Calabazas de chocolate rellenas de lacasitos


thumb_img_3078_1024
¡Lo que me gusta a mí la fiesta de Halloween! En mi juventud había fiestas de disfraces en las discotecas, pero los niños no celebraban Halloween. Ya os he contado en otras ocasiones que no siendo una fiesta típica española en mi barrio tiene muchos adeptos. Y yo que me apunto a un bombardero … Desde que hace unos años se mudó una chica estadounidense al barrio, que supongo que echaba de menos la celebración que en su país es por todo lo alto. Se le ocurrió la idea de poner carteles por todos los portales y postes del barrio para invitar a padres y a niños a celebrar la fiesta de los muertos y ya de paso animar a que los vecinos colaboraran repartiendo caramelos en el conocido Trick or treat o “Truco o trato”. Además organiza juegos en el parque, …, y yo colaboro horneando unas 50 galletas que luego reparto entre los niños, duran muy poco. Mis niñas se disfrazan, adornamos la entrada de casa, Jose se disfraza y asusta a los niños, y repartimos caramelos. Mi marido se disfraza y se pone una máscara horrorosa que a más de un niño deja traumatizado. Cuando vienen a pedir caramelos a mi casa ya saben a lo que se exponen, muuuuucho mieeeedo. Pero es que es una noche terrorífica. Como veis esta tradición ha venido a mi hogar para quedarse. Ya no es una mera excusa para hornear, con niños las cosas cambian. Si me dicen hace unos años que iba a celebrar el Truco o trato no me lo hubiera creído.

    Pero ¿qué significa exactamente “Trick or treat“? Esta fiesta anglosajona consiste en disfrazarse de cualquier cosa, puede ser terrorífico o simplemente un disfraz de cualquier cosa como hacemos aquí en Carnaval. La tradición es que los niños hagan pandilla y vayan de puerta en puerta a hacer el Truco o trato. Trato es que los vecinos cedan al chantaje entregando caramelos a los niños porque si no se arriesgan al truco o trastada que les pueden hacer los niños, como estampar huevos en sus fachadas. Así que bolsa o calabaza en mano recorren el vecindario en la noche de los muertos.

  Aquí siempre hemos sido más de recogimiento y constricción, yo sinceramente no confeso con ese tipo de celebración, pero para gustos colores.

  La tradición anglosajona viene de la época de las persecuciones de los protestantes a los católicos allá por los siglos XVI y XVII en Inglaterra. El rey protestante James I y su Parlamento fueron víctimas de un atentado, que no se consumó, el plan fracasó cuando Guy Fawkes, uno de los conspiradores católicos, habló bajo la presión de los verdugos y traicionó a sus compañeros, avisando del inminente atentado. Pese a haber hablado, luego fue ejecutado. El hecho dio lugar a una fiesta de carácter divertido, en la que grupos de luteranos (protestantes) que protegían su identidad bajo máscaras de monstruos, celebraban la fecha del descubrimiento de la traición visitando los hogares católicos y exigiendo a sus moradores cerveza y pasteles. La amenaza en forma de frase, se hizo popular muy pronto: “Truco o trato”. De esta manera el “Día de Guy Fawkes” llegó a América con los primeros colonos protestantes, se trasladó al 31 de octubre y se unió con la fiesta de Halloween (ver fuente aquí). Ahora os explicaré cómo utilizar moldes de bombones.

thumb_img_3085_1024

Bombones de chocolate con forma de calabaza

INGREDIENTES (para 3 calabazas completas):

– 150 g de chocolate blanco

– Un poco de chocolate negro

– Un poco de manteca de acaso (opcional)

– Colorante

– Molde 3-D calabazas Wilton

– Lacasitos pequeños o grageas para rellenar las calabazas

untitled1

  Para hacer estas calabazas de chocolate he utilizado el molde de Wilton en 3-D para bombones. Lo compré en Gadgets & Cuina e Barcelona hace un año cuando fuimos al concierto de U2 y aún no lo había estrenado. Se puede utilizar Candy Melts de colores. En mi caso, prefiero el chocolate blanco y luego tintarlo con colorantes especiales oleosos. Aunque el proceso es más engorroso no me da mucha confianza la composición de los Candy Melts, sí, se derriten y trabajan con facilidad y los encuentras ya coloreados pero en su composición no llevan manteca de cacao sino una mezcla de aceites de palma hidrogenados y lácteos. Si el chocolate blanco no es chocolate propiamente dicho pues del cacao sólo lleva la manteca, entonces ¿qué son los Candy Melts que no llevan manteca de cacao en su composición pero sí aceites de palma y leche en polvo?

  Para colorear el chocolate blanco no valdrían los colorantes que se utilizan para glaseado o fondant. Han de tener una base oleosa en su composición. Yo he utilizado unos de Wilton que encontré en FormyCake y que van en un pack de 4 (rojo, amarillo, azul y naranja), especiales para chocolate. En este caso el chocolate blanco es el de postres de Nestlé pues no he conseguido el chocolate blanco en gotas de la gama profesional de Valor. He utilizado el colorante naranja y un poco de rojo. Para los adornos he utilizado chocolate derretido con su color marrón natural y mezclando azul y amarillo he tintado un poco de chocolate blanco para las hojas.

  Para tener un poco de precisión es preferible hacer unos canutillos de papel de horno o utilizar bolsas de zip y cortar un orificio en la punta para controlar el proceso de rellenar las cavidades del molde. El molde consta de dos partes con 6 cavidades cada una, se rellena la parte que tiene las cavidades más grandes y luego se introduce la otra parte para que la calabaza quede bien formada por fuera y por dentro. Quedan encajadas las dos partes apretando unas muescas. Podéis ver este vídeo de Wilton en el que os explica perfectamente como hacerlo. El ejemplo es de un molde de cupcakes. En el caso de las calabazas primero rellenaremos los detalles del tronco, hojas y ramas en verde o marrón o combinando ambos y luego refrigeraremos 15 ó 20 minutos en el frigorífico cubriendo el molde para que no se humedezca (yo lo meto en una bolsita de plástico). Es importante tener fríos los detalles para que no se nos desdibujen al echar el resto de chocolate naranja.

  Mientras derrito y tinto el chocolate para obtener el color naranja. El chocolate blanco es preferible calentarlo al baño María a unos 35-40ºC más o menos. Se quema con facilidad, pasando de una textura fluida a una pasta inservible. Se puede añadir un poco de manteca de cacao para facilitar el proceso de derretido pero no es imprescindible, es que a mí me funciona. Calentar a fuego medio y una vez derretido añadir el tinte, en este caso un poco de naranja hasta obtener el tono deseado. Yo le añado un pelín de rojo para que quede más oscuro, más Halloween.

  Una vez preparado vertemos el chocolate anaranjado en nuestras cavidades más grandes, aproximadamente hasta la mitad (unos 25 ml). Golpear sobre la encimera para que se distribuya de manera uniforme y se rompan las posibles burbujas, luego colocar el molde más pequeño dentro del grande y presionar para desplazar y repartir el chocolate por todas las cavidades. Puede que haya un poco de exceso, no os preocupéis es fácil de eliminar cuando lo desmoldemos. Daremos la vuelta al conjunto y volveremos a golpear sobre la encimera por el otro lado para repartir el chocolate y eliminar burbujas de nuevo. Refrigerar hasta que se endurezca del todo el chocolate. Se desmolda con mucha facilidad, parece increíble. La dificultad principal que le veo es que al tocar el chocolate se quedan las marcas de nuestros dedos fácilmente. Yo utilizo guantes de vinilo. Lo mejor es manipularlos lo menos posible, pero para encajar las marcas de la calabaza es preciso, claro. Evidentemente no es recomendable trabajar el chocolate en verano, no os lo recomiendo. Y en Valencia tampoco en octubre, pero Halloween es cuando es, ¡qué le voy a hacer!

thumb_img_3067_1024

  Yo lo he hecho de dos formas diferentes, utilizando los dos moldes y utilizando sólo uno, la diferencia es que el interior de la calabaza queda mejor usando los dos moldes juntos. Luego casi siempre he tenido que utilizar la puntita de un cuchillo o cúter para eliminar el exceso. Más vale quitar el exceso que nuestros bombones queden con huecos.

  Una vez hechos rellenaremos con pequeños lacasitos, grageas, pequeñas pastillas de caramelo, gominolas, … y juntaremos las dos cavidades haciendo encajar las marcas de la calabaza.

thumb_img_3086_1024

  Si pasamos el borde de una de las mitades sobre una superficie metálica tibia se ablandará un poco y pegar perfectamente en la otra mitad. Juntamos y ya está. ¡Quedan de lo más original! A mis hijas les ha encantado, no sé si aguantarán hasta Halloween para comérselas!!!!! De momento las tengo tapadas en la nevera. Me ha encantado hacerlas. No es complicado, sólo hay que tener un par de precauciones. Si utilizáis otros modelos para bombones con una única cavidad es incluso más fácil, se rellenan hasta el borde y se limpia el borde si hay exceso, refrigerar y listo.

thumb_img_3018_1024

  Espero que os haya gustado tanto como a mí hacerlas.

thumb_img_2998_1024

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Anuncios

4 comentarios en “Calabazas de chocolate rellenas de lacasitos

  1. Patri no se si tus niñas se van a resistir hasta Halloween pero creo que yo no lo haría, desde que vi las fotos de esas calabazas en facebook he estado esperando el post en el que explicaras como hacerlas. Me parecen una maravilla de calabazas sorpresas y aunque en la entrada no lo comentas… me encanta tu decoración de “Alicia en Halloween”. Un besazo!!

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Noelia, gracias, me alegro de que te hayan gustado. Olvidé mencionarla.
      Las ilustraciones de Alicia de Halloween son de una colección de papeles de scrapbooking.
      Yo he hecho alguna manualidad, me encantan los papeles de colores, estampados, con motivos, …
      Y tengo un montón por casa. Cuando mis hijas eran más pequeñas hacían en la guardería y en el
      cole el Libro viajero y teníamos que rellenar unas hojas con fotos, texto, viajes, su mascota
      del cole … Al principio era algo muy escueto, las niñas no podían hacerlo éramos los padres.
      Y empecé a añadir esquinas en las fotos, marcos hechos de cartulina, me aficioné y aunque no
      me metí de lleno me encantó. Ahora estoy haciendo mi recetario, recopilando las recetas del blog
      pero voy muy lenta. Ya lo verás en el blog aunque no sé cuándo.
      Casualmente fui a Abacus Coop a comprar material para el cole para mis hijas y vi las láminas de
      Alice y fue amor a primera vista.
      Las compré sin pensar en qué las iba a emplear, sólo por lo bonitas que eran.
      Tenían varios modelos y cómo cada hoja vale unos 1’5 euros me llevé un par. Así que cuando hice las
      calabazas me acordé y pensé que quedarían bonitas como atrezzo del post.
      Gracias por haberte dado cuenta del detalle.
      Este es el link a la colección de Alicia de Halloween:
      http://g45papers.typepad.com/graphic45/2016/04/graphic-45-sneak-peeks-day-3-halloween-in-wonderland-our-newest-deluxe-collectors-edition.html
      Un besazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s