Galletas decoradas para enfermeras

   El arte de poner inyecciones. Hace 20 años que estaba a punto de terminar la carrera. Tengo la suerte de trabajar en lo que me gusta, tengo la profesión más bonita del mundo, la de enfermera. Practicante, A.T.S., enfermera, diplomada, a lo largo de la historia nos han cambiado el nombre, nos han aumentado la preparación, seguimos siendo las damas del hospital, las que cuidan, las que reconfortan, las que ayudan, las que curan. Hace casi 20 años empecé mi andadura en esta profesión tan ardua y tan dura, pero tan enriquecedora que te atrapa, tan difícil y tan ingrata en ocasiones. Pero a todas nos engancha. Pues bien, estas galletas están dedicadas a todas las enfermeras del mundo y en especial a mis compañeras de batalla en el hospital. Feliz de trabajar en el mismo hospital desde hace 20 años, porque es mi segunda casa.

  Bueno, pues aquí estoy de nuevo. Lo bueno de tener gripe es que esta semana que me he encontrado un poco mejor, me he podido poner al día con posts que tenía pendientes de publicar. ¿Recordáis las galletas básicas de chocolate para decorar? Pues hoy os traigo de nuevo una decoración, como veis es una masa muy versátil y fácil de manejar. Aguanta perfectamente el horneado sin deformarse ni un poquito. La receta ya sabéis que es de las galleteras por excelencia, Miriam y Estíbaliz de MEUG. Que aunque ya no estén en activo nos dejaron maravillas como esta receta. Esta vez quería hacerles unas galletas a mis compañeras del hospital.

  ¿Qué le gusta más a una buena enfermera? Pues tengo que deciros que somos un poco los vampiros del hospital y nos encanta una buena vena para hacer analíticas o coger una vía. Algún vicio teníamos que tener. Tampoco es que seamos sanguinarias no me malinterpretéis, pero ¿qué enfermera puede evitar el dejarse seducir por una de esas venas tan gruesas, rectas y bonitas?

  Que nadie se ofenda ¿eh? Un poco de humor de enfermeras.

Enfermera en apuros, un poco de humor a la vida.

  Pues bien, no, no es Halloween es que las enfermeras somos así y nos gusta una jeringa más que un caramelo a un niño. Así que les daré una sorpresa a mis compis con estas galletas, que seguro que les encantan.

     

  Una vez horneadas siguiendo la receta básica de galletas de chocolate para decorar, dejamos un par de días que se desgrasen y decoramos con glaseado real. Primero rellené la parte blanca.

     

  Luego la roja y después la negra. Por último, al día siguiente, bien secas, marqué con rotulador de tinta comestible negro de la marca Rainbow Dust, el Jet Black. El colorante rojo es de KopyKake y el negro es el Super Black de Americolor. Van fenomenal y siempre los compro en FormyCake.

  Si os parece un arte hacer y decorar galletas os contaré un secreto de enfermeras … shhhhh … también lo es saber poner inyecciones y hacer extracciones de sangre o coger vías. No es tan fácil como parece porque cuando trabajas en un hospital oncológico donde las venas están tan castigadas que con sólo rozaras se rompen, es un gran logro canalizar algunas. Es de premio porque a veces no sé ni cómo lo hago. Una buena enfermera se encomienda a todos los santos, creedme, aunque no sea creyente porque a veces la intuición nos guía y no sabemos ni cómo lo hemos hecho. Esas, esas son de nota.

  Al ver el batallón de jeringas que he preparado me sale la vena enfermera que llevo dentro, es de formación profesional.

¿A qué han quedado de lo más bonitas?

  Hace muchos años cuidé a un paciente en sus últimos días de vida. No tenía padres, su hermana acababa de fallecer hacía poco tiempo, era enfermera. Y la viuda como agradecimiento me dio una gran caja llena de utensilios de enfermería: dos aparatos manuales para tomar la tensión con sus fonendos correspondientes, uno de látex muy antiguo. Ahora todo el mundo tiene uno de esos aparatos electrónicos automáticos, pero hubo una época en que a las enfermeras nos dolían los oídos de tanto tomar tensiones por las duras olivas de los fonendos. También había instrumental y unos libros antiguos de enfermería como este “El arte de poner inyecciones” de 1.952. Es el que utilizo hoy como atrezzo para mostraros mis galletas.

¿Les daríais un bocadito?

¿O sois de los que se marea en cuanto ve un poco de sangre?

Igual que no todo el mundo es capaz de decorar con precisión una galleta …

… no todo el mundo es capaz de decidirse a esta maravillosa profesión.

Si conocéis a una enfermera regaladle una de estas galletas, le encantarán.

El poner inyecciones es como decorar galletas, todo un arte.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Anuncios

Galletas decoradas reloj

  Parece que voy recuperándome de esta fastidiosa gripe. Al menos no me provoca cefalea ni fotocopia sentarme frente al ordenador.

  Hoy os traigo unas galletas que hice para la última Tea Party de Alicia en el País de las Maravillas. Cual conejo que llega tarde a ver a la Reina de Corazones estos relojes evocan tiempos pasados.

  La receta de galletas de chocolate para decorar va a ser una básica para el Recetario. Da muy buenos resultados y como veis ya la he probado varias veces. Una vez horneadas las galletas me gusta guardarlas un par de días en una lata para que acaben de desgrasarse. Ya listas para decorar con glaseado real realizamos una tanda de círculos y cuando estén todas y el glaseado esté un pelín seco creamos una circunferencia alrededor de nuestro círculo. Dejamos secar de un día para otro.

  Al día siguiente preparamos un buen rotulador de tinta comestible para marcar las horas y las saetas. Yo he puesto en todas las 17h, la hora del té. La circunferencia la pintamos con una mezcla de pintura dorada comestible y un poco de alcohol blanco alimentario tipo ron o vodka. A mí me gusta este de Dorado metalizado de Rainbow Dust que siempre consigo en FormyCake. Pincelamos el reborde de la galleta y dejamos secar hasta el día siguiente. Y listas.

  Como veis es una galleta de lo más sencilla y lucidora. ¿Te animas a hacerla?

Venga que se te echa el tiempo encima.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

 

Galletas de chocolate para decorar

  He hecho muchas veces galletas de chocolate pero no acababa de encontrar la receta ideal. O estaban demasiado secas o tan húmedas que costaba hasta extender la masa con el rodillo. Hasta que encontré la receta perfecta de las chicas de Mensaje en una galleta (MEUG). Además de extenderse fácilmente con el rodillo de sabor y textura son perfectas. El azúcar que he utilizado es moreno triturado en el robot de cocina (Monsieur Cuisine Plus de Lidl), pero podéis utilizar light brown sugar que es de grano fino o panela que es muy muy fino. También podéis utilizar azúcar blanco molido o glas o icing sugar pero yo lo he probado y el sabor es mucho mejor con el moreno. Salen muuuuchas galletas (25 más o menos) así que podéis dividir los ingredientes de la receta en dos.

Creo que Miriam G. y Estíbaliz han sido las reinas de las galletas y es una lástima que dejaran su blog y plataforma pero siempre nos quedaran sus maravillosas recetas. Y esta es una de ellas.

 

Galletas básicas de chocolate para decorar

INGREDIENTES (para unas 25 galletas de 5 mm de grosor):

– 275 g de azúcar moreno fino o panela o light brown sugar

– 250 g de mantequilla sin sal

– 2 TSP o cucharaditas de pasta de vainilla buena (yo uso Nielsen-Massey) o extracto de vainilla casero

– 1/2 cucharadita o TSP de sal

– 85 g de cacao puro Valor

– 2 huevos tamaño S

– 450 g de harina de todo uso

 

  Tamizar la harina con el cacao y la sal, reservar.  Moler el azúcar (si el grano es grueso, si no no hace falta). Batir la mantequilla (que no esté muy fría) con el azúcar.

Añadir los huevos y la vainilla y mezclar.

  Cambiar al accesorio gancho y añadir la mezcla de ingredientes secos en 2 ó 3 tandas.

Una vez integrado todo y sin sobrebatir formamos una bola.

Amasar sobre una superficie enharinada, hasta que no esté pegajosa.

Aplastar con los dedos y dejar refrigerada envuelta en film al menos 1h.

Así es más fácil luego de extender.

  Y cortar. Pasar a una bandeja con silpat, teflón o en su defecto papel de horno, con la ayuda de una paleta. A mí, personalmente me gusta enfriar las piezas 1h más en la nevera o 15 minutos en el congelador. Después hornear a media altura a 180ºC sin aire unos 11 minutos para el grosor de 5 mm más o menos. Cuidado no se tuesten, pierden todo su sabor. Una vez horneadas colocar en rejilla para enfriar. Yo una vez frías las guardo en latas o en el horno frío y las decoro al menos 48h después para que la grasa no estropee la glasa.

Como veis puedan así de perfectas.

Están riquísimas solas pero además os servirán de base para decorar de mil y una formas, como por ejemplo, estas galletas de Jack Skellington.

  O estas “terroríficas” telas de araña muy muy sencillas de hacer con la técnica wet on wet.

 

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Casita de jengibre con Lacasitos

  Hoy os traigo una entrada en colaboración con Lacasitos. Cuando me propusieron hacer un sorteo de sus productos y me los mandaron para probarlos di saltos de alegría. Pero más aún cuando me  enviaron un lote de productos para probar. Entre ellos dos sacos enoooormes de Lacasitos. Así que me puse a pensar qué podía hacer con ellos, además de comérnoslos, en casa nos chiflan.

  Y me puse a recordar que no es la primera vez que los uso para mis postres:

Estas cookies de Lacasitos hacen las delicias de niños y mayores.

Calabazas de chocolate rellenas de Lacasitos, en Halloween hicieron las delicias de mis niñas.

Esta casita de jengibre que yo misma horneé hace unos años con algunos Lacasitos.

Otra casita de jengibre más, esta vez adornando el tejado con mini Lacasitos.

     

Este es el fantástico lote que me llegó. Estas Navidades serán más dulces gracias a Lacasa.

  Y este el lote del sorteo que probamos y el que enviarán al ganador del sorteo de mi Instagram en colaboración con Lacasitos. Aquí fueron mis hijas las que más saltaron de alegría. Y ahora vamos con la entrada de hoy. La casita es de la tienda danesa Tiger. Son muy prácticas, vienen desmembradas pero eso sí, son muy frágiles porque no es pan de jengibre sino galleta y las piezas son grandes así que durante la construcción es fácil que se rompa algo. Eso sí, viene pelada, sin ningún adorno. Como “cemento” de esta construcción utilicé glasa real bien espesa para pegar las paredes y un poco menos densa para los adornos. Ya había hecho otros años galletas decoradas de Navidad con caramelo derretido. Esta vez he utilizado Isomalt pintado de rojo, que es más práctico.

 

     

Ojo con el caramelo, provoca quemaduras importantes.

  Primero adorné las ventanas antes de montar la casa: Isomalt de Home Chef, glasa, Caster sugar y unos adornos o Sprinkles de acebo de Wilton de la tienda de Alma’s Cupcakes.

  Luego lo que hice es pegar las paredes con glaseado bien espeso, como cemento. Después en las juntas coloqué bastones de caramelo y dejé secar toda la noche. La galleta es fina, si le añado en este punto el tejado probablemente se hunda. Para evitar una tragedia griega lo dejo reposar hasta el día siguiente. Así la hago a ratitos y no me canso tanto.

  Al día siguiente monto el tejado, como veis apuntalando bien. E igualmente dejo que se seque unas horas. Los Lacasitos son de tamaño normal y pesan, yo voy sobre seguro.

Puntales en toda regla.

  Una vez seco comenzamos la decoración del tejado. Y digo en plural porque aquí mi hija pequeña Martina se animó a ayudarme. Aunque no sé si me salía a cuenta. Colocaba un Lacasito y el siguiente se lo comía, y así hasta completar el tejado, jejejeje.

  Aunque teníamos de todos los colores esta vez nos decantamos por los colores más navideños, rojo y verde.

Aquí la devoradora de Lacasitos pero excelente decoradora.

Un poco más de glaseado y azúcar glas.

¿No me digáis que no queda bonita?

 

 

¿Y si la alumbramos por dentro?

  Y cuando la noche se acerca, Papá Noel, sabedor de que todos duermen, va descargando su trineo y su saco de juguetes casa por casa. Imprescindible no encender la chimenea.

 

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Galletas de calabaza y especias

  Sí, ya sé que llevo unas semanas en modo Navidad pero es que se me había olvidado por completo subir los posts de Halloween. Así que aunque, a destiempo, aquí os dejo una muestra en forma de otra receta básica de galletas de mantequilla. No lo consideréis un sacrilegio blogger, so soy así. En Halloween tengo tanta actividad que luego llego tarde a postearlo. Esta vez traigo galletas en modo otoñal, con un poco de calabaza y especias, ese mix que tanto me gusta, Pumpkin Spice Mix. La receta es de la dulce Marian de Sweetopia, una artista de las galletas decoradas. Espero que os gusten porque están riquísimas.

  A estas alturas ya hemos preparado y horneado muchas galletas para decorar ¿verdad? Así que hoy os pongo pocas fotos del resultado. Os dejo unos trucos muy prácticos para hacer galletas. Si bien es cierto que entre tanta foto que hago, últimamente siempre con el móvil, he destruido alguna que no debía así que tendréis que conformaros con el pequeño paso a paso de hoy. Sorry. Mi marido me ha regalado un iPhone 8 Plus y eso será un antes y un después en mis fotografías por el modo retrato. No deja de ser un modo macro automático pero es que con mi cámara bridge no podía ponerlo manual salía aleatoriamente cuando le venía bien a ella. Ese modo de desembocar el fondo y dar protagonismo a un sujeto me tiene enamorada, la cámaras réflex y algunas que no lo son, lo tiene opcional. Acostumbraros a ese tipo de fotos porque me tienen enganchadísima !!!!! Por cierto, estas galletas están también muy ricas solas pero yo prefiero utilizarlas de base para decorar, por ejemplo, unas monstruosas calabazas de Halloween.

 

Galletas para decorar de calabaza y especias.

INGREDIENTES:

– 450 g de mantequilla sin sal

– 190 g de azúcar blanco

– 180 g de azúcar moreno (yo usé dark brown sugar)

– 70 g de puré de calabaza

– 2 huevos L

– 1 TSP o cucharadita de extracto de vainilla

– 3 TSP o cucharaditas de Pumpkin Spice Mix (yo lo hago casero)

– 1 TSP o cucharadita de sal

– 750 g de harina de todo uso

  Se pueden hacer a mano o con robot de cocina. Yo las hice con la Kitchen Aid. Mezclar la mantequilla pomada con los azúcares hasta que estén integrados, sobre un minuto. Es importante no sobrebatir. De lo contrario quedará una masa con aire, no mantendrán la forma al hornearlas y aparecerán las temidas burbujas que afearán la superficie de nuestras galletas. Añadir el puré, los huevos y la vainilla batiendo lo justo para integrar. Siempre que sea necesario bajar la masa de las paredes con la ayuda de una espátula. Tamizar la harina, las especias y la sal juntas. Añadir a la mezcla y mezclar con la ayuda de un gancho unos 30 segundos (si usáis K.A. tapar con un trapo para no liarla parda). Acabar de integrar la harina y ya en en una superficie formar dos bolas. Sin amasar en exceso, sólo integrando, no queremos que el gluten haga su aparición. Extender cada bola formada de masa en un papel de horno, cubrir con otro y extender con la ayuda de un rodillo a la altura deseada, colocar en una bandeja y refrigerar al menos 1h. Sacar de la nevera, retirar el papel y cortar con vuestro cortador favorito. Yo he utilizado un cortapastas con forma de calabaza. Si queréis un paso a paso podéis visitar mi post de galletas básicas de mantequilla para decorar 

Cuando os cueste batir cambiar la pala por el gancho amasador.

Extender entre dos papeles de horno, es más fácil, luego a la nevera.

  Hornear a 180ºC a media altura durante unos 10-12 minutos en función del grosor de vuestras galletas. Cuando empiece a dorarse un pelín el borde están listas. Ojo que si se tuestan pierden sabor. Dejar que se enfríen y mejor aún 2 par de días en horno frío o latas para que se desgrasen un poco y a decorar. Cuando hago tantas galletas para repartir entre los niños del barrio utilizo glasa ya preparada en seco a la que sólo hace falta agregar agua para hidratarla hasta encontrar la consistencia deseada. Suelo utilizar las marcas de FunCakes o Tate & Lyle de Royal icing o glaseado real. También podéis hacer la glasa casera.

     

  Primero dibujé un boceto que me sirviera de guía, este año quería cambiar el modelo de las calabazas. Decoramos una parte y dejamos otra sin decorar para que se marquen los bordes.

     

  Una vez secos rellenamos las otras partes.

Por último añadimos los detalles en negro. Es una mezcla de Jack Skellington y calabaza.

Como veis estuve muy entretenida en octubre.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Halloween 2.016

thumb_img_3268_1024

Ya sabéis lo mucho que nos gusta celebrar en casa la fiesta de Halloween desde que tenemos niñas. Pues bien, hoy iré al grano. Voy a enseñaros las cositas que he preparado este año. Espero que os gusten. En otra ocasión os enseñaré los paso a paso que me caracterizan.

thumb_img_3281_1024

A las clásicas galletas de mantequilla decoradas con glaseado en forma de calabazas,

thumb_img_3249_1024

 fantasmas,

thumb_img_3250_1024

y Jack, de Pesadilla antes de Navidad, de otros años

thumb_img_3253_1024

se les han unido unas terroríficas lápidas y

thumb_img_3244_1024

algún que otro vampiro, momia,

thumb_img_3255_1024

calaveras y

thumb_img_3285_1024

unos terroríficos ojos !!!!!

thumb_img_3238_1024

Esta es una mezcla de Halloween y enfermera, jejeje, me sale la vena sanitaria sin darme cuenta.

thumb_img_3258_1024

  Para variar un poco también he horneado estas galletas de mantequilla de cacahuete que con la ayuda de unas bolas de chocolate y galleta (Maltessers) y un poco de chocolate derretido han hecho las delicias de los niños este Halloween.

thumb_img_3174_1024

Deliciosamente terroríficas.

thumb_img_3259_1024

  O estas clásicas americanas, Peanut butter kisses, coronadas con una roca de chocolate

thumb_img_3261_1024
y mantequilla de cacahuete, ojos monstruosos y unas patitas de chocolate.

thumb_img_3289_1024

Todas ellas, 70 en total, bien embolsadas y listas

thumb_img_3291_1024

para hacer las delicias de mis niñas, sus amigas y el resto de niños del barrio.

thumb_img_3293_1024

Hasta mi querida Alicia y su mundo Wonderland se vistieron de Halloween este año.

thumb_img_3296_1024

Y no olvidemos las calabazas de chocolate rellenas de lacasitos.

thumb_img_3321_1024

Y para amenizar la velada de Halloween ¿qué tal un postre acorde con la fecha?

thumb_img_3322_1024

Cuando vi en Lidl las chocolatinas con forma de ataúd y las pequeñas calabazas …

thumb_img_3324_1024

inmediatamente pensé en las galletas en forma de lápidas y en lo bien que quedaría …

thumb_img_3325_1024

  ¿Y si preparo mi brownie de chocolate infalible a modo de cementerio? Unos palitos de Mikado hicieron las veces de valla del cementerio, con gato negro, fantasmas y Frankenstein incluidos. Todo comestible, fue el postre perfecto para este Halloween terroríficamente divertido. Aunque en casa con mi marido disfrazado de monstruo, hizo palidecer (y llorar) a algún que otro niño del vecindario en el conocido Truco o trato …

  Como veis he disfrutado como una enana horneando, decorando y preparando esta fiesta que tanto me gusta y que en época de los celtas ya celebrábamos antes que en América y que, al menos en mi casa, ha venido para quedarse.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Las galletas que volaron a Oslo

DSC08777

  Hoy más que una receta os traigo una experiencia inolvidable que quería compartir con todos vosotros. Porque como dice mi amiga María: ¡Por esos sueños que se hacen realidad! Hace unos días para celebrar mi cumpleaños me fui con mi marido a Oslo. Y pensaréis, ¿a Oslo? Sí, otra vez a Noruega. Es la quinta vez que vamos a las tierras del Norte. Los que me seguís ya sabéis que tengo especial predilección por este país y, en general, por Escandinavia. Además he publicado dos guías dulces y de viajes sobre Bergen y Stavanger. Próximamente también una sobre la capital noruega. Desde hace un tiempo, si puede ser, mi marido y yo hacemos una escapada sin niñas al año. A veces han sido varios días, como cuando nos fuimos a Nueva York, o simplemente una o dos noches fuera, como el año pasado que fuimos a Barcelona al concierto de U2. Es una manera de dedicarnos un tiempo a nosotros solos. Creo que es importante. El resto del año dedico todo mi tiempo a libre a estar con ellas. Es una experiencia increíble pero también muy dura. Nadie dijo que criar y educar a dos hijas fuera fácil. Así que de vez en cuando nos tomamos un pequeño respiro, y cogemos fuerzas.

  Oslo es una ciudad que ya conocíamos, esta vez la excusa para ir era otra de mis pasiones, la música, y en concreto un grupo de noruegos, a-ha. Si os acordáis hice una galleta de ilustraciones del vídeo de Take on me para el curso de galletas pintadas de La Tallerería. Es uno de esos vídeos que quedarán para el recuerdo de la época dorada de la música de los ’80. Una chica está leyendo un cómic en una cafetería y de repente los dibujos cobran vida y ella se introduce en forma de dibujo a carboncillo en las aventuras. Supongo que mucha gente se quedó ahí, me refiero con el grupo, como si fueran sólo un One hit wonder. Yo he seguido al grupo desde entonces y ya he ido a 5 conciertos en diferentes giras. En Manchester, hace unos años tuve la oportunidad de conocerlos en persona. Pues bien, no sé cómo se me ocurrió esta vez llevarles unas galletas pintadas con dibujos del famoso vídeo de Take on me. Así que esta es la historia de unas galletas pintadas que volaron a Oslo y cambiaron de dueño. Porque esta vez conseguí de nuevo hablar con ellos y además darles en mano mis galletas.

DSC08778

  Con las recetas básicas de galleta de mantequilla y de glaseado real ya preparado mi “lienzo” marqué unos cuantos puntos de referencia y dibujé las ilustraciones que tantas veces he visto. Si quieres saber cómo hacer la técnica de puntillismo para pasar un dibujo a una galleta clica aquí. Es meticulosa pero sirve para cualquier dibujo. Yo esta vez no he marcado tantos puntos pero sí unos pocos para que no fuera completamente a mano alzada.

DSC08768

  Estas galletas no fueron para el grupo sino para dos amigos muy especiales: Carlos Maciá y María Summer, compañeros de aventuras y fans del grupo también. Se merecían un detalle y no se me ocurrió nada mejor que estas galletas. Por supuesto fue todo un acierto, les encantó.

DSC08782

Compré unas cajas en SelfPackaging y las empaqueté.

DSC08784

Como veis, una para cada uno: Morten Harket, Magne Furuholmen y Paul Waaktaar.

  Oslo no es la ciudad más bonita de Noruega pero tiene su encanto, muchos sitios interesantes que ver y además me recorrí unas cuantas tiendas y sitios dulces que bien merecen otro post aparte que publicaré próximamente. Hoy os mostraré el recorrido de las galletas. Compré unas cajas automontables en SelfPackaging bastante rígidas, a prueba de golpes y les puse un poco de corcho dentro para evitar accidentes. No hizo falta facturarlas. Las pude pasar como equipaje de mano sin problema. Después del concierto mi marido y yo con algunos fans y amigos fuimos a esperar a que salieran por la puerta de atrás. Fue increíble conocer en persona a Carlos, José Eugenio y Marisol, Maika y Willie, Carolina, Pilar y reencontrarme de nuevo con Anais y María después de nuestras aventuras por Manchester hace unos años. Ese día llovió y llovió todo el día sin parar pero nos dio tregua por la noche. Los componentes del grupo tuvieron la deferencia de parar a hablar y saludar a los fans que esperábamos impacientes, se pararon a firmar autógrafos y a  hacerse unas fotos. Yo no tuve la suerte de hacerme fotos con ellos esta vez pero sí pude llevarme mi single en vinilo de Early morning, una de mis favoritas, firmado por los tres. Y lo más importante, darles a cada uno de ellos las galletas pintadas.

12802891_10153916417476211_7414971340637282668_n

  Además ese día fue mi cumpleaños así que fui doblemente feliz, menudo regalo !!!!!!! El concierto estuvo genial, me reuní con buenos amigos, disfruté de un fin de semana de solteros con mi marido y disfruté de mi querida Noruega. ¿Qué más se puede pedir? Para muestra un botón de mi odisea:

IMG-20160502-WA0001 received_10156885603890434 IMG-20160502-WA0008

Las fotos no son muy buenas pero creo que se ve mi cara de felicidad después de darles las galletas a los 3.

13096273_1039112966171923_8023308504178926669_n

  Al día siguiente Magne tuvo la deferencia de compartir las galletas en sus redes sociales, Instagram y Facebook así que como veréis me hizo mucha ilusión que le gustaran tanto.

DSC_0002 copia

  Y yo me llevé mi single en vinilo firmado por los tres. Versioneando una de las primeras canciones de a-ha I’m Living a baker’s adventure tale, in so many ways

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO EL POST, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.