Madeleines o magdalenas de concha francesas


DSC00117 (Copiar)

  En mi infancia no he tenido tradición repostera en mi familia, los postres que se hacían se puede decir que yo los inicié como la Tarta de manzana que inauguró este blog. Porque a mí siempre me ha gustado amasar, hornear, batir, crear dulces en general. Mi primer rodillo fue una botella de cerveza de litro vacía. Hasta llegar a la cantidad de cachibaches, moldes y demás utensilios de repostería que tengo ahora pasaron casi 25 años. Pero cuando a alguien como yo le gusta y se le da bien algo, al final todo llega, sólo hay que saber esperar. Y con los años he adquirido una capacidad infinita para esperar. Porque al final es verdad, todo llega, sólo hay que saber esperar y hacer qué pase.

  Mis recuerdos de sabores dulces de mi infancia no son caseros sino del tipo Mi merienda, Bollycao, la Pantera Rosa, Tigretón y demás repostería comercial de la época, a excepción de algunos postres como la citada Tarta de manzana, los crepes y poco más. Me sorprendió probar algo casero y que me recordara al sabor de las magdalenas comerciales de toda la vida. Así que si queréis hacer magdalenas caseras pero con el sabor de las que venden de Dulcesol, Martínez, … , ya sabéis, esta es la receta indicada. Cuando hice las magdalenas caseras de Xavier Barriga su sabor me recordaba más a las de horno o panadería de toda la vida con su costra de azúcar. Será porque estas llevan miel que están más melosas al paladar. Todavía me sorprendo por la cantidad de recetas y sabores diferentes que se pueden hacer con los mismos ingredientes: harina, levadura, mantequilla o aceite, azúcar, huevos, … , y la diferencia a veces es increíble.

  La magdalena o madalena (en francés: madeleine) es un pequeño bollo tradicional de la región de Lorena, en Francia, que se ha extendido por toda Francia, España, e Iberoamérica. Las magdalenas tienen la forma de una pequeña concha, que se obtiene cociéndolas al horno en una placa metálica que tiene hoyos con dicha forma. Tienen un gusto similar al bizcocho aromatizado con limón.

  De acuerdo a una versión, la magdalena de Commercy debe su nombre a una joven criada llamada Madeleine Paulmier, que en 1755 elaboró estos pastelitos para el rey de Polonia Stanislas Leszczyński, que tenía allí un palacio. Esta tradición es todavía muy popular hoy en día.

  Otras fuentes las remontan a la época de los peregrinajes a Santiago de Compostela. Una joven llamada Magdalena les servía a los peregrinos unos pastelitos en forma de concha, símbolo de este peregrinaje. Las “magdalenas” se extendieron a lo largo de los caminos de Santiago, lo que explica su tradicional implantación en España. Sea como fuere han llegado hasta nuestros días y son algo habitual en la repostería española. Hoy os traigo la versión francesa.

  Quizás las magdalenas sean más conocidas fuera de Francia por su presencia en la novela de Marcel Proust, En busca del tiempo perdido (Por el camino de Swann), en que el narrador recobra la memoria de su infancia después de oler y comer una magdalena mojada en té.

  Sin embargo, Proust se refería a la variedad concreta de Commercy, en Lorena, a la que llamaba “petite madeleine”, que no se deshace al empaparse.

” […] un de ces gâteaux courts et dodus appelés Petites Madeleines qui semblaient avoir été moulées dans la valve rainurée d’une coquille de Saint-Jacques”.

“[…] una de esas tortas bajitas y regordetas llamadas magdalenas cuyos moldes parecen haber sido valvas ranuradas de veneras de peregrino”.

  Fuente: Wikipedia.

  Tenía varias fuentes de varios libros para hacer esta receta, me decidí por las del libro de recetas Ladurée Sucré The Recipes. Es un libro tan delicado que me da miedo meterlo en la cocina por si se ensucia. Es como una joya. Me llamo la atención que llevara miel y por éso elegí esta receta.

  Os encontraréis con unas magdalenas esponjosas y melosas que se deshacen en la boca. Recordad, ingredientes a temperatura ambiente. Y para los impacientes os diré que al igual que los muffins (o toda aquella magdalena que lleve polvo de hornear) necesita un tiempo de reposo en nevera, en este caso 12h según indica la receta. Aunque yo he utilizado el molde de concha, podrías utilizar los moldes de muffins o cupcakes con las cápsulas de papel aumentado el tiempo de horneado.

DSC00114 (Copiar)

Madeleines

INGREDIENTES (para 24 mini magdalenas)

– 90 gr de harina de repostería

– 80 gr de azúcar granulado

– 1 cucharadita o TSP de polvo de hornear

– 90 gr de mantequilla

– 2 huevos M

– 1/2 cucharadita de sal o TSP de sal

– 1 cucharada o TBSP de miel

– La ralladura de 1 limón

– Mantequilla para forrar el molde de concha

DSC00106 (Copiar)     DSC00108 (Copiar)

  Ralla la piel del limón y en un bol grande mézclala con el azúcar. En otro bol tamiza la harina con la sal y el polvo de hornear. En un cazo pequeño calienta la mantequilla.

  Añade los huevos y la miel por este orden a a la mezcla de azúcar y limón y bate hasta que la mezcla esté espumosa y pálida, integrando bien un ingrediente antes de echar el siguiente. Agrega la mezcla de harina y bate más despacio, recuerda que sobrebatir hace el bizcocho más denso y menos esponjoso. Por último añade la mantequilla y refrigera en un bol cubierto con papel film al menos toda una noche o 12h.

  Al día siguiente prepara los moldes untados con mantequilla con la ayuda de un pincel y precalienta el horno a 200º C. Un truco que recomienda es una vez preparado el molde refrigerar durante 15 minutos para que se endurezca la mantequilla. Luego podéis espolvorear con harina y quitar el excedente dando la vuelta al molde. A continuación rellenad los huecos del molde sin sobrepasar 3/4 de su capacidad y hornead durante 8 a 10 minutos a media altura o hasta que se doren ligeramente o hasta que al introducir un palillo salga seco. Recordad no abrir el horno hasta ese tiempo. Sacad del horno y dejad que se temple unos 10 a 15 minutos antes de desmoldarlas.

  Sirve las madeleines tibias o déjalas enfriar y guárdalas en un bote hermético hasta el momento de servir para que se conserven esponjosas y húmedas.

  La verdad es que están deliciosas. Y yo creo que lo están aún más al hacerlas en un molde pequeño. La miel les da un toque mmmmmm jugoso.

DSC00115 (Copiar)

  ¡Cuántos postres han inventado los franceses para deleite del resto del mundo! Croissants, crêpes, macarons, madeleines, … Gracias mil

DSC00116 (Copiar)

SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Anuncios

2 comentarios en “Madeleines o magdalenas de concha francesas

  1. buenois dias, un saludo cordial desde Venezuela, siempre habia querido aprender a hacer estas conchitas y, gracias a ud , la encontré! mi pregunta es la siguiente: afectará mucho la receta si obvio la miel,?, aquí es muy cara y difícil de conseguir

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Glory, saludos a Venezuela.
      Puedes sustituirla por un poco de sirope de agave, de arce o melaza clara.
      Si no tienes tampoco pasa nada, pero le da un punto de jugosidad extra.
      Espero que te gusten.
      Gracias por pasarte por el blog.
      Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s