Pastelería Hofmann

  Antes del verano tuve la oportunidad de ir a Barcelona por motivos de trabajo. He visitado la ciudad varias veces pero esta vez no disponía de mucho tiempo y quería ir a algún sitio especial de la ciudad condal. Un sitio dulce en el que no hubiera estado antes. Ya estuve en Barcelona en sitios como Escribá. Pero en mi lista había quedado alguno pendiente y esta vez sólo me daba tiempo a uno así que me decidí por la Pastelería Hofmann.

Foto oficial de su página web.

  La Pastelería Hofmann es un referente en dulces en Barcelona. En el barrio del Born con todos sus contrastes. Sus comercios, con su toque original, sus bares, pequeños restaurantes que dan vida a la noche; el más puro corazón de Barcelona.

  Sus Croissants artesanos de mantequilla, incluso rellenos, que han merecido premios nacionales…y que reciben premios todas las mañanas, endulzando las mañanas de todos los que se acercan por la calle Flassaders 44. Pero no solo son croissants…también son Pastas de té artesanas, son Rolls de canela, de chocolate, por no hablar de los postres. Petit Suises con galleta donde nada es lo que parece, Cactus que encierran crema de limón, té verde, chocolate, tequila, galleta y más sabores que inundan el paladar… Cita obligada de los amantes del dulce en Barcelona.

  Había oído hablar de esta pastelería y de su creadora Mey Hofmann, de su Escuela de cocina, de su restaurante (con 1 estrella Michelin), y además una taberna, un bistrot y una cafetería.

  Lamentablemente falleció en 2.016. En la actualidad su hija está al frente de la casa Hofmann.

Delicias para perderse entre tarros de mermeladas caseras.

Decoración rústica y cuidada.

Creaciones especiales.

Antiguas planchas.

Deliciosos bombones.

Y creaciones imposibles como el Petit Suisse con galleta Chiquilín, El huevo duro, Cheesecake en su caja, cactus en su maceta, Danones, …

Pasteles emulando panales de abeja.

Chocolatinas simulando baldosas.

Y una preciosa Kitchen Aid no podía faltar en toda pastelería que se precie.

Las mejores pastas de té.

Los craquinyols son pastas secas.

A mí me ha conquistado.

    Y yo antes de volver a Valencia me vine cargada, con esos souvenirs que tanto me gustan: sardinillas de chocolate, croissants rellenos (uno de Mascarpone y el otro de manzana), brioche de naranja y chocolate, tartaleta de gerds (frambuesas en catalán) y bombones.   no cargué más porque algunas cosas hubieran llegado derretidas, como el Petit Suisse de chocolate. Tenía que compartir todos estos dulces con mi familia. Cuando le mandé la foto a mi marido me dijo “¿No te irás a comer todo eso tú sola?” Pues no, pero alguna cosita sí, claro.

  Croissant relleno de crema de Mascarpone, indescriptible. No en vano se ha llevado más de una vez el premio al mejor croissant de España!!!!

  Brioche de chocolate y naranja con sardinillas de chocolate, una buena merienda que hizo las delicias de mis hijas en casa.

  Té verde con ginseng y miel para acompañar sin duda alguna las mejores galletas que me he comido en la vida. No me extraña que el año 2.015 se llevaran el Premio a la mejor pasta de té. Está deliciosa, con té matcha, chocolate, yuzu y gianduja de almendra. La dependienta me las recomendó y acertó de pleno. Por cierto el yuzu es un cítrico japonés. Deseando volver a por más.

Cuando estuvimos en Londres me encantó un graffiti de Banksy que intenté emular adornando esta Souffle Cheesecake con los deliciosos bombones de Hofmann.

A mí me ha conquistado ¿y a vosotros?

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO, DARLE AL ME GUSTA, COMPARTIR O DEJAR UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Anuncios