreno. Luego empecé a utilizar Yayitas ® con miel y mantequilla. Cuando hice mi primera Pumpkin cheesecake utilicé la base con galletas de Yayitas pero cuando horneé la versión mini probé las de jengibre y me maravilló la combinación. Esta vez he utilizado galletas Yayitas desayuno con pepitas de chocolate para que combinara con la masa y ha sido todo un acierto. Pero la cosa no queda ahí.

  Hace un tiempo descubrí el libro Junior’s Cheesecake Cookbook: 50 To-Die-For recipes of New York-Style Cheesecake.  Para los que no conozcáis esta institución neoyorquina de 1.950, Junior’s es  un local de Brooklyn donde se dice, se comenta que se puede tomar la mejor cheesecake del mundo mundial. Yo cuando estuve no la probé, fuimos al Carnegie Deli, otra “institución” en Manhattan. Pero cuando descubrí el libro, SÓLO de cheesecake, oh_my_God_I_can’t_beleive_it, pensé que tenía que probar a hacerla en casa. Lo primero que me llamó la atención es que la base que utilizan es un bizcocho, sí, un bizcocho suave y tierno. Así que por fin llegó el día en que lo estrené. Y no me ha defraudado en absoluto. El hacerla para mi cumpleaños ha sido todo un acierto. Es con diferencia la mejor tarta de queso que he comido en mi vida, y en eso soy toda una experta. Llevo años de experiencia contrastada jejejeje.

DSC04460 copia

  Porque … ¿qué es un cumpleaños sin tarta? Pues para mí no es cumpleaños. Esta costumbre viene de la antigüedad, era un rito pagano para ahuyentar los malos espíritus, proteger al homenajeado y tener un buen año, para eso se colocaban velas formando un círculo con tantas velas como años se cumplían. Se creía que los cirios escondían una magia especial para cumplir deseos. En la Antigüedad no eran exactamente tartas sino tortas hechas con miel. Pero ya existía esta celebración. Ya sabéis que soy un animal de costumbres y estas cosas me encantan.

  Ahora vamos con la receta. Es una receta sencilla pero tiene 3 pasos por lo que se os puede hacer larga pero vale la pena, os lo garantizo. No queda tan pesada como algunas tartas ni tan ligera como la Cheesecake japonesa. A mí me ha conquistado. En una semana he hecho 3. Importante: hornear la base primero y después hornear la cheesecake en un baño de agua. Al principio cuando las hacía no las horneaba al baño María pero es el mejor truco para que quede jugosa sin resultar pesada, homogénea y con una superficie lisa y sin grietas. Además no hay que sobrebatir las masas. Es muy importante que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente para que al batir no se formen grumos pues éstos no desaparecen por arte de magia. Si están antes del horneado seguirán después del mismo. Ahora que lo pienso éste y otros trucos quedarían perfectos en un especial. Prometo hacerlo en breve.

DSC04419

  Para hacer el baño María hay que proteger primero el molde para que no pierda nada de contenido con papel de aluminio tanto en la base como en los bordes externos del molde. El agua ha de estar tibia o calentita, no fría, antes de introducir el molde. Desde que hice la Cheesecake japonesa siempre las hago en horno al baño María, vale la pena.

  Aunque mi cacao en polvo favorito es el de Valor ya sabéis que hago alguna excepción y utilizo el de Hershey’s para algunas recetas típicas americanas. Allí es el chocolate más consumido. Del cual también tengo un libro. La marble cheesecake de Junior’s combina su receta tradicional con brownie. Como yo ya hice la versión del Brownie cheesecake, esta vez he optado por añadir chocolate a la masa de la tarta de queso como lo hacen en el libro de Hershey´s. En lugar de hacer el brownie chocolateé la propia mezcla de la cheesecake con Hershey’s. Se aparta unos 350 ml de la masa de la cheesecake y se le añaden los ingredientes para chocolatearla (ver abajo). Increíble, debería de estar prohibido!!!!! Esto me está costando un pequeño flotador en mis caderas que ya no tiene remedio. Adiós operación biquini, otra vez.

  Éso sí para chocolatear la base de la cheesecake sí que utilicé chocolate negro 70% postres de Valor. Recordad, ingredientes a temperatura ambiente. Si queréis podéis dejar que la parte superior se dore, si la preferís más blanca colocad un trozo de papel de aluminio sobre el molde, nunca antes de los 45 minutos de horneado. Ojo, no toquéis la superficie de la tarta para que no se estropee, es muy delicada y se notan las marcas enseguida.

DSC04423     DSC_3601

  Para hacer el efecto marmolado podéis ver estos tutoriales que lo explican muy bien: efecto tela de araña o formando un bonito dibujo como este. A mí no es lo que mejor se me da pero bueno en conjunto no queda mal. He hecho 3 tartas de esta receta en una semana y cada una tiene un veteado diferente.

DSC04472

Nunca habéis probado una cheesecake igual, NUNCA, se deshace en el paladar.

DSC04463

Como veis me gustan bien altas.

Chocolate Marble cheesecake

INGREDIENTES (para 12 raciones):

Base

– 40 gr de harina de repostería

– 3/4 TSP de levadura química o polvo de hornear

– Una pizca de sal

– 2 huevos XL (separando claras de yemas)

– 65 gr de azúcar (yo usé Caster sugar)

– 1 TSP o cucharadita de pasta o extracto de vainilla

– 2 gotas de extracto de limón

– 30 gr de mantequilla sin sal derretida

– 1/4 de TSP de cremor tártaro

– 60 gr de chocolate postre 70% Valor en onzas

Cheesecake

– 1 kg de queso crema tipo Mascarpone o Philadelphia (no light)

– 330 gr azúcar (yo usé Caster sugar)

– 30 gr de maizena

– 1 TBSP de pasta o extracto de vainilla

– 2 huevos XL

– 180 ml nata líquida mín. 35’1% de materia grasa

Chocolate cheesecake

– 350 ml de la masa anterior

– 30 gr de cacao en polvo Hershey’s

– 50 gr azúcar (yo usé Caster sugar)

– 1 TBSP o cucharada de aceite vegetal (usé de girasol para no saborizar)

– 1/2 cucharadita o TSP de pasta o extracto de vainilla

Base  Lo primero que haremos es preparar la base. Precalentar el horno a 180ºC y enmantequillar o rociar con aceite desmoldante un molde de cheesecake, si puede ser desmoldable de unos 23 cm de diámetro. Colocar un círculo de papel de horno en la base del molde. Si se quiere puede cubrirse las paredes del molde y el culo con papel de aluminio por su parte externa. En este caso la base es un fino bizcocho de chocolate. En un bol pequeño tamizar la harina con el polvo de hornear y la sal y reservar. Derretir la mantequilla en el microondas y reservar. Hacer lo mismo con el chocolate. En otro bol batimos las yemas durante unos 3 minutos con varillas eléctricas a velocidad media-alta o manual de manera enérgica. Añadir 2 TBSP o cucharadas soperas del azúcar y batir 5 minutos más. Añadir el chocolate fundido, los extractos de limón y vainilla y mezclar. Agregar la harina reservada y mezclar con la ayuda de una espátula, lo justo para integrarla, sin sobrebatir. Verter la mantequilla derretida y mezclar. Batir las dos claras con el cremor tártaro a punto de nieve hasta que espume. Ir añadiendo poco a poco el azúcar y continuar batiendo hasta que se formen picos y las claras montadas tengan un color brillante. Agregar las claras a punto de nieve en tres veces a la mezcla chocolateada e incorporar con la ayuda de una espátula intentando que no bajen mucho.

     DSC04439     DSC04440

  Hornear a media altura durante unos 10-13 minutos hasta que quede bien hecho y aún esponjoso. Sacar del horno y colocar el molde sobre una rejilla. Mantener el horno caliente y untar de nuevo el molde de mantequilla.

     DSC04441     DSC04442

Cheesecake  Ahora vamos con la mezcla de queso. En un bol grande batimos unos 250 gr del queso, la mitad del azúcar y la maicena tamizada. Es muy importante que no esté frío para que al batir no queden grumos. Se puede hacer a mano con la ayuda de un cucharón de madera o a baja velocidad con varillas eléctricas. No queremos un exceso de aire en nuestra masa.

     DSC04443     DSC04444

  Cuando estén  integrados los ingredientes añadimos el resto del queso en 3 tandas. Luego cuando la masa esté homogénea agregar el azúcar y la vainilla.

    DSC04446     DSC04447

    Añadir los huevos de uno en uno mezclando bien después de cada uno de ellos. Finalmente agregar la nata líquida.

    DSC04448     DSC04450

Chocolate cheesecake De la mezcla obtenida separamos unos 350 ml a los que añadiremos el cacao en polvo, el azúcar, el aceite y la vainilla mezclando con una cuchara de madera hasta homogeneizar la masa que quedará de una apetitoso color a chocolate. Verter la masa “blanca” sobre el molde de la tarta y añadir círculos de chocolate dejando caer con cuidado de no manchar el resto de la masa. Con la ayuda de un palillo largo de madera tipo barbacoa crear el veteado meneándolo dentro de la masa, cruzándola, atravesándola. Podéis ver los tutoriales que he enlazado más arriba.

DSC04456

  Colocar la cheesecake en un baño de agua tibia, yo utilizo una cazuela de barro. Hornear durante 1h y 15 minutos  a media altura a 180ºC con calor arriba y abajo. Es muy importante no abrir el horno en al menos 45 minutos para evitar que se forme una grieta por el  cambio brusco de temperatura. Si no queréis que se os dore la superficie, pasado ese tiempo, colocar con cuidado un papel de aluminio por encima y seguir horneando. Es preferible que cuando apaguéis el horno la parte central de la cheesecake esté aún temblorosa. Se acabará de hacer con el calor residual. Mantener en el horno con la puerta un poco abierta para que se enfríe poco a poco. Yo la dejo 20 minutos más y luego la saco y coloco aún dentro del baño de agua en la encimera 30 minutos más. Luego pasado ese tiempo la dejo en su molde sobre una rejilla (un par de horas más). Cuando esté totalmente fría cubrir con papel film y dejar en la nevera un mínimo de 4 h. Mejor aún si es toda la noche. Merece la pena esperar, los sabores serán mmmmmmmm. En fin que yo por un trozo de esta cheesecake MA-TO. Nada de pedirme una cucharadita, es mi TESORO. No respondo.

DSC04460 copia

Como veis el veteado queda de lo más bonito.

DSC04467

El sabor del bizcocho de chocolate como base me ha conquistado.

DSC04469

  Un truco para cortar las cheesecakes o tartas de queso es meterlas 30 minutos en el congelador y luego cortar con un cuchillo sin sierra que previamente habremos calentado bajo el chorro de agua caliente y secado con un trapo. Cada vez que cortemos un trozo limpiamos y repetimos la operación antes de cortar el siguiente.

  Mi trozo se quedó un poco tierno por el calor, es que soy muy lenta haciendo las fotos y en Valencia el calor ha llegado para quedarse. Si no veríais el trozo tan firme como la superficie. Os aseguro que cuando probéis esta receta no podréis dejar de hornearla con cualquier excusa.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.