Drip cake de chocolate y fresas

dsc00104

  Como veis le he cogido el gusto a las Drip cakes, esas tartas que literalmente chorrean chocolate por los bordes. Hay versiones para todos los gustos. Las hay adornadas con macarons, fresas con chocolate como la que os enseño hoy, o cargada de merengues, dulces, chuches, bombones, chocolatinas, … Las hay tan cargadas que no sé cómo luego las pueden cortar. Yo no soy muy excesos, la extravagancia no va conmigo, para mí menos es más en casi todo. Bueno, en todo no, sueño con tener una gran cocina en casa, sí, en ocasiones imagino que tiro paredes de mi casa y que me hago la cocina de mis sueños. Tal vez, algún día … quién sabe.

thumb_img_3367_1024

  La tarta que os traigo hoy la hice para mi hija Lucía que ha cumplido ya 10 años, está hecha toda una pequeña mujercita. La tarta la decidió y diseñó ella. El año pasado ya no quiso una tarta con modelado ni dibujos ni nada parecido. Todo el adorno añadido han sido unos banderines de la muñeca Gorjuss, que le encanta. Los sabores iban a ser cobertura de fresa y bizcocho de chocolate pero a su mejore amiga Lidia no le gusta la fresa así que la hicimos una buttercream de vainilla con un toque de rosa. Para dar un acabado correoso a la tarta utilicé ganaché de chocolate y para coronar la tarta fresas bañadas en chocolate. Como veis las recetas están en el blog así que me centraré en el montaje de la tarta, es muy sencilla. Y no me diréis que no ha quedado de lo más lucidora, además estaba riquísima y a las niñas les encantó.

dsc00086

  Esta vez me entretuve mucho en que los bordes de la tarta quedaran como deslizándose más que en la Drip Cake verde menta. Cuando puse la capa superior de chocolate se había endurecido un poco el borde pero bueno le voy cogiendo el truco. Es la segunda que hago, y las niñas quedaron encantadas, sobre todo la cumpleañera. Aquí podéis ver un paso a paso del montaje.

untitled

Como veis no es nada difícil de hacer.

dsc00090 dsc00092 dsc00093

La mires por donde la mires queda preciosa.

dsc00107

Con las fresas decoradas con chocolate queda de lo más apetecible.

dsc00112

El detalle de los banderines de la Gorjuss le daba el toque de un cumpleaños infantil.

dsc00115

Y al corte quedaba así de bonita.

thumb_img_3385_1024

Mmmmm me comería un trocito ahora mismo.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Anuncios

Drip Cake de dos pisos

thumb_img_2469_1024

  Hoy os traigo una tarta que tenía muchas ganas de hacer una Drip Cake, una de esas tartas que chorrean chocolate y que aceptan cualquier dulce como decoración, macarons, sprinkles de todos los colores, Mikados, chuches, chocolates, bombones y demás dulcerías. No quería recargarla mucho y tenía claro que la quería en verde menta. Me encanta ese color y desde que tengo bici en ese tono sueño con el color y todo lo que veo de ese tono me enamora. Este no pasará a ser el post con las mejores fotos del blog pero no podía dejar de mostrárosla. Con esta tarta he tenido una relación amor-odio durante toda la semana.

  Cuando una amiga cumple 40 años es la ocasión especial para hacer una locura como juntar a 120 personas en un local para celebrarlo por todo lo alto. Sólo una persona tan maravillosa y tan querida por todos como mi amiga Nuria podía hacer algo así. Tiene algo que la hace muy especial. Así que fue un cumpleaños “de boda” y la tarta no podía ser pequeña, claro. No era la única pero había que asegurarse de que todo el mundo tuviera un pedazo. También llevé la Tarta “Júpiter” con glaseado espejo. Como veis he estado entretenida las dos últimas semanas.

thumb_img_2470_1024

  Los 11 bizcochos que horneé para la tarta son de mi sabor favorito, calabaza, siempre triunfa, queda rico y jugoso, no necesita almíbar. Esta vez no le puse nueces. La parte de arriba de la tarta constaba de 11 bizcochos de 2 cm de grosor que alternaban capas de crema en blanco y verde menta. Todo recubierto de un degradado de colores de buttercream de queso crema. Y la de abajo 4 bizcochos de 3 cm con capas de queso alternas cubiertas de la misma buttercream pero en verde menta. Y es que la crema de queso infalible de Philadelphia nunca falla. Cubrir la parte de abajo me pareció más fácil, la de arriba me dio auténticos dolores de cabeza, el por qué no lo sé, quizá la altura. Hasta que llega un momento que dices ya, la dejo así, contra más la retoco más la estropeo. Voy a tener que hacer layer cakes más menudo para no perder la práctica.

thumb_img_2439_1024     thumb_img_2483_1024

Degradado, y por dentro muuuuuuyyyy alta.

  Así que hoy no os traigo receta nueva pero sí montaje de una tarta de dos pisos. Aún me queda mucho que perfeccionar pero para ser la primera creo que no está nada mal. Tengo que dar las gracias a mi amiga Elena de Ponona Cakes por sus útiles consejos a la hora de resolver unas cuantas dudas que tenía y guiarme un poco en esta locura. Ella es una auténtica profesional y hace unas tartas maravillosas. Además tuve la oportunidad de visitar su obrador este verano, en Santander. Hizo su sueño realidad, tener su propio negocio de decoración de tartas personalizadas. Y hace auténticas preciosidades. Y gracias también a Vanessa de Mac Cake Art por servirme de inspiración con su preciosa Drip Cake. Toda una artista.

untitled

Aquí os podéis hacer una idea de todo el proceso.

thumb_img_2404_1024     thumb_img_2384_1024

  Los macarons de la tarta también los hice yo. Con una receta básica de macarons y aplicando esta técnica se obtiene un bonito efecto swirl macaron.

thumb_img_2444_1024

  Se trata de rayar la bolsa de la manga pastelera con azul celeste y verde menta alternos con la ayuda de un palito de brocheta de madera antes de introducir la masa de los macarons para escudillarlos y al presionar la masa queda este efecto tan bonito.

thumb_img_2389_1024     thumb_img_2397_1024

  No es la primera Layer Cake que monto, pero era complicado para mí pues a parte de la Tarta Búho y de Pitufos no había hecho tartas tan altas. No sé si volveré a repetir una tarta tan alta pues ha sido una semana complicada, de muchos nervios, sobre todo para moverla y transportarla. ¿Veis la cara de felicidad en mi rostro en esta foto? Pues era sobre todo porque la tarta llegó sana y salva.

thumb_img_2484_1024

  No me lo puedo creer, ahora entiendo los nervios de los decoradores de tartas de los programas americanos. El mérito pensamos que es el de hacer una tarta bonita pero el verdadero mérito es que llegue ENTERA !!!!!!! No me extraña que se lleven detrás el maletín para desperfectos de última hora. Supongo que cuando tienes un obrador y estas acostumbrado a este tipo de eventos, a hacer tartas de boda altísimas, entra dentro del proceso. Pero os aseguro que mi marido y yo sufrimos, y mucho, para transportarla. Lo mío es amateur así que ha sido complicado. Y para más inri el día de la entrega llovía a cántaros con tormenta eléctrica incluida, en Valencia llueve poco, muy poco, pero cuando lo hace parece que sea el fin del mundo.

thumb_img_2440_1024

Unos sprinkles de colores por ahí …

thumb_img_2441_1024

unos mikados, unos macarons, unos rosetones, …

thumb_img_2443_1024

perlas comestibles, caramelos con mensajes, …

thumb_img_2445_1024

  Y esos chorrones de ganaché de chocolate (en proporción 2 de chocolate, 1 de nata). Para que queden así, como a mitad de camino, es importante que la tarta esté muuuuy fría, incluso mejor  si está un poco congelada (yo metí cada piso en el congelador durante 30 minutos). Podría haber dejado que cayeran un poco más al extender por último la capa superior de ganaché pero iba con un poco de miedo la verdad que que se desparramara demasiado. Pero bueno para empezar está bien. La próxima más y mejor.

thumb_img_2450_1024

Como veis tuve que desmontar un poco mi nevera para que cupiera.

thumb_img_2581_1024

  La parte de arriba mide 16×20 cm, sin contar los macarons ni los Mikados, y la de abajo 13×25. Al final cogió unos 35 cm de altura, pero valió la pena el esfuerzo.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Tarta Tiramisú y los glaseados espejo

thumb_img_2383_1024

  Desde que descubrí a Ettore Cioccia de Bavette me enamoré de todos sus postres, como recién salidos de una pastelería parisina. Y ya tenía ganas de traeros uno de ellos. Además conoceréis esos glaseados espejo que tan famosos se han hecho últimamente gracias a creadoras como la repostera rusa Olga Noskova que hace unos pasteles ALUCINANTES. No sólo son bonitos por el brillo, sino por los colores, las combinaciones, las formas, … Se ha hecho viral y no me extraña. Estos pasteles que parecen “hechos de mármol”, por lo perfecto de su cobertura, siguen una técnica extraída de las pastelerías francesas profesionales que recibe el nombre glaçage miroir, que sella completamente todo el pastel y hace que el interior no se seque nunca.

dsc09998

  La receta para crearlas no tiene mayor misterio, aunque durante un tiempo Olga jugó al despiste para asegurarse la exclusiva. Cuando hace apenas unos meses se coló en el portal Reddit la receta de manos del usuario SuperDrew124, su creadora se limitó a responder: “uso polvo de gelatina, agua, glucosa, azúcar, leche condensada, chocolate y colorante alimentario”. Y es cierto. Pero a pesar de haberse extendido la receta ella sigue siendo única por el dominio de la técnica, la combinación de los colores y los pequeños detalles que acompañan a cada una de sus creaciones. Y yo, que me atrevo con todo, salvando las distancias, me he aficionado a este efecto tan bonito. Y aunque estoy a años luz, he hecho mis pinitos como vais a ver. Todas son creaciones mías, para diferentes ocasiones. A pesar de lo azucarado de la mezcla queda una capa muy fina que se adhiere perfectamente al pastel y la prefiero al fondant. Una Tarta especial para una ocasión especial sin utilizar fondant ni buttercreams. Hoy haremos algo diferente.

thumb_img_2325_1024

  El truco reside en crear un pastel como por ejemplo esta Tarta Tiramisú, lo más bien formada posible, primero congelar el pastel base y verter el glaseado a unos 35ºC de manera que se adhiera y deje ese bonito efecto. Si luego combinas, mezclas glaseados y colores las posibilidades son infinitas. Hice mis primeros intentos con este tipo de glaseado con la Tarta de chocolate, café y naranja. Pero esto es otro nivel. Requiere práctica y unos cuantos intentos para darse cuenta de cómo funciona la técnica y cómo hacer los efectos que más os gusten. Ya os digo yo, que llevo una media docena, y ninguno me sale igual que el anterior. Los he hecho combinando glaseado espejo con chocolate blanco y negro, de un solo color, de dos colores y unos cuantos mezclando varios colores haciendo un efecto marmolado. Unos parecen una joya y otros Júpiter o algún otro planeta parecido. Jejeje como veis me he divertido de lo lindo.

dsc09876

  La receta de la Tarta Tiramisú la podéis encontrar aquí con todo lujo de detalles, la he hecho tal cual aunque la receta de genovesa de chocolate que yo he utilizado es la del libro Chocolate Las mejores recetas caseras de Stephan Lagorce fue un regalo de Chocolates Valor. Como veréis he duplicado las cantidades de Ettore (tanto la crema como el glaseado blanco)  pues mi tarta es más grande. Siempre hay que hacer glaseado de sobra. No me gusta tirar nada pero a  veces con esta técnica si te quedas corto no obtienes el efecto deseado, hay que cubrir de manera uniforme todo el pastel para que quede bien bonito. Ya estoy pensando en el próximo. Además esta tarta es perfecta para esta época que aún hace calor pero no demasiado, agosto me jugó una mala pasada con una de ellas, el glaseado se derretía !!!!!! Por dentro es refrescante, se corta sola, es increíble cómo se separan las porciones de manera muy fácil por la acción de la gelatina y por fuera es tan bonita que lo tiene todo. A mí me ha conquistado. Me encanta el Tiramisú y lo he hecho muchas veces pero esta Tarta es más sutil y refrescante. Como veis al corte queda de lo más bonita. Las he hecho con el molde desmontable, tipo cheesecake, primero forrado de papel de horno y luego con mejores resultados de acetato, encontré un rollo en Gadgets & Cuina, han abierto una tienda en Valencia hace poco. Con este material quedan los bordes más perfectos, sin arruguitas ni marcas. Por cierto, ya le he echado el ojo a uno de esos aros de repostería sin base, aunque como veis no son imprescindibles.

  El bizcocho que se utiliza en esta tarta es la Genovesa o Genovés de chocolate. Es un básico de la repostería, nos sirve para una base de tarta como en este caso o para un brazo de gitano o rollo por ejemplo. No lleva impulsores químicos. La esponjosidad se la da la alta carga de huevos que se han de batir con el azúcar hasta triplicar su volumen. Debe quedar un esponjado consistente. Facilita el trabajo calentar la mezcla al baño María y batir con varillas eléctricas durante unos 5 minutos. Cuando se calienta hasta 45ºC se licúa y es más fácil su esponjado. Lo he hecho batiendo por separado yemas de claras y no he notado una diferencia significativa así que los bato completos con el azúcar. Luego sigo batiendo en la K.A. otros 5 minutos más sin baño. La harina debe incorporarse poco a poco, tamizada previamente en este caso con el cacao  e incorporarla a mano con la ayuda de una espátula con movimientos envolventes de abajo a arriba. Se puede prescindir de la mantequilla.

  Para el almíbar he utilizado Tía María, ron Jamaicano con café Blue Mountain, pero podéis utilizar Amaretto, Marsala, al gusto.

  Para la crema de queso es imprescindible utilizar queso crema Mascarpone. Esta mezcla lleva gelatina por lo que queda una Tarta con una estructura bien definida. En el caso del Tiramisú tradicional no hace falta que esté tan gelatinoso pero en este caso es imprescindible para que nuestro glaseado quede perfecto.

  Recordad, ingredientes a temperatura ambiente a no ser que especifique lo contrario. Para hacer los glaseados es necesario un termómetro de azúcar.

  Para el glaseado de chocolate blanco duplico cantidades porque así me aseguro de que no hago corto. Para una tarta más pequeña sería suficiente la mitad. Pero por mi experiencia es bastante frustraste hacer el glaseado marmolado y después de verterlo ver que los lados no se han cubierto del todo. Al añadir un poco nunca queda igual. Ya no es uniforme el dibujo así que prefiero pecar de exceso que de defecto. Este es el que luego utilizo para hacer colores diferentes. El glaseado de chocolate negro es para tonos marrones y negros. Como veis para hacer esta tarta hay que hacer 5 recetas que os muestro a continuación:

dsc09889

Tarta Tiramisú con glaseado espejo

INGREDIENTES (para 12 raciones):

Bizcocho genovés de chocolate:

– 125 g de harina

– 30 g de cacao puro (yo uso Valor)

– 1 TSP o cucharadita de café soluble (opcional)

– una pizca de sal

– 6 huevos tamaño L

– 150 g de azúcar

– 30 g de mantequilla sin sal fundida

untitled

  Precalentar el horno a 180ºC. Preparar un molde redondo de unos 22 cm de diámetro. En un bol tamizar juntos la harina, el cacao, el café y la sal y reservar. En otro bol y al baño María batir los huevos con el azúcar hasta que la mezcla crezca el doble de su volumen (unos 5 minutos a velocidad media). Luego seguir batiendo sin el baño para enfriar la mezcla otros 5 minutos a velocidad media-alta. Añadir la mezcla de harina poco a poco para evitar que baje mucho el volumen con la ayuda de una espátula. Se debe hacer con movimientos envolventes de abajo a arriba. Por último añadir la mantequilla derretida (y dejada enfriar un poco). Integrar y verter sobre el molde. Hornear a media altura durante unos 30 minutos hasta que al introducir un palito en el centro este salga limpio. Dejar que se enfríe unos 30 minutos sobre una rejilla. Mientras preparamos el almíbar.

Almíbar

– 200 ml de agua

– 150 g de azúcar

– Una taza de café fuerte

– Licor al gusto (Amaretto, Marsala, …)

  Calentar en un cazo el agua y el azúcar y cuando rompa a hervir retirar del fuego y añadir el café y el licor. Dejar enfriar y reservar.

Crema Mascarpone

– 500 g de queso Mascarpone

– 100 ml de nata líquida con un mínimo de 35,1 % de mat. grasa

– 80 g de azúcar

– 6 yemas de huevo

– 6 hojas de gelatina (12 g)

– 300 ml de nata para montar con un mínimo de 35,1 % de mat. grasa

untitled2

  Montar los 300 ml de nata (con el bol, las varillas y la nata bien refrigeradas monta mucho mejor) y reservar en la nevera. No hace falta que esté firme en exceso. Hidratar la gelatina en agua fría. Mezclar el queso con la nata en un bol con la ayuda de una cuchara de madera hasta que quede una mezcla cremosa. En un bol mediano colocar las yemas y el azúcar y batir con varillas eléctricas al baño María a fuego suave para evitar que cuajen. Han de duplicar su volumen. Es una manera de cocinarlas ya que la crema en sí se sirve en frío. Añadir la gelatina hidratada y pasar el conjunto a un robot de cocina y batir 5 minutos más para que se enfríe y crezca un poco más. Aprovechad y tirar los trocitos de yema cuajada si se os ha quedado alguna en el fondo. Añadir la mezcla de queso y batir a velocidad baja a mano o con robot. Luego añadir en un par de veces la nata montada reservada y mezclar manualmente. Introducir en una manga pastelera. La mezcla ha de estar cremosa pero si en este paso ves que la mezcla te ha quedado un poco líquida por exceso de batido déjala unos minutos en la nevera.

  untitled3

  Para el montaje de nuestra tarta igualar el bizcocho con una lira o cuchillo y rebanar en dos rodajas. Cortar 1 ó 2 cm del borde. Preparar el aro o molde con una tira de acetato o en su defecto papel de horno bien pegado a la pared del molde. Colocar el primer disco de bizcocho y almibarar. Veréis que queda un borde o círculo hueco, rellenar con la crema Mascarpone con la ayuda del manga pastelera abierta por el extremo y luego cubrir el bizcocho. Colocar el otro disco de bizcocho almibarar y volver a rellenar y cubrir con la crema Mascarpone. Ha de llegar hasta el mismo borde y alisamos. Nos facilitará el trabajo del vertido del glaseado después. En este punto yo dejo la tarta unas horas en la nevera para que asienten los sabores y luego congelo toda una noche. Al día siguiente glaseo.

Glaseado espejo de chocolate blanco

Suficiente para cubrir una tarta de 25 cm de diámetro por completo.

– 100 ml de agua

– 200 g de glucosa (o Karo ®)

– 200 g de azúcar para el almíbar

– 130 g de leche condensada

– 200 g de chocolate blanco de cobertura en trozos pequeños

– 12 hojas de gelatina hidratada (24 g) y disuelta en 72 ml de agua caliente

– un poco de colorante blanco (luego se pueden utilizar otros colores)

untitled4

  Picamos o troceamos el chocolate. Ponemos la gelatina a hidratar. En un bol mezclamos el agua, el azúcar y la glucosa y calentamos hasta 103ºC. En un bol mediano de cristal ponemos la leche condensada y vertemos sobre ella el almíbar. Removemos hasta integrar. A continuación añadimos el chocolate troceado y removemos hasta que se derrita. Seguidamente agregamos la gelatina hidratada, escurrida y disuelta en el agua caliente. Por último añadimos colorante blanco (yo utilizo el líquido de Wilton) para quitar el tono amarillento. Si queremos podemos pasar el túrmix unos segundos si vemos que ha quedado algún grumo. Os aconsejo luego pasar un colador fino por la superficie pues se forman burbujas que luego afean el glaseado. Otro método para retirar las últimas burbujas es golear el bol sobre un trapo sobre la encimera, así se rompen las burbujas. Se puede utilizar al momento o refrigerar y luego calentar unos segundos en microondas antes de utilizarlo. Aunque a mí me gusta más calentarlo al baño María unos segundos.

Glaseado espejo de chocolate negro

– 60 ml de nata líquida

– 90 g de azúcar

– 75 ml de agua

– 30 g de cacao en polvo sin azúcar

– 3 g de gelatina

untitled5

  Ponemos la gelatina a hidratar. En un cazo calentamos la nata, el azúcar y el agua hasta que hierva, en ese momento agregamos el cacao y dejamos que cueza hasta 103ºC sin dejar de remover. Cuando alcance la temperatura retiramos del fuego, dejamos que baje la temperatura a 60ºC y añadimos entonces la gelatina escurrida. Se puede utilizar al momento o refrigerar y luego calentar unos segundos en microondas antes de utilizarlo. Aunque a mí me gusta más calentarlo al baño María unos segundos.

thumb_img_2065_1024     thumb_img_2066_1024

  Procedemos a glasear la tarta Tiramisú. Una vez tengamos listo nuestro glaseado preparado y a 35-40ºC sacamos la tarta del congelador, retiramos la tira de acetato y alisamos un poco con las manos si hace falta corregir algo. Aunque como veréis con la tira de acetato quedan unos bordes así de perfectos.

thumb_img_2064_1024      thumb_img_2067_1024

  Para el efecto marmolado se vierten varios colores, todos en un mismo bol sin remover, a la misma temperatura, unos 35ºC. Metemos un cuchillo en vertical y zigzagueamos un poco (3 ó 4 veces) y sacamos el cuchillo. En este caso mezclé lila, azul, rosa y unos chorros de blanco, negro. Se puede añadir un poco de purpurina comestible. Yo para hacer el efecto que veis vierto el glaseado siguiendo la dirección de las vetas formadas. Podéis hacerlo haciendo espirales, zig zag, en rayas horizontales, … Me sirvió de mucha ayuda este tutorial.

thumb_img_2074_1024

¡El resultado es increíble! A mí me tiene enganchadísima.

thumb_img_2072_1024

Esta, con algún pequeño accidente incluido por el calor, fue para mi amiga Tadeo.

thumb_img_2102_1024     thumb_img_2103_1024

  Vamos con otro: mezclando morado, rosa fucsia, blanco, negro y azul. No soy muy dada a grabarme haciendo tutoriales pero podéis ver un vídeo que hice y subí en Facebook para que os hagáis una idea de cómo hice este glaseado tan bonito.

thumb_img_2105_1024

Como un ágata, cual piedra preciosa, mezclando cuarzos de colores.

thumb_img_2107_1024

La misma tarta según la luz potencia el morado

dsc09878

o el azul, increíble. Sin retoques. Es como galáctica ¿no?

dsc09884

Bonita y deliciosa.

dsc09886

Ya veis qué corte tiene más bonito.

thumb_img_2125_1024

Fue perfecta para una merienda de verano acompañando unos muffins de moras.

dsc09993

  Esta otra la podría llamarla Tarta Júpiter, se me antoja similar ¿no os parece? Es para el cumpleaños de mi amiga Nuria. Aún no lo sabe !!!!!!

dsc09994

En este caso mezclé glaseado de chocolate negro con blanco tintado.

dsc09995

Un poco de amarillo, de dorado, marrón, blanco y un pelín de purpurina comestible.

thumb_img_2382_1024

Et voilà,

thumb_img_2380_1024

efecto marmolado como las vetas de una madera.

thumb_img_2378_1024

Brillo espejo.

dsc09761

La primera que preparé, para el cumpleaños de mi suegro.

dsc09790

Con unas vetas muy sutiles en marrón y blanco.

thumb_img_1784_1024

Y un corte como veis de lo más apetecible.

thumb_img_2330_1024

  Cuando la veo no puedo evitar acordarme de esa canción de Aerosmith:

Pink it’s my new obsession
Pink it’s not even a question,
Pink on the lips of your lover, ‘cause
Pink is the love you discover

thumb_img_2331_1024

  Esta otra fue para Isa, una compañera de trabajo y amiga muy especial a la que le encanta el rosa y Hello Kitty.

thumb_img_2349_1024

Mucho rosa fucsia, un poco de blanco, purpurina y  queda una tarta de lo más chic.

  Como veis hoy os he traído varias tartas en una, ¿con qué glaseado te quedas? ¿cuál te ha gustado más? Sorpréndeme. Os aseguro que no serán los últimos que haga, pero la próxima vez cambio de receta de tarta. A seguir experimentando en la cocina.

untitled7

¿Con cuál os quedáis?

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Tarta Kit-Kat Minions en la playa

dsc09942

  Y mi pequeño tesoro se va haciendo mayor, 8 años ya. Y a pesar de no gustarle demasiado el dulce, bueno, algunas cosas concretas más bien, ha diseñado su propia tarta. Hace un tiempo le hice a mi amigo Dani una Tarta de Kit-Kat de cerditos en un lodazal y le encantó. Quedó muy divertida aunque las fotos no eran muy buenas y no le hacen justicia. Pues ha elegido esta misma tarta pero con temática Minion. “Mami pon un cuele en pompa, un Minion surfeando, otro tomando el sol, cinco en total, no más mami que hay que dejar sitio al Minion de la vela, pon uno en la arena con una copa en la mano y otro con un flotador, no, ya no pongas nada más, así”. Como veis lo tenía muy claro, pues dicho y hecho, al gusto de la cumpleañera y eso que no le gusta comerse las tartas. Para que al menos la probara el bizcocho es su favorito, la coca de llanda de chocolate. Esta vez he encontrado muchas chuches y cosas de los Minions. En otros cumpleaños he hecho montones de cosas (cupcakes, cakepops, galletas decoradas, tartaletas, … , y luego no se come nadie la tarta y nosotros estamos comiendo dulce una semana!!!!!!).

dsc09974

  Así que para 7 niñas en total ha sido más que suficiente.  Se lo han pasado genial haciendo juegos en la terraza y jugando a la Wii bailando a Katy Perry y Rihanna. Para que luego digan que los cumpleaños en casa no pueden ser igual de divertidos que en las bolas, y hechos a medida. Éso sí, en este caso hay que preparar todo, no te lo dan hecho, pero a mí me encanta. Y lo que es más importante, a la cumpleañera también.

dsc09977

  Su cumpleaños este año ha coincidido con el comienzo del nuevo curso escolar, para celebrarlo llevamos estas cookies de lacasitos al cole. A los niños les encantan.

thumb_img_2199_1024

  Hoy no os traigo recetas nuevas porque están todas en el recetario del blog. Esta es sólo apta para adictos al chocolate. Aunque podéis elegir vuestras recetas favoritas de bizcocho y crema os dejo las que he utilizado yo. Para hacer esta tarta he necesitado:

– 2 cocas de llanda de chocolate en 2 moldes redondos desmontables de 24 cm x 7 cm.

– 1 + 1/2 receta de ganache de chocolate.

Almíbar de vainilla.

– 1/2 receta de buttercream de vainilla tintado con Royal blue de Wilton

– Light brown sugar para imitar la arena (también se puede utilizar galleta tipo María molida)

– 25 kit-kat dobles (50 barritas)

– Minions y demás figuras de playa modeladas en fondant.

dsc09969

  Para hacer las figuras de fondant esta vez he utilizado la marca Pastkolor que me da muy buenos resultados (si quieres hacerlo casero clica aquí). Yo lo compro en FormyCake. Todo está hecho en fondant a excepción de la copa que es de Lego y la sombrilla que es de papel. Las chuches y la vela de Minion las compré en Dulce Diseño y el menaje de papel de Minions en Party Fiesta. Como veis he encontrado muchas cositas.

untitled

  Los imprimibles son un diseño de Nani Mosteo de N.M. Galletas Artesanas, podéis encontrar sus imprimibles de Minions con descarga gratuita aquí. Sigo su blog desde hace años. Si no conocéis su trabajo os recomiendo que echéis un vistazo a su blog, además de imprimibles gratuitos, encontraréis recetas, tutoriales y todo con el sello personal de Nani, toda una artista.

  El montaje de la tarta es como una layer cake: bizcocho-almíbar-ganaché-bizcocho-almíbar-ganaché y cubrimos bordes. Hasta ahí lo normal. Luego colocamos los Kit-kat de dos en dos bordeando toda la tarta con el ganache de chocolate aún húmedo. Después ponemos el light brown sugar en un trozo de la parte de arriba a modo de arena y refrigeramos unos 10-15 minutos para que se endurezca un poco y poder extender el buttercream azul a modo de mar. Una vez cubierto sólo falta colocar las figuras y detalles de fondant. Esta tarta es sencilla, la dificultad estriba sólo en el modelaje.

  Os dejo algunas fotos del paso a paso del modelaje:

thumb_img_2215_1024     thumb_img_2216_1024

thumb_img_2209_1024     thumb_img_2219_1024

thumb_img_2218_1024     thumb_img_2220_1024

Con un poco de habilidad modelando conseguiréis una tarta muy divertida.

dsc09973

 Una tarta Minion para hacer feliz a mi pequeña Martina.

dsc09945

dsc09953

dsc09958

dsc09963

dsc09970

A mí me ha encantado el resultado ¿y a vosotros?

thumb_img_2244_1024

Mi peque quedó encantada con esta súper fiesta Minion.

thumb_img_2281_1024

Como veis superchocolateada.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Tarta de chocolate, café y naranja con glaseado espejo

DSC08985

  Hace unas semanas mi amiga Isabel de Chocolates Valor me hizo llegar un saco de 2,5 kg de cobertura profesional de chocolate 52% de cacao y he ido haciendo postres hasta casi acabar con todo el saco. La tarta que os traigo hoy la hice primero improvisada, sin fotos. Pensé que el bizcocho crecería más y calculé mal el tamaño del molde así que monté sólo media tarta. Y quedó tan buena que no dio para más fotos. Vinieron unos amigos a cenar y cayó entera (bueno, la media tarta). Es una buena opción si no quieres que te sobre tarta.

13221704_1047610545322165_6531943647841895787_n

Mi tarta de chocolate improvisada.

  Tenía mouse de chocolate y café congelado, y glaseado espejo de la Tarta Ópera, mermelada de naranja amarga en la nevera y aún me quedaban rodajas de naranja confitada de Navidad. Eso es lo que pasa cuando te pones a escarbar por la despensa, madre mía “¿todavía tengo esto aquí?” pues voy a darle salida. Antes los fideos de chocolate eran lo más sofisticado que se le podía poner a una tarta, madre mía no ha llovido ni nada, ahora hay infinidad de adornos con la repostería creativa. Pues tenía una caja de fideos de chocolate Valor abandonada en el fondo de la despensa así que va y mezclando todo me sale una tarta taaaaaan rica que la repetí y esta vez la fotografié más decentemente. Con la Tarta Búho repetí este bizcocho de chocolate que a partir de ahora será uno de mis básicos. Además del chocolate tengo nuevos libros de repostería, uno de Samantha Vallejo-Nájera sólo de recetas de chocolate y otro de Valor con recetas de chocolate de un concurso de blogueros.

13239389_1046476458768907_3551589188889374254_n

Creo que necesitaría diez vidas para hacer todos los postres que tengo en mis libros.

  Hace años, la batidora Minipimer era el electrodoméstico más sofisticado en mi casa, y además sin varillas eléctricas. Así que cada vez que en una receta ponía que había que batir a punto de nieve directamente pasaba a otra receta. Ahora me encanta batir claras. Con el robot de Bosch que tenía antes era rápido y cómodo, con la Kitchen Aid da gusto, montadas bien firmes en un pis pas. Ya no se me nubla la vista cuando veo “batir a punto de nieve”, antiguamente lo hacían a mano o con batidores de manivela, eso sí que tenía mérito y no lo que hacemos ahora jejeje.

DSC08984

Como espuma, me encanta montar las claras a punto de nieve.

  La receta del bizcocho de chocolate es una adaptación del libro de Samantha Vallejo-Nájera Las recetas con chocolate. En lugar de rellenar con mermelada de fresa he hecho mi propia versión fusionando partes de la Tarta Ópera. El molde de bizcocho es desmontable y pequeño, de unos 15 cm de diámetro. Para ver el paso a paso del glaseado espejo, la mouse de chocolate y café pincha aquí. Esta vez he puesto la receta en versión reducida (a la mitad). Si queréis hacer una tarta más grande es tan fácil como duplicar cantidades. Igualmente podéis variar e incorporar otros sabores que os gusten más. A mí esta combinación me ha conquistado. Animaros a probarla. Primero la publiqué en R.R.S.S. y tenía este post pendiente. Pues ya no tenéis excusa para hacerla. Aunque tenga varios pasos vale la pena hacerla.

DSC08988

Chocolate y naranja siempre hacen muy buena combinación.

DSC08992

Tarta de chocolate, café, naranja y glaseado espejo

INGREDIENTES:

Bizcocho de chocolate

– 150 g de chocolate cobertura 52% cacao
– 120 g de harina
– 150 g de azúcar
– 100 g de mantequilla sin sal
– 4 huevos M
– 1 cucharada o TBSP de levadura en polvo
– Una pizca de sal
– 1 cucharadita o TSP de café soluble el polvo
Almíbar 
– 125 ml de agua
– 50 g de azúcar
– 1 cucharada o TBSP de brandy o café (opcional)
Crema inglesa
– 110 ml de nata líquida mín. 35,1% de mat. grasa
– 70 ml de leche entera
– 35 g de yemas de huevo
– 40 g de azúcar
– 1/2 vaina de vainilla (opcional)
Mousse de chocolate y café
– 85 g de crema inglesa
– 60 g de chocolate negro cobertura Valor entre 50 y 70%
– 110 g de nata montada
– Una pizca de sal
– 2 cucharaditas o TSP de café soluble
Glaseado espejo
– 25 g de agua
– 110 g de nata líquida mín. 35,1% de mat. grasa
– 150 g de azúcar
– 50 g de cacao puro
– 5 g de gelatina en hojas (3 hojas)
– Mermelada de naranja amarga
– Fideos de chocolate
– Naranja confitada en rodajas o trocitos para decorar
Preparación y montaje:
Bizcocho de chocolate

  DSC08979     DSC08980

  Precalentar el horno a 180ºC. Preparar un molde untado con mantequilla, aceite desmoldante o papel sulfurizado. Cortar la mantequilla en dados pequeños. Al baño María calentar el chocolate, fundir y añadir la mantequilla. Mezclar bien.

DSC08981     DSC08983

  Separar las claras de las yemas y batir con varillas eléctricas estas últimas con el azúcar hasta que aumenten de volumen y blanqueen. Añadir el chocolate y remover. Añadir la harina tamizada con la levadura química, la sal y el café soluble y remover con una espátula con movimientos envolventes. En otro bol batir las claras a punto de nieve y añadir a la mezcla anterior remover con cuidado con la espátula para que no baje mucho el volumen pero se integren los ingredientes. Verter en el molde

Crema inglesa
  Es la base de la mousse de chocolate y café.
DSC08648     DSC08649
  En un cazo calentar la leche y la nata con la mitad del azúcar y la media vaina de vainilla abierta al través. Llevar a ebullición y en el momento que rompa a hervir y retirar del fuego. Colocar una tapa dejando infusionar durante al menos 60 minutos para que la mezcla se aromatice. Se podría dejar incluso toda la noche inficionando. Mezclar con varillas eléctricas o robot de cocina el resto del azúcar con las yemas hasta que blanqueen o lleguen al punto cinta. Han de quedar cremosas y de un color pálido. Incorporar esta mezcla al cazo anterior, remover y calentar hasta los 85ºC. Como la vamos a utilizar para otra preparación necesitaremos bajar la temperatura hasta 55ºC. Así ya tenemos lista nuestra crema para preparar la mousse.
Mousse de chocolate y café
DSC08753     DSC08654
  En un bol colocar la cobertura de chocolate  y añadir la crema inglesa que ha de estar a unos 55ºC. Remover con la ayuda de una cuchara de madera o una espátula hasta que se integre bien y se deshaga el chocolate. Dejar que baje la temperatura a unos 31ºC.
DSC08657      DSC08655
Mientras preparar la nata montada a la que añadiremos el café soluble.
DSC08662     DSC08661
Con la ganache a 31ºC añadir una pizca de sal (yo utilizo la de Ses Salines de Ibiza).
DSC08663     DSC08664
    Y la nata montada aromatizada con el café, incorporar poco a poco hasta obtener una masa cremosa.
Almíbar
  En un bol poner el agua con el café soluble o el coñac y dar un hervor. Luego dejar reposar unos 3 minutos. A continuación añadir el azúcar y el brandy y llevar de nuevo a ebullición. Retirar de la fuente de calor y dejar enfriar.
Glaseado espejo
  Lo primero que haremos es poner las hojas de gelatina neutra en agua fría para hidratarlas al menos 10 minutos.
 DSC08668     DSC08669
    En un cazo calentar la nata y el agua hasta que el termómetro de azúcar marque unos 102ºC.
 DSC08670     DSC08671
  Añadir el cacao puro tamizado y el azúcar e integrar. Integrar bien sin levantar el batidor para no introducir aire en la mezcla. Cuando vuelva a marcar 102ºC añadir la gelatina escurrida. Nos aseguraremos de que quede una mezcla bien integrada sin grumos. Lo ideal es que repose en la nevera 12h antes de utilizarlo y al día siguiente darle golpes cortos de microondas.
  Una vez tenemos todos los pasos hechos sólo nos queda montar la tarta. Rebanamos el bizcocho en tres partes con la ayuda de una lira o cuchillo de sierra y dejamos la parte de arriba abajo (le damos la vuelta al conjunto para dejar el bizcocho más liso arriba). Separamos un bizcocho, lo colocamos sobre una base de tarta y almibaramos. Untamos con la mouse de café y chocolate, colocamos el otro bizcocho, volvemos a almibarar y ponemos una capa de mermelada de naranja (que no se os vaya la mano que resbalarán los bizcochos y sabrá demasiado amarga). Colocamos el último bizcocho, almibaramos y colocamos todo el conjunto sobre una rejilla y debajo un plato. Ya podemos verter el glaseado espejo por encima (el plato nos sirve para recoger el sobrante). Una vez deje de chorrear chocolate vamos cogiendo puñados de fideos y sobre un plato o fuente vamos “pegando” a puñados los fideos. Aquí me quedé sin batería y no pude hacer más fotos del paso a paso pero creo que a estas alturas ya os hacéis una idea ¿no? Podéis decorar con rodajas de naranja confitada como hice en la primera o bien con trocitos de corteza más pequeños, al gusto. Unas piezas de pasta de cacao que me trajeron de chocolates Valor me sirvieron para decorar el resto de la tarta. Como veis queda bonita. Sólo apta para chocolateros. A mí me ha conquistado.

DSC08986

Simplemente deliciosa.

DSC08989

El chocolate 🍫🍫🍫🍫🍫🍫, nunca sobra.

DSC08997

Y con naranja 🍊🍊🍊🍊🍊🍊, no hay mejor combinación

DSC08999

Espero que os haya gustado. A mí me ha conquistado y eso que no soy muy chocolatera.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Tarta Ópera

DSC08698

  Hoy me paso a la repostería clásica francesa. Ya veis que poco a poco voy paseando por todos los campos de la repostería que es tan extensa. Así no me aburro, imposible. La tarta que os traigo hoy es la Tarta Ópera. Todo un clásico. Esta es la segunda Tarta clásica francesa que hago después de la Tarta Fraisier que lleva un montaje complejo. Os diré que la complicación estriba en que hay que realizar 5 recetas diferentes: bizcocho de almendra, bizcocho de chocolate, almíbar de café y licor, moka (o crema de café) y mousse de chocolate y café. Luego llega el montaje de la tarta y el emplatado. No es que sea complicada, es que es muy laboriosa.

  La Tarta Ópera se creó en la década de los años 50. Quién fue su creador sigue siendo un poco controvertido pues dos maestros pasteleros se atribuyen su creación. Un chef pastelero llamado  Cyriaque Gavillon de la Casa Dalloyau, una de las casas gastronómicas más antiguas de Francia, crea en 1.955 este pastel. En una época en que los pasteles eran grandes, redondos y voluminosos Gavillon quiso innovar con un pastel rectangular y en el que de un sólo bocado se pudieran apreciar todos sus sabores a café, chocolate, almendra. El nombre de Ópera también tiene diferentes hipótesis: el edificio sirvió de inspiración por la mezcla de colores, la mujer de Gavillon, Andrée Gavillon, le dio el nombre porque una bailarina de la Ópera de Garnier fue a comprar a su pastelería ese pastel, por la similitud en diferentes capas como actos tiene una ópera.

  Por otro lado Gastón Lenôtre, en 1.960, crea su propia versión y se atribuye su creación. Para rizar el rizo hay otra hipótesis que dice que la tarta Opera se remonta a 1.903, cuando Louis Clichy participó  en un concurso en el Salón Culinario de París, y ganó presentando este postre con el nombre de “Clichy.

  La referencia escrita más antigua de la Tarta Ópera aún se remonta a unos años antes, 1.899. Un anuncio en el periódico literario y político Le Gaulois, invitaba a degustar en la Patisserie du Grand-Hotel, una de sus especialidades, el Gateau Opéra. Quizá no era como el que conocemos pero el nombre ya se utilizaba.

operaclip

  Sea como fuere la emblemática Ópera Garnier de París y sus bailarinas sirvieron de inspiración para esta creación clásica francesa. Como veis podéis elegir la versión que más os guste sobre su origen.

  Este pastel al corte no debe sobrepasar los 4 ó 4’5 cm de altura y las capas deben ser finas. Esta vez la receta que he seguido ha sido una adaptación de la del maestro pastelero Paco Torreblanca, de su libro La cocina dulce. Éso sí, luego me acordé que Luis Olmedo de My European cakes también la publicó en su blog, y nadie como él para explicar el paso a paso con todo lujo de detalles, aunque la receta difiere un poco de la de Torreblanca. La receta del glaseado espejo es de Directo al paladar, una web que no tiene desperdicio y seguro que conocéis. Y diréis ¿por qué no has utilizado la receta de Paco Torreblanca? Pues es que utiliza mucha cantidad de gelatina y además leche en polvo y como no iba a comprar un tarro de 1 kg de leche en polvo para utilizar sólo 20 g cambie la receta. Así de simple.

DSC08700

No diréis que no tiene un bonito perfil.

Consejos para realizar la Tarta Ópera:

  Los que me leéis ya sabéis que me gusta utilizar chocolates Valor para mis postres. La diferencia en la calidad de los productos se nota mucho en el resultado final. He probado la gama postres y la profesional. El departamento de I+D de Valor me envío por medio de mi amiga Isabel un saco de 2’5 kg de cobertura de chocolate puro en gotas con un mínimo de 52% de cacao de la gama profesional. ¡Tengo chocolate para una buena temporada! Desde aquí os doy las gracias de nuevo. La gama profesional la podéis encontrar en sitios como Makro, de venta al por mayor. Es un chocolate que funde sin ninguna dificultad, de una untuosidad increíble. He probado las gotas (gotazas más bien) y sorprendentemente me encanta. Toda la vida diciéndome a mí misma que no me gusta el chocolate puro, que sólo el chocolate con leche. Y resulta que me encanta!!!!!! Llevo toda la vida recordando esos bocadillos de pan con chocolate de mi infancia. No me gustaba nada. Ahora que no me oye nadie os diré que tiraba el chocolate y me comía el pan. Así que ese pequeño trauma se acabó el día que fui a la fábrica de Chocolates Valor y me dieron a probar el chocolate puro. Vale que no me comeré media tableta de una tacada pero … ME GUSTA!!!!!

  Esta vez no os diré eso de que este postre se hace en un momento y es muy fácil y rápido, no. Además del montaje conlleva hacer muchas recetas en una. Siete preparaciones para una sola tarta pero vale la pena. Necesitaréis: un robot de cocina o varillas eléctricas para montar nata, una báscula eléctrica a poder ser y si tenéis una tipo cuchara para cantidades pequeñas mejor y un termómetro de azúcar. Para hacer las planchas del bizcocho he utilizado las bandejas de horno. Cuando pido una plancha de bizcocho me refiero a la bandeja de horno entera. Para la media plancha de bizcocho de chocolate simplemente utilicé la mitad improvisando un molde moldeando las esquinas de una lámina de horno y grapando por fuera el sobrante de cada esquina.

DSC08655

Cuchara-báscula medidora.

  Para montar las capas de la tarta lo ideal es disponer de un molde cuadrado o rectangular sin base, como los de emplatar, con las esquinas bien marcadas. No es imprescindible. Podéis utilizar un molde desmontable cuadrado sin la base. Yo lo hice así pero con un molde redondo cuando hice la Tarta Fraisier. Al ser una tarta tan laboriosa, seamos prácticos, igual me compro ese molde y luego no vuelvo a utilizarlo. Se me ocurrió una cosa. Compré una bandeja de aluminio desechable de Consum, de las rectangulares. Con un cúter corté la base y dejé sólo el contorno del rectángulo. Lo forré primero con papel de aluminio para darle más grosor y luego con papel de horno lo sujeté con grapas por la parte externa. Con la ayuda de un pincel engrasé un poco la cara interna del rectángulo et voilà, molde para emplatar casero y barato. Luego lo coloqué sobre una muestra de compacto con certificado fitosanitario que me trajo mi marido del trabajoy que medía justo lo que el rectángulo, 17×27 cm. Pero vamos que en un plato rectangular o bandeja lo podéis colocar igualmente. Y diréis ¿es imprescindible utilizar un molde? Pues no, pero facilita el montaje para que no nos resbalen las capas ni se muevan ni un poquito. Y si además lo hacéis casero pues ya no hay excusa ¿no?

DSC08736

  En esta tarta se utilizan 2 tipos de bizcocho: uno de chocolate y otro de almendra al que suelen llamar bizcocho Joconde. Las cantidades de huevo, yemas y claras están en gramos para facilitar la tarea pues no pesan lo mismo todos los huevo así que con la báscula no fallamos. Este bizcocho suele llevar una pequeña cantidad de mantequilla pero en la receta de Torreblanca me ha gustado que la obvie y la aligere. La capa de mousse de chocolate y café, y la de moka llevan nata líquida pero no mantequilla. Ya sabéis que si batimos en exceso la nata obtenemos mantequilla así que básicamente es lo mismo en cuanto a grasas se refiere. La diferencia, para mí, estriba en la consistencia. Las cremas de mantequilla o buttercreams me resultan más pesadas. Después de estudiar varias recetas me decidí por la del maestro Torreblanca precisamente por eso. Pensé que una tarta con tantas capas a mi me resultaría pesada y quizá el hacerla con nata montada en lugar de mantequillas sería menos pesada pero seguiría teniendo la consistencia deseada para aguantar el montaje. Pues así ha sido, me gusta el chocolate y el café (poco) y pensé que por muchas ganas que tuviera de hacer esta tarta quizá luego no me gustara. Pues he de decir en defensa de la Tarta Ópera que me ha gustado y mucho.

  Para decorar la superficie de esta tarta se suele utilizar láminas de oro comestibles. Sobre todo se le da protagonismo al efecto espejo del glaseado de chocolate. Pero he visto imágenes de tartas decoradas con dibujos de chocolate relacionados con la música y me he animado a hacer filigranas con chocolate blanco, o al menos lo he intentado. Como veréis no le he puesto el acento a Ópera, en castellano, y Opéra, en francés. Ni para uno ni para otro, yo la dejo sin acentuar ea. Que sepáis que es adrede. Mi hija Lucía ya se ha encargado de corregirme errores en el pentagrama así que los músicos por favor absténgase de criticar que ya me leído la cartilla mi niña jejejeje.

 DSC08750
Tarta Ópera
INGREDIENTES (8 raciones):
Bizcocho enrollado de almendra (1 plancha)
– 65 g de almendra molida cruda y sin piel
– 50 g de azúcar
– 20 g de harina
– 80 g de huevo líquido
– 20 g de yemas
– Una pizca de sal
– 50 g de claras
– 12 g de azúcar
Bizcocho enrollado de chocolate (1/2 plancha)
– 66 g de huevo líquido
– 25 g de yemas
– 70 g de azúcar glas
– 40 g de claras
– 15 g de harina
– 15 g de cacao en polvo
– Una pizca de sal
– Una TSP o cucharadita de café soluble
Almíbar de café
– 250 ml de agua
– 100 g de azúcar
– 3 g de café
– 6 ml de brandy (opcional)
Crema inglesa
– 214 ml de nata líquida mín. 35,1% de mat. grasa
– 140 ml de leche entera
– 70 g de yemas de huevo
– 85 g de azúcar
– 1/2 vaina de vainilla (opcional)
Mousse de chocolate y café
– 170 g de crema inglesa
– 115 g de chocolate negro cobertura Valor entre 50 y 70%
– 225 g de nata montada
– Una pizca de sal
– 3 g de café soluble o 1 y 1/2 TBSP o cucharada y media
Crema de moka
– 330 ml de nata líquida mín. 35,1% de mat. grasa
– 35 g de azúcar glas
– 4 g de café soluble
Glaseado espejo
– 50 g de agua
– 225 g de nata líquida mín. 35,1% de mat. grasa
– 300 g de azúcar
– 100 g de cacao puro
– 10 g de gelatina en hojas (6 hojas)
 Bizcocho enrollado de almendra (1 plancha)
  El bizcocho enrollado de almendra o Joconde se puede preparar en la bandeja de horno con papel sulfurizado como explico arriba. Precalentar el horno a 220ºC.
DSC08633     DSC08634
 Preparar los ingredientes. Montar las claras a punto de nieve.
DSC08635     DSC08636
  En un bol con varillas eléctricas o robot de cocina batir las yemas y el huevo con el azúcar hasta punto cinta (que blanqueen y aumenten de volumen). Luego añadir la harina y la almendra e integrar con movimientos envolventes con la ayuda de una espátula, procurando que no nos baje mucho la masa.
DSC08637     DSC08638
  Añadir las claras montadas a la masa anterior con movimientos envolventes. Preparar la bandeja.
DSC08639     DSC08640
  Verter la masa y alisar con la ayuda de una espátula. Hornear a media altura a 220ºC durante 6 minutos aproximadamente.
Bizcocho enrollado de chocolate (1/2 plancha)
  El bizcocho enrollado de chocolate se puede preparar en la bandeja de horno con papel sulfurizado como explico arriba. Precalentar el horno a 220ºC.
DSC08641     DSC08634
 Preparar los ingredientes. Montar las claras a punto de nieve.
DSC08642     DSC08643
 En un bol con varillas eléctricas o robot de cocina batir las yemas y el huevo con el azúcar hasta punto cinta (que blanqueen y aumenten de volumen). Luego añadir la harina, el cacao, el café y la sal tamizados e integrar con movimientos envolventes con la ayuda de una espátula, procurando que no nos baje mucho la masa.
DSC08644     DSC08645
  Añadir las claras montadas a la masa anterior con movimientos envolventes. Preparar la bandeja.
DSC08646     DSC08647
  Verter la masa y alisar con la ayuda de una espátula. Hornear a media altura a 220ºC durante 6-8 minutos aproximadamente.
Crema inglesa
  Es la base de la mousse de chocolate y café.
DSC08648     DSC08649
  En un cazo calentar la leche y la nata con la mitad del azúcar y la media vaina de vainilla abierta al través. Llevar a ebullición y en el momento que rompa a hervir y retirar del fuego. Colocar una tapa dejando infusionar durante al menos 60 minutos para que la mezcla se aromatice. Se podría dejar incluso toda la noche inficionando. Mezclar con varillas eléctricas o robot de cocina el resto del azúcar con las yemas hasta que blanqueen o lleguen al punto cinta. Han de quedar cremosas y de un color pálido. Incorporar esta mezcla al cazo anterior, remover y calentar hasta los 85ºC. Como la vamos a utilizar para otra preparación necesitaremos bajar la temperatura hasta 55ºC. Así ya tenemos lista nuestra crema para preparar la mousse.
Mousse de chocolate y café
DSC08753     DSC08654
  En un bol colocar la cobertura de chocolate  y añadir la crema inglesa que ha de estar a unos 55ºC. Remover con la ayuda de una cuchara de madera o una espátula hasta que se integre bien y se deshaga el chocolate. Dejar que baje la temperatura a unos 31ºC.
DSC08657      DSC08655
Mientras preparar la nata montada a la que añadiremos el café soluble.
DSC08662     DSC08661
Con la ganache a 31ºC añadir una pizca de sal (yo utilizo la de Ses Salines de Ibiza).
DSC08663     DSC08664
  Y la nata montada aromatizada con el café, incorporar poco a poco hasta obtener una masa cremosa.
Almíbar de café
DSC08666
  En un bol poner el agua con el café soluble y dar un hervor. Luego dejar reposar unos 3 minutos. A continuación añadir el azúcar y el brandy y llevar de nuevo a ebullición. Retirar de la fuente de calor y dejar enfriar.
Crema de moka
DSC08676
  Colocar en un bol la nata y montar. Ya sabéis que hay unos cuantos consejos para que nos quede firme: recordad que es muy importante que la nata sea de un mínimo de 35,1% de materia grasa, os ayudará si el recipiente en el que vayáis a montar la nata y las varillas los dejáis una hora en la nevera junto con la nata para montar (bien fría), o incluso 10 minutos en el congelador. A continuación montad la nata y ah mitad añadid el café soluble y el azúcar. Si queréis podéis añadir un poco de endurecedor de nata.
Glaseado espejo
  Lo primero que haremos es poner las hojas de gelatina neutra en agua fría para hidratarlas al menos 10 minutos.
 DSC08668     DSC08669
    En un cazo calentar la nata y el agua hasta que el termómetro de azúcar marque unos 102ºC.
 DSC08670     DSC08671
  Añadir el cacao puro tamizado y el azúcar e integrar. Integrar bien sin levantar el batidor para no introducir aire en la mezcla. Cuando vuelva a marcar 102ºC añadir la gelatina escurrida. Nos aseguraremos de que quede una mezcla bien integrada sin grumos. Lo ideal es que repose en la nevera 12h antes de utilizarlo y al día siguiente darle golpes cortos de microondas.
 DSC08675     DSC08667
Si queréis podéis preparar la decoración con chocolate blanco.
Montaje de la Tarta Ópera
DSC08678
  Colocamos el molde rectangular (+/-  17 X 27 cm) con una capa de film transparente debajo. Extender una capa fina de mousse de chocolate y café (unos 50-75 g).
DSC08679
Alisar con la ayuda de una espátula acodada y repartir de manera homogénea.
DSC08681
  Quitar el film al bizcocho. Cortar por la mitad la plancha del bizcocho según la medida del molde.
DSC08682
  Colocar 1/2 plancha del bizcocho de almendra dándole la vuelta. Con la cara porosa hacia arriba.
DSC08683
Retirar el papel de horno.
DSC08684
Almibarar el bizcocho al gusto.
DSC08685
Extender una capa de moka que cubra toda la superficie del bizcocho, esta más generosa.
DSC08686
  Con ayuda de una lira cortar un poco el bizcocho de chocolate para igualarlo con el de almendra en grosor. Como bien explica Luis Olmedo de My European Cakes podéis hacerlo colocando el bizcocho sobre una tabla de cortar. El bizcocho es tan fino que la lira no alcanza a cortarlo a ras sin un alza. Buen truco el de Luis Olmedo ¿eh?
DSC08687
  Con nuestro bizcocho rebajado podemos colocarlo sobre las capas siguiendo el procedimiento anterior.
DSC08688
  Volvemos a almibarar la superficie al gusto.
DSC08689
  Extender una capa de mousse de chocolate y café (similar en cantidad a la que hemos puesto de moka).
DSC08690
  Extender la última plancha del bizcocho Joconde.
DSC08691
De nuevo almibaramos al gusto.
DSC08692
  Cubrimos con papel de film. Luego os recomiendo dejar toda una noche en la nevera para que asienten los sabores. Al día siguiente meter la tarta al congelador. Dar un golpe de microondas al glaseado espejo (pocos segundos). Sacar la tarta, dar la vuelta al molde y glasear con la ayuda de un cazo, ha de estar líquido, y extender rápidamente. Veréis como se enfría enseguida.
DSC08695
Dejamos enfriar en nevera.
DSC08696
Y os quedará una Tarta así de espectacular.
DSC08708
Las imágenes se reflejan como en un espejo.
DSC08715
Como veis las capas quedan así de marcadas. Menudo perfil.
DSC08734
  El truco para que queden los bordes así de perfectos es desmoldar la tarta previamente congelada. Al sacar el molde por encima es fácil que emborrone nuestro bordes a pesar de tener la percusión de pasar un cuchillo de filo liso y afilado por los bordes. Yo lo que hice fue desmoldar y luego congelar un rato largo. Con un cuchillo largo y sin sierra cortar los 4 lados et voilà, así de bonitos quedaron los perfiles.
DSC08744
  Podéis adornar con chocolate blanco, con unas letras, unas notas, decoraciones doradas más minimalistas.
DSC08748
El suave sabor a chocolate, café y bizcocho se deshace en la boca.
  Los que la han probado han quedado encantados, suave al paladar, se deshace, sabor a chocolate y café, bizcocho jugoso, y no resulta empalagosa.
  Ya me han pedido que la repita así que si la vuelvo a hacer os pondré más fotos.
  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Tarta de Pascua

DSC08449

  Hoy seré breve. Hacía mucho tiempo que quería hacer una tarta con temática de Pascua. Me encantan los conejitos, los huevos de Pascua, toda esa parafernalia americana. Sí, que no es típico de aquí, lo sé, pero son tan bonitas. Aquí somos más de recogimiento, procesiones, Santos, pasos, y dolor. Yo respeto todo, pero no es mi tipo de Semana Santa la verdad.

DSC08456

  Os dejo el montaje de la tarta porque la receta no es nueva. La podéis encontrar aquí. Es la infalible Carrot cake con frosting de queso Philadelphia. Esta vez he hecho más cantidad de la receta, exactamente 1+1/3, y le he puesto nueces pecanas. Los nidos llevan el mismo frosting pero con un poco más de icing sugar y cacao en polvo Valor. Los huevos son de chocolate con motitas que los imitan muy bien. Las zanahorias, en realidad, son bombones de higo cubiertos de chocolate, los compré en el Club del Gourmet de El Corte Inglés en Halloween. Para coronar las zanahorias iba a hacer unos remates de fondant pero para que quedara más rústico y auténtico se me ocurrió poner la parte superior de las zanahorias. El césped lo he hecho tintando 2 cucharadas soperas de coco rallado con 30 gotas de colorante líquido y 3 gotas de azul (no tenía verde). Todo mezclado en una bolsa de plástico con cierre zip. Limpio, sencillo y rápido. Y coronamos con un conejo de Pascua de chocolate al que le he añadido los ojos. Fácil y resultón ¿eh? ¿No me digáis que no me ha quedado bonita? A mí me encanta. Estoy deseando hincarle el diente. Sólo el bizcocho mmmmm, delicioso y esponjoso.

DSC08427

  Así que sin enrollarme más os dejo esta bonita Tarta para celebrar la Pascua. En cuanto la probemos añado fotos del corte. Prometido. Y mientras tengo la masa de las monas de Pascua levando para comérnoslas mañana, esto es un no parar.

DSC08426     DSC08428

DSC08429     DSC08431

DSC08433     DSC08434

DSC08435     DSC08436

DSC08444

Nidos, huevos de Pascua y zanahorias.

DSC08447

Sencilla y resultona.

DSC08461

DSC08456

  Y como lo prometido es deuda aquí van unas fotos del interior de esta deliciosa tarta de zanahoria americana.

DSC08478

Jugosa, especiada, suave al paladar, se deshace.

DSC08486

De pecado mortal.

DSC08488

Como veis si repito receta es porque funciona.

DSC08490

¿Nido o

DSC08491

zanahoria? ¿Con cuál te quedas?

DSC08493

¿Quieres hacer una tarta resultan y fácil para Pascua?  Pues no te lo pienses.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.