Tarta de queso La Viña

  Hola, ya estoy de nuevo por aquí, después de la trilogía de las cuajadas vuelvo con otra receta traída del norte. Desde hace unos años se ha hecho muy conocida una tarta de queso llamada La Viña. El nombre corresponde a un bar de pintxos de San Sebastián, tenía muchas ganas de hacerla pues ya sabéis que me pirran las tartas de queso. El caso es que quería probar la original antes y …. ¡¡¡¡¡¡madre mía del amor hermoso!!!!!!! ¡Qué rica! Ya la he hecho cuatro veces.

  Es súper fácil porque no hay más que mezclar todos los ingredientes y hornear. No lleva base de galleta y para hacerla como la original necesitamos forrar el molde con papel de horno humedecido con todas sus arruguitas. La he preparado al natural y también con una cobertura que tenía por casa. Está rica de todas las maneras pero sobre todo es que es muy rápida de hacer, ni base de galleta, ni baño María ni siquiera necesita cobertura.

  Es un curd de chocolate y naranja que está espectacular!!!!! Es de origen inglés, el tradicional es de limón pero esta marca @thursdaycottage fabrica curds en varios sabores, es una crema untuosa de chocolate, no demasiado dulce y con un toque a naranja. Creo que lo compré en El Corte Inglés en una de esas semanas que traen productos internacionales. Me tenía que haber llevado 6 , es que está taaaaan rico este curd de chocolate y naranja.

  Ya que estuvimos por Navarra hace unas semanas de vacaciones, aprovechamos para ir a San Sebastián y degustar la famosa Tarta de queso del restaurante La Viña. Todo un acierto, está deliciosa. La receta original no es ningún secreto, ellos mismos nos la ofrecen. Yo he adaptado las cantidades a un molde más pequeño.

El tamaño original es para unas 10-12 raciones y pesa casi 2 kg.

El chocolate casa muy bien con esta deliciosa tarta.

Pero al natural está también muy rica.

Hay que hornearla lo justo para que quede un pelín más blanda por dentro.

Ya sabéis, que tras apagar el horno quede ligeramente temblorosa por el centro.

Tarta de queso La Viña

INGREDIENTES (5-6 raciones):

– 450 g de queso crema tipo Philadelphia

– 225 ml de nata líquida con 35% de materia grasa

– 180 g de azúcar

– 3 huevos L

– 1 cucharada sopera o TBSP de harina

– Un sobre de azúcar avainillado (opcional)

  En un bol mediano mezclar todos los ingredientes con la ayuda de una cuchara de madera hasta que estén bien integrados. Precalentar el horno a 215º C con calor arriba y abajo. Preparar el molde (el mío es de 17 cm de diámetro y desmontable) y forrar con papel sulfurizado que habremos humedecido previamente. Verter la mezcla en el molde y hornear a 215ºC a media altura durante unos 40 minutos. Ha de estar un poco temblorosa por el centro. Después apagar el horno y abrir un poco para que se enfríe poco a poco. Sube bastante en el horno y luego baja por lo que el molde debe ser alto. No os preocupéis que es normal, se hunde un poco en el centro pero está riquísima. Lo ideal es dejarla, una vez fría, en el frigorífico cubierta con film hasta el día siguiente. Estará aún más rica.

¿Con o sin cobertura?

No dejéis de hacerla, es sencilla y no falla, su sabor gusta todos.

Bien fresquita es perfecta para combatir estos calores de agosto.

  Ideal para llevar a casa de unos amigos en verano, no hay riesgo de que se estropee por el camino.

 

  SI TENÉIS ALGUNA DUDA, SI OS HA GUSTADO LA RECETA, DADLE AL ME GUSTA, COMPARTID O DEJAD UN COMENTARIO. GRACIAS POR LEER MI BLOG Y HASTA LA PRÓXIMA ENTRADA. PATRI.

Anuncios