Trucos para hornear el Bundt cake perfecto

  Ya sabéis que gracias a Bea Roque muchas nos hemos introducido en el maravilloso mundo de los Bundt cakes. Para quién no sepa qué es un bundt os recordaré algo que ya publiqué:

  El bundt no hace referencia a una receta en concreto sino a la utilización del molde con esa especie de chimenea o tubo central que hace que el calor pase a través de él cuando se hornea. Generalmente es un molde estriado o ranurado. El calor entra por el tubo y la cocción es más uniforme. Están hechos de aluminio, más ligeros, en lugar de cerámica o hierro como los primeros moldes europeos.

  El Bundt® cake deriva en parte del Gugelhupf un pastel de frutas de origen judío y centroeuropeo. En el norte de Alemania se conocía como Bundkuchen (pastel Bund), de ahí el nombre de Bund. Hay un poco de controversia entre el significado de la palabra Bund. El caso es que por error en la transcripción los americanos de origen judío comenzaron a llamarlo Bundt (que es como se pronuncia Bund en alemán) y con ese nombre se quedó. El primer libro de cocina en el que aparece la palabra Bundt data del año 1.901 (The Settlement Cookbook).

  Su creador fue Henry David Dalquist, ingeniero metalúrgico, (25 mayo 1.918 a 2 enero 2.005) de Nordic Ware® (también conocida como Northland Aluminum Products, Inc.) y patentó el molde en 1.950. Y ya han vendido más de 60 millones de moldes Bundt®.

  Si queréis saber más sobre la historia de esta empresa y el origen del molde Bundt pincha aquí.

  Una de mis últimas adquisiciones ha sido el libro BUNDT®  Cookbook de Nordic Ware y nos da unos cuantos trucos de cómo hornear un bundt.

DSC00235 (Copiar)

  El libro tiene un prólogo de Dorothy Dalquist (Dotty) la mujer del que patentó los moldes Bundt. También revela unos cuantos trucos sobre “Cómo hornear el Bundt cake perfecto” y casi 200 recetas diferentes, de dulce y salado. Sí, habéis oído bien, salado. También se puede utilizar para otros platos, no sólo dulce.

DSC00236 (Copiar)

Horneando el Bundt cake perfecto

  • Prepara el molde-Usando un pincel especial para pastelería, recubre el interior del molde por toda su superficie con una grasa, tipo mantequilla. Luego espolvorea harina (recomienda la marca Wondra®) distribuyéndola por el interior del molde y quita el exceso dándole la vuelta y golpeando un poco el molde desde fuera. También podéis utilizar spray desmoldante antiadherente que contenga harina (recomienda Baker’s Joy). Luego gira el molde sobre papel de cocina para que libere el exceso de aceite. Evitar utilizar sprays que contengan lecitina pues causa un residuo gomoso que se acumula en la superficie antiadherente del molde.
  • Evita las burbujas en la masa-Lentamente vierte la masa en una esquina del molde, y deja que llene lentamente el molde desde esa posición rodeando el molde con el bol de la masa. Golpee suavemente el molde lleno sobre una superficie un par de veces para disipar las burbujas de aire.
  • Hornee y enfríe-Coloca el molde en la rejilla del centro del horno. Hornee el tiempo indicado y enfríe 10 minutos en el molde antes de invertirlo. Protegiendo las manos con manoplas de horno, agite suavemente el molde de un lado a otro para despegar el bizcocho del molde. Utiliza una espátula de silicona si fuera necesario para cuidadosamente despegar el bizcocho de la chimenea del molde. Los moldes con el revestimiento exterior oscuro se hornearán másrápido que los moldes con colores más claros; reduce la temperatura del horno 4ºC. Las recetas de este libro están formuladas para usar con moldes con revestimientos oscuros. Siempre hornea panes levados a 180ºC, incluso en moldes oscuros.

 

  • Dale la vuelta, enfría y decora-Dale la vuelta al molde y coloca en una rejilla ; continúa enfriando como indique la receta. Espolvorea con azúcar glas o decora con tu glaseado favorito.

DSC00237 (Copiar)

 

Ajustando recetas para acoplar varias formas Bundt

Llena el molde o las cavidades individuales de muffins 3/4 para evitar que rebose. Si te sobra masa hornea muffins con el sobrante.

Utiliza estos tiempos de horneado generales cuando hornees en el molde indicado:

Molde Bundt de 10 a 12 cup (taza) ………………………… 45-50 minutos

Molde Bundt de 6 cup …………………………………………. 25-30 minutos

Molde muffin de 1 cup …………………………………………. 18-22 minutos

Molde muffin de 1/2 cup ………………………………………. 12-17 minutos

Molde de 8″ (20 cm) ……………………………………………. 35-38 minutos

Molde de 9″ (23 cm) ……………………………………………. 30-33 minutos

Molde de 9″ x 13″ (23 x 33 cm) ……………………………… 35-38 minutos

 

DSC00238 (Copiar)

  Las recetas están estructuradas en:

  • Bizcochos partiendo de cero (hecho en casa 100%)
  • Bizcochos con mixes preparados (esto me ha sorprendido bastante, existen infinidad de mixes preparados)
  • Panes, bizcochos rápidos y levados
  • Entrantes
  • Ensaladas
  • Postres especiales
  • Glaseados
  • Salsas

   Según vaya aprendiendo nuevos trucos os iré contando. Aunque son unos moldes muy caros os recomiendo que os compréis al menos uno si podéis, yo he porbado los baratos y los caros y no hay color la verdad. Ya me he hecho con 4 moldes de formas y capacidades diferentes y el próximo será el clásico. Ahora Nordic Ware ha sacado una gama de colores y más baratos.

GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA.

PATRI.

 

Madeleines o magdalenas de concha francesas

DSC00117 (Copiar)

  En mi infancia no he tenido tradición repostera en mi familia, los postres que se hacían se puede decir que yo los inicié como la Tarta de manzana que inauguró este blog. Porque a mí siempre me ha gustado amasar, hornear, batir, crear dulces en general. Mi primer rodillo fue una botella de cerveza de litro vacía. Hasta llegar a la cantidad de cachibaches, moldes y demás utensilios de repostería que tengo ahora pasaron casi 25 años. Pero cuando a alguien como yo le gusta y se le da bien algo, al final todo llega, sólo hay que saber esperar. Y con los años he adquirido una capacidad infinita para esperar. Porque al final es verdad, todo llega, sólo hay que saber esperar y hacer qué pase.

  Mis recuerdos de sabores dulces de mi infancia no son caseros sino del tipo Mi merienda, Bollycao, la Pantera Rosa, Tigretón y demás repostería comercial de la época, a excepción de algunos postres como la citada Tarta de manzana, los crepes y poco más. Me sorprendió probar algo casero y que me recordara al sabor de las magdalenas comerciales de toda la vida. Así que si queréis hacer magdalenas caseras pero con el sabor de las que venden de Dulcesol, Martínez, … , ya sabéis, esta es la receta indicada. Cuando hice las magdalenas caseras de Xavier Barriga su sabor me recordaba más a las de horno o panadería de toda la vida con su costra de azúcar. Será porque estas llevan miel que están más melosas al paladar. Todavía me sorprendo por la cantidad de recetas y sabores diferentes que se pueden hacer con los mismos ingredientes: harina, levadura, mantequilla o aceite, azúcar, huevos, … , y la diferencia a veces es increíble.

  La magdalena o madalena (en francés: madeleine) es un pequeño bollo tradicional de la región de Lorena, en Francia, que se ha extendido por toda Francia, España, e Iberoamérica. Las magdalenas tienen la forma de una pequeña concha, que se obtiene cociéndolas al horno en una placa metálica que tiene hoyos con dicha forma. Tienen un gusto similar al bizcocho aromatizado con limón.

  De acuerdo a una versión, la magdalena de Commercy debe su nombre a una joven criada llamada Madeleine Paulmier, que en 1755 elaboró estos pastelitos para el rey de Polonia Stanislas Leszczyński, que tenía allí un palacio. Esta tradición es todavía muy popular hoy en día.

  Otras fuentes las remontan a la época de los peregrinajes a Santiago de Compostela. Una joven llamada Magdalena les servía a los peregrinos unos pastelitos en forma de concha, símbolo de este peregrinaje. Las “magdalenas” se extendieron a lo largo de los caminos de Santiago, lo que explica su tradicional implantación en España. Sea como fuere han llegado hasta nuestros días y son algo habitual en la repostería española. Hoy os traigo la versión francesa.

  Quizás las magdalenas sean más conocidas fuera de Francia por su presencia en la novela de Marcel Proust, En busca del tiempo perdido (Por el camino de Swann), en que el narrador recobra la memoria de su infancia después de oler y comer una magdalena mojada en té.

  Sin embargo, Proust se refería a la variedad concreta de Commercy, en Lorena, a la que llamaba “petite madeleine”, que no se deshace al empaparse.

” […] un de ces gâteaux courts et dodus appelés Petites Madeleines qui semblaient avoir été moulées dans la valve rainurée d’une coquille de Saint-Jacques”.

“[…] una de esas tortas bajitas y regordetas llamadas magdalenas cuyos moldes parecen haber sido valvas ranuradas de veneras de peregrino”.

  Fuente: Wikipedia.

  Tenía varias fuentes de varios libros para hacer esta receta, me decidí por las del libro de recetas Ladurée Sucré The Recipes. Es un libro tan delicado que me da miedo meterlo en la cocina por si se ensucia. Es como una joya. Me llamo la atención que llevara miel y por éso elegí esta receta.

  Os encontraréis con unas magdalenas esponjosas y melosas que se deshacen en la boca. Recordad, ingredientes a temperatura ambiente. Y para los impacientes os diré que al igual que los muffins (o toda aquella magdalena que lleve polvo de hornear) necesita un tiempo de reposo en nevera, en este caso 12h según indica la receta. Aunque yo he utilizado el molde de concha, podrías utilizar los moldes de muffins o cupcakes con las cápsulas de papel aumentado el tiempo de horneado.

DSC00114 (Copiar)

Madeleines

INGREDIENTES (para 24 mini magdalenas)

– 90 gr de harina de repostería

– 80 gr de azúcar granulado

– 1 cucharadita o TSP de polvo de hornear

– 90 gr de mantequilla

– 2 huevos M

– 1/2 cucharadita de sal o TSP de sal

– 1 cucharada o TBSP de miel

– La ralladura de 1 limón

– Mantequilla para forrar el molde de concha

DSC00106 (Copiar)     DSC00108 (Copiar)

  Ralla la piel del limón y en un bol grande mézclala con el azúcar. En otro bol tamiza la harina con la sal y el polvo de hornear. En un cazo pequeño calienta la mantequilla.

  Añade los huevos y la miel por este orden a a la mezcla de azúcar y limón y bate hasta que la mezcla esté espumosa y pálida, integrando bien un ingrediente antes de echar el siguiente. Agrega la mezcla de harina y bate más despacio, recuerda que sobrebatir hace el bizcocho más denso y menos esponjoso. Por último añade la mantequilla y refrigera en un bol cubierto con papel film al menos toda una noche o 12h.

  Al día siguiente prepara los moldes untados con mantequilla con la ayuda de un pincel y precalienta el horno a 200º C. Un truco que recomienda es una vez preparado el molde refrigerar durante 15 minutos para que se endurezca la mantequilla. Luego podéis espolvorear con harina y quitar el excedente dando la vuelta al molde. A continuación rellenad los huecos del molde sin sobrepasar 3/4 de su capacidad y hornead durante 8 a 10 minutos a media altura o hasta que se doren ligeramente o hasta que al introducir un palillo salga seco. Recordad no abrir el horno hasta ese tiempo. Sacad del horno y dejad que se temple unos 10 a 15 minutos antes de desmoldarlas.

  Sirve las madeleines tibias o déjalas enfriar y guárdalas en un bote hermético hasta el momento de servir para que se conserven esponjosas y húmedas.

  La verdad es que están deliciosas. Y yo creo que lo están aún más al hacerlas en un molde pequeño. La miel les da un toque mmmmmm jugoso.

DSC00115 (Copiar)

  ¡Cuántos postres han inventado los franceses para deleite del resto del mundo! Croissants, crêpes, macarons, madeleines, … Gracias mil

DSC00116 (Copiar)

SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Red Velvet cupcakes súper esponjosos

DSC00130 (Copiar)

  Sí, estáis en lo cierto, ya vuelvo con la fiebre de la Red Velvet otra vez. Pero es que después de hacer el Red Velvet brownie cheesecake aún me quedaba remolacha (os aseguro que era la más grande que he visto en mi vida, gracias Isabella!!!!!). Y tenía ganas de cupcakes. No me malinterpretéis, mi otra receta de los Red Velvet cupcakes sigue siendo buena y sobre todo 100% natural sin colorantes artificiales, pero el bizcocho quedaba más húmedo, menos esponjoso y suelto. De ahí que la haya querido mejorar. Con la ayuda de un poquito de colorante y disminuyendo los ingredientes líquidos conseguí una esponjosidad y ternura adictiva, me comí dos de una tacada. Otra vez, adiós operación biquini!!!!! Quién me manda hornear semejante pecado!!!!!! Éste es EL CUPCAKE, creo que es con diferencia el mejor cupcake que he hecho nunca.

  Cuando los saqué del horno y vi lo esponjosos que quedaban pensé, esta va a ser una mis recetas favoritas fijo!!!!!! Y no me equivocaba, mmmmmmm, deliciosos.

  Al principio de hacer repostería más en serio la Red Velvet en sus diferentes versiones aparecía en cualquier libro, blog, manual, … Y aunque no estoy en contra de los colorantes artificiales ni mucho menos puesto que los utilizo de vez en cuando,  me resistía a utilizar tanta cantidad en un solo bizcocho o cupcakes. Desde 1 1/2 TSP de Alma Obregón, a 2 TSP de Bea Roque e incluso 2 TBSP en algunos libros americanos incluyendo el que he utilizado para esta receta. Si utilizas demasiada remolacha o zumo de arándanos, en cambio, deja un bizcocho denso, correoso y con demasiado sabor extraño, aunque por otro lado sabroso. Pero teniendo que utilizar mucha cantidad de azúcar para compensar el sabor de la remolacha y la acidez del zumo de arándanos. Tenía que encontrar el equilibrio entre lo natural y lo artificial. Yo tampoco busco un rojo Chanel, me basta con un rojo como el de este cupcake, ligeramente oscuro. Pero he visto algunos Red Velvet anaranjados o demasiado amarronados que tampoco me convencen. Ya os conté que el Red Velvet original era amarronado por el uso de azúcar moreno, la remolacha o por la reacción química del buttermilk con el cacao (en medio ácido). En fin creo que he dado con el punto medio. Probad y ya me contaréis. ¿Es o no bonito? Adictivo, en serio.

DSC00142 (Copiar)

    Hoy también estreno, ya sabéis que he utilizado varias vainillas. La primera la de Vahiné, líquida (para empezar está bien), luego la de LorAnn Gourmet (Pure Madagascar Bourbon Vanilla Extract) muy buena  y también líquida. Hasta que descubrí las pastas de vainilla, la primera, la pasta concentrada de Home Chef. Belén de Cupcakes a Gogó me la dió a oler y eso era increíble. Pero luego llegó la de Nielsen-Masey que compré en Taste of America, y me tiene maravillada, huele mmmmm y el sabor es menos fuerte que la de Home Chef, más no sé, diferente; de momento es mi favorita.

DSC00149 (Copiar)

  Y por supuesto no pasemos por alto la vainilla en polvo y la vaina original de la vainilla que tantas alegrías ha dado a la repostería. Y que además venga de esas flores tan bonitas como son ese tipo de orquídeas, estas variedades se llaman también vainilla. Yo estoy de acuerdo con Bea Roque, me lo pondría rociado por mi cuerpo a modo de perfume. Huele a gloria!!!!! Las dosificaciones no son iguales porque la intensidad de sabor tampoco lo es, luego está el gusto de cada uno. Yo con el extracto de vainilla  no escatimo a la hora de utilizarlo, si fuera extracto de café o chocolate puro no lo haría tan a la ligera porque no me gusta tanto.

1 cucharadita de extracto de vainilla = 1 cucharadita de pasta de vainilla

1 vaina entera = 1 cucharada de pasta de vainilla

DSC00153 (Copiar)

  Y dicho esto, volvamos a los Red Velvet cupcakes.

DSC00110 (Copiar)

  La receta la he sacado de un libro que descubrí gracias a Bea Roque, lo cita en la bibliografía de su libro. Me hice con él, y aunque no hay fotografías de todos los postres, no tiene desperdicio. Las fotos están muy cuidadas, coloridas, cuenta la historia de cada pastel y está organizado por estados. La primera que os traigo es todo un clásico en USA. He modificado y añadido ingredientes a mi antojo, éso sí. La portada es atractiva ¿eh? Y el título me encanta United Cakes of America de Warren Brown.

DSC00155 (Copiar)

  Para hacer el zumo de remolacha primero se asa en el horno durante 45 minutos y luego se pasa por la licuadora, no quedará como zumo sino más bien como un smoothie, denso y de un rojo pasión. Ese ingrediente para mí es imprescindible para no abusar de los colorantes rojos y para darle un sabor y una jugosidad especial a este bizcocho para ser un auténtico Terciopelo Rojo. Si no tenéis licuadora podéis triturar la remolacha una vez asada y luego pasarla por el chino o un colador fino. Para obtener esa cantidad de puré necesitaréis un par de remolachas pequeñas o una mediana. Yo esta vez las compré en Ecorgánic. Me encanta este supermercado, además de calidad son productos naturales y tienen una variedad de azúcares y harinas que es una pasada.

  Recordad, ingredientes a temperatura ambiente.

DSC00109 (Copiar)

Red Velvet cupcakes súperesponjosos, receta mejorada

INGREDIENTES (para 24 cupcakes de tamaño medio)

BIZCOCHO

– 285 gr de harina de todo uso

– 2 cucharadas soperas o TBSP de cacao puro en polvo natural (tipo Hershey’s, no de proceso holandés)

– 1 cucharadita o TSP de sal

– 1 cucharadita o TSP de polvo de hornear

– 1 cucharadita o TSP de bicarbonato sódico

– 240 ml de buttermilk (si no la encontráis podéis hacerla casera con leche y zumo de limón)

– 1 cucharadita de extracto o pasta de vainilla

– 1 cucharadita o TSP de vinagre

– 230 gr de mantequilla sin sal

– 300 gr de azúcar moreno

– 2 huevos L

– 4 cucharadas soperas o TBSP de zumo de remolacha

– 1/2 cucharadita o TSP de colorante en pasta rojo (yo uso el de Wilton)

DSC00083 (Copiar)     DSC00085 (Copiar)

DSC00086 (Copiar)     DSC00087 (Copiar)

DSC00088 (Copiar)     DSC00089 (Copiar)

DSC00090 (Copiar)     DSC00091 (Copiar)

  Preparad como he dicho antes el puré o el zumo denso de remolacha previamente (yo lo hago el día de antes) y reservad. Precalentar el horno a 170º, colocar la rejilla a media altura y preparad el molde con las cápsulas como hagáis habitualmente.

  En un bol tamizar la harina junto con el polvo de hornear, la sal y el cacao en polvo y reservad. En otro bol mezclar la buttermilk con el puré de remolacha y el colorante y reservad.

  Batir con varillas eléctricas o robot de cocina la mantequilla y el azúcar moreno durante 5 minutos a velocidad baja-media hasta que quede cremoso. Añadir los huevos uno a uno e integrar bien todos los ingredientes. Alternativamente ir añadiendo la mezcla de ingredientes secos y de los húmedos en 3 ó 4 veces. Este paso lo hago removiendo con una espátula y no con las varillas, a mano, poco a poco sin sobrebatir. Por último mezclar el vinage con el bicarbonato en un pequeño cuenco, hará una efervescencia, pasados 5 segundos verter sobre la mezcla rápidamente e integrar con la ayuda de la espátula removiendo despacio y repartir entre las cápsulas con la ayuda de una cuchara de helado o 2 cucharas soperas. Hornear de 20 a 26 minutos o hasta que al introducir un palito éste salga limpio. Sacar del horno y dejar 5 minutos en el molde, luego sacar y colocar sobre una rejilla. Mientras se enfrian prepararemos el frosting.

DSC00092 (Copiar)     DSC00099 (Copiar)

DSC00097 (Copiar)

  He horneado 24 cupcakes en total con una diferencia por grupos. Si hacéis esta receta sin colorante el resultado es amarronado (abajo derecha), si utilizáis 1/4 TSP de colorante rojo en gel (abajo a la izquierda) queda rosado oscuro. Si por cada 24 cupcakes utilizáis 1/2 TSP de colorante en gel el resultado es rojizo como el de arriba. Creo que vale la pena utilizar un poco de colorante y menos puré de remolacha para conseguir un rojo subido sin que quede tan artificial. También ayuda la reacción química entre la buttermilk y el cacao puro tipo americano (no proceso holandés).

  ¿Veis la diferencia? Yo ya me he convencido ¿y vosotr@s?

  Siempre se tiende a utilizar buttercream blanca pues contrasta muy bien con el rojo del bizcocho. En mi versión de la Red Velvet cake utilicé la de queso Mascarpone. Esta vez he elegido una muy popular en USA, la que preparaban originariamente para estos deliciosos cupcakes. Le llaman Old-fashioned milk buttercream y es la que tradicionalmente preparaban las amas de casa, las madres, su textura es muy suave, a mí me ha enamorado la combinación. No os asutéis si al leer la preparación parece que esté preparando una bechamel, no me he vuelto loca, no.

BUTTERCREAM TRADICIONAL AMERICANA

(Cantidad suficiente para cubrir 24 cupcakes)

– 240 ml de leche

– 2 cucharadas o TBSP ó 15 gr de harina de todo uso

– 250 gr de mantequilla sin sal

– 300 gr de azúcar (caster sugar o superfino, yo utilicé glas)

– 2 cucharaditas o TSP de extracto o pasta de vainilla

DSC00100 (Copiar)     DSC00101 (Copiar)

  Mezclar la harina con 4 TBSP de leche tibia removed enérgicamente con una cucharita o minibatidor para evitar grumos. Verter esta mezcla sobre el resto de leche y calentar al fuego hasta que espese sin dejar de remover, unos 30 segundos a fuego medio. Ojo, no dejéis de remover y que no se os pegue. Retirar del fuego, cubrid por completo con un plato para que no haga esa costra típica de la bechamel. Mientras batid la mantequilla con el azúcar y la vainilla durante 5 minutos a velocidad media-alta. La receta original utiliza caster sugar , superfino, pero a mí no me convence masticar azúcar, he usado glas. Añadir la mezcla de harina ya enfriada poco a poco y batir 5 minutos o más hasta conseguir la consistencia deseada. Es como un glaseado, no tan consistente como una buttercream al uso, yo le puse un poco más de azúcar. No da para hacer filigranas  muy elaboradas o altas, os recomiendo un rosetón bajo o cubrir con una espátula. Yo utilicé una boquilla de estrella grande.

DSC00103 (Copiar)     DSC00104 (Copiar)

DSC00105 (Copiar)     DSC00122 (Copiar)

  Y como toque final polvo de arándanos rojos. Lo encontré en el supermercado de El Corte Inglés, siempre descubro algo nuevo. También podéis espolvorear un poco del bizcocho pasándolo por un rallador fino, o confettis de azúcar rojos o sprinkles, o azúcar de color rojo … O simplemente dejarlo al natural.

DSC00139 (Copiar)

DSC00129 (Copiar)

  Por dentro es así de bonito, Red Velvet cupcakes de San Valentín total.

DSC00133 (Copiar)

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Magdalenas valencianas

DSC00055 (Copiar)

  La primera vez que vi estas magdalenas pensé “pero que forma más rara tienen”. Cuando las mojé por primera vez en la leche entendí el por qué de la forma. Las magdalenas redondas con pico, moño o planas son como más bonitas y apetecibles pero en realidad son más incómodas de mojar en la leche. Porque mira que están buenas “sucadas” en la leche, como decimos en Valencia.

  No es la receta en sí sino la forma de la magdalena. Así que decidí utilizar la receta de Xavier Garriga, esta vez con canela y con la ralladura de la naranja. Cual fue mi sorpresa al hornearlas y probarlas, saben como la coca de llanda!!!!! La otra vez que hice magdalenas con la receta de Xavier Garriga cambié la canela y la ralladura de naranja por pasta de vainilla, estaban muy buenas, y con pepitas de chocolate más todavía. Pero cuando la seguí al pie de la letra, es que sabe igual que la coca de mida.

  Buscando recetas de valencianas primero utilicé una página que reúne las recetas de toda la vida de la Comunidad Valenciana, os la recomiendo.

  Lo difícil es encontrar el molde rígido, las cápsulas de papel blancas alargadas son fáciles de encontrar en Valencia. Los moldes rígidos de metal tipo pastelitos son ovalados en su base, y los de financiers muy bajos. Encontré unos rectangulares planos de silicona pero mis cápsulas eran más grandes, no acoplaba así que se deformaban. Lo mejor es utilizar ese molde pero sin la cápsula. Si no tenéis molde podéis hornear en las cápsulas de papel alargadas poniendo 2 en lugar de una y colocarlas directamente en la bandeja del horno o en un molde rectangular, sin llenar mucho las cápsulas para evitar que el peso las desborde o se junten unas a otras. Y ahora vamos con la receta de las valencianas caseras paso a paso.

DSC00060 (Copiar)

Magdalenas valencianas

INGREDIENTES:

– 2 huevos XL (o 125 gr)

– 175 gr de azúcar

– 60 ml de leche

– 190 ml de aceite de oliva suave (también puede ser de girasol)

– 210 gr de harina floja (190 gr de harina de todo uso + 20 gr de Maizena)

– 2 cucharaditas o TSP de levadura en polvo

– Ralladura de 1 limón

–  1 cucharadita o TSP de canela en polvo, al gusto

– Una pizca de sal

– Un puñado de pepitas de chocolate (opcional)

Y ahora el paso a paso:

    DSC00043 (Copiar) DSC00044 (Copiar) DSC00048 (Copiar)

   DSC00049 (Copiar) DSC00050 (Copiar) DSC00051 (Copiar)

Primero tamizamos la harina con la levadura en polvo, la sal, la ralladura de naranja, y la canela, reservamos. Luego batimos a velocidad media los huevos con el azúcar hasta que espumen, incorporando aire a la masa. Luego añadimos la leche, bajando la velocidad para evitar que la mezcla baje. Luego sin dejar de batir añadís el aceite poco a poco homogeneizando la mezcla poco a poco. A continuación agregad los ingredientes secos en dos veces a velocidad baja, lo justo para incorporar la harina a la mezcla.

Lo recomendable en este punto sería dejar la masa cubierta con un trapo en la nevera reposando 1 hora. Incluso podéis preparar la mezcla y dejarla reposar hasta el día siguiente para hornear unas magdalenas para el desayuno. Es la ventaja de utilizar polvo de hornear en lugar de bicarbonato sódico.

Una vez pasado el tiempo mínimo de reposo precalentad el horno a 250º. Removed la masa a mano con una espátula o con un batidor de mano y repartid por las cápsulas sin llenarlas más de 3/4 partes de su capacidad. Podéis añadirle un poco de azúcar para hacer esa costra tan característica de las magdalenas de toda la vida.

Bajad la temperatura a 210º y hornead a media altura (en mi caso es siempre la segunda de las 4 alturas, empezando desde abajo) durante 16 ó 18 minutos o hasta que al pinchar la magdalena un palito salga seco. Dejad 5 minutos en los moldes y luego enfriad en una rejilla al aire.

DSC00054 (Copiar)

  Magdalenas Valencianas de toda la vida, sabor tradicional, como las de antes. Seguro que si las probáis os recordará a vuestra infancia.

DSC00057 (Copiar)

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.