Macarons de tomate, queso crema y mermelada de tomate

  Hacía tiempo que no preparaba macarons y como estamos en temporada de tomates quería hacer dos cosas. Primero que esta vez fueran salados, sí, no estoy loca, los hay salados y no son los primeros que preparo. La masa es la misma pero en este caso con un toque especial. Y segundo, desde que hacía los cursos de macarons con mi sensei Belén de Cupcakes a Gogó tratamos el tema de los trampantojos y macarons con formas. Pues estos los vi y me enamoré, y era cuestión de tiempo que los hiciera. Los vi en Pinterest, ese maravilloso escaparate qué tanto me gusta. El caso es que estos los vi en una página de una pastelería de Australia y yo he hecho mi propia versión.

  La receta de los macaron básicos con merengue italiano los tenéis aquí, tanto la receta, como el paso a paso y trucos para que salgan sí o sí. Hoy no me voy a enrollar mucho. Vamos allá. Salen unos 24 macarons.

Macarons de tomate

Al TPT de la receta básica de macarons con merengue italiano le añadiremos:

– 1/4 de TSP o cucharadita de pimentón dulce (D.O. de la Vera)

–  1 TSP o cucharadita de tomate deshidratado en polvo o molido (yo lo compré deshidratado y lo molí en casa, luego lo pasé por el tamiz fino). El resto de la receta es tal cual tenéis en el enlace.

– Colorante rojo en gel (yo uso este)

  Relleno

– 250 g de queso crema tipo Philadelphia

– Nata líquida al gusto (para aclarar un poco el queso y que no esté tan espeso)

– 1/4 de TSP o cucharadita de pimentón dulce (D.O. de la Vera)

– 1 TSP o cucharadita de tomate deshidratado en polvo o molido

– Un poco de orégano

– 1 bote de mermelada o confitura de tomate

  Una vez hechos nuestros macarons dejar que reposen 48h en la nevera bien tapados en un tupir hermético. Al llevar mermelada humedecen macaron por lo que es conveniente rellenar y consumir en un plazo breve. Para hacer el relleno mezclar todos los ingredientes en un bol mediano (a excepción de la confitura y el orégano) y remover con la ayuda de una cuchara de madera. Después ponerlo en una manga pastelera para rellenar. Rellenar la mitad de las coquilles o conchas de macaron con un toque en el centro y con la ayuda de otra manga rellenar la parte de alrededor con la confitura de tomate, espolvorear con un poquito de orégano y colocar la otra coquille encima. Listos para tomar. Sorprenderás a los tuyos con una receta muy original y una presentación única de estos “maccherries”. Para hacer las ramas y su ramificación simplemente he utilizado ramas auténticas de tomates cherry en rama. Creo que así queda más auténtico.

Como veis quedan de lo más lucidores ¿no creéis?

El sabor sorprendente

y un bocado muy jugoso.

 

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Anuncios