Helado cremoso de chocolate

DSC09930

  Este helado es cremoso a rabiar, chocolatero y suave al paladar. Os lo traigo en dos versiones a elegir, en tarima de helado o en forma de polo, al gusto, así si no tenéis molde de polo podéis utilizar cualquier tarro o bol. Las yemas de huevo le aportan cremosidad. A nosotros nos ha conquistado. En versión polo o en tarima es simplemente delicioso. La receta se puede hacer también partiendo de una crema inglesa como en el helado de vainilla clásico. Las yemas se cocinan previamente así evitamos riesgos, sobre todo en verano. La receta la he duplicado y en lugar de casi 1l de helado he obtenido 2l, me ha dado para hacer 10 polos de 90 ml cada uno. Han hecho las delicias toda la familia y de amigos.

DSC09933

  Con ingredientes naturales, nutritivos, hechos en casa. He utilizado un 25% de la cantidad de azúcar en forma de azúcar invertido, para evitar la formación de cristales. Aunque si vais a degustarlos en unos días no sería imprescindible su uso porque tiene una carga grasa con las yemas de huevo que actúan también previniendo la cristalización. Si vais a congelar durante más tiempo os recomiendo su uso. Para hacer el azúcar invertido casero clica aquí.

DSC09907

  La receta es de un libro monográfico de helados que tiene muchísimos sabores, este a mí me ha conquistado, The Everything Ice Cream, Gelato, and frozen desserts Cookbook. Me he decidido por esta versión chocolatería por su sencillez en la elaboración. Ingredientes a temperatura ambiente. Yo he utilizado leche, nata y queso cremoso con toda su grasa, versión entera, aviso a navegantes. Así queda cremoso y rico a más no poder, no os presento una versión light.

DSC09901
En Valencia aún nos quedan un par de meses de helados, es lo que tiene el clima Mediterráneo.

DSC09929

Polos cremosos de chocolate

INGREDIENTES (casi 1 l de helado hecho con heladera):

– 240 ml de leche

– 170 g de azúcar (yo uso 3/4 de azúcar normal y 1/4 de azúcar invertido)

– 2 TBSP o cucharadas de cacao puro en polvo (tipo cacao puro Valor)

– Una pizca de sal

– 3 yemas de huevo ligeramente batidas

– 90 g de chocolate cobertura, mín. 50% de cacao (yo uso Valor postres)

– 120 ml de nata líquida man. 35’1% man. grasa

– 115 g de queso crema

– 1 TBSP o cucharada de extracto de vainilla (yo lo hago casero)

– Un buen puñado de chocolate chips (opcional, yo las he añadido al de tarrina)

 

thumb_IMG_2149_1024     thumb_IMG_2150_1024

  En un cazo mezcla la leche, el azúcar (yo utilizo azúcar blanco e invertido en proporción 3/4 y 1/4), el cacao y la sal. Calentar a fuego medio sin que llegue a hervir, sólo hasta que se disuelvan.

thumb_IMG_2151_1024     thumb_IMG_2152_1024

  Batir las yemas ligeramente en un bol mediano. Verter la mitad de la mezcla de cacao sobre las yemas para atemperarlas, mezclar y verter el conjunto en el cazo de nuevo. Remover constantemente y calentar a fuego medio hasta que la mezcla coja una textura más densa y gruesa (unos 7 u 8 minutos a fuego medio justo hasta que comience a hervir).

thumb_IMG_2153_1024     thumb_IMG_2154_1024

  Retirar del fuego y añadir el chocolate de cobertura, mezclar hasta que se derrita y añadir la nata integrando bien en la mezcla. Cubrir y dejar reposar en nevera (al menos 2h horas o incluso toda una noche).

thumb_IMG_2156_1024     thumb_IMG_2157_1024

  En este caso si lo dejáis una noche aprovechar para guardar en el congelador el bol de la heladera (yo uso la de K.A.). Al cabo de 2h (o al día siguiente) añadir a la mezcla en queso crema a temperatura ambiente, batir previamente un poco con la ayuda de una cuchara de madera, verter sobre el queso el extracto de vainilla, mezclar y añadir a la mezcla refrigerada.

thumb_IMG_2158_1024      thumb_IMG_2160_1024

  Comenzar a mantecar el helado siguiendo las instrucciones del fabricante de la heladera. Si le añadís pepitas de chocolate que sea justo antes de finalizar el proceso de mantecado.

thumb_IMG_2163_1024     thumb_IMG_2165_1024

  Verter sobre un bol o moldes individuales de polo y dejar en el congelador unas horas.

DSC09896     DSC09898

  Para desmoldar el polo más fácilmente podéis pasar los moldes debajo del chorro de agua fría unos segundos y con mucha paciencia ir estirando, más o menos sale entero. Como veis yo llené los moldes y un bol mediano. Para ello dupliqué la receta.

DSC09903

  Es un poco complicado fotografiar helados en verano, hay que tener el escenario y el atrezzo a utilizar preparado antes. Unos cubitos de hielo no vienen mal para enfriar. Y mucha rapidez disparando, no da tiempo a entretenerse. La tarifa tuve que meterla algunos minutos en el congelador, por eso se ve en alguna foto un pelón de escarcha muy fina, pero como veis en el bol no la hay, no cristaliza.

DSC09892

Mmmmm con pepitas o chunks de chocolate aún mejor.

DSC09932

Pasa de tener una fina capa helada

DSC09938

a derretirse en minutos si no le hincas pronto el diente.

DSC09904

¿Con qué versión te quedas? ¿Polo o tarrina?

  A mis hijas les ha conquistado de las dos maneras, sencillo, natural, sin colorantes ni conservantes artificiales y muuuuuuyyyyy cremoso. Si lo pruebas igual dejas de comprarlo. Otro helado clásico para mi colección. Con el rico sabor de chocolates Valor.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Helado de vainilla clásico

DSC09695

¡Al rico helado de vainilla!

  Hola !!!! ¿Hay alguien ahí? ¿O estáis todos de vacaciones? Yo después de volver de Cantabria y trabajar una semana, he vuelto a coger vacaciones. Antes de irme de nuevo de vacaciones familiares (parte II: tumbing  al sol con piscina incluida) quería traeros una receta de helado clásico de vainilla. Podéis comerlo tal cual, ponerle toppings o utilizarlo para hacer otros helados como el Chunky Monkey o para coronar un brownie, una tarta de manzana o simplemente añadir unas galletas y hacer un fantástico batido de Oreos.

DSC09688

  Hoy tengo chica nueva en la oficina, la heladera de mi Kitchen Aid!!!!! Y hace casi 2 l de helado de una tacada. Ya sabéis que el verano pasado hice unos cuantos helados con la heladera de Lidl. Estaba muy contenta con ella, el proceso es similar con la de K.A. pero la del Lidl se me quedaba pequeña, sólo hacía 750 ml de helado. Así que aunque la tengo hace unas semanas no había podido estrenarla aún y ya tenía mono de helado casero. Porque veréis que podéis hacer helados caseros cremosos, sin conservantes, ni colorantes, ni estabilizares, ni aromas artificiales, 100 % naturales.

thumb_IMG_1331_1024

  Si queréis saber un poco más sobre el proceso de preparación y mantecado de helados clica aquí.   Para hacer helados hay tres mezclas básicas diferentes: la clásica con una base de natillas o crema inglesa, mezclando fruta batida con nata montada o haciendo una base de sorbete. Veréis que este helado utiliza el método  de la base de natillas. No es imprescindible hacer helados con heladera, se pueden hacer sin ella. Tampoco es imprescindible hacerlo con azúcar invertido si nuestro helado lleva una buena base grasa (en este caso las yemas y la nata) y si lo vamos a consumir en el plazo de unos 3 ó 4 días no cristalizará. Pero siempre ayuda sustituir un 25% de azúcar invertido de la cantidad total de azúcar evitar que cristalice. Sobre todo, si como en mi caso, queréis reservar unas bolas de helado para coronar otros postres veraniegos.

DSC09662

  Contenedor de helado, tarifas, cuchara de helado y cucharillas, unos barquillos, todo listo. Queda un helado cremoso y con un sabor y aroma natural que le da la vaina de vainilla.

DSC09667

  La receta que os traigo hoy es de un libro de helados americano que va a ser mi perdición, se llama The everything Ice Cream, gelato, and frozen desserts Cookbook de Susan Whetzel. Y no es el único que he conseguido sobre helados clásicos y no tan clásicos. A la vuelta de mis vacaciones familiares amenazo con seguir trayendo perversiones para los sentidos como este rico y cremoso helado de vainilla.

DSC09689

Me encantan los barquillos doblados tradicionales.

DSC09680

Tanto los de tipo cigarro como los de tipo “servilleta doblada”.

DSC09684

Keep cool, All mine, y también me encantan los caramelos Giant Love Hearts de Swizzles.

  Este helado es natural pero no es light, aviso por si estáis con la operación biquini. He utilizado para hacerlo leche fresca entera, nata con su 35% de materia grasa y además la grasa que aportan las yemas de huevo. Por eso es tan cremoso y delicioso. Supongo que se puede hacer con leche semi y utilizar a partes iguales nata y leche evaporada o leches vegetales pero a mí me gusta así, con toda su nata, untuoso al paladar. Mmmmmmm. Es muy importante que los ingredientes sean de calidad pues eso afecta al resultado final. La vainilla es uno de mis sabores favoritos del mundo mundial así que este helado que a lo mejor a mi marido le puede parecer simplón, a mí en cambio, me chifla. Para gustos colores. También se le puede poner extracto de vainilla natural o vainilla en pasta, 2 cucharaditas o TSP sustituyendo la vaina. No he caído en la tentación de ponerle mucho adorno que enmascare su sabor pero si gustáis hay deliciosos siropes, toppings, fideos de chocolate, de colores, trozos de frutos secos y coberturas varias. Vamos con la receta. He disminuido un poco la cantidad de azúcar, suelo hacerlo porque aunque yo soy dulcera los americanos son más y en este tipo de recetas bajo un poco siempre los azúcares. En la receta se utiliza sólo la vaina sin las semillas del interior y luego le añade extracto a parte ?????? Creo que es mucho más sencillo raspar el interior de la vaina y añadirla tal cual. Haremos una crema inglesa o natillas, ingredientes a temperatura ambiente, no queremos que se nos corten las natillas. Lo ideal es que una vez hecha la crema (antes de mantecar o pasar por la heladera) la dejemos toda la noche en la nevera o al menos unas 5h para que se acentúe el sabor de la vainilla y que la mezcla se torne más densa y cremosa. Luego, a la heladera siguiendo las instrucciones del fabricante. Yo después le doy un par de horas de congelador y listo. Desde luego no es un postre improvisado pero vale la pena la espera. Yo he vuelto a dejar el contenedor de la heladera en el congelador para el próximo. Aviso será de CHOCOLATE !!!!!

DSC09701

 

Helado clásico de vainilla

INGREDIENTES (para 1 Quart ó 960 ml de helado):

– 250 ml de leche entera (yo he utilizado leche fresca)

– 150 g de azúcar

– una pizca de sal

– una vaina de vainilla

– 4 yemas de huevo tamaño L

– 500 ml de nata para montar mía. 35% materia grasa

 

thumb_IMG_1317_1024     thumb_IMG_1321_1024

  Cortamos longitudinalmente la vaina de vainilla y raspamos las semillas. Mezclamos las semillas con un par de cucharadas de leche para que se separen bien pues siempre están húmedas y apelmazadas. En un cazo vertemos la leche, el azúcar, la sal, la vaina de vainilla abierta y las semillas.  Calentamos a fuego medio y removemos, la leche se pega fácilmente. Una vez comience a hervir retiramos del fuego, cubrimos y dejamos infusiones durante 1 h. Separamos las yemas de las claras (que podemos aprovechar para hacer un merengue o unos macarons) y reservamos. Pasada 1h retiramos la vaina de vainilla y recalentamos a medio fuego.

thumb_IMG_1322_1024     thumb_IMG_1325_1024

  En un bol aparte batimos las yemas. Para que no haya mucho contraste de temperatura y que no cuajen las yemas vertemos un poco de la leche sobre las yemas y colocamos el bol sobre el cazo con la leche caliente. Como si fuera un baño María. Pasado un minuto vertemos la mezcla de las yemas con el resto de la leche del cazo y a fuego bajo y removiendo constantemente hasta que la mezcla se vuelva de la textura de unas natillas. En un bol vertemos la nata para montar tibia. A su vez ese bol lo meteremos en otro recipiente con hielos y agua. Pasar la crema inglesa o natillas al bol de nata líquida y remover constantemente hasta que se enfríen.

thumb_IMG_1326_1024

  Tapar el bol y dejar reposar en nevera durante al menos 5h, yo lo dejo toda una noche.

thumb_IMG_1337_1024       thumb_IMG_1339_1024

  Al día siguiente mantecar el helado siguiendo las instrucciones del fabricante (desde 15 a 30 minutos). Verter en un contenedor apto para congelador y dejar un par de horas más hasta conseguir la consistencia deseada.

DSC09670

Este contender es muy práctico, cabe un litro de helado.

DSC09694

Es un poco laborioso pero el sabor es tradicional y vale la pena.

DSC09679

Este ha sido nuestro postre en casa esta noche. Guardo un poco para postres especiales.

DSC09687

  Ahora toca disfrutar de mi familia, felices vacaciones a todos. Yo aprovecharé que estaré por Murcia, cerquita de San Javier para ir al supermercado de Iceland a por provisiones de productos ingleses de esos que tanto me gustan. Nos vemos a la vuelta.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Polos de frutas de colores

DSC06328

  Hoy hace calor en Valencia así que he aprovechado para sacar unos polos que llevaban 2 semanas en el congelador. Definitivamente hoy no enciendo el horno, hace tiempo de algo fresquito y mis hijas están encantadas con su merienda de hoy. Os aseguro que no tiene nada que ver con el sabor de los polos comerciales. Si los hacéis en casa os pasará como con los helados, ya nunca más los compraréis.

  Para la receta de hoy sólo necesitáis agua, azúcar y zumos de frutas naturales al gusto. No hacen falta moldes especiales, podéis utilizar unos vasos de plástico, unos envases de Petit Suisse o de yogures y una cucharilla como palo. Yo los he hecho con un molde de 6 polos de la cocinita de mis hijas que tienen una capacidad de sólo 30 ml cada polo. Cada polo contenía 20 ml de zumos de frutas variados y 10 ml de almíbar, separados por colores. Si vuestro molde es más grande simplemente duplicar o triplicar las cantidades. La proporción es 2:1, el doble de zumo que de almíbar para que os sea más fácil de calcular. También utilicé otros moldes de silicona tipo Calippo que compré en Ikea para el zumo que me sobró.

DSC06331

  Ya había visto estos polos de colores en Pinterest pero no los recordaba hasta que abrí el libro de Polos y helados de Sandra Mangas y pensé, “este verano los hago sí o sí”. Si no tenéis su libro podéis encontrar su receta aquí.

  Lo primero que tenemos que hacer es un almíbar, podéis ver aquí la receta del almíbar básico que suelo utilizar para emborrachar bizcochos. Las frutas que necesitáis son en puñados pequeños porque pondremos un poco de cada pero en pequeñas cantidades. Yo he hecho el zumo con la licuadora. Se ha de mezclar cada zumo con una pequeña cantidad de almíbar para que quede un poco más dulce. Si os gusta aún más natural podéis hacerlo sólo de zumo, pero no quedará tan “grueso” quedará más líquido.


   DSC06337

Polos de colores de zumo caseros

INGREDIENTES:

– Zumo natural de frutas variadas como fresa, naranja, kiwi, mora, frambuesa (en mi caso 120 ml de zumos variados en total)

– Almíbar (en mi caso 60 ml)

Almíbar

– 100 grs. de azúcar
– 100 ml. de agua

DSC06326

  Primero preparamos nuestros moldes poniendo marcas para que más o menos pongamos la misma cantidad de cada color y quede más bonito. Luego hacemos el almíbar. Calentamos el azúcar con el agua y llevamos a ebullición, cuando hierva le bajamos el fuego y dejamos 2 minutos más para que coja consistencia y el líquido obtenido sea “grueso”. Dejamos que el almíbar se enfríe y mientras preparamos zumos de colores variados con la ayuda de una licuadora o similar. Mezclamos cada zumo por separado con el sirope en proporción 2:1, es decir, el doble de zumo que de almíbar.

  Rellenamos una primera capa de los moldes con un color, metemos en el congelador y dejamos que se congele (al menos 1h, según el grosor de la capa). Pasado este tiempo sacamos del congelador y rellenamos con otro color, volvemos a congelar 1h y así sucesivamente hasta que hayamos utilizado todos los colores. Cuando hayáis puesto la segunda capa es el momento de introducir en el molde el palito o cucharilla, lo podéis sujetar con un poco de papel film como en la foto. En mi caso seguí este orden:

DSC06323

1º Fresa

2º Naranja

3º Kiwi

3º Mora

4º Frambuesa

DSC06340

  Pero vosotros lo podéis hacer cómo más os guste incluso bicolor sólo, echadle imaginación y buscar colores que combinen bien. Ya vis que son bien sencillos, no necesitáis moldes especiales, podéis hacerlos del tamaño que queráis. Quedan de lo más lucidores, su sabor es natural, espectacular, sin colorantes. Harán las delicias de los más peques de la casa.

  Para desmoldarlos sacar del congelador 5 minutos antes y mojar un poco el plástico o silicona bajo el grifo, tened paciencia porque si lo intentáis sacar demasiado pronto se os romperá. El que avisa no es traidor.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Helado cremoso de moras silvestres

DSC06196

  Llevaba unos días con este post en la recámara porque visto el cambio de tiempo en Valencia estas dos últimas semanas casi no me apetecía encender la heladera sino el horno. Pero este fin de semana ha hecho un calor que para qué. Otra vez en modo frío que me pongo. Que aquí en Levante el verano es muuuuuuyyyy largo. Y aunque he renegado un poco porque el calor ha sido sofocante estos meses, ahora hace una temperatura ideal para seguir disfrutando de polos y helados y al mismo tiempo volver a encender el horno.

¡La cosecha!

Esta es de la cosecha de hace unos años, como veis repito todos los veranos.

  Si hay un libro de helados deliciosos, con fotos preciosas y muy apetecible que he descubierto ése es Polos y helados, de Sandra Mangas, la bloguera al frente de La receta de la felicidad. Esta receta podéis encontrarla en su blog también.  Aprovechando la cosecha de moras tan buena que conseguí en Viver este verano hice mermelada casera de moras silvestres que resulta ser uno de los ingredientes de esta delicia.

IMG-20150816-WA0004

  Lo bueno de vivir junto al campo es poder disfrutar de productos frescos, recién cogidos, naturales. Con esta materia prima sólo puede salir algo bueno. Ése día recogimos una buena cosecha de moras, setas de chopo, higos, y nos trajimos pimientos rojos, manzanas y tomates de huerta. Vamos que no se puede pedir más.

DSC06186

Un color absolutamente naural, sin colorantes, ni conservantes.

  Vamos con la receta, ya sabéis que utilizo la heladera de Lidl. Bien es sabido que me encantan los frutos del bosque, pues las moras también tienen su momento. En agosto y septiembre recogemos un par de kilos de moras silvestres y todos los años hago mermelada casera. Lo ideal es que estén maduras pero aún firmes. Esta vez le he dado un uso diferente a las moras, me han servido de base para esta delicia de helado. Si no tenéis mermelada casera de moras podéis hacer el helado con alguna comprada pero aseguraos que sea de buena calidad. También preparé el sirope de moras casero y una vez tuve estos dos ingredientes caseros me puse manos a la obra, que luego hecho esto es coser y cantar. Recordad para montar la nata que ha de estar bien fría. Yo además meto el recipiente y las varillas 15 minutos en el congelador. No está de más añadir un poco de estabilizante de nata para evitar que tienda a volver a su estado líquido. No es imprescindible pero viene bien. Para ver más consejos sobre cómo montar la nata pincha aquí y disfruta de un postre al que también le van muy bien las moras, la Pavlova. El estabilizante lo puedes encontrar en sobres individuales en Lidl de su marca Belbake o en ForMyCake al peso. Creo que ahora venden también en el supermercado de la marca Dr. Oetker.

DSC06183

Helado de moras silvestre

INGREDIENTES:

– 350 g de mermelada de moras casera

– 500 ml de nata para montar mín. 35’1 % de materia grasa bien fría

– La mitad del sirope de moras

Sirope de moras

– 350 g de moras silvestres

– El zumo de medio limón

– 2 cucharadas o TBSP de azúcar

– 1 cucharadita o TSP de maizena

DSC_1546   DSC06166

  Lo primero es preparar la mermelada y el sirope de moras. La mermelada para hacerla puedes clicar aquí. Y para hacer el sirope seguiremos las instrucciones de Sandra. Poner los ingredientes en un cazo reservando sólo la maicena. Cocer durante 20 minutos, remover de vez en cuando. Agregar la maicena y remover hasta que espese un poco. Pasar por un colador fino y dejar enfriar.

  Montamos la nata con varillas eléctricas y añadimos la mermelada de moras y la mitad del sirope. Mezclamos con la ayuda de una espátula con cuidado que no baje mucho la mezcla y refrigeramos toda una noche en la nevera. Dejamos también el resto del sirope en nevera. Yo aprovecho para meter en el congelador los contenedores de mi heladera. Y al día siguiente la mezcla del helado gana en sabor.

DSC06164

  Pasado el tiempo de reposo manteamos siguiendo instrucciones del fabricante y vamos vertiendo en un recipiente alternando helado con cucharada de sirope. Para adornar podemos colocar unas moras en la superficie. Y congelar un par de horas. Es un poco laborioso pero merece la pena. Casero, sin artificios y delicioso. Antes de consumir dejar unos 10 minutos que se descongele un poco.

DSC06184

¿Qué? ¿Os animáis?

DSC06187

A mí me ha conquistado.

DSC06190

Fresquito, cremoso, natural y con extra de fruta recién recogida, ¿qué más se puede pedir?

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Helado de tarta de queso de frambuesa


DSC06152

  Una de mis tartas favoritas es la cheesecake, o tarta de queso, así que cuando vi este helado en el blog de Megasilvita no lo pude evitar, pensé, este helado tiene que ser mío, mi tesoro. Pues como bien dice Noemí, la autora del post, es uno de los más deliciosos. Me gustan tanto las Cheesecakes, ya he hecho unas cuantas, que tienen su propia categoría en el blog.

  La receta de Megasilvita es de frutos rojos pero yo la he hecho sólo de frambuesa. Me encanta el sabor dulce y ácido que tiene esta fruta al mismo tiempo. Me transporta a los bosques noruegos cada vez que dejo uno de esos tesoros que se deshacen en mi boca sin necesidad de masticar.  En fin que ya estoy salivando sólo de pensarlo y por las montañas de Bergen.

  Cada vez que hago un helado sale más bueno que el anterior pero no creo que haya ninguno que pueda superar este. Está demasiado rico, y éso no es bueno, cuando pruebe a ponerme los vaqueros este otoño pensaré que han encogido. Mucho me temo que ellos no han encogido. Un demonio mezquino ha traído la infernal máquina de hacer helados a mi casa y ya no sé cómo parar. Madre mía, me corroen los remordimientos. El 1 de septiembre daré por finalizada mi fase heladera, no puedo seguir así. Tengo que ponerle freno. No había comido helados en semanas y me los estoy comiendo todos en 15 días!!!!!! Menos mal que reparto calorías entre mi familia y amigos porque hay que ser solidario jejeje. Hay pocas cosas que me hagan más feliz que repartir mis dulces creaciones.

DSC06143

  Pero bueno voy a tratar de serenarme y escribir esta maravillosa receta. He adaptado la receta a mi gusto. En lugar de Philadelphia he mezclado a partes iguales este queso crema con Mascarpone como suelo hacer en las cheesecakes. Y le he añadido una yema de huevo para emulsionar y aligerar la mezcla; y he agregado unos trocitos de galletas Digestive a modo de base de la tarta de queso. He utilizado también un poco de azúcar invertido para dar más cremosidad y evitar escarcha en el helado. Y le he dado más tiempos de reposo para que mejoren los sabores. Todo un acierto. La paciencia es la madre de la ciencia aunque se trate de helados deliciosos. Vamos con la receta, recordad, ingredientes a temperatura ambiente. En este caso la nata líquida sí ha de estar fría para montarla ligeramente.

DSC06155

Helado de tarta de queso de frambuesa

INGREDIENTES:

Sirope de frambuesas:

– 150 g de frambuesas congeladas

– 100 g de azúcar

– 30 ml de agua

Helado:

– 400 ml de nata líquida (mínimo 35,1% de mar. grasa) ligeramente montada

– 400 g de queso crema (200 g de queso Philadelphia + 200 g de Mascarpone)

– 150 g de azúcar (de los cuales: 110 g de azúcar glas + 40 g de azúcar invertido)

– 150 ml de leche entera

– 125 g de nata agria (o en su defecto yogur griego)

– 1 yema de huevo tamaño M

– 1 TSP o cucharadita de extracto natural de vainilla

– Unas 4 ó 5 galletas tipo Digestive troceadas

– Unas frambuesas frescas o congeladas para adornar

DSC06113     DSC06115

  Lo primero que prepararemos es el sirope de frambuesas. Para hacerlo he utilizado frambuesas congeladas pero se puede hacer perfectamente con frambuesas frescas. En un cazo calentamos el agua con el azúcar y las frambuesas y lo calentamos hasta que hierva. Una vez en punto de ebullición lo retiramos del fuego y pasamos por un colador presionando con la ayuda de un mortero. Las frambuesas tienen muchas semillas por eso me gusta colar la mezcla. Queda densa y con un sabor entre ácido y dulce.

  Mientras se enfría preparamos la crema del helado. Mezclamos los quesos con la nata ácida en un bol grande con la ayuda de una cuchara de madera y añadimos la leche poco a poco hasta que quede uniforme y sin grumos. Montamos con varillas la nata líquida bien fría para darle un poco de consistencia, no es necesario que quede bien firme, sólo cremosa. Incorporamos el azúcar glas, la mezcla de queso, la yema de huevo y la vainilla. En este paso a mí me gusta dejar la crema obtenida toda una noche en la nevera y los contenedores de la heladera en el congelador, pero puede manteares ya en la heladera. De ésa forma se asientan y potencian los sabores.

  Una vez tengamos la heladera lista manteamos la mezcla (unos 25 ó 30 minutos según fabricante). Colocamos en un recipiente, añadimos los trozos de galleta, vertemos el sirope (al gusto) y removemos un poco. Por último decoramos con unas frambuesas y listo para congelar.

DSC06149

  Cuando lo vayamos a servir hay que sacarlo unos 10 ó 15 minutos antes para que se vaya ablandando, recordad que los congeladores domésticos tienen la temperatura más baja que los comerciales y sale bastante congelado. Yo guardo un poco de sirope para luego verter sobre el helado cada uno a su gusto.

DSC06144

  Este es uno de mis sabores favoritos de tarta hecho helado, ¿qué más puedo pedir?

DSC06157

Con un poco de sirope casero de frambuesas y a triunfar!!!!! Delicioso y pecaminoso!!!!!

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Helado de Oreo

 

DSC06141

  No lo puedo evitar, me encantan las galletas Oreo. Sí, ya sé que no son todo lo sanas que debieran pero no lo puedo resistir.  Ya he hecho batido de Oreo de morirse. Y no contenta con eso se me ocurre hacer helado de Oreo, oh my God, ¡qué pecado! Definitivamente esta heladera va a ser mi PERDICIÓN !!!!!!!! Además para más inri tengo en mi poder 2 libros de helados que no sé si abrir, miedo me dan …

  Pues si mezcláis unas deliciosas Oreo con un helado de vainilla cremoso sólo os puedo decir que obtendréis un helado_quita_penas_para_los_días_calurosos_del_verano que ríete tú de los que venden por ahí.

  Cuando hice por primera vez el batido de Oreo puse demasiadas galletas y salió muy chocolateado, en exceso para mi gusto. Yo en la receta original he reducido la cantidad para que las Oreo le den un toque delicioso sin llegar a empalagar. Pero bueno, eso va a gustos, si queréis poner más, ancha es Castilla.

DSC06119

  La receta que os traigo hoy la encontré en este delicioso blog, aunque he hecho alguna pequeña variación. Espero que os guste. Porque a mí, me ha conquistado. Como sabéis sigo sacando rendimiento de mi pequeña heladera de Lidl.

DSC06024

Pequeña pero matona.

  Como veis no he puesto el paso a paso, los helados son realmente fáciles de hacer así que me he tomado esa licencia. Vamos con la receta. Ingredientes a temperatura ambiente.

DSC06124

 

Helado de galletas Oreo

INGREDIENTES:

– 2 yemas de huevo tamaño L

– 1 cucharadita o TSP de vainilla en pasta

– 60 g de azúcar

– 20 g de azúcar invertido

– 300 ml de nata para montar mín. 35 % materia grasa

– 250 g de queso crema (tipo Philadelphia)

– 8 galletas Oreo grandes

– Unas cuantas galletas troceadas para espolvorear u Oreos mini

 

  Primero batimos con varillas las yemas con los azúcares y la vainilla y reservamos. En otro bol con la ayuda de una cuchara de madera batimos el queso crema y cuando esté cremoso vamos añadiendo la nata. Una vez esté bien integrado lo mezclamos con las yemas y lo pasamos todo a un cazo. Calentamos a fuego medio evitando que hierva, lo que queremos es que espese. Recordad,   no dejar de mover la mezcla. Una vez tengamos una mezcla espesa dejar que se enfríe y colocar en un recipiente con tapa toda la noche, así estará aún más bueno. Al mismo tiempo coloco los recipientes de mi heladera en el congelador. Al día siguiente mantecamos el helado en la heladera siguiendo instrucciones del fabricante (unos 30 minutos) y en el último momento añadimos las 8 galletas Oreo picadas. De esta manera evitaréis que se integren tanto que chocolateen en exceso el helado base de vainilla.

DSC06112

  Si os gusta el helado cremoso podéis comerlo directamente después de sacarlo de la heladera, o bien, dejarlo unas horas en el congelador y tomarlo cuando os apetezca. Como veis un rico helado natural casero es posible. Al no llevar aditivos ni conservantes es posible que pasados días o semanas si no lo consumís vaya endureciendo un poco. Dejadlo fuera del congelador unos minutos hasta que esté listo para servir. A mí esto no me pasa, en mi casa dura poco, muy poco.

DSC06126

En cucurucho, tarrina, copas, vasitos, tulipas, … elegid recipiente e hincarle el diente. No necesita artificios, tan sólo unas migas de galleta o trocitos o bien Oreo minis. Y a disfrutar!!!!!

DSC06135

Yo esta vez las he servido en vasitos de barquillo bañados en chocolate por dentro.

DSC06138

Coronamos con un trozo de Oreo y como si no hubiera mañana.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Helado de fresas


DSC06068

  Otro de esos sabores de helado que no me cansan es la fresa. Cuando vi esta receta no me lo pensé dos veces. Afortunadamente para mí en Consum venden fresas de verano así que faena adelantada. Después del éxito en casa del helado casero Chunky Monkey de plátano, chocolate y nueces, hoy repito con mi heladera pero variando sabor y técnica. Así como el otro helado tenía una base de fruta y nata montada, este otro es de los clásicos: base de natillas y fruta batida.

DSC06073

  La receta que os traigo hoy no es mía, la encontré en el blog Cogollos de agua y me pareció deliciosa así que no me lo pensé dos veces. Y ha sido todo un acierto. La receta original es de Anselmo Juárez, Chef de Zeitúm, “Restaurante temático sobre el aceite de oliva que fusiona la  cocina tradicional jienense con toques de cocina de autor”. Yo he hecho la mitad de la receta y he obviado el estabilizante para helados porque no he encontrado y no sé todavía si merece la pena porque en mi casa los helados los hago para consumir no para guardar en el congelador más de 2 ó 3 días. Si quieres saber más sobre cómo hacer helados caseros clica aquí.

DSC06075

Helado casero de fresas.

INGREDIENTES 

– 250 ml de leche entera

– 250 ml de nata líquida con un 35% materia grasa

– 3 yemas de huevo tamaño M

– 75 g de azúcar (55 g de Caster sugar + 20 g son de azúcar invertido)

– 200 g de fresas

  En un cazo calentar la leche y la nata a fuego mínimo. En un bol batir con unas varillas las yemas junto con el azúcar.

DSC05989     DSC05990

  Cuando la mezcla de nata y leche comience a hervir añadir la mezcla de las yemas poco a poco y sin dejar de remover. Para evitar que las yemas cuajen y quede una mezcla grumosa podemos calentar un poco la mezcla de yemas al baño María ya apagado y así ir calentando la mezcla poco a poco. Seguir batiendo con la ayuda de una cuchara de madera sin parar hasta que la crema comience a espesar, la crema se queda pegada a la cuchara de madera. Una vez lista la crema la dejamos enfriar a temperatura ambiente.

DSC05992

 Lavar y trocear las fresas y triturar con la crema. Si alguien quiere puede dejar trozos enteros o retirar previamente las semillas de la fresa (yo prefiero dejarlas). Poner la crema resultante en un recipiente, tapar y lo dejar en la nevera unas horas, mejor de un día para otro. Así asientan los sabores mejor.

DSC06027

  Al día siguiente, preparamos el helado según las instrucciones de la heladera. Yo pongo la mitad de la crema en la heladera, toda es demasiada y no cabe (en mi heladera de Lidl sólo cabe 600 ml de mezcla). En 20 minutos tengo el helado hecho y listo para consumir.

DSC06092

   El sabor es natural e intenso a fresas, la textura cremosa y el color también natural 100%.

DSC06102

Podéis acompañarlo de fresas enteras.

DSC06069

A mí me encanta al natural, saboreando el delicioso sabor de las fresas.

DSC06099

O bien tomarlo acompañado de fideos de colores y sirope de fresa.

    Qué mejor idea que tomar un rico helado de fresas natural y cremoso para sobrellevar este verano tan caluroso.  A mí me ha cautivado. No dejéis de probarlo, está simplemente delicioso.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.