Cupcakes Selva Negra

  Si hay una fruta que me encanta hasta decir basta esas son las cerezas. Estaba deseando hacer la Tarta Selva Negra. Tanto, que la he hecho dos veces, y una tercera en forma de cupcake. Tengo tantas recetas pendientes y tantos libros de repostería que necesitaría 500 vidas para hornearlo todo pero bueno me conformaré con la presente y con un poco de paciencia seguiré haciendo eso que tanto que me gusta, hacer repostería. Ya he publicado en 5 años más de 300 recetas así que voy bien.

  Hoy os traigo una receta tuneada, la receta del bizcocho del cupcake la tomé prestada de Ina-Janine Johnsen, una bloguera alemana afincada en Noruega. El resto es cosecha mía, he adaptado el relleno típico de la Tarta Selva Negra a formato Cupcake. Ina, la autora del blog Mat På Bordet, publicó esta receta hace unos años en la revista noruega Bake. Y dicha revista fue a parar a mis manos en un aeropuerto de Stavanger (Noruega) allá por el año 2.014, ya era hora de hacer alguna receta más ¿no?

Si quieres saber la historia de este típico postre alemán, la Schwarzwälder Kirsch Torte, visita el anterior post.

  Y ahora vamos con la receta. Además del bizcocho de chocolate necesitaremos mermelada de cerezas, Griottines o cerezas agrias en almíbar (si es con Kirsch, mejor), el almíbar de las cerezas para humedecer el bizcocho, chocolate negro rallado, nata montada y cerezas frescas o en almíbar. Como siempre ingredientes a temperatura ambiente.

No me diréis que no son preciosos ¿eh?

El rojo cereza es mmmmmm

 

Cupcakes Selva Negra

INGREDIENTES (para 20 cupcakes):

Bizcocho

– 240 g de harina de repostería (200 g de harina normal+40 g de maizena)

– 60 g de cacao en polvo (he usado Valor)

– 1 cucharadita o TSP de bicarbonato sódico

– 1 cucharadita o TSP de polvo de hornear

– 1 cucharadita o TSP de sal

– 1 cucharadita o TSP de café soluble

– 225 g de mantequilla sin sal (pomada)

– 300 g de azúcar

– 3 huevos

– 1 cucharadita o TSP de extracto de vainilla

– 150 g de nata fresca o crème fraîche 

– 120 ml de agua caliente

Relleno

– 1 tarro mediano de mermelada de cerezas

– Griottines o cerezas agrias en conserva deshuesadas (1 cereza por cupcake)

– Almíbar de la conserva

– Kirsch al gusto (yo le añadí un buen chorro al almíbar)

Cobertura

– Unos 100 g de ganaché de chocolate (2 partes de chocolate 1 de nata)

– Chocolate mínimo 50% de cacao, rallado o en virutas

– 300 ml de nata montada (nata para montar con un mínimo de 35’1% de man. grasa+azúcar glas al gusto)

– Cerezas frescas para coronar el cupcake (si no es temporada, en almíbar)

  En un bol tamizar juntos todos los ingredientes secos (harinas, cacao, bicarbonato, polvo de hornear, sal, café soluble) y reservar. Preparar el molde de cupcakes con sus cápsulas. Precalentar el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.   En el bol de un robot de cocina tipo KA batir la mantequilla hasta que esté cremosa, añadir el azúcar e integrar. A continuación agregar los huevos uno a uno. Después añadir la vainilla y la nata fresca integrando después de añadir cada ingrediente. Finalmente agregar el agua caliente e integrar. Repartir de manera equitativa en las cápsulas, sin sobrepasar los 2/3 del volumen de la cápsula y hornear a media altura a 180ºC durante unos 15-20 minutos. Para asegurarse de que estén bien hechos pinchar en el centro del cupcake con un palito y si sale seco están perfectos si no hornear unos minutos más. No los horneéis de más, entre mucho y poco está la perfección. Unos cupcakes de chocolate horneados de más quedarán secos y con un sabor retostado. Han de quedar esponjosos. Dejar 5 minutos en el molde y luego enfriar sobre una rejilla. Una vez tibios verter 1 TBSP o cucharada sopera de almíbar con Kirsch sobre el cupcake. Después descorazonar un trozo del centro del cupcake y rellenar con mermelada y 2 mitades deshuesadas de cereza en conserva y después colocar la mitad del pedacito que habíamos retirado. Comeros el otro pedacito y veréis qué esponjosidad. Verter 1 TBSP o cucharada sopera de ganaché sobre la superficie y dejar que se tibie un poco.

  Mientras preparar la Chantilly o nata montada y con la ayuda de una manga pastelera y boquilla (yo he utilizado una redonda) hacer un buen “moño”. Luego espolvorear con chocolate rallado y coronar con una cereza.

Ahora ya podéis hincarle el diente, es puro placer !!!!!!

Quien lo prueba quiere repetir.

Un postre lujurioso.

Esto es como Chocolates Valor, placer adulto.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Anuncios

Tarta Selva Negra

  La receta de hoy la preparé para el Día de la Madre. Así que va dedicada a todas las que sois madres y a las que sois hijas y tenéis la suerte de tener madre y celebrar el día con ellas. La tarta que os traigo hoy es todo un clásico en la repostería alemana, la Tarta Selva Negra o Tartas clásicas (tarta de cereza de la Selva Negra).

  Esta receta la he adaptado de un libro de postres clásicos “Pâtisserie: A Step-by-step Guide to Baking French Pastries at Home de Murielle Valette. La autora proviene de una familia francesa con tradición en la restauración. Posee una estrella Michelin y su restaurante, Ockenden Manor, está situado en Buckfield (al Sur de Londres). Aunque el postre es originario de Alemania es también muy popular en la región francesa de Alsacia, en la frontera con Alemania.

  La Selva Negra es en realidad un bosque, una Foresta Nera como la denominaron los romanos, es un magnífico bosque alemán ubicado en el estado de Baden-Wurtemberg. Se yergue en el triángulo fronterizo entre Alemania, Suiza y Francia, a hora y media de Stuttgart y Zúrich.

  Dos ingredientes son imprescindibles para la preparación al estilo más tradicional:

  • El kirsch o Kirschwasser (aguardiente de cereza), concretamente el Schwarzwälder Kirsch, que se prepara en la región de la Selva Negra a partir de la destilación de cerezas ácidas o guindas (la guinda es un tipo de cereza silvestre y de sabor agrio). Concretamente de la variedad Morello. Para elaborarlo se usan las cerezas enteras, machacadas y destiladas, dando lugar a este licor de muy alta graduación, enormemente apreciado a nivel gastronómico y usado para platos tan distintos como la fondee o la tarta selva negra.
  • Las cerezas, una variedad en concreto, las  Griottines o Morello, Esta variedad de cerezas silvestres se cultiva también en Francia. Se trata de unas cerezas más pequeñas que las habituales y con un sabor muy especial, normalmente almibaradas con Kirsch. Las guindas son los frutos del guindo, cerezo ácido o cerezo de Morello. Las guindas son cerezas silvestres, clasificadas como fruta agria. Son oscuras, con un color que oscila entre el rojo y el negro, y de tallo corto. Se utilizan sobre todo en elaboraciones culinarias. Como las cerezas y picotas, también se trata de una fruta saludable. La guinda se utiliza como diurético, astringente o expectorante, y es beneficiosa frente a la gota, la hipertensión o ciertas cardiopatías.

  Este pastel es ligero pero cremoso y está cargado de cerezas y alcohol. Capas de genovesa de chocolate embebidas en almíbar de cerezas y kirsch, alternadas con crema chantilly, muchas cerezas y virutas de chocolate negro. Y como todo postre clásico tiene sus leyendas y sus “se dice” “se comenta” que …

  Existe la presunción de que la combinación de cerezas, alcohol y crema, es decir, los ingredientes para la tarta, ya se conocía hace 200 años en la Selva Negra en forma de postre. Un pastel con galletas y cerezas llamado así podría haber sido un prototipo del pastel de la Selva Negra.

  También hay quien piensa que la tarta se asemeja al traje tradicional de las mujeres de Baden, chocolate negro (como el vestido) crema Chantilly (como la blusa blanca) y cerezas como las Bollenhut del sombrero.

  Hasta comparan la tarta con Blancanieves: “Allí permanece como una pequeña Blancanieves: crema blanca como la nieve, cerezas rojas como la sangre, capas de bizcocho de chocolate marrón oscuro y gruesos copos de chocolate como decoración. Además, el aroma del mejor aguardiente de cereza …”.

  Se adjudicó como inventor de la tarta Selva Negra, en 1.915 al pastelero Josef Keller, nacido en 1.887 en Riedlingen, en el estado de Baden-Württemberg. En el entonces famoso Café Ahrend en Bad Godesberg cerca de la ciudad de Bonn (hoy: Bonn-Bad Godesberg) se comercializaron estas tartas, y repetidamente afirmó haber inventado él la tarta. Después de un tiempo en el ejército, Josef Keller estableció su propia cafetería en Radolfzell. Fue aquí donde comenzó a trabajar un joven pastelero, August Schaefer, que aprendió todas las técnicas de confitería de su maestro. Pero su pastel originalmente consistía en una capa de bizcocho de Viena y no en capas de bizcocho de chocolate de la tarta de la Selva Negra de la actualidad.

  Josef Keller murió en 1.981, y le legó a su aprendiz, August Schaefer, su libro de recetas con la receta original del famoso pastel.

  El hijo del aprendiz en cuestión, Claus Schaefer, sigue siendo panadero en Triberg’s Konditorei Schaefer y adivinad cuál es su especialidad …

  En 2.007, la investigación realizada por el encargado de los archivos de la ciudad de Tubinga Udo Rauch sobre el origen del pastel de la Selva Negra demostró que el pastelero del Café Walz en la ciudad de Tübingen, Erwin Hildenbrand, es el verdadero inventor del famoso pastel. Se dice que lo inventó en la primavera de 1.930. Su investigación demostró que Hildenbrand trabajó en la década de 1.920 en la Selva Negra (Furtwangen y Freudenstadt). Además, hay una foto manuscrita fechada en 1.936, que muestra al pastelero maestro cómo hace un pastel de la Selva Negra. Pero como toda leyenda unida a un plato es difícil de corroborar su origen.

  En 1.934, la tarta Selva Negra fue mencionada por primera vez por escrito en el libro “250 Konditorei – Spezialitäten und pie sie entstehen” por JM Erich Weber, Dresden 1.934 (“250 Pasteles – especialidades y cómo están hechos”). En este momento, el postre se conocía principalmente en Berlín, así como en las buenas pastelerías de las ciudades alemanas, austriacas y suizas. En 1.949, la Tarta Selva Negra estaba justo en el número 13 de los pasteles más conocidos en Alemania. Después de eso, sin embargo, su nombre se desarrolló rápidamente. Hoy es el pastel más conocido y popular de Alemania y el postre alemán más conocido internacionalmente.

Cada dos años hay un festival de la Tarta Selva Negra en Todtnauberg.

  Y ahora que hemos averiguado un poco sobre el origen de este clásico de la repostería alemana, vamos con la receta. La he hecho varias veces. Unas veces con bizcocho genovés, el más utilizado en la mayoría de recetas y otras con un bizcocho de chocolate que me encanta como base para tartas. En cuanto a las cerezas he encontrado unas agrias en almíbar al que he añadido kirsch. Luego lo utilizo para almibarar las capas de bizcocho. Para el relleno, siempre con nata montada.  Me gusta más y queda mejor el conjunto con una fina capa de mermelada de cerezas y chocolate rallado. Para coronar una capa de ganaché, unos rosetones de nata y cerezas en almíbar o frescas o guindas. Personalmente no la cubro totalmente con nata me gusta que se vean las capas que quede decadente y “desnuda”, como una naked cake.

Tarta Selva Negra

INGREDIENTES (8 raciones):

Bizcocho genovés

– 130 g de harina

– 20 g de maizena

– 30 g de cacao en polvo

– 1 cucharadita o TSP de café soluble

– 6 huevos tamaño L

– 185 g de azúcar extrafino (Caster sugar)

– 1/2 cucharadita o TSP de sal

– 1 cucharadita o TSP de extracto de vainilla (opcional)

Relleno

– 500 g de crema Chantilly o nata montada

– 200 g de Griottines en (cerezas agrias en almíbar con Kirsch)

– 100 g de chocolate mínimo 50% de cacao rallado

– Mermelada de cerezas

Ganaché de chocolate

– Seguir receta de ganaché básica 2:1 aquí

– Unas cerezas frescas o guindas para adornar.

  Deshuesa y parte por la mitad las cerezas en almíbar y añade un buen chorro de Kirsch al gusto en el almíbar (yo he utilizado cerezas agrias en almíbar). Ese almíbar con el kirsch nos servirá para emborrachar nuestros bizcochos. Deja las cerezas que maceren en el jugo (incluso toda la noche).

  Engrasa 3 moldes (tipo layer) redondos pequeños y coloca en la base círculos de papel de horno o sulfurizado. En un bol mediano tamizar juntos la harina, la maicena, el cacao, café soluble y la sal, reservad. En un bol grande bate los huevos con el azúcar hasta que blanqueen (2 minutos a velocidad media-alta de la KA). Añade la vainilla e integra (opcional). Coloca el bol al baño María (dentro de un cazo con 3 cm de agua a 80ºC sin llegar a tocar el agua). Batir vigorosamente a mano con la ayuda de unas varillas hasta que la mezcla alcance unos 40-45ºC. Con la técnica del baño María conseguimos que el huevo se licue un poco y su esponjado sea más eficaz. Después retirar el bol y batir con varillas eléctricas a máxima velocidad 10-15 minutos. Precalentar el horno a 160º C con calor arriba y abajo. Verter la mezcla de harina tamizada de nuevo para que caiga en forma de lluvia (así tiene más volumen) en 4 o 5 veces. A mano con la ayuda de una espátula integrar con movimientos envolventes, con cuidado para que el volumen baje lo justo pero que no queden pequeñas cantidades de harina sin integrar. Vierte sobre los moldes repartiendo la masa equitativamente y hornea a media altura entre 30 -40 minutos. No abrir el horno los 30 minutos primeros o bajará la estructura del bizcocho aún no formada. Cuando al pinchar el centro este salga limpio está listo. A los 5 minutos de sacar los moldes del horno dejar enfriar sobre una rejilla al menos 1h.

  Para el montaje de la tarta colocar uno de los bizcochos, almibarar y poner una capa de mermelada de cerezas. A continuación colocar una capa de mitades de Griottines, luego de nata montada y un poco de chocolate calado. Y así hasta llegar a la última capa de bizcocho, esta vez almibaramos y ponemos una capa de ganaché, coronamos con rosetones de nata montada, chocolate rallado y cerezas naturales o si no es temporada, guindas.

 

Todo un clásico de la repostería europea.

Es realmente apetecible.

Bonita por dentro y por fuera.

A lo Naked Drip Cake también queda muy bonita ¿no?

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Fin de semana en una Camper Van

  ¿Os acordáis de la Tarta Camper Van? Pues la original, el modelo Mohawk de Vanyou, la hemos podido disfrutar este fin de semana. Era la primera vez que hacíamos un viaje en Camper Van y ha sido una experiencia inolvidable. Las niñas (y nosotros) se lo han pasado pipa. Ha sido toda una aventura !!!!!! Gracias a Paula y Chema por permitirnos tener esta maravillosa experiencia. Es curioso llevar una mini casa a cuestas con pequeños detalles y comodidades que te facilitan la estancia y el transporte en carretera. Sin duda para repetir.

      

 

  La fugo viene totalmente equipada con mini nevera, menaje (incluye cafetera italiana), hornillo de gas, depósito de 20 litros de agua, fleco de ducha, 2 camas (una en el techo), calefacción y A/A, generador para cargar o enchufar aparatos eléctricos, mesa y sillas de camping, espacio para guardar comida y cajón para ropa, útiles para lavar menaje, mesa plegable interior, techo elevarle muy cómodo para permanecer de pie dentro de la furgo, hasta llevábamos un WC portátil por si las moscas, … La noche del sábado la pasamos estacionados en el camping Fonts de l’Algar por 10 euros la noche. Pudiendo disfrutar de sus instalaciones.

     

  En fin, muy completa, perfecta para recorrer kilómetros sin necesidad de alojarse en hoteles. Aquí tenéis los detalles de su equipación. ¿Quieres hacer un viaje diferente? ¿Parar sin preocuparte del alojamiento y tener comodidades en un sólo vehículo? Prueba algo diferente, divertido e inolvidable, prueba la experiencia de viajar en una furgoneta Camper. A nosotros nos ha conquistado. Y por eso os cuento nuestra experiencia. Ha sido un fin de semana de lo más completo.

A mis hijas, lo de dormir en el techo elevable les encantó.

  Salimos desde Valencia con destino a:

  • El lago de Anna, en la provincia de Valencia, una albufera con un bonito paraje perfecto para disfrutar de la tranquilidad y hacer un picnic, disfrutando de la naturaleza. El precio al público por el acceso es de es de 3 euros.

  • Bocairent, en la provincia de Alicante. Es un pueblo muy bonito. Nos encantó ir a les Covetes dels Moros (las cuevas de los moros), unas cuevas excavadas por el hombre en la época de la invasión árabe en la Comunidad Valenciana. En la entrada del pueblo encontramos una zona perfecta para un picnic.

  • El Castell de Guadalest o Casa Orduña, desde el que se ve el embalse de Guadalest.

  • Callosa de Ensarrià, también en Alicante. En la cuna del níspero. Una zona muy bonita donde pudimos visitar Les Fonts d’Algar (las fuentes del Algar)

  • La albufera de Valencia, un parque natural, un humedal único, hábitat de aves acuáticas, con sus arrozales y aquí, en mi tierra. A un paso de la ciudad tienes un entorno natural envidiable.

Como veis el fin de semana ha dado mucho de sí, pronto repetiremos seguro. Espero que os animéis. Con Vanyou tenéis la opción de contratar estas fuegos en Valencia, Málaga y Mallorca. Desde la primera y original Mohawk hasta las últimas incorporaciones aún mejor equipadas. No os lo perdáis, merece la pena. Además Paula y Chema son encantadores.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO EL POST, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Tarta Dragon Ball

  Allá por el año 1.990 dos hermanos de 12 y 3 años empezaron a ver una serie mítica de nuestra infancia en TV3. Se llamaba Bola de Drac (en catalán). Años después se emitió en Canal 9 (la TV autonómica valenciana) y en Antena 3. Yo en realidad digamos que se me había pasado la época de los dibujos animados pero al llevarme 9 años con él me enganché a esta y a otras series de la época como Dr. Slump, Musculman o los Caballeros del zodiaco. De eso hace ya 28 años. Y ahora con 41 años pensé que era hora de darle un homenaje a nuestra infancia y a mi hermano Héctor, por su 32 cumpleaños.

  Era la época en que empezaban a conocerse series de cómics Manga del creador Akira Toriyama. Su trama describe las aventuras de Gokū, un guerrero saiyajin, cuyo fin es proteger a la Tierra de otros seres que quieren conquistarla y exterminar a la humanidad. Conforme transcurre la trama, conoce a otros personajes que le ayudan en este propósito. El nombre de la serie proviene de siete esferas mágicas que al ser reunidas invocan a un dragón, Shen Long, que concede deseos.

  Pues bien, tenía muchas ganas de hacer esta tarta así que fui cogiendo ideas, sobre todo en Pinterest e Instagram. Lo tenía claro, la cara de Goku iba a ser el personaje protagonista. Tenía que salir también el dragón modelado. La duda era cómo hacer las esferas, las bolas de Dragón (Dragon Ball). Pensé en hacerlas de bizcocho, cakepops o galleta pero no, no lo veía claro. Hasta que vi un tutorial en YouTube de esferas en gelatina y la idea me encantó, sencilla y muy realista porque imita a la perfección el color y brillo de las bolas originales.

  Para hacer la tarta he optado por dos clásicos: he duplicado la receta de bizcocho de calabaza (da para 3 capas de 20×3 cm) y ganaché de chocolate (con 250 ml de nata y en proporción 2:1).

  He utilizado este dibujo para hacer la silueta de Goku, y este tutorial para modelar al dragón Shen Long aunque variando el tamaño, la postura y alguna técnica de modelado pero me ha sido de lo más útil.

  Para el tamaño de bolas que he hecho he utilizado la mitad de la cantidad que dice la receta y me ha llegado para hacer unas 15 bolas en tamaño cakepop. He utilizado este molde de cakepops de Kitchen Kraft, lo podéis encontrar aquí. Si no disponéis de molde podéis utilizar copas o vasos que tengan la base totalmente curvada.

 

Bolas de Dragón de gelatina 

INGREDIENTES:

– 7 hojas de gelatina

– 1 sobre de gelatina Royal sabor piña

– 300 ml de agua

– Estrellitas rojas de azúcar

– Una pizca de colorante naranja

  En un bol poner las hojas de gelatina a hidratar en agua fría. Mientras calentar el agua junto con el sobre de gelatina de piña en el microondas durante 60 a 90 segundos a máxima potencia hasta que se disuelva del todo. Una vez hidratadas las hojas añadir a la mezcla y un  pelín de colorante naranja en gel. Rellenar los moldes de media esfera hasta el borde, si quedan burbujas en la superficie retirar con una cucharita. Si vuestro molde es de silicona colocar una bandeja debajo para que no se mueva el contenido y lo podáis transportar mejor. Dejar durante 30 minutos en el congelador. Una vez pasado este tiempo sacar del congelador y dejar que se descongele un poco antes de retirar del molde (5 minutos). Reservar. Volver a rellenar las medias esferas, esta vez sin llegar al borde, y congelar sólo 5 minutos. Pasado este tiempo esperar unos minutos a que la parte superior se humedezca y no esté congelada y colocar con cuidado las estrellitas. Rellenar un poco más la media esfera y colocar encima con cuidado las otras mitades reservadas. Si desborda un poco limpiar el sobrante. Dejar en el frigorífico una media hora, desmoldar y retirar el exceso de la junta. Ya las tenéis listas. ¿A qué es fácil?

  Un consejo, de un día para otro las estrellas se hinchan por la humedad de la gelatina y aumentan de tamaño, por lo que es mejor utilizar estrellitas pequeñas o hacerlas el mismo día que vayamos a decorar la tarta. Tenedlo en cuenta.

  Aquí os dejo el montaje de la Tarta de Bola de Drac.

 

Montar el Layer Cake y cubrir con ganaché de chocolate.

Forrar con fonfant, yo he utilizado 1/2 kg de fondant Pastkolor azul de FormyCake

Paso a paso la silueta del busto de Son Goku.

Y el Dragón Shen Long modelado en fondant, todo un reto.

Para ser mi primer dragón no ha quedado mal ¿eh?

¡Hasta marqué las escamas, una a una!

Es de esas tartas que ha conseguido dejarme muy satisfecha con mi trabajo.

Creo que las bolas de dragón han quedado muy logradas.

  Al final nos dio pena comernos el dragón y conseguí dejarlo intacto para el recuerdo.

Para que veáis que no sólo es bonita por fuera sino también por dentro.

 

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Bundt Cake de chocolate y Guinness

  Holaaaa, sí, os traigo otra receta muy parecida a la que publiqué ayer y también es de chocolate y cerveza Guinness pero esta vez en forma de Bundt Cake muuyyy esponjoso. Este bizcocho lo preparé para celebrar mi cumpleaños con mis compañeras de trabajo y duró un suspiro. Ni pude hacer foto de un trocito jejeje. Pero no defrauda, enamora, os lo aseguro.

  En este caso, en lugar de buttermilk lleva nata ácida. Queda esponjoso pero húmedo. Se prepara en un momento y no sé, igual es por el molde de bundt de Nordic Ware, pero me gusta aún más que la Tarta de chocolate y Guinness. La receta original la puedes encontrar aquí. Yo he utilizado la mitad de las cantidades, para un molde tipo bundt (los de chimenea) de 9 cups. En mi caso he utilizado el Fleur de Lys de Nordic Ware.

  Se supone que según la receta había que utilizar cacao puro en polvo natural o Unsweetened Cocoa Powder” que es el que más utilizan los americanos, como la marca Hershey’s pero a mí no me quedaba y he utilizado el de Valor que es cacao puro en polvo con proceso holandés o “Dutch-Processed or Alkalized Unsweetened Cocoa Powder“. Es una cuestión de combinar ácido-álcalis pero me he saltado el proceso de equilibrar ácido-base y ha salido bien. Lo digo porque lo más correcto es utilizar el unsweetened con bicarbonato y el Dutch con polvo de hornear.

  El procedimiento es muy parecido al del bizcocho de la Drip Cake de chocolate y Guinness así que obviaré alas fotos del paso a paso. Si quieres clica aquí para conseguir unos consejos para que tus Bundt Cakes queden siempre perfectos.

Bundt cake de chocolate y Guinness

INGREDIENTES (12 RACIONES):

Bundt

– 240 ml de cerveza tipo Guinness (stout)

– 230 g de mantequilla sin sal

– 70 g de cacao puro (yo usé Valor)

– 250 g de harina

– 400 g de azúcar

– 1/2 cucharada o TBSP de bicarbonato sódico

– 1/2 cucharadita o TSP de sal

– 2 huevos tamaño L

– 180 g de nata agria (la puedes hacer casera)

– 1 cucharadita o TSP de extracto de vainilla

Salsa de caramelo

– Clica aquí

– Escamas de sal Maldón

  Es muy sencillo. Preparar el molde de Bundt Cake con aceite desmoldante y espolvorear con un poco de harina. Precalentar el horno a 170ºC. Preparar la noche antes la nata agria si la vais a a hacer casera. Yo he utilizado una que consigo en un supermercado de productos rusos. Calentar la cerveza Guinness en un cazo y hervir 1 minuto y mantener el fuego medio, añadir la mantequilla troceada y cuando se haya derretido por completo retirar del fuego. Añadir el cacao tamizado y el azúcar y remover con la ayuda de unas varillas manuales. En un bol mediano batir los dos huevos, agregar la vainilla y nata agriaEn un bol grande, puede ser el de la KA, tamizar el resto de ingredientes y añadir el azúcar. Agregar las dos mezclas preparadas anteriormente y remover con varillas a baja velocidad hasta que todos los ingredientes estén integrados, sin sobrebatir. Bajar la masa de las paredes del bol y mezclar de nuevo. Repartir en el molde y hornear a media altura unos 55 ó 60 minutos o hasta que al introducir un palillo en el centro salga limpio. Dejar en el molde 10 minutos y luego desmoldar sobre una rejilla. Cuando esté totalmente frío el bizcocho podéis decorar. Unos chorros de salsa de caramelo y unas escamas de sal Maldón. Delicioso y con una presentación muy sencilla.

Así tal cual se aprecia el dibujo del molde, queda taaaaan bonito.

El punto dulce-salado del caramelo contrasta con el chocolate, me encanta.

Queda de lo más esponjoso.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Drip Cake de chocolate y cerveza Guiness

  Otro año más. Tengo la suerte de tener una gran familia y un grupo de amigos que me quiere. La vida me ha brindado unos años de felicidad y tranquilidad así que no puedo más que estar tremendamente agradecida. Sobre todo a mi marido Jose por hacerme tan FELIZ. Porque él me ha hecho el mejor de los regalos, mis hijas, por lo que le estaré siempre agradecida. Gracias cariño, sabes que TE QUIERO.

  Ayer fue mi 41 cumpleaños así que me preparé una de esas tartas que no falla, ¿por qué a quién no le gusta el chocolate? ¿Y si lleva un ingrediente secreto? No es la primera vez que la hago. Ya hice un layer cake hace unos años para el Día del Padre y en versión cupcake. Es ese típico sabor a chocolate con algo más, que está muy rico pero no sabes decir qué más lleva. Pues me apetecía hacerla en otra versión y además de la tarta hice un bundt cake para celebrar mi cumpleaños con mis compañeras de trabajo. He estado haciendo pruebas de sabores y texturas y esta es la que más me ha convencido, bizcocho esponjoso, chocolateado y húmedo. En una palabra BRUTAL.

  La receta del bizcocho y del frosting de crema de queso está adaptada del libro The Hummingbird Bakery, Mother’s & Fathers Day Treats. La receta de la salsa de caramelo salado la puedes encontrar en el blog, pincha aquí. Y para coronar una tarta espectacular he triturado unos cuantos Pretzels que he espolvoreado por encima. Lo de que caigan los chorros de salsa de caramelo es mmmmmm. Aunque si quieres una versión más sencilla puedes espolvorear la superficie con cacao en polvo y listo. La mía es más festiva que para eso es mi tarta de cumpleaños.

  La historia de la cerveza Guinness comienza en el año 1.752 con la creación de la humilde cervecería en el condado de Kildare de Arthur Guinness. En el año 1.759 abre una cervecería en St. James’s Gate en Dublin, firmando un alquiler con las autoridades dublinesas por 9.000 años a razón de 45 libras anuales (eso es una renta antigua y lo demás son tonterías). Es a partir de 1.799 cuando comienza a centrar su producción en la cerveza oscura (porter), llamada así porque los vigilantes de las calles la toman (porter en inglés es vigilante. Dejando así de fabricar cerveza tipo ale o de fermentación alta. Y así va creciendo el imperio que empezó, como muchos, con muy poco. Y se va heredando de padres a hijos. En 1.833 se convierte en la cerveza más vendida en Irlanda. En 1.862 se crea la famosa etiqueta beige típica de Guinness que incluye tres elementos: la firma de Arthur, la legendaria y simbólica arpa y el nombre de Guinness. El arpa es el símbolo por antonomasia de Irlanda, con la salvedad de que Guinness lo registró como propio de manera que la empresa llegó a un acuerdo con el Estado irlandés. Así, el arpa que aparece en el escudo de armas de Irlanda es la misma pero al revés. El primer volumen del libro Guinness de los Records se publicó en 1955. Desde el año 1.997 forma parte de una multinacional inglesa, aunque se acordó que la marca mantendría algunos derechos propios como marca. Si quieres más información curiosa de la cerveza Guinness, pincha aquí.

  La Guinness es potente, tiene un sabor que va muy bien con el cacao. Éso sí, la tarta no es apta para diabéticos, el nivel de azúcar es alto para contrarrestar el amargor del cacao y la stout, que es como llaman a la cerveza negra, tostada, de sabor fuerte. Además veréis por las fotos que tinta de un tono muy oscuro al bizcocho. He horneado el bizcocho repartiendo la masa en dos moldes redondos pequeños y he doblado y adaptado la cantidad de frosting para no hacer corto, me ha sobrado un poco para adornar 3 cupcakes que les he preparado a mis compis del hospital.

 

Drip Cake de chocolate y cerveza Guinness

INGREDIENTES (12 raciones):

Bizcocho

– 250 ml de cerveza Guinness

– 250 g mantequilla sin sal

– 80 g de cacao puro en polvo (yo uso Valor)

– 400 g de azúcar extrafino (Caster Sugar)

– 2 huevos L

– 1 cucharadita o TSP de extracto de vainilla

– 140 ml de buttermilk (lo puedes hacer casero)

– 280 g de harina

– 2 cucharaditas o TSP de bicarbonato sódico

– 1/2 cucharadita o TSP de polvo de hornear (tipo levadura Royal)

– 1 cucharadita o TSP de sal

Frosting

– 160 g de mantequilla sin sal

– 600 g de azúcar en polvo (icing sugar)

– 250 g de queso crema graso (yo he utilizado Philadelphia)

Decoración

Salsa de caramelo salado

Pretzles muy troceados

 

  La preparación es muy sencilla. Preparar los moldes con aceite desmoldante o pincelar con mantequilla derretida. En el fondo del molde colocar 1 círculo de papel de horno. Precalentar el horno a 170ºC. Preparar el buttermilk si lo vais a a hacer casero. Calentar la cerveza Guinness en un cazo y hervir 1 minuto y mantener el fuego medio, añadir la mantequilla troceada y cuando se haya derretido por completo retirar del fuego. Añadir el cacao tamizado y el azúcar y remover con la ayuda de unas varillas manuales. En un bol mediano batir los dos huevos, agregar la vainilla y el buttermilk. En un bol grande, puede ser el de la KA, tamizar el resto de ingredientes. Añadir las dos mezclas preparada anteriormente y remover con varillas a baja velocidad hasta que todos los ingredientes estén integrados, sin sobrebatir. Bajar la masa de las paredes del bol y mezclar de nuevo. Repartir en los moldes y hornear a media altura unos 45 minutos o hasta que al introducir un palillo en el centro salga limpio. Dejar en el molde 10 minutos y luego desmoldar sobre una rejilla. Cuando esté totalmente frío el bizcocho podéis rellenar y cubrir el layer cake. Unos chorros de salsa de caramelo y unos trocitos de pretiles coronando la tarta. Deliciosa y con una presentación muy festiva.

  ¿Hay algo mejor que una Tarta de cumpleaños para celebrar con la familia y los amigos un día muy especial? Gracias a todos los que habéis hecho que me lleve un recuerdo tan especial de este día. Otro año más !!!!!! Y a seguir cumpliendo.

Utilicé un poco de la masa para hacer unos cupcakes.

Es una tarta realmente jugosa y muy muy chocolateada.

Espero que os haya gustado tanto como a mí.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.