Tarta carpintero


DSC05960

  Hoy hago un alto en el camino de mis merecidas vacaciones para enseñados la tarta que le he hecho a mi suegro Lucas por su 70 cumpleaños. Pero sssshhhhhh que aún no la ha visto, lo hará mañana, así que no digáis nada ¿eh? Y es que tengo mucho que agradecer a este hombre que como persona no tiene comparación, pero como ebanista desde los 14 años en que empezó como aprendiz esas manos han hecho maravillas. Este hombre que vale para todo, porque además te pone un suelo de parqué, te arregla un grifo, te mueve una pared, cambia una ventana, hace una barbacoa, o una máquina para partir almendras. Si hubiera nacido en el Renacimiento hubiera sido Leonardo Da Vinci, y no es amor de nuera, es que lo vale.

DSC05964

  Así que esta entrada va dedicada a un ebanista que vale un potosí, Lucas, espero que te guste mucho esta tarta que está hecha con mucho cariño. Y le recuerde esa profesión que tantas satisfacciones le ha dado.

DSC05944

  Como sigo de vacaciones me vais a permitir que no ponga esta vez el paso a paso, actualizaré la entrada más adelante y os lo enseñaré (ver al final del post la actualización).

DSC05940

Hoy sólo os dejo estas fotos.

DSC05945

  Llevaba tiempo sin hacer tartas de fondant, creo que me he despachado a gusto ¿no?

DSC05946

  Un apunte, el bizcocho está hecho de café y nueces y la buttercream de café y Tía María. Como mi suegro es diabético, obviamente no va a comerse el fondant. Como curiosidad os diré que he utilizado azúcares de última generación que dan textura a la buttercream pero la mitad de dulzor y calorías. He descubierto y probado la Palatinosa y un azúcar glas de la marca Dayelet con la mitad de calorías. Que para un diabético, es mucho. Tampoco es que sea una tarta de diario pero para una ocasión especial puede comerse.

DSC05948

No podía faltar un formón de la marca Palmera en una tarta para un ebanista.


DSC05951

  Actualizado: 22/09/15

  Como os prometí, hoy os traigo unas cuantas fotos del paso a paso de la Tarta Carpintero. Porque una imagen vale más que mil palabras.

DSC05918     DSC05919

  Lo primero es montar los bizcochos con la buttercream, un layer cake rectangular. Seguimos este orden: bizcocho, almíbar y buttercream y así hasta montar las 2 capas de bizcocho, terminando por el buttercream.

DSC05920     DSC05921

  Para repartir la buttercream de manera uniforme esta vez la he metido en la manga pastelera pues la superficie es amplia y me ha sido más cómodo así, luego alisamos con la ayuda de una espátula. A mí me gusta utilizar una espátula acodada grande para la superficie y más pequeña para los laterales. No hace falta poner mucho en la última capa para que luego el fondant se adhiera pero no desborde el buttercream y le salgan bultos.

DSC05922     DSC05925

  Creo que se me da mejor cubrir pasteles redondos pero bueno es que no es fácil hacer esquinas.

DSC05923     DSC05924

  Esta vez he utilizado fondant Renshaw en color Brown Teddy Bear. Nunca había utilizado esta marca y me ha dado muy buen resultado tanto para cubrir como para modelar las herramientas. No así el de Vahiné, es excesivamente blando, no endurece y como no tengo costumbre de utilizar CMC pues me costó moldearlo. De hecho la idea era modelar un cepillo de carpintero también pero con este fondant imposible, se desparrama. Para pequeños detalles me gusta mucho el fondant de Kelmy pero esta vez no me quedaba y tuve que bajar al súper, Vahiné es lo único que había, y suerte.

DSC05927     DSC05929

  Una vez extendido nuestro fondant cubrimos la tarta. En esta ocasión he estrenado un utensilio que me ha permitido marcar la superficie imitando la madera. Aunque luego con una esteca tuve que repasar las líneas una a una. Cosas de principiante con el efecto madera. Los nudos están muy conseguidos.

DSC05931     DSC05932

  En una de las cavidades de la paleta de colores coloqué tinte marrón en gel e impregné un pincel con un alcohol alimentario (los mejores son el vodka o ron, apenas dejan sabor, han de ser incoloros). Con la ayuda de una brocha le di una primera capa. Luego una vez seco hice hincapié en marcar las vetas. Como veis da el pego.

DSC05933     DSC05934

  Para hacer la sierra de corte redonda utilicé un compás para el aro exterior y una boquilla de manga para el interior, aseguraos que queda concéntrico. Marqué la superficie con un alfiler para hacer los dientes midiendo la distancia entre los dientes. Luego hice un corte en diagonal desde el extremo de una de las líneas marcadas hasta el interior de la siguiente línea. Me equivoqué porque debía haber marcado el reverso pero bueno nadie se dio cuenta (que no fuera carpintero o del gremio claro). Para el serrucho utilicé una de esas ruedas dentadas tan prácticas y marqué un poco más cada triángulo con la ayuda de una esteca. Hice un corte en la tarta y le di un corte horizontal a la base de la rueda. Luego forré el trozo que estaba en contacto con el interior de la tarta para que de la humedad no se ablandara el fondant. Por detrás de la rueda dentada coloqué un par de palillos a modo de sujeción por si vencía pero al final aguantó sin problemas.

DSC05935     DSC05936

  En el caso de la cabeza de martillo partimos de un cilindro y marcamos una muesca con la ayuda del dedo meñique. Para el formón, me copié del aspecto y tamaño de un formón de verdad de carpintero. La conocida marca Palmero que además grabé con la ayuda de un abecedario que tengo muy práctico.

DSC05937

  Como veis para hacer esta tarta viene muy bien tener herramientas de modelaje que facilitan mucho el trabajo. Para hacer el veteado de madera de las herramientas de trabajo utilicé una técnica curiosa. ¿Recordáis cuando éramos pequeños que al juntar dos trozos de plastilina de diferentes colores había que amasarlos un rato largo para homogeneizar el color porque sino se veían vetas de los colores originales? Pues tan fácil como eso. Como veis en esta tarta he sido bastante autodidacta. Lo que demuestra que se pueden hacer tartas de fondant y modelare en casa sin asistir a cursos carísimos de modelare. Como todo, hay que perfeccionarse y unas salen mejor que otras. Pero la práctica hace maestros. Y a mí aún me queda mucho por aprender, pero cada vez tengo más destreza. Si se te dan bien las manualidades seguro que podrás hacerte con estas técnicas fácilmente. Así que como veis sólo hay que coger un poco de fondant color marrón caramelo, coger un trozo y con la ayuda de un palillo untar un poco de tinte marrón en gel y mezclar como si estirásemos un chicle y lo volviésemos a doblar longitudinalmente sobre sí mismo. No hay que amasar demasiado para que el tinte no llegue a integrarse demasiado. Luego hacemos un cilindro redondeado sobre una superficie de trabajo espolvoreada con un poco de maicena, colocar el trozo de fondant alargado ya veteado, encima la paleta y sujetando por el asa hacerlo rodar un poco, el cilindro queda perfecto y sin marcas de dedos). Luego chafamos un poco con la misma paleta et voilà, ya tenemos nuestro mango de martillo. Si a la primera no sale volvemos a repetir la operación añadiendo un poco de tinte si fuera necesario por si se nos desdibuja demasiado la veta de madera. Como veis no es tan complicado, todo es ponerse. Y así podemos hacer el mango del formón y del destornillador también. Con la ayuda del meñique rodamos y marcamos hendiduras y con la ayuda de una esteca marcamos las líneas circulares.

  Para darle al acero ese brillo utilicé un spray en aerosol de Wilton, Color Mist en tono Pearl/Perla. Le da un acabado que te hace dudar de si se trata de una herramienta de verdad. Para aplicarlo coloca las piezas sobre papel de horno para proteger la superficie de trabajo y a una distancia de unos 15 cm rocíar de manera constante y uniforme sosteniendo la lata en un ángulo de 45º de manera que el chorro no caiga directamente sobre las piezas. Ha de quedar uniforme y sutil, no a trozos ni pegotes. Podéis practicar un poco antes en un poco de papel. El acabado es espectacular.

  Para hacer el serrín dejé secar un poco un trozo de fondant y lo rallé con la ayuda de un rallador, tan sencillo como eso.

  El metro o cinta métrica extensible es indispensable para un carpintero así que no podía faltar en esta tarta. Suelen ser de color amarillo y negro. Lo hice a escala siguiendo un modelo de casa y marcando con rotulador rojo y negro cada centímetro.

  Espero que esta explicación os haya sido útil si estáis haciendo vuestro modelado de herramientas. Si a mí me sale así que soy repostera de andar por casa imaginaos a los profesionales. Eso de ver los programas de tartas de Divinity inspira y mucho.

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Anuncios

2 comentarios en “Tarta carpintero

    • Hola!
      Muchas gracias, la verdad que es una tarta de la que me siento realmente orgullosa.
      Además no creía que me iba a resultar fácil y rápida.
      Lo mejor fue utilizar como modelo herramientas de verdad a tamaño natural.
      Mi suegro alucinó!!!!
      Gracias por pasarte por el blog.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s