El Preikestolen y algo más


  Sí, lo sé, mi blog no es un blog viajero, pero como es una de mis pasiones esta vez me permito esta licencia. Espero que os guste esta ciudad noruega. Y si vais a viajar próximamente a Stavanger espero que os sea útil. Si no, disfrutad de las fotografías. Subir al Preikestolen tiene algo especial y os recomiendo ir a Noruega al menos una vez en la vida.

DSC_2834

  Y después de ir de tiendas y de comer dulces hasta que el azúcar en sangre me llegaba a niveles que ya no eran compatibles con la vida, había que quemar todo eso y qué mejor que patear la bonita ciudad de Stavanger y subir una montaña. Como os contaba en el post guía dulce de Stavanger:

  Noruega es un país un poco más pequeño que España, tiene unos 400.000 km² pero por su situación en la península Escandinava tiene una forma alargada que hace que abarque más de 2.500 km de longitud de costa con una anchura máxima de 431 km. A pesar de que hay zonas que en invierno ven congeladas sus aguas otras sin embargo al estar bañadas por una corriente procedente del golfo de México no son tan frías y tienen temperaturas más suaves para la latitud que tiene el país. Estando a la altura de Groenlandia no es un país que en invierno se congele absolutamente para que me entendáis. Tiene el glaciar continental más grande de toda Europa, el Jostedalsbreen, lagos y fiordos kilométricos. El reino de Noruega es una explosión de naturaleza que no debería perderse nadie. Ha pertenecido a Dinamarca y Suecia, sólo hace un siglo que se independizó de manera pacífica de Suecia. Precisamente por ese carácter pacifista hace entrega del Premio Nobel de la Paz, el único que se otorga fuera de Suecia. Tiene además unas islas en el Ártico, las Svalbard, donde habita el oso polar. Tiene una población indígena, el pueblo sami, con representación parlamentaria.

  El noruego es, como el danés y el sueco, a los que tanto se parece, un idioma relativamente simple en su gramática y su vocabulario, pero bastante complejo en su pronunciación. El idioma noruego tiene dos vertientes oficiales, el bokmål  (lengua de los libros) y el nynorsk (nuevo noruego). Además está el sami  en sus tres vertientes diferentes que es una lengua emparentada con el finés. Es la lengua propia de los indígenas noruegos, el pueblo sami, los lapones. El bokmål sería de origen danés y el más utilizado por un 84% de la población y es la forma de escritura principal entre los noruegos, también es la lengua literaria (bok es libro en noruego). El nynorsk se creó en el siglo XX a partir de dialectos arcaicos noruegos hablados en la antigüedad, en contraposición al danés, como forma de defender la identidad nacional frente la invasión cultural danesa. En todo caso por su facilidad para aprender idiomas no os costará entendemos con ellos en inglés. Su moneda oficial es la corona noruega (kroner o kr o NOK), 1 NOK= 8′ 39 euros. No pertenecen a la Unión Europea, pero tienen convenios, por ejemplo en sanidad, y podéis sacados la tarjeta sanitaria europea para tener allí cobertura. Y tiene una calidad de vida envidiable, pero les falta el sol que tanto ansían los noruegos. Su sueño es jubilarse en España!!!!

  Si vas a viajar a Noruega visita su página oficial en español y descárgate aquí sus folletos gratuitos, algunos te los mandan gratis por correo.

  Stavanger es una ciudad costera del suroeste de Noruega que tiene 68 km² con 130.000 habitantes. Está situada en el condado de Rogaland. La mayoría de sus habitantes viven en casas unifamiliares con tejados de pizarra y revestidas de madera, en su mayoría de color blanco. Desde su fundación, alrededor del año 1.125, hasta el s. XIX no pasó de ser un pueblo de provincias. Entonces llegó el arenque y todo cambió. Se convirtió en una ciudad de tradición pesquera y conservera. De hecho a los de Stavanger se les llama siddis, que es la unión de la s de Satavanger y la palabra iddis que significa sardina. El símbolo de la ciudad, bastante apropiado, es la llave de una lata de sardinas. También viven de la agricultura, el transporte marítimo y de la aviación. Sin embargo, lo bueno no suele durar mucho y alrededor de los años 50-60 del siglo pasado la industria pesquera y conservera de la zona cayó en un profundo declive, hundiendo con ella Stavanger. Hasta que un buen día allá por el año 1.969, haciendo prospecciones en el Mar del Norte, encontraron petróleo y la economía Noruega dio un vuelco de 180º, dándoles una inyección de bienestar económico y una calidad de vida inmejorable. Es la capital europea del petróleo. Además de todos los puntos del país y del extranjero (veáse una Patri y su marido españoles) vienen visitas para admirar su geografía y paisajes impresionantes.

  Empezaremos con datos prácticos de viaje.  Nosotros esta vez volamos con Norwegian, desde Alicante. Hay una línea de autobuses que hace el trayecto Sola-Stavanger-Sola cada 20 minutos desde las 3:35h hasta las 00:30h o la tarde-noche en función del día. El autobús es el Flybussen Stavanger de la compañía Boreal que pasa cada 20 minutos y cuesta unos 13,60 euros/trayecto/persona (160 kr)  si lo sacas ida y vuelta (Tur/retur), la vuelta está abierta. Sale del aeropuerto y para en varios hoteles y junto a la estación de ferrocarril. Podéis preguntar al conductor por la parada más cercana a vuestro hotel o entrar en el enlace de Flybussen. Después vuelve al aeropuerto. También podéis coger el autobús urbano 143 que os deja en el centro y es un poco más barato (esto lo averiguamos después).

  Si queréis descubrir detalles de la vida noruega no perdáis ojo del trayecto en autobús. Urbanizaciones de lindas casas de madera blancas con sus tejados de pizarra o terracota, sus vallas de madera, para separar acústica y físicamente de la carretera. Casi todas las casas tienen en su jardín una cama elástica, les encanta!!!! Y los tendederos tienen el aspecto de un paraguas después de una tempestad, vueltos del revés. En Noruega las bicis no necesitan candados, nadie se las lleva. Las ventanas nunca tienen corridas del todo las cortinas, de hecho suelen estar a mitad, curiosear es una manera de entretenerse en una vida un poco aburrida. Veréis vacas, cabras, ovejas y caballos. Todo muy limpio, cuidado y bien conservado.

  Además buscad un cartel que ponga Sverd y Fjell, el monumento de las tres espadas se ve desde el autobús. Pero no os perdáis una visita, merece la pena ver atardecer desde allí.

  Nos alojamos en un céntrico hotel. El Myhregaarden Hotel en la céntrica Nygaten, sin duda fue la mejor opción del viaje. Estaba cerca de todo, hacía unos desayunos consistentes para coger fuerzas todos los días. Además nos encontramos con que a partir de las 17h podías tomar una merienda-cena (ensalada, sandwich, fruta y bebida) incluida en el precio de la habitación, de lunes a jueves, aunque el viernes también pudimos. Y la atención muy buena. Meted en la maleta buen calzado, cómodo y antideslizante, un polar, un chubasquero, un paraguas y ropa cómoda. El aeropuerto de Stavanger está en la localidad de Sola a 17 km del centro de la ciudad, unos 20 minutos de Stavanger.

DSC_2945

   Lo bueno que tiene ir a Stavanger en octubre es que al ser temporada baja apenas hay turistas. Lo malo es que pillamos la semana otoñal más lluviosa y no pudimos hacer todas las excursiones que nos hubiera gustado.  Así que cuando llovía nos íbamos de tiendas o a tomar café con bollos, jejejeje, no está mal pensado ¿eh? Casi todo lo que hay que ver en Stavanger se halla en una pequeña área, perfectamente abarcable, centrada en la punta de la bahía del puerto, justo donde está el mercado de pescado. En la orilla oeste está la calle Strandkaien, a lo largo de la cual se asienta Gamle Stavanger. En la orilla este, Skagenkaien, la cara más concurrida de la pequeña península de Skagen, donde empieza toda la maraña de restaurantes, hoteles, pubs y tiendas de esta zona. Y al sur se encuentra el pequeño lago Breivatnet, en cuyos márgenes se levanta la catedral.

  Empezamos el recorrido por la plaza de la catedral de Stavanger cuya entrada da al puerto. Desde ahí se puede ver el Mercado de pescado (fisketorget) y muy cerca está también la oficina de turismo. Podéis conseguir muchos folletos e información.

DSC01628

   Es el sitio perfecto para empezar un paseo por el puerto.

DSC01661

 Broken Column (“Columna rota”), un proyecto escultórico realizado por Antony Gormley en Stavanger, se compone de 23 figuras de hierro fundido colocadas en diferentes lugares de la ciudad. Aquí podéis encontrar una de ellas.

DSC01660

   No es tan espectacular como el de Bergen, es más pesquero, pero también bonito.

DSC01459

   Además en los muelles Skagenkaien y Strandkaien podréis encontrar buenos restaurantes de cocina típica noruega.

DSC01476

 Como el restaurante N.B. Sørensens Dampskibsexpedition. Este lugar restaurado y reconstruido a bar-restaurante en el año 1.990 era en realidad el lugar donde los emigrantes noruegos esperaban antes de embarcar en los navíos que habrían de llevarlos hasta Norteamérica hace 150 años. De hecho en sus paredes mantienen billetes de embarque de los emigrantes, la madera curtida, los mapas antiguos, fotografías antiguas, faroles de gas…  Menú internacional y noruego. Lo podéis encontrar en Skagenkaien.

DSC01657

 Desde estos muelles podéis coger ferrys al Lysefjord o fiordo de la luz.

DSC01652

 Tiene unas maravillosas vistas de la bahía de Vågen.

DSC01655

  Desde el muelle Strandkaien se ve el complejo Gamle Satavanger. El encanto de la ciudad antigua se descubre aquí en el viejo Stavanger. Es el grupo de casas de madera mejor preservado y más grande de Europa septentrional. Las 150 casas que podéis ver aquí datan del s. XVIII y principios de XIX. Esta zona, también llamada Straen, acoge a un sinfín de gatos somnolientos que la pueblan. Las casas que hoy perduran fueron originariamente las viviendas y los almacenes de los comerciantes de conservas y de algunos artesanos y marinos de entre 1.830 y 1.890.

DSC01637

   Bajando por las calles, estrechas y empedradas, se encuentran casitas blancas y pequeñas, con los techos de tejas de terracota, que son, en su mayoría, tiendas de artesanía y galerías de arte.

DSC01643

   Como en toda Satavanger encontraréis las calles limpias, cuidadas y damos fe de ello porque hay un señor noruego muy mayor que se dedica a mantener el Gamla Stavanger reluciente. Las dos veces que lo visitamos iba con su recogedor y su bolsa. Si en otoño está así no me quiero imaginar cómo será en primavera aún más lleno de flores. Íbamos paseando apenas sin cruzarnos con nadie, tranquilos, sin agobios. Si nos cruzábamos con alguien eran vecinos, ni un turista!!!!!

DSC01633

  Podéis ver los detalles de puertas y ventanas. Los alféizares de las mismas siempre decorados con algún detalle.

DSC01635

  Son como de cuento, pero en metros son muy pequeñas. Alguna está habitada, como casa me refiero, pero en general son tiendas y talleres de artesanía.

DSC01638

 Cuidando hasta el último detalle.

DSC01506

 Como veis bien merece un paseo. Es la zona más bonita y típica de la ciudad.

DSC01472

 En cada rincón hay una buena foto.

DSC01515

 Con esos interiores tan cuidados está permitido curiosear.

DSC01507

Si hubo una terraza y jardín que nos llamara la atención fue sin duda esta. Con vistas a la bahía de Vågen.

DSC01644

Dan ganas de llamar y disfrutar de la hospitalidad noruega.

DSC01499

Un picaporte con estilo.

DSC01641

Las tomas de agua de los bomberos, integradas en el entorno. Parece una seta ¿eh?

hermetikkmuseum

  El museo de conservas de Noruega (Norsk hermetikkmuseum) bien merece una visita, situado en una antigua fábrica de conservas junto al Gamle Stavanger. El primer domingo de cada mes y los martes y jueves de la época estival puedes ver en funcionamiento los hornos y degustar pescado recién ahumado. El edificio no es especialmente bonito como veis pero es un lugar interesante de visitar. Otro museo muy recomendable es el del petróleo (Norsk Oljemuseum) aunque nosotros a éste no fuimos. Si os gustan los museos hay un sinfín más que podéis visitar.

       DSC_2900

Me llamaron la atención estos comederos de pájaros.

DSC01473

Al igual que las alcantarillas de Bergen estas también son muy bonitas ¿no os parece?

DSC01649     DSC01509

Capítulo aparte merece el gato de los bosques noruegos, muy apacible. De pelo más largo y poblado que el gato común español, no en vano ha de protegerse del frío de aquí.

DSC01501    DSC_2904

Nos daban ganas de llevarnos uno a casa como compañero de juegos de nuestro gato Simón.

DSC_2961

Y que me decís de este Husky, vimos muy pocos perros en Stavanger, al menos en el núcleo urbano. Menuda planta tenía éste, también muy cariñoso.

DSC01626     DSC01624

En Breiavatnet, el lago del parque de la ciudad podéis dar de comer a los cisnes, las palomas y las gaviotas, pero cuidado, algunas tienen muy mal humor.

DSC01620     DSC01618

Había una acaparadora que no paraba de gritar para que sólo le diéramos de comer a ella.

DSC01477

  Si hay una calle animada y con unos comercios y cafeterías muy cuidadas ésa es la calle de colores o Fargegaten, la Øvre Holmegate. A un peluquero, Tom Kjørsvik, se le ocurrió en 2.005 que para llamar un poco la atención de esos comercios podrían pintar las casas de esa calle de vivos colores y fue un éxito. A lo Notting Hill.

DSC_2951

Si habéis leído el post guía dulce de Stavanger veréis que hay cafeterías muy cucas.

DSC_2962

Bøker og Bøst.

DSC01480

Y Sjokoladepiken, entre otras.

 DSC01484     DSC_2905

Aquí hasta los buzones son estilosos.

DSC01488

El frío no detiene el poder disfrutar de una terraza en Stavanger.

DSC_2958

  Muy cerca de esta calle de colores está la Valbergtårnet, una torre vigía que alberga el Vektermuseet, el museo de los vigilantes. Esta torre data del s. XIX y su función gracias a su panorámica de la ciudad era la de prevenir sobre todo incendios y ataques.

DSC01615

  Esta es la principal catedral de Stavanger, o como ellos las llaman Domkirke, data del año 1.125 aunque tras un incendio en 1.272 fue reconstruida. Esta catedral, la única de Noruega construida durante la Edad Media que mantiene su estilo original, fue levantada siguiendo los cánones del arte románico anglonormando. Junto a la iglesia está el Kongsgård, antigua residencia de reyes y obispos, en la actualidad es una escuela y no está abierta al público.

DSC_2943

Como la mayoría de iglesias noruegas destaca por su sobriedad interior.

DSC01525

Esta otra es la iglesia St. Petri construida en 1.866, además de lugar de culto es sala de conciertos. Las iglesias de Stavanger organizan más de 120 eventos culturales de diferentes tipos cada año y muchos aquí.

DSC_2894

  A las afueras de Stavanger está el monumento Sverd i Fjell, espadas en la montaña. Junto a un fiordo, el Hafrsfjord, está el monumento nacional a la unidad del reino de Noruega. La historia cuenta que fue aquí donde Harald Hårfagre unió Noruega en un solo reino en el año 872. Bien merece una visita.

DSC01533

El monumento simboliza paz, unidad y libertad. Las empuñaduras de estas espadas vikingas han sido tomadas de las espadas encontradas en diferentes partes del país. Esculpido por Friz Røed fue inaugurado por el rey Olav en 1.983.

IMG-20141010-WA0010

  Podéis llegar hasta aquí cogiendo el bus 29 en Haakon VIIs gate en la acera del Hotel Radisson SAS Blue. La parada donde tenéis que bajar es Madlaleiren, cuidado porque hay nombres muy parecidos. El bus lleva indicador electrónico que va avisando de las paradas. Podéis sacar billete de ida y vuelta, sale más barato, nosotros lo averiguamos después. El precio es de 36 kr/persona/trayecto sin I/V, tarda unos 15 minutos en llegar. El monumento lo veis también desde el Flybussen pero merece la pena parar aquí, ver lo grandes que son y si puede ser ver la puesta de sol como muy bien me aconsejó mi amiga María Summer.

DSC_2881

En verano la gente se baña aquí, nosotros vimos a dos noruegos haciendo windsurf, a los noruegos les encanta hacer deporte, no sólo de invierno. La playa es muy visitada en verano junto con la de Solastranda o Vaulen.

DSC_2885

DSC_2895

El hecho de que llueva a menudo hace que hasta en otoño esté verde y caigan chorros de agua de aquí y allá.

DSC_2898

Este arbusto ni siquiera sé lo que es pero me gustó.

DSC_2896

  Bayas no vimos tantas como en la zona de Bergen, me decepcionó un poco porque en los puestos de mercado que montan en la plaza de la Dormkirke tampoco tenían frutos rojos y los del súper eran de Holanda y Argentina, increíble!!!!! Mi gozo en un pozo. ¿Será que no es temporada?

DSC_2892

No olvidéis visitar el monumento de las espadas.

DSC01546

  Y ahora llegó el momento de contaros la subida la Preikestolen. No os perdáis la información práctica que os voy a dar sobre todo si vais a ir fuera de temporada (de octubre a abril). Hay gente que en estos meses alquila un coche para llegar hasta allí. También podéis ir en transporte público.

  El trayecto suele ser Stavanger-Tau en ferry, incluso puedes llevar en él tu propio coche. El ferry a Tau se coge en el puerto de la bahía de Østre Havn, el muelle Fiskepiren, muy cerca de nuestro hotel.  La compañía que elegimos es Norled. El billete se saca en el mismo ferry, el trayecto dura unos 40 minutos y cuesta 47 kr/persona/trayecto.

  Luego se coge un bus de Tau hasta los pies del Preikestolen, la cabaña a los pies de la subida (Preikestolhytta) pero en temporada baja el bus sólo hace el trayecto Tau-Jørpeland y el tramo Jørpeland-Preikestolhytta se puede hacer andando (10 km) o en taxi. Nosotros elegimos esta última opción. Compartimos taxi con 5 personas más que bajaban del bus. El trayecto cuesta unos 282 kr/trayecto. En función de las personas que seáis sale más o menos económico. Nosotros tuvimos suerte, antes de coger el autobús en Tau llamamos al taxi para que nos esperara en la parada de bus en Jørpeland. La recepcionista del hotel muy amable nos proporcionó el número de teléfono (51746411). La suerte fue qué nos estaba esperando un 7 plazas y lo compartimos con 5 personas más, así que nos salió muy barato.

DSC_2914

  Esta es la parada del bus, la veréis nada más bajar del ferry. Hace el trayecto Tau-Jørpeland o Tau-Priekestolen, según la temporada del año. El cartel de abajo os indica los horarios. Cerca hay una cabaña con aseos limpios que tiene un tablón con los horarios de los ferrys. Si hace mucho frío podéis esperar en la sala que hay en la cabaña, tiene calefacción.

DSC01611

Fijaos en las vistas desde el ferry, no tienen desperdicio.

DSC01550

Estas cabañas de madera pintadas de rojo son las típicas rorbuer o hytter, cabañas de pescadores con su embarcadero.

DSC01552

  Vistas de Preikestolhytta, es un área de descanso que incluye albergue, restaurante, aseos públicos, tienda de souvenirs y oficina de correos. Desde aquí empieza la ascensión al Preikestolen (en nynorsk) o Prekestolen (en bokmål) cuya traducción sería el Púlpito. Se trata de un saliente de unos 25×25 metros casi plano que se erige a 604 metros sobre el Lysefjord (fiordo de la luz). Ofrece unas vistas que cortan la respiración. Este acantilado a orillas de la lengua de tierra de Lysefjorden acaba en una especie de megalítica proa de piedra, una gigantesca torre de vigía cuya cima acaba en una gran explanada horizontal con unas vistas impresionantes. Antiguamente era conocido como Hyvlatonnå (nombre local que significa algo así como diente del cepillo de carpintero, o sea, la cuchilla del cepillo). Amenaza con desplomarse sobre el fiordo cualquier día, tiene una gran grieta que lo atraviesa. Cuenta la leyenda que se caerá sobre el fiordo cuando siete hermanas se casen con siete hermanos.

DSC01608

  Desde aquí comenzamos la ascensión, 2+2t. Unas 2 h de subida, 30 minutos en el Preikestolen y 1 ½ de bajada. Nosotros subimos en 1h y 40 minutos. No está mal para una urbanita como yo ¿no?. En teoría no debería advertiros, pero por algunas fotos que he visto por ahí os recuerdo que es imprescindible llevar zapato cómodo, si puede ser de Gore tex® y con suela antideslizante especial montaña con suela tipo clavos, ropa cómoda y de abrigo, sobre todo cortavientos impermeable con forro polar y capucha. Por el camino de la ascensión os sobrará ropa pero os aseguro que arriba no. Una pequeña mochila que no cale la lluvia, un paraguas, agua o bebida tipo Aquarius (sobre todo en verano), comida y un puñado de frutos secos o dulce, azúcar de rápida absorción tipo Kvikk Lunsj (el Kit Kat noruego de la marca Freia). Nosotros llevábamos bocatas de salmón, bollos noruegos y chocolate y una botella de agua, y cayó todo. También vendría bien llevar unos calcetines y camiseta extra por si os caláis o sudáis demasiado y un gorro y unos guantes porque arriba en octubre se os quedan las manos heladas sólo de sacarlas para hacer fotos. El paraguas nos vino muy bien en la ascensión porque durante un tramo nos cayó la del pulpo y arriba al llegar al Preikestolen amainó y nos dio tregua. He visto fotos de gente en verano con chanclas!!!!!!!! No digáis que no os lo advertí.

DSC01555

Por el camino encontraréis carteles como este para hacheros una idea del camino recorrido y lo que os falta por llegar.

cartel-recorrido-preikestolen

  Seguid las indicaciones y la T dibujada en rojo en algunas rocas. En temporada alta a veces hay tanta gente que sólo hay que seguir la hilera de gente, nosotros había tramos que íbamos solos, siendo la primera vez que subíamos ya os digo yo que no os perdéis.

DSC_2934

Al Preikestolen el fin de semana suben muchos noruegos a hacer ejercicio, trekking, solos, en pareja, en familia (con niños incluidos), perros y ancianos. Veréis de todo. Cada uno va a su ritmo, esto no es una carrera.

Touristforetning Preikestolen

Recordad no ir dejando deshechos por el camino, dejad el paisaje libre de basura.

DSC_2935

El primer tramo de ascensión es de los más duros, para empezar fuerte. Yo pensé si empieza así no llego arriba. Luego se relaja un poco y se hace más llevadero.

DSC01604

DSC_2915

Venga no os desaniméis, si yo pude hacerlo cualquiera puede, no soy deportista aunque tengo buena forma física, sorprendentemente.

DSC01606

Cada época tiene su aquel, en otoño los colores también tienen su encanto.

DSC01601

  Nosotros paramos a hacer fotos más en la bajada que en la subida, como la lluvia nos dio tregua a los 2/3 del camino seguimos enfilados. Una vez arriba nos volvió a llover, no desesperéis. Aquí llueve, sale el sol, se nubla y vuelve a salir el sol, todo en muy poco tiempo. En el último tramo veréis una zona más plana, pensad que una vez pasado el lago y esta “meseta” ya queda poco.

DSC01599

Coged aire puro en vuestros pulmones, admirad el paisaje y seguid. Ya está casi.

DSC01558

  Y por fin se vislumbra el fiordo de la luz, el Lysefjord. Por cierto ¿sabéis qué es un fiordo? Pues es un tajo, una profunda herida abierta por el cuchillo de los glaciares en la roca y cerrada después por el mar. Son largos y profundos ríos de agua salada que penetran en la tierra cientos de kilómetros. Y dejan vistas tan espectaculares como estas que vais a ver a continuación.

DSC01559

El nombre de púlpito es de lo más acertado ¿no os parece?

DSC_2924

El esfuerzo ha valido la pena.

DSC01569

  Qué caprichosa es la madre naturaleza, dándonos este precioso balcón con vistas al fiordo. No iba predispuesta a poner posturas raras ni hacer locuras, la caída es de más de 600 m. Hace un par de años murió un español. La cosa no es broma. Nada de acercarse al borde de pie. Puede venir una ráfaga de aire, daros un mareo, en fin, la prudencia es la madre de la ciencia. Yo me senté a dos o tres metros y arrastré mis posaderas sacando primero los pies, luego dejando mis piernas colgar, no sufro vértigo y me sentía segura. Pero si no os atrevéis las fotos a 4 metros salen muy bonitas también.

DSC01585

Las vistas son increíbles.

DSC01576

Estás en la cima del mundo!!!!!!

DSC01598

DSC01597

DSC01596

DSC01571

Podéis subir un tramo más para ver la perspectiva del pedrusco, nosotros no nos fiamos, la subida cuesta bastante y como empezaba a llover otra vez lo dejamos estar, cogimos fuerzas, hicimos sesión de fotos y para abajo.

DSC01575

Esta es la grieta que cruza la meseta del Preikestolen, se mide cada año y no hay cambios perceptibles pero algún día la piedra caerá al fiordo.

DSC01563

Como veis en estas fotos la lluvia y la bruma no dejaban tan buenas vistas al principio, pero allí hay que saber tener paciencia, esperar y con suerte escampará.

DSC_2917 DSC01672 DSC_2918

Y mientras a reponer fuerzas.

DSC_2920

Hasta nos acompañó un rayo de sol.

DSC01573

¡Qué os parece!

DSC_2931

Increíble!!!!!!

DSC_2930

Las vistas abajo no son aptas para personas con vértigo.

DSC01581     DSC01590

Pensamos que igual no veríamos nada una vez arriba, pero la suerte nos acompañó. He visto fotos en agosto con una niebla que no dejaba ni imaginar el fiordo.

DSC01580

La tranquilidad de las aguas  y la soledad del paisaje, naturaleza 100%.

DSC01571

La bajada después de haber repuesto fuerzas no se nos hizo tan dura pero teníamos que ir con cuidado porque después de la lluvia estaba todo resbaladizo y algún tramo hasta encharcado. Yo caí de culo un par de veces, con eso lo digo todo. Ojo.

DSC01560

Me encantan los colores del otoño.

DSC01603

Como veis en la bajada era fácil patinar. Se forman pequeños riachuelos entre las rocas. Por eso os decía lo de los calcetines de repuesto.

DSC_2936

Igual que el primer tramo de la subida es el más duro, el último de la bajada es un rompe rodillas y tobillos. Después te cuesta andar en plano.

DSC01556

  El esfuerzo vale la pena, no se sube todos los días una montaña. De vuelta al recinto Preikestolhytta, en el que hay hasta parking de pago, de nuevo volvimos sobre nuestros pasos. Esta vez en lugar de taxi y bus compartimos coche de alquiler con unos españoles que amablemente se ofrecieron a llevarnos a Tau, volvía a llover.

DSC01522

Aún nos quedaba el domingo por la mañana para dar un último paseo por las calles de esta preciosa ciudad.

DSC01481

  Otras excursiones se nos quedaron en el tintero, que mi amiga Mónica amablemente nos había recomendado. No en vano vivió allí durante un año. Muchas gracias por las recomendaciones que nos dió. Estos son otros sitios recomendables si vais a Stavanger y tenéis más tiempo o mejor suerte con el clima:

– La Kjerag es un pedrusco enclavado entre dos paredes verticales de un km de largo sobre el fiordo. La subida es mucho más larga y dura que el Preikestolen pero también alucinante. Ojo, si en el Preikestolen no se hacen tonterías, aquí menos!!!!!

Gloppedalsura es una formación rocosa bastante peculiar y además podéis ir a Byrkjedalstunet, una fábrica de velas y una tienda de souvenirs enooooorme. Al lado de la tienda hay una aldea típica con casitas con el techo sembrado.

Frafjord, está cerca de Månafossen una cascada no muy grande. Hay un camping justo donde se acaba el fiordo y un caminito de madera pegado a la roca que te adentra en el fiordo. Además podréis saltar en una cama elástica de esas que les gusta tanto a los noruegos.

– Si queréis ver a noruegos practicando windsurf y volando cometas no os perdáis Solastranda, una de las playas más populares.

Vårhaug es un cementerio de esos de película.

– Si podéis ir a ver algún faro como el de Obrestad.

  Como veis tendré que ir otra vez, me han quedado cosas pendientes!!!!!

  Mónica, muchas gracias por tus consejos. No pude ver todo pero lo que vi me encantó y me fueron muy útiles tus consejos.

  Espero que os haya gustado nuestra aventura.

  Tarta de manzana por las tierras del norte. Y en breve hornearé alguna receta típica de bollos noruegos.

unnamed (Copiar)

  Si queréis ver la guía dulce que preparé de Stavanger pincha aquí.

  Si queréis ver el especial de Bergen pincha aquí.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Anuncios

10 comentarios en “El Preikestolen y algo más

  1. Me ha encantado el Blog, estoy organizando el viaje para junio de 2016 y todo esto es de mucha ayuda, excelente!! visitaré también Bergen y Alesund por si tienes un Blog sobre esto lugares estaré encantado de leerlo e introducirme dentro de la ciudad, muchas gracias! y os felicito de verdad.

    Le gusta a 1 persona

  2. Muchísimas gracias de nuevo por todos tus comentarios, que me están viniendo fenomenal.

    He entrado en el enlace que me diste de nsb.no, donde se compran los billetes para el tren de Flam, y de momento sólo tienen a la venta hasta junio. De todas formas, creo que haremos como vosotros, comprarlos allí, porque nunca se sabe… podemos pillar un día horrible de mucha lluvia y no merecer la pena, o mil imprevistos.

    Pues lo dicho, que te agradezco mucho tu ayuda. Pasaré por aquí de cuando en cuando a ver tus recetas, ya que me he suscrito a tu blog. Y, dada tu amabilidad, si se me ocurre otra cuestión te daré la lata otro poquito, con tu permiso. Por el momento, ¡no veo la hora de que llegue agosto!

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  3. Hola, Patri!

    Mucísimas gracias por el enlace de “chavetas”. Lo he leído un poco por encima (ya lo leeré más despacio) y veo que a ellos les gustó más el crucero por el fiordo de Flam que el viajecito en tren. Nosotros, creo que nos decantaremos por el tren, porque como vamos en crucero supongo que de travesías por los fiordos tendremos ración de sobra, jejeje. ¿vosotros sacásteis los billetes del tren con antelación por Internet? ¿Se sacan para una hora concreta, o son “abiertos”, para poder decidir el horario una vez allí?

    Perdona que abuse de tu amabilidad, pero es que ¡son tantas las cosas que me rondan por la cabeza respecto al viaje!. Muchas gracias de nuevo.
    Silvia

    Me gusta

    • Hola Silvia, no te preocupes estoy encantada de ayudarte.
      Yo prefiero el viaje en tren al fiordo porque es lo que tú dices, de crucero te vas a hartar. Aunque la travesía del tren es bonita, sobre todo la parada en la cascada (Kjossfossen), ten en cuenta que atraviesa montañas así que hay mucho momento de ooooppppssss otro túnel, me lo pierdo. No separes la cara del cristal y si quieres hacer fotos pon modo movimiento o deporte, jejeje. Nosotros hemos hecho la travesía dos veces (ida y vuelta cada vez). Hay un momento en que el tren va por fuera y hace una gran curva y si estás al principio o al final ves todo el tren con su humo y todo, es muy chulo. La primera que fuimos fue en un tour organizado por Escandinavia, la segunda fuimos a Bergen una semana, alquilamos una casa y fuimos por nuestra cuenta en tren de Bergen a Voss de ahí a Myrdal y de ahí a Flåm (compramos los billetes en el día y era agosto).
      El precio de:
      – Billete sencillo Flåm – Myrdal o Myrdal – Flåm es de Adultos 300 NOK (34’5 euros)
      – Billete de ida y vuelta Flåm – Myrdal – Flåm es de Adultos 400 NOK (46 euros)
      En este enlace tienes los horarios
      https://www.visitflam.com/es/theflamrailway/timetables/
      Los puedes comprar allí, nosotros lo hicimos así, o bien reservar en la web
      http://www.nsb.no
      Una vez en Flåm deteneos a dar un paseo por el fiordo de Aurland, tiene unas vistas preciosas, las cabañas de pescadores rojas las bordeamos y fuimos hasta el embarcadero, es un paseo corto pero bonito.
      Un abrazo.

      Me gusta

  4. Hola de nuevo, Patri!
    Muchísimas gracias por tu respuesta, me dejas más tranquila respecto a la vuelta del Preikestolen. Si nos vemos apurados de tiempo echaremos mano de los taxis. Por cierto, ¿vosotros tardásteis dos horas en subir y otras dos en bajar? ¿Crees que se podría hacer en menos tiempo?
    Desgraciadamente, no hacemos escala en Bergen. He estado viendo tu post sobre esta ciudad y me ha parecido verdaderamente preciosa!!! Bueno, también me han encantado las caracolas, jejeee… (a ver si me animo a hacerlas, porque yo también soy aficionada a la repostería).

    Donde sí paramos es en Flam. He visto que tú también hiciste el recorrido del tren de Flam y que también lo recomiendas. Ésa es otra de las cosas que tengo en mente, aunque tal vez estaría bien subir en el tren y bajar en bici por la carreterita que discurre paralela a las vías. He leído que se pueden alquilar bicis arriba, en Myrdal, y hay gente que lo ha hecho así, aunque tengo que indagar sobre la dificultad del recorrido porque no soy experta ciclista!

    Los folletos gratuitos ya los pedí y ya me los enviaron. Como ves, estoy tan entusiasmada con el viaje, que aunque aún faltan cinco meses ya estoy disfrutando con los preparativos. Y es que un viaje se disfruta no sólo durante, sino también con la ilusión del “antes”, ¿verdad?

    Muchas gracias de nuevo, y un saludo.

    Le gusta a 1 persona

  5. ¡Hola, Patri!
    Me llamo Silvia. He llegado hasta tu blog buscando información sobre el Preikestolen, porque este verano pararemos en Stavanger en una escala de un crucero y no queremos irnos sin verlo.
    Tu post me ha parecido interesantísimo, muy ameno y con un montón de datos prácticos que nos van a servir de mucha ayuda, aunque tú fuiste en temporada baja y nosotros lo haremos en agosto.

    Nosotros, al tratarse de una escala de un crucero, tenemos el tiempo muy justito para subir al Púlpito, y me preocupa mucho no bajar a tiempo para coger el bus de vuelta hacia el ferry, o llegar a tiempo pero que haya tanta gente que tengamos que esperar al siguiente y por tanto llegar tarde al embarque (los cruceros no esperan…¡horror!). Tú comentas que vosotros pedísteis un taxi para ir desde Jørpeland hasta Preikestolhytta, lo que me ha abierto una esperanza de salvación en caso de no poder coger el bus de vuelta. ¿Crees que es posible pedir un taxi desde Preikestolhytta para volver a Tau? ¿Habría que llamar para pedirlo con antelación, o suele haber taxis por allí pululando?

    Yo, por si acaso, ya me he apuntado el teléfono de los taxis que has facilitado en tu post. Aún faltan unos meses para el viaje, pero me gusta ir preparando las cosas con calma y antelación.

    Me encantaría que me pudieras ayudar con esta duda. Mientras tanto, te doy las gracias por toda esta información y por el esfuerzo y la dedicación que has puesto en ello.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Silvia, gracias por valorar el esfuerzo.
      Tenía muchas dudas con este viaje sobre todo por ser en temporada baja y haber menos transporte. Seguro que no tendrás problema con el bus pero por si acaso llama para reservar el taxi. Nosotros lo hicimos al revés de lo que tú quieres hacer, así que no habrá problema. Y en verano hay más servicio de bus y taxis. Si tienes cobertura llama antes de completar la bajada desde el Preikestolen. Recuerda que la travesía al Preikestolen es 2 2 2, 2h de subida, 2 h allí y 2h más de bajada.
      ¿Vas a hacer escala en Bergen? Si es así no te pierdas mi post sobre la puerta de los fiordos, no es tan detallado como el de Stavanger pero te abrirá el apetito por ir a Noruega.
      https://tartademanzanacasera.com/2014/09/23/skillingsboller-o-rollos-de-canela-de-bergen/
      ¿Sabes que en este enlace puedes pedir folletos gratuitos y te los envían a casa gratis? Otros te los puedes descargar gratis en PDF.
      http://www.visitnorway.com/es/folletos/catalogues-es/
      Espero que te vaya todo muy bien y disfrutes de mi querida Noruega.
      Si necesitas algo más no dudes en preguntarme y si puedo resolveré tus dudas.
      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s