Drip Cake de chocolate y cerveza Guiness

  Otro año más. Tengo la suerte de tener una gran familia y un grupo de amigos que me quiere. La vida me ha brindado unos años de felicidad y tranquilidad así que no puedo más que estar tremendamente agradecida. Sobre todo a mi marido Jose por hacerme tan FELIZ. Porque él me ha hecho el mejor de los regalos, mis hijas, por lo que le estaré siempre agradecida. Gracias cariño, sabes que TE QUIERO.

  Ayer fue mi 41 cumpleaños así que me preparé una de esas tartas que no falla, ¿por qué a quién no le gusta el chocolate? ¿Y si lleva un ingrediente secreto? No es la primera vez que la hago. Ya hice un layer cake hace unos años para el Día del Padre y en versión cupcake. Es ese típico sabor a chocolate con algo más, que está muy rico pero no sabes decir qué más lleva. Pues me apetecía hacerla en otra versión y además de la tarta hice un bundt cake para celebrar mi cumpleaños con mis compañeras de trabajo. He estado haciendo pruebas de sabores y texturas y esta es la que más me ha convencido, bizcocho esponjoso, chocolateado y húmedo. En una palabra BRUTAL.

  La receta del bizcocho y del frosting de crema de queso está adaptada del libro The Hummingbird Bakery, Mother’s & Fathers Day Treats. La receta de la salsa de caramelo salado la puedes encontrar en el blog, pincha aquí. Y para coronar una tarta espectacular he triturado unos cuantos Pretzels que he espolvoreado por encima. Lo de que caigan los chorros de salsa de caramelo es mmmmmm. Aunque si quieres una versión más sencilla puedes espolvorear la superficie con cacao en polvo y listo. La mía es más festiva que para eso es mi tarta de cumpleaños.

  La historia de la cerveza Guinness comienza en el año 1.752 con la creación de la humilde cervecería en el condado de Kildare de Arthur Guinness. En el año 1.759 abre una cervecería en St. James’s Gate en Dublin, firmando un alquiler con las autoridades dublinesas por 9.000 años a razón de 45 libras anuales (eso es una renta antigua y lo demás son tonterías). Es a partir de 1.799 cuando comienza a centrar su producción en la cerveza oscura (porter), llamada así porque los vigilantes de las calles la toman (porter en inglés es vigilante. Dejando así de fabricar cerveza tipo ale o de fermentación alta. Y así va creciendo el imperio que empezó, como muchos, con muy poco. Y se va heredando de padres a hijos. En 1.833 se convierte en la cerveza más vendida en Irlanda. En 1.862 se crea la famosa etiqueta beige típica de Guinness que incluye tres elementos: la firma de Arthur, la legendaria y simbólica arpa y el nombre de Guinness. El arpa es el símbolo por antonomasia de Irlanda, con la salvedad de que Guinness lo registró como propio de manera que la empresa llegó a un acuerdo con el Estado irlandés. Así, el arpa que aparece en el escudo de armas de Irlanda es la misma pero al revés. El primer volumen del libro Guinness de los Records se publicó en 1955. Desde el año 1.997 forma parte de una multinacional inglesa, aunque se acordó que la marca mantendría algunos derechos propios como marca. Si quieres más información curiosa de la cerveza Guinness, pincha aquí.

  La Guinness es potente, tiene un sabor que va muy bien con el cacao. Éso sí, la tarta no es apta para diabéticos, el nivel de azúcar es alto para contrarrestar el amargor del cacao y la stout, que es como llaman a la cerveza negra, tostada, de sabor fuerte. Además veréis por las fotos que tinta de un tono muy oscuro al bizcocho. He horneado el bizcocho repartiendo la masa en dos moldes redondos pequeños y he doblado y adaptado la cantidad de frosting para no hacer corto, me ha sobrado un poco para adornar 3 cupcakes que les he preparado a mis compis del hospital.

 

Drip Cake de chocolate y cerveza Guinness

INGREDIENTES (12 raciones):

Bizcocho

– 250 ml de cerveza Guinness

– 250 g mantequilla sin sal

– 80 g de cacao puro en polvo (yo uso Valor)

– 400 g de azúcar extrafino (Caster Sugar)

– 2 huevos L

– 1 cucharadita o TSP de extracto de vainilla

– 140 ml de buttermilk (lo puedes hacer casero)

– 280 g de harina

– 2 cucharaditas o TSP de bicarbonato sódico

– 1/2 cucharadita o TSP de polvo de hornear (tipo levadura Royal)

– 1 cucharadita o TSP de sal

Frosting

– 160 g de mantequilla sin sal

– 600 g de azúcar en polvo (icing sugar)

– 250 g de queso crema graso (yo he utilizado Philadelphia)

Decoración

Salsa de caramelo salado

Pretzles muy troceados

 

  La preparación es muy sencilla. Preparar los moldes con aceite desmoldante o pincelar con mantequilla derretida. En el fondo del molde colocar 1 círculo de papel de horno. Precalentar el horno a 170ºC. Preparar el buttermilk si lo vais a a hacer casero. Calentar la cerveza Guinness en un cazo y hervir 1 minuto y mantener el fuego medio, añadir la mantequilla troceada y cuando se haya derretido por completo retirar del fuego. Añadir el cacao tamizado y el azúcar y remover con la ayuda de unas varillas manuales. En un bol mediano batir los dos huevos, agregar la vainilla y el buttermilk. En un bol grande, puede ser el de la KA, tamizar el resto de ingredientes. Añadir las dos mezclas preparada anteriormente y remover con varillas a baja velocidad hasta que todos los ingredientes estén integrados, sin sobrebatir. Bajar la masa de las paredes del bol y mezclar de nuevo. Repartir en los moldes y hornear a media altura unos 45 minutos o hasta que al introducir un palillo en el centro salga limpio. Dejar en el molde 10 minutos y luego desmoldar sobre una rejilla. Cuando esté totalmente frío el bizcocho podéis rellenar y cubrir el layer cake. Unos chorros de salsa de caramelo y unos trocitos de pretiles coronando la tarta. Deliciosa y con una presentación muy festiva.

  ¿Hay algo mejor que una Tarta de cumpleaños para celebrar con la familia y los amigos un día muy especial? Gracias a todos los que habéis hecho que me lleve un recuerdo tan especial de este día. Otro año más !!!!!! Y a seguir cumpliendo.

Utilicé un poco de la masa para hacer unos cupcakes.

Es una tarta realmente jugosa y muy muy chocolateada.

Espero que os haya gustado tanto como a mí.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

 

Anuncios

Tarta de galleta en forma de corazón

  Es la tarta de moda esta temporada. La creadora es una israelí @adikosch123 . Podéis ver cómo las decora en su canal de YouTube son preciosas, no tiene porque tener forma de corazón, también pueden ser números y letras y es perfecta para un cumpleaños. Yo las había visto en Pinterest e Instagram y cuando Megasilvita preparó una de estas tartas pensé, tengo que hacerla sí o sí. San Valentín era la excusa.  Ya sabéis que yo no lo celebro, para mí todos los días se puede celebrar San Valentín, lo veo muy comercial, pero lo respeto y al final siempre acabo haciendo algún postre especial para ese día para el blog y para casa.

  He seguido la receta de Megasilvita al pie de la letra, podéis elegir cualquier receta de galleta que quede bien compacta y lisa como las de mantequilla para decorar o las de chocolate. En el enlace a su receta tenéis la plantilla de medio corazón que yo también he utilizado. La crema de Mascarpone y nata está muy rica aunque se puede utilizar mejor una SMB para que queden los picos más firmes. Hoy no os traigo la receta, sólo el montaje y el resultado. Esta vez, podéis ver la receta y el paso a paso en el blog de Megasilvita. Yo os enseño cómo me ha quedado a mí.

  Hoy no os traigo receta, sólo el resultado. Las prisas no son buenas y no me dio tiempo a hacer fotos del paso a paso. Hay gente que me dice que de dónde saco el tiempo para hacer estos postres. Pues os digo cómo fue mi día 14 de febrero: me levanté con las niñas, nos arreglamos y desayunamos, las acompañé al cole, me fui al hospital a trabajar de 10 a 15h y salí de allí ya comida, volví a casa y llegué sobre las 15:45h ó 16h. Nada más llegar formé la masa de galleta de almendra, la dejé reposar en la nevera y me fui a recoger a las peques. Volvimos a casa y preparé la merienda, mientras hacían los deberes horneé con la misma masa 3 grandes corazones y las dejé reposar. Nos arreglamos y salimos pitando. Justamente esa misma tarde a las 19h en la SGAE de Valencia actuaba mi amigo Francisco con su cuarteto de cuerda London City Quartet. Él vive en Londres, así que, teniendo la oportunidad de ir a ver uno de sus conciertos de música clásica con las peques no podía faltar. Fueron 4 obras, una de ellas clásica, otra de un compositor valenciano y otra del compositor catalán David Bozzo.   A la vuelta mi marido, que estaba con gripe el pobre, había preparado la cena, cenamos, se acostaron las peques, preparé la crema y adorné la tarta. Eso sí, la dejé en la nevera hasta el día siguiente para que la crema ablandara un poco y humedeciera la galleta, si no, no hay quien se la coma.

  Como veis un día normal en mi vida diaria a veces tiene sus complicaciones, pero siempre puedo sacar un hueco para hacer mi hobbie favorito. Es lo que tiene cuando exprimes un día al 100%. Otros días me relajo y no toco un batidor pero cuando me da la vena salto todos los obstáculos. A veces es agotador pero es la sal de la vida. Ser madre, enfermera, ama de casa y sacar un poco de tiempo para mí es complicado pero no imposible.

  Bueno, podéis decorarla con lo que tengáis a mano, merengues, chuches, chocolates, macarons, bombones, fruta, flores, … Lo acepta todo, como las Drip Cakes.

Reconozco que en forma de corazón queda preciosa.

 

  Yo he optado por adornarla con frambuesas, macarons, arándanos  y caramelos Giant Love Hearts con mensaje de Taste of America.

  

Con la ayuda de un cúter o cuchillo afilado seguimos la silueta de la plantilla.

El relleno le da jugosidad al conjunto.

Me encanta cómo quedan los frutos rojos.

Y a mi gato Lenny también jejejeje

Como veis también se puede hacer una tarta de galletas de lo más bonita.

 

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Tarta de manzana casera

  Hoy os traigo un recuerdo. Mi primera tarta, la primera que recuerdo haber horneado. Gracias a una mala interpretación de la receta por una niña de 11 años nació esta maravillosa tarta. No es una tarta de manzana cualquiera, es LA TARTA DE MANZANA MÁS RICA DEL MUNDO. Así que ya era hora de darle un homenaje como se merece. Hace casi 5 años empezó esta andadura. Y aquí sigo, aprendiendo y mostrando mi evolución.

  “Si alguien me pregunta cuál es mi receta favorita, desde luego es esta. Le tengo especial cariño. Es el primer plato que cociné en mi vida así que comprenderéis de donde viene el nombre de este humilde blog. La receta original no era así, la verdad es que por error añadí manzanas al relleno pero cuando me di cuenta ya me había enamorado del sabor y nunca más volví a hacerla como la descubrí. Es curioso ver por ahí que llaman tarta de manzana a tartas que sólo llevan manzana de adorno. Masa de hojaldre, crema pastelera y fruta de adorno se puede llamar tarta de … según la fruta que la adorna”. Así empezaba el primer post que publiqué. Sí, normalmente estas cosas se hacen en el aniversario del blog pero este verano estábamos recién salidos de las obras en casa y no pude ni siquiera celebrarlo así que como nunca es tarde he pensado que este era un buen momento porque sí.

  Un relleno espectacular y una receta propia. Hacía años que no la volvía a hornear. ¡Qué mejor ocasión que reunirse con los amigos! Toda una celebración, porque estamos llenos de vida y compartimos esos momentos tan bonitos año tras año.

  Rústica, del estilo de las tartas de manzana alsacianas pero con un relleno espectacular.

Hay tantas variedades de tarta de manzana como familias en el mundo, no hay dos iguales. Esta es la de mi familia.

  Sin duda alguna esta tarta gana mucho en sabor si utilizáis una manzana ácida tipo Granny Smith. El contraste con el dulzor del relleno queda mucho mejor.

Al corte queda así de bonita.

Tarta de manzana casera

INGREDIENTES (12 buenas raciones):

PASTA BRISA

– 250 grs. de harina de todo uso
– 125 grs. de mantequilla o manteca de cerdo fría y cortada en dados
– 1 cucharada o TBSP de azúcar glas
– 3 cucharadas o TBSP de agua
– una pizca de sal
– 1 huevo M (reservar un poco de la clara para luego pincelar la masa caliente)

 

  Preparar todos los ingredientes en forma de volcán sobre una superficie y amasar con los dedos sin trabajar demasiado la masa. Hacer una bola, envolver en film y dejar reposar en la nevera 1h. Pasado este tiempo extender sobre una superficie enharinada con la ayuda de un rodillo, dejar fina. Mi molde es grande y queda justita. Precalentar el horno a 200ºC con calor arriba y abajo. Preparar un molde untado con mantequilla o aceite desmoldante. Colocar la masa con cuidado, es quebradiza. Podéis extenderla sobre un papel de horno para luego voltearla más fácilmente. Ajustar al molde y dar forma en los bordes con ayuda del dedo pulgar. Como veis puse un cordón de masa para marcar más el borde. Hornear a ciegas (sin relleno). Así queda menos húmeda la masa. Pinchar la masa con un tenedor para evitar que se hinche durante la cocción. Colocar un papel de horno sobre la masa y unos pesos cerámicos o legumbres secas. Hornear a media altura durante 15 minutos. Pasado ese tiempo retirar el papel con los pesos y hornear durante 5 minutos más. Yo he aprendido con los años que se previene la humedad en la masa untando un poco de clara de huevo sobre la masa recién horneada. Podéis guardar un poco de clara del huevo de la masa.

Una vez preparada nuestra masa reservamos y preparamos el relleno.

DECORACIÓN

– 3 manzanas tipo Granny Smith o cualquier variedad de piel amarilla o verde (que sea más ácida que dulce)
– 50 grs. de mantequilla sin sal
– una pizca de canela (opcional)
– un chorrito de un buen Brandy (opcional)

  En lugar de colocar las rodajas de manzana en crudo prefiero darles un rehogado en la sartén con una mezcla de mantequilla, un buen Brandy y una pizca de canela si os gusta. Se cuecen y luego no quedan tan enteras después del horneado.

RELLENO

– 20 grs. de mantequilla

– 1 lata de leche condensada (de las pequeñas)

– 2 buenas cucharadas de crême fraîche

– 1 pizca de sal

– 1 huevo M

– 3 manzanas troceadas tipo Granny Smith o cualquier variedad de piel amarilla o verde (que sea más ácida que dulce)

 

  Triturar todos los ingredientes en un bol con la batidora y verter sobre la masa. Pelar y cortar unas 3 manzanas en rodajas, cubrid todo el relleno. Hornear unos 40-45 minutos a 180ºC (sin ventilación). Pinchar el relleno hasta que salga el palito limpio. Ojo no se os quemen las rodajas de manzana. Si hace falta al final de la cocción cubrid con papel albal. Esperad a que se tibie para comerla. Del día está buena pero con un poco de nevera bien tapada, al día siguiente está mejor.

  Si queréis darle un brillo extra a la tarta podéis utilizar la cobertura para tartas de la marca Belbake, de Lidl. Se mezcla el contenido del sobre con 30 grs. de azúcar y se añade 25 ml de agua fría (yo utilicé el zumo de una manzana dulce) y remover.  Calentar en un cazo hasta que hierva moviendo de vez en cuando. Dejar enfriar 1 minuto y repartir la cobertura sobre la tarta ya enfriada con la ayuda de una cuchara o un pincel empezando por el centro. ¡No os demoréis mucho pues se gelatina enseguida! Yo esta vez no se la puse porque no me quedaba pero suelo ponerla.

Como veis no necesita ningún adorno, es espectacular.

Cualquier momento es bueno para tomarla.

A mí me gusta cubrirla toda con manzana pero podéis hacerlo al gusto.

Tiene un bocado que sabe a tartas de las de toda la vida.

¿Os animáis a hacerla con los cambios que he hecho? Tuneando mis propias recetas.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Tarta mágica o pastel inteligente

  Hoy os traigo una receta que preparé hace meses, concretamente en abril del año pasado. Últimamente estoy revisando recetas pendientes de publicar o actualizar. Esta tarta la hice para mi 40 cumpleaños, sí, habéis leído bien. Yo meses después aún no me hago a la idea. Me siento joven pero ahí estoy, a la mitad más o menos de la vida, y al mismo tiempo en mi mejor momento. Pues bien revisando fotos y postres que hice cuando me estaban reformando la cocina encontré esta tarta. Quizá ya la habéis preparado, tuvo su boom hace unos años. Si no la conocéis, os cuento. Una única masa que misteriosamente en el horno se separa como por arte de magia y tras el horneado se presenta como tres capas bien diferenciadas: la inferior tipo pudding, la del medio similar a unas natillas y la superior abizcochada. Y todo con una sola masa, es pura MAGIA.

  La receta la vi en el blog de Megasilvita pero fue el blog Pasteles de colores quien primero la publicó. Esta tarta es de origen rumano, el pastel inteligente o también elegante, que sería la traducción de “Prajitura destapa“. No sé por qué me resistía a hacerla, será que a veces me gusta ir contracorriente. ¿No os pasa que a veces algo se pone tan de moda que os hartáis de tanto verlo? Me pasa a veces con películas o libros, les cojo tirria sin haberlas visto o sin haber leído el libro. Luego cuando me da pues me decido y va y me gusta o no pero yo elijo cuándo hacerlo, no por imposición de modas. Sí, suena un poco raro, ya, es que soy un poco rebelde.

Hoy os traigo la conocida Tarta mágica o pastel inteligente.

  Bueno pues aunque parezca magia, lo es pero más bien magia química y física. El pastel inteligente está hecho simplemente de huevos, azúcar, harina, mantequilla y leche. Entonces, ¿qué tiene de mágico eso? Puede que no haya nada inusual en los ingredientes, pero la magia en estos pasteles ocurre durante la cocción. La masa del pastel es muy líquida, por lo que se divide en tres capas por sí misma, cada una con su propia textura y sabor:

  • La base de la tarta es densa y húmeda, tipo pudding, me recuerda al tocino de cielo.
  • Una delicada crema se forma en el medio.
  • La capa superior es un esponjoso y ligero bizcocho de claras tipo genovés

Pero ¿cómo se separan las capas?

  Las yemas de huevo, batidas con el azúcar, la mantequilla, la harina y la leche, forman las dos primeras capas de la tarta mágica: la base y la crema. Lo que sucede es que la cocción lenta a 150-160ºC permite que la parte inferior de la torta se cocine pero sin cocinar demasiado la parte del medio, que conserva su textura cremosa. Las claras de huevo batidas forman la capa de esponjosa de Genoise. No se mezclan con la leche y en su lugar permanecen flotando sobre la tarta. Por esta razón, es mejor usar un horno convencional (calor arriba y abajo) en lugar de uno con ventilador.

Una sola masa y voilà tres capas de textura diferente.

 

Tarta mágica o Pastel inteligente

INGREDIENTES (unas 8 raciones):

– 125 g de mantequilla sin sal

– 4 yemas de huevo tamaño L

– 1 cucharada o TBSP de agua

– 150 g de azúcar

– 2 cucharaditas o TSP de extracto o pasta de vainilla

– 115 g de harina

– 500 ml de leche tibia

– 4 claras de huevo tamaño L

– Unas gotas de vinagre o zumo de limón

– Azúcar glas para espolvorear

  Preparar un molde untado con mantequilla, aceite desmoldante o forrar con papel de horno. Derretir la mantequilla en un cazo o en el microondas y dejar que se enfríe. Separar las yemas de las claras, los huevos han de estar a temperatura ambiente. Precalentar el horno a 160ºC. Batir las yemas con el azúcar y el agua hasta que la mezcla blanquee y palidezca. Añadir poco a poco la vainilla y seguir batiendo hasta que esté bien esponjosa (unos 5 minutos en total). Podéis hacerlo a mano pero es mucho más cómodo con varillas eléctricas. Incorporar a la mezcla la mantequilla derretida y enfriada y batir más despacio. Agregar la harina tamizada en 3 veces e integrar despacio. Añadir la leche tibia y seguir mezclando hasta que esté bien integrado. Montar las claras a punto de nieve, cuando empiecen a espumar añadir unas gotas de zumo de limón o vinagre. Cuando estén bien montadas incorporarlas con una espátula con movimientos envolventes  con cuidado, sin sobrebatir a la mezcla anterior. Verter la mezcla en el molde y hornear a media altura a 160ºC sin ventilación, con calor arriba y abajo durante 1 hora. Sacar del horno y dejar enfriar en el molde al menos 3 horas.

  Es muy difícil desmoldar el postre al completo, lo mejor es ir cortando porciones una a una.

Como veis se diferencian claramente las tres capas.

Espero que probéis esta tarta tan curiosa y me contéis qué os ha parecido.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Drip Cake de cumpleaños

  Como pasa el tiempo, hace unos 11 años de un lluvioso noviembre vino al mundo una personita para hacer mi vida más feliz. Poco a poco la veo crecer pero en los últimos años ya no es tan despacio, ahora da vértigo. Así es la vida. Ya es casi una adolescente.

  Lucía tenía claro cómo quería su tarta, una Drip Cake e color azul, con chorros de chocolate, sprinkles, perlas, bolas de chocolate, palitos de chocolate, macarons, Filipinos, bombones y hasta un mini tarro de Nutella, un sinfín de dulces ordenadamente desordenados.

  No es la primera que preparo, ya le hice una Drip Cake con fresas bañadas en chocolate y otra Drip Cake de dos pisos para el 40 cumpleaños de un amiga.

  Uno de sus bizcochos favoritos es el de calabaza. La receta la tenéis en el blog, es del primer libro de Bea Roque y en casa siempre triunfa. Esta vez en versión Layer Cake en lugar de Bundt cake de calabaza. La receta la he modificado un poco con el tiempo, ya no le pongo nueces, cambio el azúcar blanco por moreno o panela y añado harina integral a la blanca. Y no sólo lo hago en bundt sino en cupcakes, minibundt cakes, muffins, … Pero en esencia sigue siendo la misma receta.

  He duplicado la receta y repartido en 6 moldes bajos tipo Layer Cake de 18 cm de diámetro. La cumpleañera la quería muuuuyyyy alta.

  Para el relleno he utilizado un frosting de chocolate aterciopelado, delicioso y muuuuuuyyy cremoso, perfecto. No lleva mantequilla por lo que no resulta nada pesado. Ya lo utilicé en Halloween para coronar unos cupcakes también de calabaza, prometo poner la receta pronto. La receta es de una bloguera noruega que sigo hace tiempo, Manuela Kjeilen y su blog Passion for baking.

  Esta vez para cubrirla he optado por un merengue italiano para poderlo teñir al gusto y no sobrecargarlo de mantequilla. He utilizado el colorante Royal Blue de Wilton.

Los chorros de chocolate son de ganaché de chocolate Valor 70% y nata con 35% de materia grasa y un pelín de mantequilla, en proporciones 1:1.

  El resultado creo que ha quedado espectacular, me encanta. Entre mis dos hijas y yo (que iba colocando) hemos colocado todos los adornos. Y no es una tarta muy trabajosa, un día hice los bizcochos y reservé para que quedaran bien jugosos. Al día siguiente preparé el relleno y la cobertura y monté las capas y cubrí. Un día después, bien fría, puse la ganache a chorrones y decoré. Y todo con tranquilidad pero en un día completo se podría preparar.

  ¡Espero que os guste tanto como a la cumpleañera!

En un rato le hincaremos el diente.

Resulta de lo más colorida.

Además son muy socorridas.

Y sin mantequilla ni fondant.

Creo que lo primero que se van a comer serán todos los adornos.

Si no, no sé cómo la voy a cortar jejejeje

Actualizado: 13/11/2017

Y así quedó el corte de las capas, triunfó!!!!!

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Drip cake de chocolate y fresas

dsc00104

  Como veis le he cogido el gusto a las Drip cakes, esas tartas que literalmente chorrean chocolate por los bordes. Hay versiones para todos los gustos. Las hay adornadas con macarons, fresas con chocolate como la que os enseño hoy, o cargada de merengues, dulces, chuches, bombones, chocolatinas, … Las hay tan cargadas que no sé cómo luego las pueden cortar. Yo no soy muy excesos, la extravagancia no va conmigo, para mí menos es más en casi todo. Bueno, en todo no, sueño con tener una gran cocina en casa, sí, en ocasiones imagino que tiro paredes de mi casa y que me hago la cocina de mis sueños. Tal vez, algún día … quién sabe.

thumb_img_3367_1024

  La tarta que os traigo hoy la hice para mi hija Lucía que ha cumplido ya 10 años, está hecha toda una pequeña mujercita. La tarta la decidió y diseñó ella. El año pasado ya no quiso una tarta con modelado ni dibujos ni nada parecido. Todo el adorno añadido han sido unos banderines de la muñeca Gorjuss, que le encanta. Los sabores iban a ser cobertura de fresa y bizcocho de chocolate pero a su mejore amiga Lidia no le gusta la fresa así que la hicimos una buttercream de vainilla con un toque de rosa. Para dar un acabado correoso a la tarta utilicé ganaché de chocolate y para coronar la tarta fresas bañadas en chocolate. Como veis las recetas están en el blog así que me centraré en el montaje de la tarta, es muy sencilla. Y no me diréis que no ha quedado de lo más lucidora, además estaba riquísima y a las niñas les encantó.

dsc00086

  Esta vez me entretuve mucho en que los bordes de la tarta quedaran como deslizándose más que en la Drip Cake verde menta. Cuando puse la capa superior de chocolate se había endurecido un poco el borde pero bueno le voy cogiendo el truco. Es la segunda que hago, y las niñas quedaron encantadas, sobre todo la cumpleañera. Aquí podéis ver un paso a paso del montaje.

untitled

Como veis no es nada difícil de hacer.

dsc00090 dsc00092 dsc00093

La mires por donde la mires queda preciosa.

dsc00107

Con las fresas decoradas con chocolate queda de lo más apetecible.

dsc00112

El detalle de los banderines de la Gorjuss le daba el toque de un cumpleaños infantil.

dsc00115

Y al corte quedaba así de bonita.

thumb_img_3385_1024

Mmmmm me comería un trocito ahora mismo.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Drip Cake de dos pisos

thumb_img_2469_1024

  Hoy os traigo una tarta que tenía muchas ganas de hacer una Drip Cake, una de esas tartas que chorrean chocolate y que aceptan cualquier dulce como decoración, macarons, sprinkles de todos los colores, Mikados, chuches, chocolates, bombones y demás dulcerías. No quería recargarla mucho y tenía claro que la quería en verde menta. Me encanta ese color y desde que tengo bici en ese tono sueño con el color y todo lo que veo de ese tono me enamora. Este no pasará a ser el post con las mejores fotos del blog pero no podía dejar de mostrárosla. Con esta tarta he tenido una relación amor-odio durante toda la semana.

  Cuando una amiga cumple 40 años es la ocasión especial para hacer una locura como juntar a 120 personas en un local para celebrarlo por todo lo alto. Sólo una persona tan maravillosa y tan querida por todos como mi amiga Nuria podía hacer algo así. Tiene algo que la hace muy especial. Así que fue un cumpleaños “de boda” y la tarta no podía ser pequeña, claro. No era la única pero había que asegurarse de que todo el mundo tuviera un pedazo. También llevé la Tarta “Júpiter” con glaseado espejo. Como veis he estado entretenida las dos últimas semanas.

thumb_img_2470_1024

  Los 11 bizcochos que horneé para la tarta son de mi sabor favorito, calabaza, siempre triunfa, queda rico y jugoso, no necesita almíbar. Esta vez no le puse nueces. La parte de arriba de la tarta constaba de 11 bizcochos de 2 cm de grosor que alternaban capas de crema en blanco y verde menta. Todo recubierto de un degradado de colores de buttercream de queso crema. Y la de abajo 4 bizcochos de 3 cm con capas de queso alternas cubiertas de la misma buttercream pero en verde menta. Y es que la crema de queso infalible de Philadelphia nunca falla. Cubrir la parte de abajo me pareció más fácil, la de arriba me dio auténticos dolores de cabeza, el por qué no lo sé, quizá la altura. Hasta que llega un momento que dices ya, la dejo así, contra más la retoco más la estropeo. Voy a tener que hacer layer cakes más menudo para no perder la práctica.

thumb_img_2439_1024     thumb_img_2483_1024

Degradado, y por dentro muuuuuuyyyy alta.

  Así que hoy no os traigo receta nueva pero sí montaje de una tarta de dos pisos. Aún me queda mucho que perfeccionar pero para ser la primera creo que no está nada mal. Tengo que dar las gracias a mi amiga Elena de Ponona Cakes por sus útiles consejos a la hora de resolver unas cuantas dudas que tenía y guiarme un poco en esta locura. Ella es una auténtica profesional y hace unas tartas maravillosas. Además tuve la oportunidad de visitar su obrador este verano, en Santander. Hizo su sueño realidad, tener su propio negocio de decoración de tartas personalizadas. Y hace auténticas preciosidades. Y gracias también a Vanessa de Mac Cake Art por servirme de inspiración con su preciosa Drip Cake. Toda una artista.

untitled

Aquí os podéis hacer una idea de todo el proceso.

thumb_img_2404_1024     thumb_img_2384_1024

  Los macarons de la tarta también los hice yo. Con una receta básica de macarons y aplicando esta técnica se obtiene un bonito efecto swirl macaron.

thumb_img_2444_1024

  Se trata de rayar la bolsa de la manga pastelera con azul celeste y verde menta alternos con la ayuda de un palito de brocheta de madera antes de introducir la masa de los macarons para escudillarlos y al presionar la masa queda este efecto tan bonito.

thumb_img_2389_1024     thumb_img_2397_1024

  No es la primera Layer Cake que monto, pero era complicado para mí pues a parte de la Tarta Búho y de Pitufos no había hecho tartas tan altas. No sé si volveré a repetir una tarta tan alta pues ha sido una semana complicada, de muchos nervios, sobre todo para moverla y transportarla. ¿Veis la cara de felicidad en mi rostro en esta foto? Pues era sobre todo porque la tarta llegó sana y salva.

thumb_img_2484_1024

  No me lo puedo creer, ahora entiendo los nervios de los decoradores de tartas de los programas americanos. El mérito pensamos que es el de hacer una tarta bonita pero el verdadero mérito es que llegue ENTERA !!!!!!! No me extraña que se lleven detrás el maletín para desperfectos de última hora. Supongo que cuando tienes un obrador y estas acostumbrado a este tipo de eventos, a hacer tartas de boda altísimas, entra dentro del proceso. Pero os aseguro que mi marido y yo sufrimos, y mucho, para transportarla. Lo mío es amateur así que ha sido complicado. Y para más inri el día de la entrega llovía a cántaros con tormenta eléctrica incluida, en Valencia llueve poco, muy poco, pero cuando lo hace parece que sea el fin del mundo.

thumb_img_2440_1024

Unos sprinkles de colores por ahí …

thumb_img_2441_1024

unos mikados, unos macarons, unos rosetones, …

thumb_img_2443_1024

perlas comestibles, caramelos con mensajes, …

thumb_img_2445_1024

  Y esos chorrones de ganaché de chocolate (en proporción 2 de chocolate, 1 de nata). Para que queden así, como a mitad de camino, es importante que la tarta esté muuuuy fría, incluso mejor  si está un poco congelada (yo metí cada piso en el congelador durante 30 minutos). Podría haber dejado que cayeran un poco más al extender por último la capa superior de ganaché pero iba con un poco de miedo la verdad que que se desparramara demasiado. Pero bueno para empezar está bien. La próxima más y mejor.

thumb_img_2450_1024

Como veis tuve que desmontar un poco mi nevera para que cupiera.

thumb_img_2581_1024

  La parte de arriba mide 16×20 cm, sin contar los macarons ni los Mikados, y la de abajo 13×25. Al final cogió unos 35 cm de altura, pero valió la pena el esfuerzo.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.