Macarons de tomate, queso crema y mermelada de tomate

  Hacía tiempo que no preparaba macarons y como estamos en temporada de tomates quería hacer dos cosas. Primero que esta vez fueran salados, sí, no estoy loca, los hay salados y no son los primeros que preparo. La masa es la misma pero en este caso con un toque especial. Y segundo, desde que hacía los cursos de macarons con mi sensei Belén de Cupcakes a Gogó tratamos el tema de los trampantojos y macarons con formas. Pues estos los vi y me enamoré, y era cuestión de tiempo que los hiciera. Los vi en Pinterest, ese maravilloso escaparate qué tanto me gusta. El caso es que estos los vi en una página de una pastelería de Australia y yo he hecho mi propia versión.

  La receta de los macaron básicos con merengue italiano los tenéis aquí, tanto la receta, como el paso a paso y trucos para que salgan sí o sí. Hoy no me voy a enrollar mucho. Vamos allá. Salen unos 24 macarons.

Macarons de tomate

Al TPT de la receta básica de macarons con merengue italiano le añadiremos:

– 1/4 de TSP o cucharadita de pimentón dulce (D.O. de la Vera)

–  1 TSP o cucharadita de tomate deshidratado en polvo o molido (yo lo compré deshidratado y lo molí en casa, luego lo pasé por el tamiz fino). El resto de la receta es tal cual tenéis en el enlace.

– Colorante rojo en gel (yo uso este)

  Relleno

– 250 g de queso crema tipo Philadelphia

– Nata líquida al gusto (para aclarar un poco el queso y que no esté tan espeso)

– 1/4 de TSP o cucharadita de pimentón dulce (D.O. de la Vera)

– 1 TSP o cucharadita de tomate deshidratado en polvo o molido

– Un poco de orégano

– 1 bote de mermelada o confitura de tomate

  Una vez hechos nuestros macarons dejar que reposen 48h en la nevera bien tapados en un tupir hermético. Al llevar mermelada humedecen macaron por lo que es conveniente rellenar y consumir en un plazo breve. Para hacer el relleno mezclar todos los ingredientes en un bol mediano (a excepción de la confitura y el orégano) y remover con la ayuda de una cuchara de madera. Después ponerlo en una manga pastelera para rellenar. Rellenar la mitad de las coquilles o conchas de macaron con un toque en el centro y con la ayuda de otra manga rellenar la parte de alrededor con la confitura de tomate, espolvorear con un poquito de orégano y colocar la otra coquille encima. Listos para tomar. Sorprenderás a los tuyos con una receta muy original y una presentación única de estos “maccherries”. Para hacer las ramas y su ramificación simplemente he utilizado ramas auténticas de tomates cherry en rama. Creo que así queda más auténtico.

Como veis quedan de lo más lucidores ¿no creéis?

El sabor sorprendente

y un bocado muy jugoso.

 

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Anuncios

Bocaditos de bizcocho y brownie

  Otra receta de esas que tenía pendiente, pero el fin de semana me lancé a hacerla de repente y como decimos en mi tierra “pensat i fet” (pensado y hecho). Estos bocaditos son la versión casera de esos que habitualmente encontramos en el supermercado. Este bizcocho mitad vainilla mitad brownie de chocolate es denso de miga prieta, perfecto para untar en la leche. Además su forma alargada lo hace perfecto para eso. Un pequeño bocado al que yo además he recubierto de chocolate fundido por la parte inferior. No digo más.

  La receta es una adaptación del blog Rasa Malaysia. Y llevaba mucho tiempo queriéndola hacer. A este paso necesitaré  1.001 vidas para hacer todos mis postres pendientes!!!! Vamos con la receta. Recordar, ingredientes a temperatura ambiente, a no ser que indique lo contrario. La receta la preparé el fin de semana pasado y casi no me dejan ni hacerle unas fotos, andaban  al acecho todos los habitantes de la casa olisqueando y esperando a que llegara el momento de atrapar a su presa. Así que el reportaje fue contrarreloj y bajo presión, jejejeje.

Bocaditos de vainilla y brownie

INGREDIENTES (8 trozos):

Brownie

– 140 g de chocolate negro (yo he usado Valor Postres)

– 50 g de mantequilla sin sal

– 50 g de azúcar moreno

– 1 huevo

– 35 g de harina

– 1/2 TSP o cucharadita de café soluble

– 1 pizca de sal

Bizcocho de vainilla

– 120 g de mantequilla sin sal

– 100 g de azúcar

– 2 huevos

– 120 g de harina

– 1/4 TSP o cucharadita de polvo de hornear

– 1 pizca de sal

– 50 ml de leche

– 1 TSP o cucharadita de extracto o pasta de vainilla

Cobertura

– 150 g de chocolate negro (yo he usado Valor Postres)

  Preparar un molde alargado de unos 20×10 cm tipo loaf y engrasar. Precalentar el horno a 180ºC. En un cazo derretir el chocolate troceado con la mantequilla a baja potencia de calor. Dejar que se tibie un poco. Añadir el azúcar y remover hasta integrar. Agregar el huevo y mezclar bien. Por último añadir la harina con el café soluble y la sal tamizados, integrar bien. Verter sobre el molde y hornear a media altura unos 15 minutos. Mientras tanto preparar la masa del bizcocho de vainilla. Batir la mantequilla con el azúcar con un batidor eléctrico o robot tipo K.A. hasta que esté cremosa. Añadir los huevos de uno en uno batiendo después de añadir cada uno de ellos. Tamizar la harina, junto con el polvo de hornear y la sal. Mezclar la leche con la vainilla. añadir a la masa alternando mezcla de harina con la de leche. Mezclar hasta conseguir una masa batida suave y sin grumos, pero ojo, no sobrebatir. Verter sobre el molde donde tenemos el brownie, con cuidado, yo he utilizado una manga pastelera. Hornear a media altura a 160ºC unos 30 minutos. Chequear pasado ese tiempo pinchando en el centro con un palito hasta que salga limpio. Sacar del horno y enfriar sobre una rejilla. Mientras tanto derretir el chocolate para la cobertura en el microondas o en un cazo al baño María. Una vez frío el bizcocho cortar en trozos y bañar en chocolate parte del brownie. Dejar enfriar sobre una lámina de papel de horno y a disfrutar.

 Delicioso para un desayuno o una merienda

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Granary Bread Loaf

  Me encanta hacer pan. Aunque me da un poco de respeto la masa madre y hasta ahora no he tenido buenas experiencias con ella. Pero el pan de molde con levaduras es más sencillo así que por algo hay que empezar.

  Todavía me quedaba harina tipo Granary, de la que compré en el supermercado inglés Iceland. La harina Granary es una harina británica. Es una marca registrada de la casa Hovis. Se trata de una harina semi-integral que contiene una mezcla de harina integral, harina de centeno y trigo malteado. Para obtener el trigo malteado, el trigo se deja germinar, se tuesta y se muele. Esta harina le otorga al pan un sabor y un aroma ligeramente dulce y tostado.

  Siguiendo los consejos de Bea Roque congele la harina para que no se estropeara, en realidad no llega a congelarse del todo, mantiene la textura empolvada pero se queda muy fría y se conserva espectacularmente bien. La puse en una bolsa de zip grande sin aire y al congelador. Es suficiente con sacarla media hora antes de utilizarla y extenderla en una fuente. Fue todo un descubrimiento.

  Hace un tiempo preparé un pan con esta harina y quedó muy bueno. Así que era hora de utilizar el resto. Si quieres conocer la historia de este tipo de harina comercializada por la casa Hovis clica aquí.

¿Se os ocurre de qué rellenarlo?

Perfecto para hacer unas tostadas para la cena.

  La receta de hoy la encontré en el blog Lavander & LoveageEs una delicia de blog, os lo recomiendo. La receta de Karen es para 1 pan de molde grande o 2 medianos o varios pequeños. En caso de no encontrar este tipo de harina se recomienda utilizar harina especial para pan multicereales. La receta se puede hacer con levadura seca de panadero ó 15 g de levadura fresca prensada. Si lo hacéis con levadura fresca hay que disolverla en un poco de agua tibia y dejar reposar 10 minutos antes de incorporarla al resto de ingredientes. La seca, liofilizada ya sabéis que se echa directamente en la harina, no requiere hidratación.

Mmmm riquísimo con cualquier alimento que le pongas.

Granary Bread Loaf

INGREDIENTES (1 pan de molde grande, de unos 900 g):

– 350 g de harina “Granary

– 100 g de harina de fuerza

– 1 TSP o cucharadita de sal

– 7 g de levadura de panadero

– 25 g de mantequilla derretida tibia

– 300 ml de agua tibia

  En un bol grande mezclar las harinas, la sal y la levadura y hacer un hueco en medio donde verter la mantequilla y el agua. Mezclar con las manos o en el robot tipo K.A. con la pala. Amasar a mano o en el robot durante unos 10 minutos hasta que quede suave y elástica. Preparar un bol untado con aceite y dejar reposar la masa hasta que doble su volumen cubierta con film y un trapo en un sitio cálido de la casa. Engrasar el molde tipo loaf. Una vez levado precalentar el horno a 180ºC. Darle forma alargada a la masa y colocar en el molde con cuidado. Dejar levando de nuevo hasta que doble su volumen. Antes de hornear podéis espolvorear con un poco de harina y unos granos la superficie. Después hornear a media altura unos 30 minutos. Estará hecho cuando al golpear la parte de abajo suene hueco. Testear a los 20 minutos.

  Una vez horneado colocar sobre una rejilla y dejar que se airee y enfríe.

Aguanta 2 ó 3 días en un contenedor hermético.

También puedes rebanarlo y congelar.

Como veis es bastante sencillo de hacer y está espectacular.

Esta vez el acompañamiento no es dulce.

Porque no sólo de dulce vivo yo.

 

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Bizcoflán

  Hace mucho tiempo que quería hacer esta receta. Ahora ya no está entre mis pendientes. Se puso de moda hace unos años. Es mágica porque consta de 2 masas diferentes que al hornear invierten su orden. ¿Recordáis la Tarta mágica? Algo parecido invierte las capas por la diferencia de densidad entre las masas.

  ¿Os ha pasado alguna vez que seguís fervientemente a una autora y bloguera y de repente desaparece de la faz de la tierra? Parece que la blogosfera siempre va a estar ahí y de repente sin avisar, se acaba. Hace años seguía a una bloguera americana que formó una familia en Noruega y escribía y fotografiaba tanto recetas americanas como escandinavas. De repente dejó de publicar. Y reconozco que a pesar de no conocerla en persona me quedé como extrañada, de esa ausencia, de esa falta de contenido, desangelado de noticias suyas. Sin saber si estaría bien, si le habría pasado algo, o si, simplemente, se habría cansado de publicar. Su blog The Transplanted Baker sigue ahí.

  Lo mismo me pasó hace unas semanas con otra bloguera autora de varios libros que forman parte de mi biblioteca reposteril, Sandeea o Sandra Mangas del blog La Receta de la Felicidad. Con la diferencia que aunque hace un par de años que desapareció de las RRSS y dejó de publicar en su blog, hace sólo un poco tiempo que directamente desapareció el dominio y no hay forma de ver su contenido.

  Quizá un día yo también me canse, me dediqué a otra cosa o simplemente ya no me llene ni me satisfaga el compartir las recetas, porque al blog hay que dedicarle cariño, mimo y TIEMPO y a veces hay que priorizar.

  A veces uno se cansa o tiene algún problema que impide dedicar tiempo al blog. Quizá la vida personal, familiar o laboral no permite seguir dedicando tiempo a algo que antes nos llenaba y nos daba satisfacciones. Internet es efímero aunque a veces no nos dé esa sensación. A veces se ensalza algo que queda en el olvido después o alguien desaparece y te deja como “huérfana”. En este caso siempre me quedarán sus libros, menos mal.

  Bueno, dejemos de divagar y vayamos con la receta. El flan de huevo es uno de mis postres favoritos de toda la vida. Sandeea en su libro Chocolate tiene una receta, Chocoflan. Yo no lo he cubierto de chocolate y la receta del flan de huevo es el de toda la vida que hago siempre en casa pero el bizcocho de chocolate es el que aparece en su receta. Cuando hojeando su libro lo vi, recordé que nunca lo había hecho así que ya era hora de tachar otra de esas recetas pendientes.

  Ingredientes a temperatura ambiente a no ser que especifique lo contrario. Podéis hacer el caramelo casero con 50 g de azúcar llevándolo al fuego con unas gotas de limón, yo prefiero no complicarme y utilizar el de Royal de toda la vida. He hecho el postre en el molde Fleury de Lys de Nordic Ware. Primero lo he rociado con aceite desmoldante y luego he puesto el caramelo líquido.

Con el molde de Nordic Ware queda de lo más bonito.

Bizcoflán

INGREDIENTES (8 buenas raciones):

Bizcocho

– 100 g de chocolate negro (55% de cacao)

– 150 g de mantequilla

– 100 g de harina

– 25 g de cacao puro en polvo

– 1 cucharadita o TSP de café soluble

– 1 cucharadita o TSP de levadura química

– 1/2 cucharadita o TSP de sal

– 3 huevos

– 150 g de azúcar

Flan de huevo

– Caramelo líquido para el molde

– 1/2 l de leche entera

– 4 huevos M

– 200 g de azúcar

– Corteza de 1 limón

– 1 rama de canela

     

  Precalentamos el horno a 160º C. Preparamos el molde elegido con aceite desmoldante y caramelo al gusto. Preparamos la masa de bizcocho de chocolate. En un cazo calentamos la mantequilla al fuego y añadimos el chocolate troceado a fuego muy suave sin dejar de remover hasta que esté casi fundido. Retiramos del fuego acabamos de derretir el chocolate y reservamos. En un bol tamizamos juntos el cacao, la harina, la levadura, la sal y el café y reservamos. En otro bol batimos los huevos con el azúcar con un batidor hasta que la mezcla esté cremosa y después agregamos la crema de chocolate. A continuación añadimos los ingredientes secos y removemos con la ayuda de una espátula. Verter la masa en el molde y reservar. Preparar el flan calentando primero la leche junto a la corteza de limón y la canela, llevar a ebullición. En un bol batir los huevos con el azúcar, añadir la leche caliente colada, poco a poco y remover. Retirar las burbujas que se formen si no queréis que la superficie del flan quede muy agujereada, aunque a mí no me importa la verdad. Verter la masa con la ayuda de un cucharón o cazo, con cuidado. Cubrir con papel de aluminio el molde, colocar en un recipiente grande y rellenar con agua caliente para hacer el baño María. Hornear durante 1h. Sacar del horno, dejar enfriar a temperatura ambiente en el mismo molde y refrigerar (yo lo dejé toda la noche). Desmoldar y servir. Si no consumimos todo el mismo día guardar el sobrante en la nevera cubierto para evitar que se seque.

Está tan delicioso como parece.

Al corte queda de lo más bonito.

Me parece un postre con un toque retro encantador.

Delicioso, una combinación de texturas increíbles.

 

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.